Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-01-2018

Nueva lnea de trenes con una estacin dedicada a Trump en tierras robadas a Palestina

Allison Deger
Mondoweiss

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


El presidente Donald Trump en el Muro Occidental. (Foto: Jonathan Ernst / Reuters)

En un ventoso da de invierno de 2013, los palestinos de la ciudad de Beit Iksa en Cisjordania violaron la ley. Colocaron ladrillos de cemento en una base rectangular, montaron algunas tiendas e izaron algunas banderas. Todo esto era ilegal y los aldeanos lo saban, pero erigieron el campamento y le dieron el orgulloso nombre de "Bab al-Karamah", "Puerta de la dignidad" en espaol. Los aldeanos hicieron de la ciudad destartalada una forma de protesta contra las enrevesadas leyes militares que rigen las normas bajo las cuales los palestinos pueden usar la tierra en Cisjordania.

Fui a informar desde Bab al-Karamah durante los pocos das que prosper antes de que el ejrcito israel lo desmantelara y un grupo de adolescentes de la aldea llam mi atencin en el valle de abajo. All, un equipo de trabajadores de la construccin trabajaba en un tnel para una lnea ferroviaria de alta velocidad desde Jerusaln a Tel Aviv. A diferencia de la "aldea" donde estbamos parados, la lnea de tren tena permisos del Gobierno israel pero no tena permiso de los propietarios palestinos de la tierra, que residen en Beit Iksa.

Los palestinos le dirn que las restricciones israeles sobre la construccin estn causando condiciones de hacinamiento, incluso en pequeas ciudades como Beit Iksa que tiene acres sobre acres de espacio abierto. Los israeles le dirn que el trfico es realmente malo entre Tel Aviv y Jerusaln durante la hora pico, por lo que la idea de un tren rpido que atraviesa Cisjordania fue popularmente respaldada. Dada esta ecuacin, los palestinos no tenan poder para evitar la construccin del tren. Los habitantes del pueblo solicitaron al alto tribunal de Israel que detuviera la construccin alegando que les quitaron la tierrailegalmente.

Un activista palestino sostiene una pancarta cerca de una tienda de campaa en el nuevo "puesto avanzado" llamado Bab al-Karama ("la puerta del honor") en la aldea de Beit Iksa, al noroeste de Jerusaln, el 18 de enero de 2013. Los activistas palestinos construyeron el puesto avanzado en un rea disputada donde Israel planea construir parte de la cerca de separacin en la vecindad de Jerusaln. (Foto: APA Imgenes)

La lnea de tren se anunci por primera vez en 2008 y su apertura se ha retrasado debido a los seis kilmetros de va que atraviesa el territorio palestino ocupado en Beit Iksa y dos pueblos cercanos (Yalu y Beit Surik). La presin de los grupos que boicotean a Israel hizo que una empresa alemana abandonara pronto el proyectoy una empresa italiana que asumi el control se ha enfrentado a duros cuestionamientos sobre la violacin del derecho internacional al participar en un proyecto en territorio ocupado; ambos se detallan en un informe del ao 2010 del grupo israel de derechos humanos Who Profits.

Esta lnea fue planeada para uso exclusivo de ciudadanos israeles, se impone a los residentes palestinos locales por los dictados de un rgimen militar en el que no tienen representacin;- Y sera completamente inaccesible para los residentes locales", escribi Who Profits.

Ahora esta lnea de tren est de nuevo en las noticias, pero esta vez por una razn completamente diferente: una parada en la ruta llevar el nombre de Donald Trump, segn una declaracin hecha ayer por el ministro de Trfico de Israel, inform el Jerusalem Post. La estacin estar cerca del Muro de los Lamentos en la Ciudad Vieja de Jerusaln, de hecho en la Jerusaln Oriental ocupada.

Trump, a quien no le extraa tener su nombre grabado en considerables fachadas edilicias, recibi el honor despus de su anuncio en diciembre de reconocer a Jerusaln como la capital de Israel.

"El Muro Occidental es el lugar ms sagrado para el pueblo judo y decid nombrar la estacin de tren que llega hasta all despus de que el presidente Trump tomase su histrica y valiente decisin de reconocer a Jerusaln como la capital del Estado de Israel", dijo el ministro de Transporte Israel Katz.

Tanto en los EE.UU. como en Israel, la estacin Trump es noticia de ltima hora. The Guardian inform de que el ministro de Transporte de Israel tom medidas para agilizar el proyecto, aunque la estacin no se abrir hasta dentro de al menos cuatro aos. Cuando se abra los viajeros podrn viajar entre Tel Aviv y Jerusaln en solo 28 minutos en trenes que saldrn cada 20 o 30 minutos. En este momento el viaje se puede demorar hasta dos horas durante la congestin mxima y no existe una lnea ferroviaria entre estas ciudades.