Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2018

Adis, crisis! Hola, colapso!

Mximo Luffiego Garca
Rebelin


Diez aos despus de la mayor crisis que ha afectado a Europa, la Unin Europea, a partir de agosto de 2017, la ha dado por zanjada. Los datos que avalan esta aseveracin son los siguientes: El sistema bancario muestra solidez actualmente, el crecimiento del PIB parece consolidado despus de 5 aos consecutivos al alza, lo hace a un ritmo del 2,2 % en el conjunto de la UE, cada uno de los pases que integran la Unin tiene un crecimiento sostenido, excluyendo a Grecia y, salvo tres pases, entre ellos Espaa, los dems tienen el dficit controlado, por debajo del 3 %.

Hay, sin embargo, algunos autores que ponen en tela de juicio el excesivo optimismo de la UE. Basan sus anlisis no solo en que las cifras de paro y endeudamiento continan siendo asignaturas pendientes, sino en que no se han corregido los desequilibrios de la economa mundial que la provocaron o, ms radicalmente, en que el crecimiento, tanto de la economa como de la poblacin, est chocando con los lmites naturales.

Objeciones desde distintas perspectivas econmicas

As, por ejemplo, desde la perspectiva postkeynesiana (1), se arguye que la causa profunda de la crisis no fue la burbuja inmobiliaria, sino el aumento de la desigualdad tras la rotura del Pacto Social que se estableci entre Capital y Trabajo una vez finalizada la Segunda Guerra mundial y que permiti desarrollar el Estado de Bienestar. La liquidacin de este Pacto, culminada por Reagan y Thatcher a lo largo de la dcada de los 80, provoc una disminucin de los salarios y del poder adquisitivo de las familias que llev a un desequilibrio entre la oferta y la demanda, lo que produjo una situacin de subconsumo y, como contrapartida, de sobreproduccin, con la consiguiente disminucin de la inversin productiva, de los salarios y el aumento del paro y la recesin. Para evitar la crisis, los bancos centrales animaron a la banca privada a que abriera el crdito a familias y empresas. De esta manera, el endeudamiento retras la crisis maquillando la enorme brecha de desigualdad que se estaba abriendo en todos los pases, hasta que estall la burbuja inmobiliaria y, con ella, la Crisis financiera, en 2007.

Si para los economistas postkeynesianos, la burbuja de la deuda se produjo como consecuencia de los bajos salarios que se implantaron por el egosmo miope de los empresarios al romper el Pacto Social, desde un enfoque marxista, la causa es ms profunda: es la tendencia al descenso de la tasa de beneficio de las empresas. Esta es la razn de la rotura del Pacto social por parte de los empresarios, del auge del neoliberalismo para tratar de restablecerla y del endeudamiento de empresas y trabajadores para mantener la inversin productiva y el poder adquisitivo, respectivamente.

Pero incluso, desde una perspectiva neoliberal, hay autores que dudan que hayan desaparecido las causas que originaron la Crisis financiera. As, Schwartz y Butler (2), creen que la burbuja de deuda se form por la irresponsabilidad de las entidades financieras, propiciada por los gobiernos, en la concesin de crdito fcil para la adquisicin de viviendas. Rallo (3) apunta a que esta ausencia de control por parte de los estados se asienta en la estructura institucional que liga a bancos privados con bancos centrales. Los bancos privados adquieren deuda de los bancos centrales a corto plazo con un tipo de inters bajo e invierten concediendo hipotecas, prstamos a empresas, etc., a largo plazo, con el tipo de inters ms elevado. Este negocio es muy lucrativo para los bancos. Segn este enfoque neoliberal, ha sido la mano visible de los gobiernos, es decir, el estmulo inducido por ellos sobre las entidades financieras para otorgar crdito, el que ha despistado a la mano invisible de los mercados, perturbando su capacidad autorreguladora. Mientras esta estructura institucional que liga a las entidades financieras con los bancos centrales no se modifique persistirn los desequilibrios financieros.

Resumiendo, aunque las medidas adoptadas de estmulo monetario (Quantitative easing), primero en EE.UU. y ms tarde en la UE, han salvado a la banca a costa de endeudar a los estados y de aumentar la desigualdad, para los polticos que nos gobiernan la crisis ha concluido dado que el crecimiento, aunque tmido, parece haberse estabilizado en la UE y otros pases centrales. Algunos economistas de distintas tendencias no ven el panorama tan optimista; la razn estriba en no se han erradicado las causas que originaron la crisis. Tampoco lo es para la mayora de los ciudadanos, al menos de los espaoles. Una encuesta de Gallup realizada posteriormente al anuncio de la UE (4) revela que los espaoles muestran gran pesimismo en la confianza de encontrar un trabajo.

Hay otro enfoque, sin embargo, mucho ms realista que sostiene que esta crisis pasada no es sino el preludio de un colapso que ya ha comenzado.

Anlisis desde una perspectiva ecosocialista

Ninguna de las anteriores perspectivas econmicas reconoce explcitamente el sencillo hecho de la dependencia de las sociedades humanas de los ecosistemas, por lo tanto, ninguna de ellas puede considerarse una teora sistmica. Salvo la corriente ecolgica del marxismo, todas ellas, incluida la economa verde, comparten la idea de que la naturaleza es simplemente un reservorio de recursos y un receptor de residuos y no un sistema necesario para el sostenimiento de la vida y de cualquier forma de economa humana; en otras palabras, en todas ellas prevalece el crecimiento econmico sobre la sostenibilidad ecolgica.

El paradigma neoclsico naci tras un reduccionismo de la economa clsica que la desvirtu y alej del mundo natural (5). Por eso, la economa capitalista no es ni sistmica ni realista. Mientras la escala de la economa se encontraba alejada de los lmites naturales, la economa capitalista poda considerarse realista, pero a medida que nos acercamos a ellos, la evidencia cientfica muestra el error de este presupuesto que la desvincula del mundo fsico. Ese alejamiento de la realidad fsica tambin produce una especie de ceguera intelectual. Por ejemplo, ciertos estudios (6) basados en indicadores como la tasa de desnutricin, el saneamiento, la esperanza de vida, etc. certifican, segn Rallo, que el mundo lleva varias dcadas experimentando un progreso nunca visto gracias al capitalismo global, progreso que ha culminado en 2017 que fue el mejor ao de la historia de la humanidad pero 2018 ser todava mejor. Realizar afirmaciones sin analizar los procesos dinmicos que acarrea esta expansin econmica, equivale a seguir con la fiesta mientras el titanic est a punto de chocar con el iceberg. Esta ceguera es contagiosa, como en la novela de Saramago. A pesar de los datos cientficos cada vez ms abrumadores, la mayora de la ciudadana, abducida por el consumismo, es presa de la idea metafsica del progreso entendido como un crecimiento ilimitado y cree que la tecnologa y la poltica sabrn resolver los problemas ecolgicos, econmicos y sociales.

Una teora ecosocialista, adems de sistmica, es interdisciplinar y por ello compleja y multifactorial. Trabaja con variables que corresponden a diferentes campos de conocimiento: economa, ecologa, termodinmica y sociologa, principalmente y puede recibir aportaciones desde distintos enfoques econmicos.

Nuestro anlisis de la situacin econmica no puede separarse de las transformaciones que est sufriendo la ecosfera. Se fundamenta en tres tendencias que afectan a la economa capitalista, dos de las cules, la tendencia a la cada de la tasa de ganancia y la tendencia a la inestabilidad financiera, han sido protagonistas de crisis pasadas, pero a partir de la Crisis Financiera y de la Gran Recesin del 2007-2008, una tercera, la tendencia al declive de los recursos naturales (y, en general, al cambio global), ha entrado en escena y es la que va a tomar el protagonismo en el futuro. Estas tendencias y su interaccin afectan negativamente a la economa capitalista y niegan el optimismo reinante acerca de la superacin de esta crisis.

La tendencia a la cada de la tasa de ganancia

Se trata de la ley enunciada por Marx. Segn este pensador, lo que buscan los empresarios es obtener beneficios. Esto lo consiguen de varias maneras, pero las ms importantes son dos: aumentando la tasa de plusvala jugando con el monto salarial y el tiempo de trabajo, o/y aumentando la productividad de cada trabajador. Normalmente, ambos objetivos se obtienen con una medida, cambiar trabajadores por mquinas; en otras palabras, la introduccin de nuevas tecnologas permite reducir la plantilla de trabajadores y el monto salarial y, al mismo tiempo, aumentar la productividad, o sea, la cantidad de producto por unidad de tiempo que obtiene cada trabajador y la empresa en su conjunto.

Pero lo que supone un xito para una empresa, al poder marcar precios ms competitivos en el mercado que las dems, es nocivo para el sistema capitalista. Enseguida, las dems empresas replicarn el nuevo sistema de organizacin y las tecnologas incorporadas. A medida que se van generalizando estas innovaciones en la red empresarial, el precio del producto tiende a disminuir en el mercado debido a la competencia entablada y, por lo tanto, la tasa de ganancia tiende a menguar en el conjunto empresarial, lo que acaba desencadenando una crisis econmica por sobreproduccin.

La ley de Marx no es una ley fsica. Se puede contrarrestar la tendencia al declive de la tasa de beneficio de varias maneras, aunque ninguna de estas medidas puede impedir que siga declinando y produzca tarde o temprano una crisis. Por ejemplo, la fractura del Pacto social, a la que hemos hecho referencia anteriormente, fue producto de un cambio de legislacin que degrad el salario de los trabajadores para aumentar la tasa de beneficio empresarial. Ello tuvo como efectos la contraccin del consumo y la reduccin de la produccin, lo que hubiera desatado una crisis de no ser por el acceso al crdito que se facilit a empresas y familias. Otra forma de mejorar la tasa de ganancia del empresariado es sufrir la propia crisis econmica, aunque siempre se prefiere retrasarla por la conflictividad social que genera. La crisis crea condiciones de supervivencia para mucha gente por el aumento del paro y la reduccin de los salarios, pero para otras personas es una oportunidad de enriquecerse. En el contexto de una crisis econmica, muchas empresas quiebran; as se eliminan competidores dejando un espacio en el mercado para oxigenar las empresas resistentes y elevar su tasa de ganancia. Todava es mucho ms evidente la creacin de condiciones de supervivencia en las guerras.

Segn Roberts, la ley de Marx tiene dificultades para ser contrastada empricamente a escala mundial (7). A pesar de ello, se han realizado estudios empricos y, si los datos son correctos, se puede establecer que hay una relacin entre la cada de la tasa de ganancia y las crisis econmicas. En este sentido, cabe diferenciar cuatro grandes etapas desde mediados del siglo XX hasta el inicio de la crisis actual (8): la edad de oro del capitalismo keynesiano con tasas de beneficios de ms del 30%, un perodo posterior de casi 20 aos afectado por crisis sucesivas donde se reduce esta tasa al 19%, la recuperacin de la tasa de ganancia en el periodo neoliberal hasta el 21% y, a partir de 1996, la entrada en otra poca de crisis con la Gran Recesin como colofn, en 2008, donde la tasa de ganancia descendi hasta el 17%.

La tendencia a la inestabilidad financiera

Minsky formula, en 1976, una teora para explicar el endeudamiento y el comportamiento de las entidades financieras: la hiptesis de la inestabilidad financiera (9). En la etapa inicial, despus de una crisis, las entidades financieras se muestran cautelosas a la hora de conceder prstamos; estos son de pequea o mediana cuanta y el prestatario no tiene problemas en devolver tanto los intereses como el prstamo. En la etapa siguiente, en la medida en que regresa la bonanza econmica, los bancos relajan las condiciones de crdito, asumen ms riesgo y ofrecen prstamos de mayor cuanta de los que slo el prestatario puede atender al pago de los intereses pero no del principal de la deuda. En la ltima etapa, los bancos se animan a prestar abundantes cantidades de dinero y el prestatario no puede hacer frente ni siquiera a los intereses. En la medida que las entidades financieras se alejan de la primera etapa, abandonan el equilibrio y se adentran en la inestabilidad debido a la competencia hasta que sobreviene la crisis. Esta teora explicara el carcter cclico de las crisis financieras, dado que es la propia estabilidad la que acaba generando la inestabilidad. No olvidemos que mientras funciona esta poltica, los bancos reciben gran cantidad de dinero puesto que el prestatario ha de devolver el principal ms los intereses de la deuda. Adems, los bancos confan en que los estados saldrn en su ayuda porque son demasiado grandes para dejarlos caer.

La interaccin entre ambas tendencias

Comparemos la tendencia al declive de la tasa de ganancia y la tendencia hacia la inestabilidad financiera. Ambas tienen un carcter cclico y se producen a causa del intento de maximizar beneficios en situacin de competencia. Mientras el declive de la tasa de ganancia se explica por el aumento de la productividad y/o de la plusvala, lo cual, al generalizarse, lleva a la cada de precios, a un descenso de la ganancia y a crisis de sobreproduccin, la inestabilidad financiera lo hace porque las condiciones para facilitar crdito despus de una crisis se van relajando a medida que la recuperacin y el crecimiento se restablecen, dado que, en competencia, los bancos se animan a obtener ms ganancia, producindose una sobreacumulacin de capital hasta la formacin de burbujas insostenibles. Dependiendo de qu tipo de capital, el financiero o el productivo, domine en cada momento histrico, tendr mayor o menor protagonismo en el desencadenamiento de las crisis. No obstante, gracias a la realimentacin entre ambos sectores, ninguno de ellos podr evitar el contagio mutuo y ambos quedarn afectados.

Desde el fin de la Gran Depresin del 29 hasta la dcada de los aos 80 del siglo pasado, el capitalismo industrial ha dominado sobre el financiero. El capitalismo financiero ha cumplido un papel fundamental apoyando al industrial. Pero en la actualidad esta visin de la relacin entre ambos resulta ingenua. La tasa de ganancia sufri una cada en esa dcada y al trmino de la misma comenz la revolucin neoliberal que acab quebrando el Pacto social y socavando el Estado de Bienestar.

A medida que el modelo neoliberal y el sector financiero se asentaban, los estados pusieron como objetivo rebajar la inflacin con la excusa de que la economa se recalentaba y desequilibraba. As, a travs de un aumento de las tasas de inters, en lugar de la inflacin se instaur la deflacin. Las consecuencias de esta situacin ya se han especificado anteriormente. La disminucin del poder adquisitivo de la clase trabajadora llev a un declive del consumo y a una sobreproduccin en las empresas que tuvo consecuencias negativas en la inversin productiva. Con el fin de evitar la crisis se estimul el endeudamiento de empresas y familias hasta que estall la burbuja inmobiliaria y luego la Crisis financiera. Segn Hudson, el fuerte endeudamiento ha implantado una situacin de deflacin por deuda, proporcionando al sistema financiero una ventaja sobre el productivo al vampirizar parte de los beneficios de las empresas mediante los intereses de la deuda (10).

La debilidad del sector productivo ha provocado que el capital financiero busque otros filones de beneficios desviando inversiones hacia actividades improductivas como los negocios de seguros y la adquisicin de bienes races que, junto a los intereses de la deuda del sector productivo, le aseguran unas rentas anuales sin riesgo alguno (11). Tambin obtiene grandes ganancias especulando en los mercados de activos y de derivados financieros.

Consecuentemente, este dominio sobre el sistema productivo se traduce adems en que el principal actor de las crisis en esta poca ya no es el sistema productivo con sus crisis de sobreproduccin, sino el sistema financiero con los desequilibrios provocados por la formacin y explosin de burbujas, como la ocurrida en la crisis de 2007-2008.

La tendencia al declive de los recursos naturales, la crisis y el estancamiento

En este contexto de deflacin por deuda tiene lugar la Crisis financiera cuyo inicio puede ser explicado de manera diferente a la versin ms aceptada. La versin ms extendida de la explosin de la burbuja inmobiliaria que desat la Crisis financiera sostiene que la Reserva Federal de EEUU (Fed), alarmada por el aumento de la inflacin provocada por el negocio inmobiliario, intent controlarla subiendo el tipo de inters a partir de 2005 (12). Entonces el riesgo se hizo carne provocando millones de impagos de los particulares que haban adquirido las hipotecas subprime, lo que consum la explosin de la burbuja financiera en 2007, que se extendi a las economas de los pases centrales. El grifo del crdito se cerr afectando tanto a la economa productiva como al consumo familiar, lo que se tradujo en la Gran Recesin (2008-2009). Una vez atenuada la crisis, se ha extendido a lo largo de un periodo con bajas tasas de crecimiento, denominado Estancamiento secular (2010 -2017).

La versin alternativa est fundamentada en el estancamiento de la produccin de petrleo convencional. En 2002, se produce un hecho importante. Por primera vez, la produccin mxima de crudo fue inferior a la demanda. Gracias a que se dispona de una capacidad excedente de reserva, se pudo evitar una crisis econmica en aquel momento, aunque ello no impidi que el precio del petrleo comenzara a subir por el empuje de la demanda y del agotamiento en dos aos de esta capacidad excedente.

En 2005 tiene lugar el Pico del petrleo (Peak Oil), es decir, se alcanza la mxima extraccin de petrleo convencional en unas condiciones muy inferiores de capacidad excedentaria. El petrleo es una mercanca muy especial porque es la que permite fabricar y transportar la gran mayora de las mercancas. El precio del petrleo se dispar y provoc inflacin. Para controlar dicha inflacin, la Fed aument los intereses de la deuda a partir de 2005. Tres aos despus, el golpe no se pudo evitar. Comenzaron los impagos de las hipotecas subprime que se extendieron por las entidades financieras. Lo dems es sabido, la desconfianza entre los bancos provoc el cierre del flujo de crdito que afect a muchas empresas y particulares desatando la Gran Recesin.

La teora del Peak Oil puede explicar mejor que la anterior que la inflacin alcanzara a todo el tejido econmico y que la crisis afectara ms a los pases consumidores que a los productores.

De hecho, inicialmente, a los pases productores les favoreci este acontecimiento, pues un precio elevado significa ms entrada de divisas. Pero en una economa global es imposible evitar el contagio. La recesin produjo una disminucin de la demanda de petrleo en los pases importadores (en Espaa ha sido aproximadamente de un 20%) que arrastr el precio a la baja a niveles del siglo pasado, hasta algo ms de 30 dlares el barril. Con estos precios, los pases importadores dispusieron de unas circunstancias favorables para salir de la crisis. Sin embargo, la situacin deflacionaria que atravesaban imposibilit que estos pases se recuperaran con rapidez y entraron en una etapa de estancamiento.

En estas condiciones, las empresas son reticentes a invertir porque estn apalancadas y lo primero que atienden es a hacer frente a las deudas, mientras que los consumidores son tambin remisos a pedir crdito para consumir. El capital financiero prefiere jugar con el dinero y vivir y crecer de rentas antes que destinarlo a la inversin productiva. Por el contrario, para los pases productores el contexto ha sido contrario a sus intereses. Los precios bajos del petrleo destruyen la oferta, reducen sus arcas anualmente y muchos de ellos han entrado en recesin o han tenido problemas econmicos (Brasil, Venezuela, Rusia, Arabia Saudita, etc.).

Esta secuencia de crisis en pases importadores y exportadores de petrleo a causa de la destruccin alternante de la demanda y de la oferta es lo que Turiel ha denominado la espiral (13). Pero esta espiral es cada vez ms compleja porque las interacciones entre pases tambin lo son: los pases exportadores van cayendo uno a uno en el grupo de los importadores, hay un aumento de las tendencias proteccionistas, se producen conflictos blicos por los recursos, los mecanismos mundiales de control de conflictos son muchas veces ignorados por algunas de las grandes potencias, etc. Todo ello se manifiesta en una volatilidad del precio del petrleo cada vez ms extrema.

Por otra parte, los precios bajos del petrleo no slo afectan a la economa de los pases productores. Las empresas petrolferas tambin se resienten, llevando a muchas de ellas a la quiebra y a otras a disminuir o retirarse del negocio petrolero y a desinvertir en exploracin y desarrollo de nuevos yacimientos. Es el caso del banco central noruego que desaconseja al gobierno la inversin del fondo soberano en la industria del petrleo y de gas (14). Estas dificultades son especialmente visibles en los yacimientos no convencionales, como los de esquistos y pizarras, en los que se emplea el fracking, de arenas asflticas o de petrleos de aguas profundas.

El fin del crecimiento

No ser por no haber sido anunciado con anticipacin que el fin del crecimiento nos sorprenda desarmados; el estudio de los Lmites del crecimiento de 1972 por los autores del Club de Roma y sus posteriores actualizaciones en 1992 y 2004 ya predecan las dificultades a las que se tendra que enfrentar la civilizacin industrial, a partir del primer tercio del siglo XXI.

En un contexto de recursos menguantes, los procesos productivos comenzarn a declinar y el endeudamiento se cortocircuitar. El endeudamiento es un sistema que proporciona recursos al presente sustrayndolos del futuro. De esta manera, retrasa la llegada de la crisis proporcionando liquidez a las empresas que quieren invertir y producir, as como capacidad adquisitiva a las familias para el consumo. Sin embargo, en la situacin de choque con los lmites de los recursos naturales en la que nos encontramos, el futuro del crecimiento es inviable. El mecanismo de la deuda se vuelve inoperante, es un mal negocio tanto para el acreedor como para el deudor. Fueron los Odum (15) quienes se percataron de que la circulacin del dinero que se emplea en actividades productivas tiene un sentido inverso a la de los recursos naturales. Por eso, estos constituyen el primer eslabn de todas las cadenas productivas y el ltimo aval del proceso productivo financiado. Qu banco se aprestara a financiar la explotacin de un yacimiento mineral de baja ley y situado a gran profundidad? Qu empresa correra el riesgo de endeudarse para explotar tal yacimiento? No es de extraar que el sector financiero prefiera invertir el capital en la economa de casino antes de embarcarse en negocios ruinosos.

Junto a la extrema volatilidad de los precios, ste es el mecanismo econmico por el que empiezan a hacerse evidentes los lmites fsicos, tanto de energa como de materiales. La razn es que el declive geolgico aumenta los costes e impide que la capacidad de crdito pueda crecer indefinidamente (16). Con los recursos naturales en declive entramos de lleno en la era del decrecimiento impuesto por la naturaleza.

La mutacin del capitalismo financiero hacia operaciones especulativas y rentistas que le permite obtener ms beneficios que apoyando a la economa productiva puede ser considerada una preadaptacin (17) a un mundo con recursos naturales menguantes. Para el capital financiero esta transformacin constituye toda una innovacin: se enriquece con ganancias ficticias, fruto de la especulacin y las rentas y, en cualquier momento, las puede transformar en bienes reales. No obstante, esta operacin tiene un recorrido limitado porque el mundo fsico est en declive y, por lo tanto, como seala Prieto (18), tambin la posibilidad de convertir el capital ficticio en capital real.

La otra fuente de problemas que tiene el capitalismo y nuestra civilizacin y que tambin amenaza con impedir el crecimiento es la derivada de la contaminacin y la expansin destructiva de la humanidad. Aunque el problema ms grave es el deterioro de la red de la vida del planeta debido a la extincin de especies, nos referiremos al de mayor actualidad, el cambio climtico.

Algunos autores se han preguntado por qu los medios de comunicacin hacen una diferencia tan ostentosa a favor de la difusin del cambio climtico frente a la del problema del pico petrolero. La razn estriba en que, siendo el problema del cambio climtico mucho ms grave que el del pico del petrleo para el futuro de la humanidad, e incluso de la propia especie, no lo es, sin embargo, para el capitalismo. Mientras el Peak Oil y, en general, el declive de la Tasa de Retorno Energtico (19) son hechos que, a corto plazo, apuntan de lleno al corazn mismo del capitalismo, el cambio climtico es a corto y medio plazo compatible con el capitalismo, aunque cada vez en menor medida. El cambio climtico produce riesgos que, como los huracanes y ciclones, destruyen infraestructuras y causan prdidas de vidas humanas. La reparacin de las infraestructuras se traduce en un incremento del PIB, al menos en los pases ricos. No obstante, otros riesgos, como la sequa que padecemos y la erosin de suelos, tienen consecuencias tanto sociales como econmicas que reducen el PIB.

Desde hace aos, los cientficos estn advirtiendo de los enormes riesgos de llegar a un punto de no retorno (20), pero la mquina econmica contina creciendo. El pblico registra el cambio climtico como un conjunto de ancdotas locales o nacionales que las mujeres y hombres del tiempo se encargan de difundir. Los medios de comunicacin transmiten la idea de que la responsabilidad queda repartida alcuotamente y que cada persona puede poner su granito de arena para luchar contra el cambio climtico. Nada de esto impedir que la catstrofe climtica tenga lugar. Slo lo puede hacer un acuerdo internacional decrecentista y vinculante que descarte en breve plazo el uso de combustibles fsiles; el nico que tenemos, el de Pars, no lo es y EE.UU., el estado histricamente ms contaminante, se acaba de descolgar del mismo sin que nacin alguna proponga sanciones econmicas a este pas.

En va de colapso

Desde la visin ecosocial, ni las medidas neoliberales ni postkeynesianas contribuiran a solucionar el principal problema al que nos enfrentamos, la crisis ecolgica. Tampoco las revoluciones marxistas lo haran si se mantuviera el crecimiento. Un mayor crecimiento aunque fuera con un reparto ms justo de la riqueza conseguido mediante medidas reformistas o revolucionarias, significara un paso ms hacia el abismo.

Estamos entrando en colapso por un sobrepasamiento de las capacidades del planeta y ya es demasiado tarde para tomar medidas que puedan enderezar el rumbo de colisin de la civilizacin industrial contra los lmites planetarios, aunque no para sortear sus efectos ms preocupantes. El cambio que nos espera es de un calibre semejante al de las grandes transiciones del pasado que dieron paso de la etapa cazadora recolectora a la de la civilizacin neoltica y de sta a la era industrial. La diferencia es que en estas transiciones la disponibilidad de energa aument significativamente en cada una ellas, mientras que en la actual suceder lo contrario; la disponibilidad de energa se reducir en varias veces la que se consume actualmente en los pases desarrollados (21). Tal reduccin vendr acompaada de una prdida de complejidad de las sociedades futuras y de un descenso demogrfico importante, hasta llegar a sociedades de un tamao demogrfico y econmico compatible con las capacidades de los ecosistemas.

Si el destino del capitalismo es la especulacin, la obtencin de rentas y la adquisicin de infraestructuras, servicios y funciones del estado, el discurso ideolgico y la legitimidad va democrtica del neoliberalismo no se pueden mantener. La mxima del capitalismo, segn la cual la suma de las acciones individuales egostas en busca del mximo beneficio tiene como colofn el incremento de riqueza y bienestar de la sociedad, se revelar falsa, en la medida en que el PIB, reflejo de la riqueza de la sociedad, comience a declinar y la desigualdad llegue a extremos todava ms astronmicos. Es de una importancia decisiva para el destino de la humanidad proponer una alternativa ecolgica, igualitaria y democrtica al neoliberalismo, con el fin de desmontar el disfraz del nuevo capitalismo rentista y especulador, parsito de empresas y estados, y evitar que pueda imponer una poltica de slvese quien pueda favorable al 1%.

Referencias y notas

(1) Navarro, V., Torres, J., y Garzn, A. Hay alternativas. Ed. Sequitur. Madrid. 2011

(2) Citados en Tapia, J.A. y Astarita, R. La gran Recesin y el capitalismo del siglo XXI. Ed. Los libros La Catarata. Madrid. 2011

(3) Rallo, J. R. La gran leccin no aprendida de la crisis econmica. El Confidencial. 14-8-2017. https://blogs.elconfidencial.com/economia/laissez-faire/2017-08-14/leccion-no-aprendida-crisis-economica_1428471/

(4) Equipo Intencin de Voto. Hemos salido de la crisis? La mayora no lo percibe as. El Confidencial. 25-8-2017. https://blogs.elconfidencial.com/espana/intencion-de-voto/2017-08-25/salida-crisis-percepcion-sondeo-gallup_1433553/

(5) Naredo, J.M. La economa en evolucin. Ed. Siglo XXI. Madrid. 1987

(6) Rallo, J.R. Diez grficos que muestran que el mundo progresa imparablemente. El Confidencial, 29-12-2017. https://blogs.elconfidencial.com/economia/laissez-faire/2017-12-29/diez-graficos-muestran-mundo-progresa-imparablmente_1499316/

(7) Roberts, M. Hacia una tasa de ganancia mundial, una vez ms. Sin Permiso. 16-9-2017 http://www.sinpermiso.info/textos/hacia-una-tasa-de-ganancia-mundial-una-vez-mas

(8) Roberts, M. La teora marxista de las crisis econmicas en el capitalismo. Sin Permiso. 7-1-2016 http://www.sinpermiso.info/textos/la-teoria-marxista-de-las-crisis-economicas-en-el-capitalismo

(9) Minsky. H.P. La hiptesis de la inestabilidad financiera. Revista de Economa Crtica n 9. 2010 http://revistaeconomiacritica.org/sites/default/files/revistas/n9/14_Hyman_Minsky.pdf

(10) Hudson, M. Las previsiones de Marx y la paradoja de la industrializacin financiarizada. Sin Permiso. 29-11-2015 http://www.sinpermiso.info/textos/las-previsiones-de-marx-y-la-paradoja-de-la-industrializacion-financiarizada-de-nuestro-tiempo

(11) Hudson, M. Cmo los banqueros se convirtieron en los mayores explotadores. Entrevista. Sin Permiso 29-3-2017 http://www.sinpermiso.info/textos/como-los-banqueros-se-convirtieron-en-los-mayores-explotadores-entrevista

(12) Skidelsky, R. Citado por Vallejo, L. E. Crisis financiera: gnesis y repercusiones. Apuntes del CENES. Volumen XXIX, n 49

(13) Turiel, A. La espiral. 2-10-2014 http://crashoil.blogspot.com.es/2014/10/la-espiral.html

(14) Mora, V. El superfondo del petrleo de Noruega se recomienda a s mismo no invertir ms en petroleras y gasistas. 16-11-2017 http://www.bolsamania.com/noticias/mercados/el-superfondo-del-petroleo-de-noruega-se-recomienda-a-si-mismo-no-invertir-mas-en-petroleras-y-gasistas--2978447.html

(15) Odum, H.T. y Odum, E.C. Hombre y naturaleza. Bases energticas. Ed. Omega. Barcelona. 1981

(16) Blog Knownuthing. Deuda y petrleo: los lmites al crecimiento. 5-2-2015 https://www.rankia.com/blog/game-over/2649574-deuda-petroleo-limites-crecimiento

(17) Preadaptacin: estructura que aparece en una poblacin que es ms funcional en otro medio que en el actual. Por ejemplo, el bipedismo ya est presente en los chimpancs y se supone que en nuestros antepasados primates de la selva, pero fue mucho ms verstil en los homnidos que se aventuraron a vivir en la sabana: disponan de ms visibilidad y de las manos libres para utilizarlas de otras maneras diferentes a caminar o trepar.

(18) Prieto, P. Colapso energtico y financiero: algo ms que una crisis NINJA. http://www.tlaxcala.es/upload/colapso.pdf

(19) La Tasa de Retorno Energtico o TRE es la relacin entre la energa obtenida y la utilizada para obtenerla.

(20) Ripple, W.J. et al. Advertencia de la Comunidad Cientfica Mundial a la Humanidad: Segundo aviso. Viento Sur. 20-11-2017. http://vientosur.info/spip.php?article13218

(21) Carpintero, O. y Riechmann, J. Pensar la transicin: enseanzas y estrategias econmico-ecolgicas. Revista de Economa Crtica n 16. Segundo semestre de 2013. http://www.revistaeconomiacritica.org/sites/default/files/revistas/n16/02_Carpintero-Riechmann.pdf

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter