Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2018

Entrevistra a Camille Chalmers, economista y activista haitiano
Hait siempre ha sido un mal ejemplo para determinados intereses

Cecilia Escudero
Nodal


Hait, la nacin ms pobre de Amrica. Una de las ms desiguales del mundo. Un pueblo que se muere de hambre. Camille Chalmers, que es haitiano, economista, docente universitario y militante poltico en su pas, se queja de esas frases repetidas. Asegura que es lo nico que se dice o se sabe sobre Hait y lo atribuye al aislamiento que padece esta nacin caribea. As, para Chalmers, se conocen poco -o se ocultan- las razones de fondo que explican la verdadera crisis social, poltica y econmica haitiana. Mucho menos, se habla de las responsabilidades que, sobre esta realidad, tiene la actuacin de la Misin de Estabilizacin de las Naciones Unidas en Hait (Minustah), que ya lleva once aos en el pas.

Charlmes asegura que esta operacin militar en la que participan 39 naciones (incluida la Argentina) es funcional a los objetivos geoestratgicos y militares estadounidenses, con la implantacin de una base militar en el Caribe, cubierta por el manto de la ayuda humanitaria.

En esta entrevista, este miembro del partido haitiano Races Campo del Pueblo explica la puja de intereses que dominan el paisaje poltico local y regional, y enumera los desafos de esta nacin caribea, que llev a cabo la primera revolucin de Amrica Latina, una de las ms radicales hecha por negros esclavos.

A cinco aos del terremoto, cmo describe el panorama social y poltico de su pas?

Hace tres dcadas se desarrolla un enfrentamiento entre dos modelos de pas. Uno es el proyecto del movimiento social y popular, el que derroc a la dictadura de Jean-Claude Duvalier en 1986. ste tiene el objetivo de construccin de un pas democrtico, que transforme las actuales estructuras de desigualdad, opresin, exclusin y dominacin que fueron conformadas desde 1915, con la primera intervencin militar de EEUU. Frente a esto, se contrapone el proyecto del imperialismo norteamericano, sumado al de otros imperialistas y a la oligarqua haitiana, quienes intentan mantener el status quo. Para ello, se perpetraron tres grandes intervenciones militares: en 1994, con el regreso de Jean-Bertrand Aristide; en 2004, con el establecimiento de la Minustah; y en 2010, con la excusa de terremoto.

Cul es la situacin de los movimientos sociales?

En todo ese perodo, se propici un proceso de corrupcin de las organizaciones populares, de cooptacin e instrumentalizacin del movimiento, especialmente, mediante el accionar de una ola de ONG provenientes de EEUU y de Europa que se instalaron en el pas. Pero, aunque lograron desviarlo de gran parte de sus grandes objetivos, no pudieron frenar el movimiento social, que sigue en pie.

El actual presidente Michel Martelly terminar su mandato este ao. Qu balance hace de la gestin?

Martelly accedi al poder mediante un proceso fraudulento y manipulado, sumado a una muy baja participacin del electorado. El presidente representa a lo ms atrasado de la oligarqua haitiana. Form parte de las fuerzas conservadoras locales muy ligadas a EEUU que perpetraron el golpe contra Jean-Bertrand Aristide. Martelly est entre quienes quieren mantener el status quo de la brutal desigualdad en la distribucin de los ingresos. Adems, ha gobernado negando la Constitucin de 1987, hija de todo el proceso previo de luchas democrticas. Durante todo su mandato, no convoc a elecciones legislativas, ni de ningn tipo. Cre una situacin de vaco poltico e institucional muy grave. Pero no es casual, forma parte del plan de retroceso poltico para anular conquistas democrticas. Durante estos ltimos cuatro aos, el gobierno de Martelly ha sido aplaudido por EEUU, Francia y toda la llamada comunidad internacional, representado en el pas por la Minustah. Este hecho refleja la fuerte alianza entre las fuerzas conservadoras locales e internacionales.

MODELO PARA ARMAR

Usted mencion dos modelos de pas. Cmo describe sus diferencias?

Con las organizaciones sociales, trabajamos para la construccin de una alternativa que rompa totalmente con el modelo social y econmico totalmente dependiente y donde el rol principal de Hait en la divisin internacional del trabajo es suministrar mano de obra barata a la industria capitalista regional. Los haitianos y haitianas se ven obligados a trabajar en otros pases en condiciones psimas. Se trata de un modelo capitalista raqutico, caracterizado por una violenta exclusin de las masas. As, se constituy un Estado que funciona sobre esa exclusin y que sirve a los intereses de una capa oligrquica muy limitada. El grueso del pas est totalmente afuera de los servicios educativos, de salud pblica, etctera. Un Estado neocolonial constituido en la contrarrevolucin y alimentado por el permanente racismo contra Hait, que siempre ha sido visto como un mal ejemplo. Frente a esto, tenemos que generar nuevas relaciones de produccin y un nuevo modelo cultural.

Si la pobreza es funcional al actual modelo, cmo impact el terremoto registrado en 2010?

Estimul la fabricacin de pobreza y, por lo tanto, la hemorragia permanente de mano de obra. Cabe destacar que uno de los grandes legados de la revolucin antiesclavista fue que la tierra qued en manos de los campesinos. Por ello, en la actualidad, una de las ofensivas ms importantes es el intento de quitarles la tierra a los campesinos para transferirla a las multinacionales. Se aprovechan de Martelly y de la coyuntura post sismo. Despus del terremoto, se observa una penetracin y avance del capital sobre todo en reas econmicas como la minera, el turismo de lujo, las exportaciones agrcolas, as como la constitucin de una zona franca. Respecto de la minera, se confirm que en Hait hay yacimientos muy importantes de metales como el oro y la plata, entre otros. Actualmente, en el norte del pas, nueve empresas estn instalando industrias mineras.

Y cul es la situacin de la industria del cultivo de arroz? El ex presidente estadounidense Bill Clinton hizo un mea culpa sobre la destruccin de esta actividad en Hait.

S, su gobierno impuso a Hait bajar los aranceles de importacin del arroz estadounidense, pero cuya produccin local s estaba y est subvencionada. Actualmente, se siguen aplicando las mismas polticas neoliberales que llevaron a la quiebra a la industria del arroz en mi pas, lo que implica un sabotaje permanente al modelo de vida campesino y que socaba toda chance de soberana. En la dcada del 70, Hait autoabasteca su consumo de arroz, producto esencial en la dieta nacional. En cambio, actualmente, importa el 82% de EEUU. Para peor, es un arroz de baja calidad en comparacin al nuestro. Por otro lado, la invasin de productos alimentarios importados ocurre en un contexto donde el hambre aumenta. Tenemos 3,8 millones de habitantes, de un total de diez, en situacin de inseguridad alimentaria, cuando existen reservas de productividad muy importantes en la economa campesina.

Actualmente, la industria textil es el principal generador de divisas?

S, casi el 80% de los ingresos de divisas proviene de esa actividad. El resto se completa con caf, un poco de mango, cacao y artesanas. Adems, el pas recibe casi dos mil millones de dlares de transferencias por remesas de la dispora haitiana.

Qu rol geoestratgico considera que juega actualmente el Caribe?

No es casual que en la regin est el ejrcito francs, el britnico, el holands, el norteamericano, entre otros. Y, ahora, tambin est la presencia de China con la construccin del canal interocenico. As que hay una concentracin de fuerzas impresionante para unas pequeas islas. Ocurre que adems de ser un punto geogrfico clave para el comercio global, el Caribe tiene recursos naturales muy importantes, una notable biodiversidad, incluso en Hait a pesar de la deforestacin masiva que ha sufrido. Por otro lado, el Caribe presenta dos grandes proyectos contestatarios, que son Cuba y Venezuela. Y, si se observa el mapa, Hait est exactamente ubicado entre ambos pases.

Le gustara que Hait adoptara un modelo de caractersticas similares al venezolano, por ejemplo?

No creo que un pas pueda copiar modelos, ms bien debe inventar el propio. Pero, s podemos inspirarnos en algunos xitos y elementos muy interesantes del modelo bolivariano en Venezuela. Hait integra el Petrocaribe y eso explica que no haya un desplome de su sistema financiero. Y con Cuba tenemos una cooperacin muy interesante y fructfera.

EL ROL DE LA MINUSTAH

Usted tiene una posicin muy crtica respecto de la Minustah. Cmo la explica? Cul es el balance?

El balance es totalmente negativo. Ninguno de los objetivos de la Minustah, establecidos en la resolucin de la ONU, se cumpli. La ocupacin militar empeor, en todos sus aspectos, la crisis institucional del pas. Actualmente, hay nuevas formas de inseguridad ciudadana que estn muy ligadas al trfico de drogas, cuyo flujo por el pas ha aumentado entre 2004 y 2015 a pesar del sofisticado equipamiento de control que tiene la Minustah. Sin ir ms lejos, el 12 por ciento de la cocana que consume EEUU transita por la isla, lo que da un indicio de la connivencia y del peso del sabotaje a las instituciones democrticas. Por otro lado, la Minustah particip de las maniobras fraudulentas para imponer a Martelly. Y la gente perdi la confianza en el sistema electoral. Asimismo, esa fuerza militar no hace nada frente a las permanentes violaciones a los derechos humanos que padecen los haitianos en la frontera.

Se refiere a cuando son repatriados por Repblica Dominicana?

S, muchos son deportados sin respeto por su dignidad humana, mientras que la Minustah, presente la frontera, ni siquiera emite un comunicado. Pero no todo termina ah. Miembros de la Minustah protagonizan ciclos permanentes de violaciones contra mujeres, nios y nias haitianos. Uno de los casos ms conocidos fue el cometido por tropas uruguayas. O las violaciones sistemticas de mujeres de una favela por parte de 118 soldados de Sri Lanka, que cuando regresaron a su pas no fueron sometidos a ningn proceso judicial. Tambin, hay que recordar que, en un comienzo, los militares de la Minustah se instalaron en universidades y liceos, desalojando a los alumnos que no pudieron seguir sus estudios. El ejrcito brasileo ocup un campus universitario durante ms de cinco aos, en un pas que tiene un dficit de infraestructura universitaria. Entonces, en Hait impera una cultura de la impunidad, que tuvo su expresin ms caricaturesca y trgica con la propagacin del clera, cuya responsabilidad recae en el conjunto de la Minustah.

Qu opina de la participacin de pases de Amrica Latina en la Minustah?

Es una vergenza y es my doloroso. Se observa una complicidad con la dominacin imperialista y es una consecuencia de los lmites polticos e ideolgicos de esos gobiernos latinoamericanos. Porque EEUU necesitaba nuevas formas de presencia militar en la regin, pero saba que era muy difcil justificar una invasin de tropas norteamericanas. Entonces, se justific la operacin con el lenguaje manipulador de la ayuda otorgada por una fuerza multilateral de 39 pases, que dicho sea de paso es ms econmica. Aunque la comandancia est en manos Brasil, los oficiales del Norte juegan un papel decisivo en el Estado Mayor. En este contexto, influye el aislamiento de Hait. La gente no sabe qu est pasando en el pas. La nica imagen conocida es muy negativa, la de un pueblo que se est muriendo de hambre. La propaganda oficial instala la idea de que las tropas realizan un trabajo humanitario, lo cual es totalmente falso. Esto no podra ocurrir en ninguno de los pases de la regin porque hay mucho ms conocimiento y flujo de informacin.

Usted mencion la frontera. Cmo es la relacin con Repblica Dominicana, en momentos en que su gobierno planea deportar a miles de haitianos?

A pesar de que en estos ltimos aos ha habido actos de racismo preocupantes, entre los dos pueblos predominan relaciones de amistad, de convivencia. Pero las oligarquas de ambos pases siempre trabajan para crear enemistad. De hecho, en Repblica Dominicana el racismo anti haitiano es parte del discurso pblico de la clase dirigente. El actual presidente, Leonel Fernndez, sigue esta lnea al igual que lo hicieron los ex mandatarios Joaqun Balaguer y Rafael Trujillo. En este momento, estamos viviendo una situacin inusual y escandalosa. En 2013, el Tribunal Constitucional del pas vecino decidi desnacionalizar a 250 mil dominicanos de origen haitiano, es decir, hijos de haitianos pero que nacieron en Repblica Dominicana. Actualmente, pesa sobre ellos la amenaza de expulsin. Hay que tener cuidado que esto no sea otra estrategia de desestabilizacin del proceso electoral que se avecina en Hait. Porque hay muchas fuerzas internas y externas que prefieren ir a un periodo de transicin para poder cambiar el rgimen poltico y la Constitucin del 87 en vez de llamar a elecciones.

Recientemente, el presidente de Francia, Franois Hollande, visit Hait y prometi ayudar a su ex colonia gala. Sin embargo, muchos haitianos esperan el reembolso de la deuda que el pas contrajo hace dos siglos para obtener su independencia. En qu medida es posible?

Desde el punto de vista jurdico se puede avanzar en el reclamo. Tras la independencia, Francia impuso a Hait una deuda de 150 millones de francos oro que tuvo que pagar durante 100 aos y significaba el 68 % del presupuesto anual del Estado. Se trat de una suerte de indemnizacin que se le dio a los antiguos dueos de esclavos y plantaciones. Y como en Francia la esclavitud est declarada como crimen contra la humanidad es una causa que no prescribe. Por tanto, Hait tiene derecho a reclamar. Sin embargo, no es fcil. Depender de la correlacin de fuerzas polticas. Sin duda, todo esto tuvo consecuencias nefastas para el desarrollo del pas.

Camille Chalmers, economista, profesor, representante de la Plataforma para el Desarrollo Alternativo de Hait (PAPDA), integrante de la red CADTM- AYNA.

Fuente: http://www.nodal.am/2015/06/camille-chalmers-economista-y-activista-haitiano-exclusivo-para-nodal-haiti-siempre-ha-sido-un-mal-ejemplo-para-determinados-intereses/

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter