Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-01-2018

Rumbo econmico discriminador y concentrador

Julio C. Gambina
Rebelin


El ao 2017 culmina con una nueva ola de despidos en el sector privado y en el Estado, con subas de precios, sean las prepagas, los peajes o el dlar, a lo que hay que sumar la quita de impuestos para los autos de gama media y alta.

Todo ello como resultado de las decisiones del Poder Ejecutivo y el Legislativo. El primero, no tuvo empacho de anunciar cambios en los objetivos de poltica econmica con menos de un da de aprobado el Presupuesto 2018. Los legisladores indicaron unas metas que fueron corregidas horas despus por el equipo de gobierno. En esta democracia devaluada no se escuch una sola vos de parlamentarios ofendidos por la burla del oficialismo, evidenciando la complicidad de los poderes del Estado y la formalidad del republicanismo vigente.

La poltica hegemnica es una farsa. Parlamentarios electos por el voto no responden a sus electores y el Ejecutivo decide ms all del debate congresal, en un marco de cumplimiento de las normas constitucionales. Es un juego donde el soberano es soslayado y alguien podra remitir al dicho popular los de afuera son de palo, olvidando que no hay juego sin la participacin electoral de la sociedad. El ejercicio de la soberana popular es lo que debiera estar en discusin y sin embargo, lo que acontece es una burla a ese poder soberano del pueblo.

En conferencia de prensa, el Jefe de Gabinete, rodeado por los Ministros de Hacienda, el de Finanzas y el Presidente del BCRA anunciaron que haba que re-calibrar las metas de inflacin, que en lugar del 10% previsto para el 2018, lo esperable sera un 15%. En paralelo, el mercado dispar la cotizacin del dlar y readecu las expectativas empresarias en el corto y mediano plazo. Difundieron as un discurso legitimador sobre lo que pretende el gobierno del Pro-Cambiemos para el 2018.

Algunos dijeron que se trataba de realismo contra la ortodoxia del BCRA, cuyo Presidente habra perdido la interna gubernamental ante los gradualistas en el gobierno. Es curioso pensar como los gradualistas confirman la tendencia al ajuste impopular de las cuentas econmicas en un marco de represin acentuada ante la protesta social extendida.

Alguien duda sobre quines son los beneficiarios y perjudicados por las decisiones econmicas en la Argentina?

Los despedidos buscarn reinsertarse laboralmente bajo condiciones ms precarias, sea por las nuevas condiciones flexibles de trabajo o por remuneraciones menores, confirmando una tendencia a la pauperizacin de los ingresos salariales y peores condiciones de empleo para la masa de trabajadoras y trabajadores. Todo ello contribuye a deteriorar los ingresos de la seguridad social y una perspectiva malograda del sistema que atiende la previsin social y las compensaciones por vulnerabilidad social.

Con las subas de precios queda claro quines son los que dominan y pueden defender sus ingresos, sean los patrones de la salud privado o el Estado que recompone sus ingresos tarifarios, por peajes o tarifas de servicios pblicos. Los usuarios de la salud privada debern resignar otros gastos para mantener la cobertura o resignarse a unas menores prestaciones cayendo en la salud pblica. Recordemos a Mauricio Macri sealando que los que no pueden acceder a una educacin de calidad caen en la escuela pblica. Lo mismo ocurre con los usuarios de servicios pblicos, privatizados o no, que el mayor gasto en electricidad, transporte o lo que sea significa reasignacin de escasos recursos propios para privilegiar lo que resulta insustituible.

El aumento del dlar favorece a especuladores y grandes productores o exportadores que venan reclamando devaluaciones para encarecer las divisas y mejorar sus rentabilidades. El destino de la cotizacin del dlar impacta en el conjunto de los precios, especialmente en un pas con dficit comercial (se importa ms de lo que se exporta), y en consecuencia se encarecen las importaciones, lo que abunda en la escalada de precios locales. No menor resulta el impacto en los tomadores de crdito hipotecario, con actualizaciones asociadas a la evolucin del dlar y la inflacin, lo que agrega inseguridad a quienes imaginan soluciones de vivienda.

La eliminacin del impuesto que grava automviles de media y alta gama favorece el consumo de sectores de altos ingresos y riqueza en un clara e impdica demostracin para quien se gobierna. Resulta una clara discriminacin de una poltica econmica que favorece el consumo suntuario para sostener la lgica de la ganancia a costa de las condiciones de vida e ingreso de la mayora de la poblacin.

Capitalismo de poca

Ocurre que la Argentina transita una lgica econmica y poltica coherente y convergente con la tendencia principal del sistema mundial.

Desde la ruptura de la bipolaridad en 1991 existe un reacomodamiento del poder mundial que afirma la discriminacin social masiva y la concentracin de la riqueza y los ingresos para agigantar la desigualdad en la sociedad contempornea.

Es un ejercicio de violencia exacerbado que remite a momentos fundacionales del orden capitalista, sea la acumulacin originaria en siglos de desposesin y apropiacin privada de medios de produccin o sucesivas refundaciones asociadas a los acontecimientos blicos y de destruccin, especialmente en el Siglo XX.

La deriva autoritaria emergente en stas ltimas tres dcadas explica el desorden del orden capitalista, con especulacin y militarizacin, bajo administraciones impresentables en los principales pases del capitalismo mundial, cuya imagen pattica expresa Donald Trump.

El problema es el imaginario popular de un orden social alternativo, que anim las bsquedas en Nuestramrica en la primera dcada del Siglo XXI e inspir procesos sociales y polticos en otros territorios del planeta. Bolivia, Cuba y Venezuela sostienen esas expectativas, no sin dificultades y problemas que amenazan la continuidad de esas experiencias.

Debe consignarse que existen lmites en la construccin del nuevo modelo productivo y de desarrollo con perspectiva emancipadora, desplegado con matices no menores en esos tres pases mencionados, pero la transicin del capitalismo al socialismo contina siendo una asignatura pendiente y el intento no debe ser combatido por ms errores y horrores asociados a la ineficiencia o a la corrupcin. No se puede ser imparcial a la hora de juzgar los procesos sociales con pretensin de transformacin y ms an si apuntan en un sentido contrario y ms all del capitalismo.

Una aclaracin necesaria apunta a considerar variados procesos de cambio poltico en convergencia con estos rumbos matizados de pretensin transicional mencionados, ya que siendo crticos con la tendencia hegemnica de liberalizacin explcita, nunca se propusieron superar el orden capitalista. Es el caso de los gobiernos de Argentina, Brasil, Uruguay o incluso Chile, entre muchos de la oleada progresista o como se la quiera llamar, que generaron expectativa en Nuestramrica.

Por ello es que resulta imprescindible mejorar el diagnstico sobre el acontecer de nuestro tiempo y definir rumbos estratgicos para pensar en contra y ms all del capitalismo, en un ao que conmemoramos el primer centenario del intento de revolucin socialista y prximos a recordar en 2018 los 200 aos del nacimiento de Carlos Marx.

El propsito civilizatorio por la revolucin sigue vigente en las aspiraciones de millones de personas que mantienen el desafo por pensar crticamente la realidad y no resignarse a un presente como nica posibilidad de existencia y claro, eso supone reanimar las expectativas y la alegra de una lucha por una sociedad sin explotacin ni depredacin. Ese es tambin mi deseo para el ao que se avecina, con solidaridad, felicidad y sueos de un mundo emancipado.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter