Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-01-2018

Irn, el ferrocarril del Hiyaz y el acuerdo definitivo

Bill Law
Al Jazeera

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn Hijs.


Un ambicioso ministro del gobierno israel, un prncipe de la corona saud, un yerno de un presidente de Estados Unidos y un ferrocarril abandonado desde hace mucho tiempo. Podra ser el comienzo para establecer un eje anti-iran que en un nuevo y extraordinario giro de la historia extraiga de la chistera un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos?

El ministro es Yisrael Katz, que detenta las carteras de Asuntos de Inteligencia y Transportes en el actual gobierno israel. Est considerado como candidato principal para relevar a Benjamin Netanyahu si los turbios cargos por corrupcin acaban finalmente con el primer ministro israel.

El prncipe heredero es, por supuesto, Mohammed bin Salman (MBS) que ejerce en la actualidad una panoplia de poderes jams vistos desde los das de su abuelo Ibn Saud, el fundador del actual reino saud. MBS es tan despiadado como ambicioso segn muestra el hecho de haberse desembarazado de sus rivales al trono en tiempo rcord.

El yerno es Jared Kushner, agente inmobiliario de Nueva York nombrado asesor principal del presidente estadounidense y encargado de conseguir un acuerdo de paz israel-palestino.

El ferrocarril es la va de 1.300 km. que los otomanos construyeron en 1908 entre Damasco y Medina, el segundo lugar ms sagrado del islam. Un ramal conectaba el puerto mediterrneo de Haifa con la lnea principal a travs del Valle de Jezrel y la actual Jordania. El ferrocarril se cerr en 1920 con la cada del Imperio Otomano.

El ministro Katz est impulsando una reactivacin de una red ferroviaria de cargo como llave para estabilizar un eje anti-iran que se servira del comercio para promover una estrecha alianza entre Arabia Saud y otros Estados rabes con Israel. En entrevista reciente con el peridico canadiense The Globe and Mail, declar que Irn es el gran enemigo y aada que est muy claro que [Israel y Arabia Saud] estamos prcticamente del mismo lado... Todos los pases sunes estn en contra de Irn. Queremos un acuerdo de paz en paralelo con el avance de iniciativas de desarrollo econmico regional.

El ministro, miembro como Netanyahu del partido Likud, ya supervis la apertura de 60 kilmetros de va desde Haifa a travs del Valle de Jezrel, en el noreste de Israel, hasta la frontera de Jordania. Y a pesar de oponerse firmemente a la solucin de dos Estados ha ofrecido a los palestinos que viven en Cisjordania una curiosa zanahoria: un incentivo en forma de un ramal de ferrocarril que conectara la ciudad palestina de Yenin con la lnea principal. Si los palestinos se conectan a un sistema ferroviario todo el rea obtendr un importante impulso econmico, declaraba al peridico Haaretz.

Entretanto se ha dedicado a engatusar a MBS. Lo haca abiertamente el 14 de diciembre con una oferta para atacar las plantas de misiles iranes en Lbano. Aunque no lo hayan hecho pblico, los saudes han sido objeto de dos ataques con misiles en Riyad. Acusan a Irn de suministrar misiles de largo alcance y a los rebeldes Huzi de dispararlos desde el interior de Yemen a travs de su apoderado regional Hizbol. Una acusacin que los iranes niegan.

Katz ha elogiado al prncipe heredero saud de 32 aos diciendo que es el lder del mundo rabe y ha propuesto que sea Arabia Saud la que auspicie un nuevo proceso de paz entre israeles y palestinos. El ministro ha aadido que Israel estara encantado de participar en tales negociaciones. Y ha invitado a MBS a visitar Israel para reunirse con altos funcionarios del gobierno israel y con el propio Katz. Tal reunin, supuestamente, tendr lugar en Jerusaln, donde se encuentran el parlamento israel, el Knesset y los ministerios del gobierno.

Puede que sea ir demasiado lejos, al menos en esta etapa. An as, la respuesta oficial saud a la declaracin del presidente estadounidense Donald Trump sobre Jerusaln como capital de Israel ha sido sorprendentemente tibia si se tiene en cuenta que el liderazgo del reino ha impulsado durante varias dcadas (aunque no siempre con mucho entusiasmo) una solucin de dos Estados con Jerusaln Oriental como capital palestina.

Qued constancia de la tibieza saud en una reunin extraordinaria que MBS mantuvo a principios de diciembre con Robert Satloff, director del Washington Institute for Near East Policy . El WINEP est integrado por un grupo de expertos pro-israeles vinculado al AIPAC (Comit Estadounidense de Asuntos Pblicos de Israel), una poderosa organizacin que ejerce en Washington una intensa labor de lobby en favor de Israel.

Satloff mantuvo un encuentro de 80 minutos con MBS en Riyad, algo que hubiera sido impensable solo hace unos meses. El hecho de que la reunin tuviera lugar justo despus de la declaracin de Trump sobre Jerusaln , que durase ms de una hora, y que MBS solo mencionase Jerusaln despus de recibir indicaciones de Satloff, lo hace an ms llamativo.

Una semana despus, Satloff public un artculo en el sitio web de WINEP titulado Mohammed bin Salman no quiere hablar de Jerusaln. Deca lo siguiente:

Si no le hubiramos preguntado directamente sobre el anuncio de Trump, es posible que ni hubiera salido el tema [...] Se limit literalmente a esbozar una palabra de decepcin por la decisin del presidente, y luego rpidamente pas a hablar de que Riyad y Washington podran trabajar juntos para limitar las consecuencias y restaurar la esperanza en el proceso de paz israelo-palestino.

Ese proceso de paz parece cada vez ms un trato preparado por MBS y Jared Kushner. Se trata del llamado plan santuario por el cual se creara un nuevo Estado palestino entre Gaza y el norte de Sina. Las ciudades y pueblos palestinos de Cisjordania que han acabado ms rodeados de asentamientos israeles quedaran bajo la jurisdiccin de Jordania. Por su parte, los saudes invertiran cientos de millones de dlares para apoyar el proyecto.

El plan prev forzar un xodo de palestinos de Cisjordania, de la hacinada Gaza y de Israel hacia al Sina, desactivando as la bomba demogrfica a la que los israeles deberan hacer frente si declararan una solucin de un solo Estado con iguales derechos para todos, una democracia donde los palestinos inevitablemente se convertiran en mayora.

Declarar Jerusaln como capital de Israel es el primer paso en el gran plan para cerrar, en palabras de Trump, el acuerdo definitivo. Desde su posicin como ministro de Transportes, Katz ya ha ofrecido construir una isla artificial frente a la costa de Gaza que servira como aeropuerto y centro de transportes para el nuevo Estado.

Lo que parece que se les escapa a Katz, MBS y Kushner es que plan santuario sobrevuela la realidad sobre el terreno. Los palestinos no aceptarn las presiones mafiosas para que abandonen la lucha que sostienen desde hace dcadas por su patria. Tampoco los egipcios que viven en el norte de Sina aceptarn ser reubicados por la fuerza al oeste de Suez. Y el presidente Abdel Fatah al Sisi , que ya ha sido criticado por renunciar a dos islas para los saudes , ofrecer gran parte de la pennsula del Sina? Finalmente, dnde encontrarn los saudes, con sus problemas de liquidez, los fondos para financiar esta descabellada empresa?

Por ahora, sin embargo, el verdadero peligro sigue siendo la inquietud por la creciente influencia de Irn en la regin que podra llevar a israeles, saudes y estadounidenses a una guerra por delegacin a gran escala. Katz ya ha dado seales de que Israel est preparado para ello. Refirindose recientemente a la guerra de 2006 entre Hizbol e Israel en Lbano, dijo: Lo que sucedi en 2006 ser un picnic en comparacin con lo que podemos hacer [...] Les aseguro que devolveremos Lbano a la Edad de Piedra.


Fuente: https://www.aljazeera.com/indepth/opinion/iran-hejaz-railway-ultimate-deal-171223205737611.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter