Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-01-2018

Corea, seales alentadoras

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


El nuevo ao inici con un largo mensaje del lder de la Repblica Popular Democrtica de Corea (RPDC) Kim Jong Un (https://kfa-eh.org/2018/01/01/mensaje-integro-de-kim-jong-un-anyo-nuevo-2018/). Por un lado, inquietante. Por otro, esperanzador. Inquietante cuando habl de que siempre tiene el botn nuclear en su escritorio. Para variar, esta parte del mensaje ha sido la nica mencionada por las corporaciones mediticas. Por eso publico el vnculo al texto: que los lectores juzguen por s mismos.

Porque han sido las bravatas twiteras de Donald Trump las que han estimulado la escalada verbal entre los lderes de los dos pases. El mensaje fue esperanzador porque Kim mencion la posibilidad de que su pas participe en los Juegos Olmpicos de Invierno en la Repblica de Corea (RC) o Corea del Sur-, inst a la reanudacin inmediata de las plticas de alto nivel entre las dos Coreas y habl ampliamente sobre el objetivo de la unificacin de ambas y la utilidad de los contactos entre las dos partes.

Ya el nuevo presidente de la RC, Moon Jae-in, haba mencionado la posibilidad de esa participacin y horas despus acoga con beneplcito la afirmacin de Kim. Ms an, en la tarde del 3 de enero la RPDC reanudaba la comunicacin diplomtica telefnica con la RC establecida simblicamente a travs de un rea aledaa a la zona desmilitarizada entre el norte y el sur.

El conflicto en la pennsula coreana tiene su origen en el afn estadunidense de controlar ese sitio de enorme importancia geoestratgica mundial, donde la RPDC se ha negado siempre a ceder en su poltica de independencia y soberana nacional. Fue para contrarrestar esa voluntad del norte de Corea, encaminado a la construccin del socialismo, que Estados Unidos lanz en 1950 una invasin en gran escala contra el pueblo de Corea y lleg a ocupar Pionyang, la capital de la RPDC y casi todas las ciudades del norte. Haban pasado cinco aos del genocidio provocado por Washington en Hiroshima y Nagasaky, que volatiliz o irradi a cientos de miles de japoneses, aunque su objetivo era intimidar a la Unin Sovitica. La gran potencia, que intentaba construir un mundo alternativo al capitalismo, estaba econmicamente en ruinas por el gigantesco esfuerzo que le demand la derrota del hitlerismo al costo de por lo menos 20 millones de vidas y no dispona aun del arma nuclear.

Se ha discutido mucho por los historiadores quin hizo el disparo que desencaden la guerra de 1950 pero como afirm Fidel Castro: La discusin carece de sentido si se analiza desde el ngulo coreano. Los combatientes de Kim Il Sung lucharon contra los japoneses por la liberacin de toda Corea. Sus fuerzas avanzaron incontenibles hasta las proximidades del extremo Sur, donde los yanquis se defendan con el apoyo masivo de sus aviones de ataque (www.cubadebate.cu/reflexiones-fidel/2008/07/22/las-dos-coreas).

Cabe recordar que Corea haba sido dividida en dos tras los acuerdos que pusieron fin a la Segunda Guerra Mundial, el sur bajo control de Estados Unidos y el norte, de la URSS, pero en 1948 el Ejrcito Sovitico se retir. No obstante, aun en 1950 en el sur se mantena un importante contingente militar estadunidense que provocaba diariamente a los coreanos del norte junto a los soldados del dictador Syngman Rhee, a quien Washington impuso con la venia de los anteriores ocupantes japoneses.

Acusado el norte de agresor mediante una maniobra gringa que aprovech la ausencia del embajador sovitico en el Consejo de Seguridad, logr con el apoyo de sus aliados legalizar bajo bandera de la ONU la guerra contra el la RPDC. Estuve all en 1968 y pude ver Piongyang y otras ciudades totalmente reconstruidas tras una guerra en que murieron 2 millones de coreanos del norte y medio milln de soldados chinos movilizados por Mao Ze Dong en cuanto vio avanzar a los yanquis hacia China.

Lo nico que puede impedir hoy la guerra en Corea, el sacrificio de todo el pueblo coreano y cuando menos daos irreparables a gran parte de la humanidad que vive en esa regin del mundo es la distensin y las plticas para poner fin al estado de no guerra y no paz. Por ello abogan Rusia y China y para ello sealan como pasos inmediatos la suspensin de las maniobras militares de Estados Unidos y su socio surcoreano a la vez que la RPDC suspende las pruebas de misiles balsticos y las detonaciones nucleares.

Resultan alentadoras las ltimas seales de los gobiernos del norte y el sur de la pennsula coreana.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter