Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2018

Resea de "Cara y Cruz de la Revolucin Ciudadana" de Kintto Lucas
Los nudos polticos de la Revolucin Ciudadana

Hernn Reyes
Rebelin



El gran mrito que tiene este libro es conectarse con la dimensin oculta de la poltica a partir de hilvanar un ejercicio de construccin de la temporalidad poltica, donde estn presentes los actores intervinientes con sus claro-oscuros, sus ambigedades, sus dilemas y sus opciones ante la contingencia. Y as es la poltica. Como bien se dice en la introduccin de Cara y Cruz de la Revolucin Ciudadana, el propsito explcito de la obra es no solamente describir recordatoriamente y animarse a analizar un periodo reciente y trascendental de la historia poltica ecuatoriana trascendental ms que por su duracin, por los efectos y las turbulencias que ha generado, por la rara correspondencia que tuvo con procesos similares en el mbito regional, por la fuerza de su liderazgo y los enormes apoyos y resistencias que ste gener- , sino hacerlo desde ..las contradicciones del proyecto poltico, las dudas y la perspectiva de futuro....

Esta intencionalidad crtica expresa, debe ser valorada con mayor razn en la actual coyuntura, coyuntura dotada de una extraa ambigedad y productora de una incertidumbre de insospechados alcances, que invade no solamente a la mayora de ciudadanos comunes y corrientes que se haban acostumbrado a localizar ciertas coordenadas estables en sus juicios sobre la poltica del pas; sino incluso entre los analistas que se haban acostumbrado a posicionar y desarrollar sus anlisis desde la anttesis corresmo-anti-corresmo, olvidndose, cuando no menospreciando, aproximarse a lo que despectivamente renunciaba siquiera a llamar como proyecto y proceso, como el desplegado entre el 2007 y la actualidad (aunque algunos ya cierran el ciclo de la revolucin ciudadana el 24 de mayo pasado) bajo el membrete de Revolucin Ciudadana.

Estamos en un momento extremadamente peculiar en relacin a la seguridad que dan las precisiones y las definiciones. A escasos siete meses de haber triunfado el candidato del Movimiento Alianza Pas, las dudas y las interrogantes sin respuesta parecen llenar el espacio de la opinin pblica:

Se debe seguir llamando al gobierno de Lenin Moreno un gobierno de la Revolucin Ciudadana? Sigue expresando los principios de ese movimiento poltico? Es adecuado hablar de una transicin compleja y conflictiva, pero marcada por la continuidad con el proyecto de los ltimos diez aos? Se trata simple y llanamente como algunos dicen- de un gobierno signado por la traicin oportunista de unos cuantos dirigentes de PAIS y de sus respectivas facciones? Se trata de un gobierno efectivamente que responde a PAIS pero que pretende volver a las races del espritu de Montecristi o al menos recuperar la direccin que tuvo la primera etapa de gestin de Rafael Correa? Es un gobierno revisionista que ha tocado a fondo el punto ms dbil del gobierno que lo antecedi, como es la corrupcin, para recuperar el rumbo?

Las seales que generan confusin no paran ah, ahora que el movimiento PAIS est dividido al parecer irreconciliablemente se habla de una mezcla explosiva-implosiva-, y emergen hechos inditos: fuertes acusaciones mutuas de las dos dirigencias sobre el manejo interno de los fondos de la organizacin poltica oficialista, ambas facciones se arranchan a la fuerza las cuentas de Twitter y de Facebook para apropiarse de sus seguidores, el nombre del propio movimiento aparece repartido entre Movimiento Patria Altiva y Soberana y su correlato opositor: Movimiento de la Revolucin Ciudadana, con logos y administradores de cuenta diferentes y enfrentados. El canibalismo creciente entre los mismos conmilitantes.

En medio de este ambiente tan turbulento y poco proclive a anlisis informado, consistente y mnimamente objetivo que promueva una deliberacin pblica crtica y robusta sobre lo que han significado los ltimos aos de vida poltica y social la importancia de contar con un abordaje que combina una seleccin muy atinada de la informacin-clave del proceso y una postura analtica inusual donde no se anulan mutuamente el posicionamiento poltico del autor con el ejercicio del distanciamiento crtico que resalta en sus permanentes comentarios y opiniones sobre los hechos y situaciones.

Lo anterior facilita sobre manera lo que el filsofo Byung Chul Han denomina la actitud de maduracin, es decir el acceso a esa temporalidad larga que implica el verdadero saber en su sentido enftico. Saber lo que pasa en la realidad es comprender y aquello es un proceso lento y largo, y hoy en da se enfrenta a las estridencias y aullidos de la interconexin digital y las redes sociales, cuando no al anecdotismo y a la superficialidad del da a da de la informacin noticiosa masiva.

No se trata de un documento que nicamente nos ofrezca correlaciones de datos, sino que busca tesoneramente ubicar los por qu de lo que ha ocurrido y que nos permite empezar a desentraar los por qu de lo que est ahora ocurriendo. Y esto abre la posibilidad de transitar de un pas mayoritariamnete ciego ante los acontecimientos a otro que a partir del verdadero auto-conocimiento, use ese nuevo estado de conciencia para transformarse positivamente y redimirse. Aquello es indispensable para un estado de cosas como el que ahora vivimos donde lo que parece ser un quitarse la venda sobre algunos temas que se han desmemorizado durantes largos aos, viene acompaado de una especie de olvido del ser, para usar la famosa expresin de Heidegger, de un olvido del ser que fuimos durante 10 aos, y que produce el extrao efecto de apariencia de que la sociedad mut en otra a partir del cambio de gobierno, y que todo el cuerpo social ahora es en esencia bueno, puro e impoluto frente a esos pocos que expresan el mal, que est siendo exorcizado y expulsado para siempre.

El riesgo de una mitificacin de este tipo en el presente es tan grande como el de la mitificacacin del pasado. Tras leer el libro de Kintto Lucas, yo mismo me he asombrado de tantas lagunas de olvido en mi memoria, sobre el proceso vivido durante el gobierno pasado y me sobrecoge el constatar cmo esta desmemoria afecta al colectivo social y enrarece tanto el campo poltico y an el de la convivencialidad ciudadana, y lo que se encumbr como un proceso poltico que se haba vuelto heroicamente leyenda ahora aparece simplemente retratado como una leyenda pero una leyenda negra.

Volver a llenar la memoria, para aterrizar realmente en el presente, permite vislumbrar el futuro. Esa parece ser la mayor ambicin del libro. Y la memoria de 10 aos de Revolucin Ciudadana es un tiempo cronolgicamente polismico. Si se lo ve desde un enfoque estrictamente pragmatista de la gobernabilidad, es un periodo extremadamente largo, nico en su duracin desde el retorno a la democracia hacia inicios de los 80. Si se lo ve desde la una percepcin creciente, amalgamada por el discurso del desmontaje del corresmo, la descorreizacin del pas", etc., es un pedazo de tiempo que parece haberse esfumado, que parecera no haber existido nunca, a no ser como una pesadilla de la que el pas habra despertado.

Pues bien, basta hojear este libro para saber que ni lo uno ni lo otro. Basta ir reconstruyendo el itinerario de la Revolucin Ciudadana para ir constatando su evolucin desigual: un comienzo que arranca con la presencia de un extrao en Carondelet -en palabras de Kintto- un extrao que de inmediato desde la consigna de que la noche neoliberal comenz a quedar atrs posicion un discurso al que ahora se le puede acusar de todo, -populista es el calificativo ms usual y reiterado desde las voces de la derecha-, menos de timorato:

Correa defini a su gobierno como bolivariano, reivindic el socialismo del siglo XXI, insisti en la necesidad de la integracin de Amrica del Sur e inst a los gobiernos de la regin a unirse para reestructurar la deuda pblica () asegur que la integracin de Amrica del Sur debe basarse en la cooperacin y la complementariedad y oponerse a la globalizacin neoliberal que quiere convertir a los pases en mercados, no en naciones Critic las formas de flexibilizacin laboral y la tercerizacin que proliferaron en los aos noventa, pues han producido mayor precarizacin laboral y ms pobreza. No podemos rebajar el trabajo humano a una simple mercanca.

Pero a rengln seguido viene una aguda y previsora reflexin del autor:

Con el correr de los das se ir dando cuenta que la realidad es un poco ms difcil ().

Y quiz el episodio que ms claramente reflej lo cierto de esta afirmacin se vivi pocos das despus, cuando Correa present a su gabinete y dems equipo de gobierno y recibi de una parte de sus adherentes pifias y gritos de descontento. En respuesta vinieron los primeros apelativos usados por el flamante presidente: radicales, infiltrados, extremistas e insensatos irreflexivos,

Y como nos recuerda el libro, Para muchos fue como un balde de agua fra porque ninguno de esos sectores propona cambios revolucionarios, sino cierta coherencia con un discurso de izquierda. Como se dice en el libro: El primer fracaso de Rafael Correa es que su gobierno se transforme en un club de amigos como aparenta en primera instancia, y quede conformado solamente por sus allegados, sin abrir la cancha a diferentes sectores sociales y polticos de izquierda(29)

Este fue el comienzo de un primer nudo que acompaara el proceso de la Revolucin Ciudadana y a su lder, durante toda su gestin: la frecuente falta de correspondencia entre un discurso de izquierda y revolucionario y medidas y acciones de corte pragmtico, claramente reformistas e incluso conservadoras (como el caso de temas como la despenalizacin del aborto, las reivindicaciones feministas y ecologistas, entre otros). Y algo que llama ms la atencin todava. A propsito de este incidente, fue Correa quien pronunci una frase que ahora encaja para algunos como una de las explicaciones de lo que 10 aos despus estara sucediendo: Correa pidi a su gente estar atenta ya que el principal enemigo puede que no est fuera [de su movimiento], sino dentro de nuestras filas(15)

Y aqu nuevamente la voz del analista que interpret ese primer gesto de Rafael Correa que quiz fue un sntoma premonitorio de la posterior creciente ruptura con la mayor parte de la izquierda social y buena parte del movimiento indgena y popular.

En la pgina 16 del libro se puede leer los siguiente: Para algunos sectores, la respuesta de Correa respondi a su falta de humildad, su incapacidad de aceptar crticas y su falta de experiencia poltica y social. En el futuro, su reaccin negativa a las crticas puede transformarse en un bumerang e ir contra su popularidad.

Habr quien diga que todas las victorias electorales consecutivas conseguidas por PAIS y RC en 10 aos desmienten esa aseveracin. Yo contra-argumentara que la tempestad desatada contra los diez aos de RC-RC estos ltimos meses y el curioso efecto de devastacin que ha dejado sobre la imagen del gobierno anterior, en cambio, muestran lo atinado de esa previsin.

Un segundo tema que aparece, apenas se comienza a revisar el libro, es el relativo al estilo poltico que puso en prctica recin instalado en Carondelet, y se refiere a los primeros acuerdos y acciones polticas que se hicieron para posibilitar la instalacin de la Asamblea Nacional Constituyente. El libro nos lo recuerda con claridad : El [entonces]ministro de Gobierno (Interior), Gustavo Larrea, logr un entendimiento con el Partido Sociedad Patritica () y con el Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE). A lo que se sum posteriormente las ejecutorias del mismo ministro para destituir a un nmero significativo los diputados opositores en el famoso episodio de los diputados de los manteles de marzo de 2007.

Para marzo de 2007, a tres meses de inaugurado el gobierno y una vez despejado el camino para convocar a la Asamblea Constituyente, Kinto Lucas comentaba: "Por ahora, Rafael Correa est interpretando el momento histrico que le toc vivir, y todo indica que seguir siendo un extrao en Carondelet, por lo tanto, las esperanzas de cambio estn intactas y crecen () Lamentablemente, lo que me genera muchas dudas es la capacidad de la izquierda que est dentro del gobierno y la que est fuera, de trabajar en conjunto para disputar la correlacin de fuerzas y el sentido de los cambios, dejando de lado los miedos y las mezquindades. (56)

Hacia abril de 2007, Correa aclar que el signo de su gobierno (el socialismo del siglo XXI) difiere [...] del socialismo tradicional, aunque puso nfasis en la necesidad de retomar el rol protagnico del Estado para impulsar la produccin nacional () Lo que queremos hacer es volver pblico al Estado, porque tambin se lo ha privatizado. (69) Y aunque mencion a la accin colectiva, al parecer esta acotacin fue quedando en el puro devenir electoral.

Quiz en estas palabras aparece ya el germen de su directriz poltica posterior, confiar en que desde el Estado se puede transformar las estructuras del pas. Quiz desde aqu se fue perdiendo el nfasis en la ciudadadanicidad de la Revolucin Ciudadana.

Un tercer y ltimo nudo gordiano que caracteriz desde sus inicios tal proceso de la Revolucin Ciudadana (que en lo personal he estudiado un poco ms a fondo) y que est magnficamente recogido de forma sinttica en el libro de Kintto Lucas es: la conflictividad con los dispositivos ideolgicos, vale decir, los medios privados de comunicacin masiva.

Aunque las fricciones de Rafael Correa con los mayores medios privados y contra ciertos periodistas algunos de ellos cuasi intocables hasta entonces- empez tempraneramente (ya a junio de 2007 haba empezado lo que algunos han llamado la judicializacin de la comunicacin) tambin el libro nos recuerda que desde el incio esto repercuti no solo en la polarizacin cada vez ms marcada frente al gobierno, sino en una cada de su popularidad. Lo que es innegable es el peso que Rafael Correa asign a lo meditico-comunicacional desde esos inicios de su gobierno y que marcaron su accionar poltico en este campo:

Por primera vez en muchos aos, puso a los diferentes sectores vinculados a la comunicacin a debatir sobre las relaciones de poder en los medios de comunicacin, la libertad de expresin en todas sus dimensiones y diversos temas que los comunicadores parecan haber olvidado. ()

En Ecuador no hay libertad de expresin desde hace mucho tiempo. En un pas en el que los grandes medios de comunicacin no le dan posibilidades de expresarse a los distintos sectores que forman parte de la diversidad nacional, no se puede decir que haya libertad de expresin [y] Ante el quiebre de los partidos polticos tradicionales que muchas veces representaban los intereses de esos grupos de poder, en la actualidad algunos medios, la Banca y ciertos clanes empresariales decidieron transparentarse y representarse a s mismos sin recurrir ya a los intermediarios polticos.

Esa fue una de las claras dualidades del gobierno anterior: por un lado transparent un tema tab, el verdadero rostro de los medios libres e independientes; por otro, los atac sin reparar en el poder que tenan, creyendo que poda baypasearlos; por un lado, actu como un presidente ultra-meditico; pero a la vez, fue anti-meditico y no pudo con ellos. Otra problemtica que hoy en da, diez aos despus, nos sigue convocando a la reflexin y al anlisis crtico.

Tomando como muestra los tres nudos polticos antes mencionados, se puede decir que todos y cada uno de los episodios abordados en este libro van mucho ms all de ser un listado superficial de eventos inconexos. El gran mrito que tiene es siempre conectarse con esa dimensin oculta de la poltica a partir de hilvanar un ejercicio de construccin de la temporalidad poltica, donde estn presentes los actores intervinientes con sus claro-oscuros, sus ambigedades, sus dilemas y sus opciones ante la contingencia. Y es que as es la poltica.

Las preguntas que podran surgir es qu conectan, qu representan, qu han dejado para el presente y como se proyectan al futuro esas aristas del ejercicio poltico que han marcado tanto al pas los ltimos aos: la poltica internacional, las relaciones con los EE.UU., los nexos entre el gobierno y las FF.AA., la legitimidad lograda desde los votos ya sea desde una Asamblea Constituyente o desde una Consulta Popular, las contradicciones y reeencuentros entre el gobierno y los movimiento sociales, las firmas de tratados de libre comercio, el quiebre/estallido/reconfiguracin permanente de los partidos y movimientos polticos, incluyendo a Alianza Pas, los dilemas y miedos de las izquierdas, las herencias del socialismo del siglo XXI, el asilo de Julin Assange, las contradicciones entre el conservacionismo y el extractivismo, el papel de los medios de comunicacin, la integracin desde el Sur, las amenazas siempre presentes de desestabilizacin democrtica.

De principio a fin slo as es entendible el proyecto y el proceso de la Revolucin Ciudadana la ltima dcada- este laborioso ejercicio de periodismo crtico de Kinto Lucas nos ofrece un estupendo recurso para aproximarse en toda su complejidad a un proceso y a un proyecto que digan lo que digan, no se ha cerrado, que est en plena efervescencia aunque sean otros tiempos, otros lderes, otras batallas. __________________

Hernn Reyes: Docente de la Universidad Andina Simn Bolvar de Quito. Comunicador, investigador y analista poltico. Texto de la presentacin del libro realizada el 14 de diciembre de 2017.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter