Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2018

59 del 59

Ricardo Rivern Rojas
La Jiribilla


Mi pas pudo ser otro, pero es lo que es; no lo acompaa la ostentacin, pero lo rodea la poesa por todas partes. Fue ella quien gui a quienes, desde 1868 hasta hoy, le dieron prioridad a los sueos. Mi pas practica la generosidad a cambio de nada, la alegra en pos de la esperanza, la justicia sin pedirle permiso a ninguna ley injusta o prepotente.

Esta es la cbala para ganar la historia: 59 del 59. Quin lo hubiera pensado? Pero 59 al revs es 95; el palndromo, en el orden que se lea, quiere decir que la apuesta se gana con coraje y entrega, con luz y poesa.

Esa jugada, cuyo segundo captulo empez en el 95 y alcanz su punto de jolgorio en el 59, ya cumple 59. Yo tena 9 recin sumados cuando me toc participar, en su ltima versin; desde entonces la reverencio y la critico, con ese ojo escrutador que sabe que los hombres somos depredadores hasta de nuestros sueos.

El 9 reincide, y la insistencia me motiva a exponer las 9 principales razones por las que celebro lo vivido en las ltimas 6 dcadas:

1. Me salv de la mentira.

2. Me salv de la ignorancia.

3. No dej que muriera de una enfermedad curable.

4. Puso delante de mis ojos y al alcance de mi mano todo el saber del mundo.

5. Me permiti soar y convertir mi sueo en versos.

6. Me puso del lado de los pobres, que somos mayora.

7. Me regal un lenguaje diferente, que se fundamenta en el humanismo.

8. Me transport del presente hasta un porvenir que se hizo visible, aun cuando sus contornos fueran difusos.

9. Me involucr en un proyecto de pas donde todos cabemos, sin distincin de raza, sexo, preferencia sexual, creencia o discapacidad fsica.

Y qu razones tengo entonces para criticar lo que alabo? Todos mis posibles sealamientos se relacionan con los instantes en que la cultura y el pensamiento creador dejan de ser los principales protagonistas. S que la rutina nos acomoda en la ineptitud y la intolerancia, terreno abonado para que la burocracia lo secuestre todo hasta convertirlo en obstculo.

Critico porque amo, porque lo creado existe para m, pero tambin por m, y es mi deber salvarlo, aunque implique sufrimiento. Con alegra y dolor me salvo a m mismo (quisiera creer que a muchos de los que me rodean) a costa de realizaciones y renuncias.

Unos suean y otros construyen su utopa con este material inasible e imperfecto, casi impalpable. Pero si algo tenemos claro es el pas al que aspiramos. Tuvimos la suerte de que, durante bastante tiempo, el principal arquitecto fuera el ms grande soador. Pero un hombre solo no convierte en realidad un sueo, as que lo que se impone es seguir soando y modelando verdades de similar magnitud a las conquistadas.

Pienso que en Cuba hay personas capaces de mantener la bandera izada en la altura donde la vemos. Pero se impone el tacto, junto a la osada, la ratificacin unida al cambio, la satisfaccin de todas las hambres espirituales o fsicas.

Yo tuve 9 aos durante casi todo el 59 (hasta el 25 de octubre); en 2018 cumplir 69. Ms que aos quisiera sumar voluntades, mi propio crepsculo bendecido por la bondad, verdades esplendorosas que compartir, frases de aliento para los que vienen a marcar su sitio en el aire encantado de la Isla.

Ya tendr 9 aos el resto de mi vida, porque aquel 59 es el alfa y omega de mi espritu: qued impreso (no preso) en las pginas de un acontecer que a cada paso me impone un desafo. Crec, pero permanec embrujado por la palabra y los actos de unos visionarios. Ellos me ayudan a entender el tamao de la Patria: pusieron en mi alma las herramientas que permiten medir su grandeza.

Fuente: http://www.lajiribilla.cu/articulo/59-del-59



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter