Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2018

Parasos y guaridas fiscales, la larga prolongacin del cinismo

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


El pasado mes de octubre, la Comisin de Investigacin sobre la evasin fiscal y el blanqueo de capitales en el Parlamento Europeo vot un documento que, gracias a los votos negativos de los populares europeos y liberales y la abstencin del grupo socialista, y a pesar del voto favorable de la Izquierda Europea ha dejado fuera puntos tan importantes como los nuevos criterios para considerar a Luxemburgo, Andorra o Gibraltar como parasos fiscales.



El pasado mes de octubre, la Comisin de Investigacin sobre la evasin fiscal y el blanqueo de capitales en el Parlamento Europeo vot un documento que, gracias a los votos negativos de los populares europeos y liberales y la abstencin del grupo socialista, y a pesar del voto favorable de la Izquierda Europea ha dejado fuera puntos tan importantes como los nuevos criterios para considerar a Luxemburgo, Andorra o Gibraltar como parasos fiscales.
Los parasos o guaridas fiscales han existido desde siempre. Como los piratas, la corrupcin o el crimen.

Los detentadores de ingresos y riqueza confabulan para reducir su aportacin a las arcas pblicas tanto por va legal, muchas veces con ayuda de los medios de comunicacin y aparatos partidarios que dominan; o ya soslayando las normas, llevndose sus ingresos y riqueza a sitios donde no haya control e imposicin a los mismos, ayudados por toda una gama de intermediarios financieros y profesionales cmplices.

Los parasos o guaridas fiscales son las soberanas fiscales (y polticas) que no son transparentes, ni facilitan informacin, tienen baja o nula fiscalidad y no tienen normas (nada casual) para evitar la elusin fiscal. Los piratas, corruptos y criminales de toda laya han creado estas soberanas. Y siempre ha habido personas fsicas que los utilizaron. La gran transformacin lleg con la globalizacin, la libertad de movimientos de capital, la avaricia de las multinacionales y la colusin de todo ello con los gobernantes.

Los gerentes y accionistas de las multinacionales han jugado a establecer precios a los productos intermedios que van de una factora a otra de la misma marca o estableciendo royalties y otros costes desde esas soberanas o haciendo que sus filiales sean comisionistas, meros mostradores de la mercanca, por lo que no facturan su venta y en cualquier caso derivando el beneficio global all donde no se tributa. Cuntos millones vende Apple en Espaa? Cunto tributa por sus beneficios, sabiendo que el coste de su produccin fsica es apenas el 8% del precio? Por qu un restaurante de comida rpida puede pagar menos por ms beneficios que una casa de comidas y que la administracin, tericamente, no puede hacer nada, an sabiendo que es injusto, y que la patronal controlada por la CEOE, obvia que hay una competencia desleal?

Esta injusticia fiscal tan visible, se ha hecho insoportable y por fin ha entrado formalmente en la agenda poltica. La crisis econmica, fruto en gran parte de burbujas especulativas, la disminucin de ingresos pblicos y el aumento del dficit, provoc una reduccin de servicios pblicos, una disminucin de los estados de bienestar, al mismo tiempo que la desigualdad y el malestar popular han crecido. De pronto, la OCDE, el grupo del G20, los boss y todos los jefes llaman a arrebato.

El Corte Ingls se queja de competencia desleal de Amazon; la Comisaria de la Competencia Europea denuncia que Irlanda ha hecho un acuerdo especfico con Apple para que los beneficios de todas sus ventas europeas paguen menos que cualquier empresa irlandesa, que ya de por s pagan menos que la media europea y eso ya es lo que provoca la alarma, pero todava no ha devuelto nada; Gordon Brown, antiguo primer Ministro ingls, lanza una iniciativa por Change para que los Ministros del G20 pongan coto a las guaridas fiscales, cosa que no hizo siquiera con las jurisdicciones que dependen de la Reina Isabel. La OCDE promueve el programa BEPS para reducir la elusin fiscal, que avanza a trompicones por los palos que ponen los mismos gobiernos que dicen que rechazan su existencia. Salen escndalos varios, la lista Falciani, los papeles de Panam, las prcticas dolosas de nuestros Brcenas, Gonzlez, Pujoles y las empresas del IBEX 35.

Por ltimo, tras dos aos, la Unin Europea determina que hay 17 pases malos y 47, que sindolos, han prometido que van a ser buenos. Pero dominan los paos calientes. No hay ninguno de la propia UE, Irlanda, Holanda, Malta

Panam, s, demostrndose el oportunismo espaol cuando se la elimin de la lista hispana cuando se estaba eligiendo a las empresas constructoras del nuevo canal. Y el oportunismo de la UE, porque la legislacin panamea es idntica a la existente en el Estado de Delawere, Estados Unidos, que no aparece.

El presidente estadounidense Trump ha logrado que se apruebe una reforma fiscal que beneficia a los grandes detentadores de ingresos y riqueza. Pero tambin una amnista fiscal para que los beneficios de las multinacionales estadounidenses, que no han sido gravados all donde se han obtenido (se habla de 250.000 millones de dlares), sean repatriados, alentando que mantengan sus prcticas de elusin fiscal.

Nuestros ricos ocultan el 12% del PIB, unos 140.000 millones de euros, en esas guaridas fiscales.

Todo parece indicar que se quiere salir del paso, pero no dar pasos definitivos. De ah, la necesidad de continuar la presin popular, hasta lograr clusulas en la contratacin pblica y privada, requisitos en las licencias para fijar fiscalmente las ventas, potenciar las Agencias Tributarias cambiando sus prioridades investigadoras para sancionar a los grandes delincuentes, mejores acuerdos internacionales en fiscalidad y en los tratados comerciales, con repudio a las jurisdicciones cmplices. En fin, fortalecer campaas contra las guaridas fiscales levantando la fecha del 3 de abril como Jornada Mundial contra las guaridas fiscales.

Publicado en el N 312 de la edicin impresa de Mundo Obrero diciembre 2017.

Santiago Gonzlez Vallejo. Economista de USO



Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter