Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2018

Ms que un plagio, un texto

Nino Gallegos
Rebelin


Ms que un plagio-un texto relacionado con lecturas de Noam Chomsky, porque ltimamente l se-nos est dirigiendo a nosotros las respuestas que siempre queremos interrogar y obtener de su experiencia con el ser humano y la condicin humana, porque hasta la sabidura social se cansa como la savia natural necesita regenerarse cuando del mundo de arriba, del cielo de en medio y de la tierra de abajo se tratan con los complejos industriales humano y militar, as como de los provincianismos, los nacionalismos, los cosmopolitismos y los populismos que no dejan de ser y hacerse los totalitarismos en una geopoltica local y global: unos atados a sus atavismos y otros esclavizados a sus esclavismos, porque es demasiado actual para ser humano y ajeno, realidad demasiada extrema para ser crmenes de lesa humanidad, y que por ms que generemos el cambio climtico, nos atrae y consume el consumismo, regurgitndonos en basura y en desechos de comida sobreabundante, llenndonos y vacindonos al mismo tiempo en un espacio ganado al todo y a la nada.

Muerto Dios, corrompido el Hombre.

Acabadas las Ideologas, lo nico que-nos-queda es el Estilo de Vida del Consumismo en el Capitalismo de Lujo y Funeral.

Cuando se dio la crisis econmica y social griega, no la dejaron pensar y resolver su propia crisis, democrticamente, aunque haya sido la creadora de la Democracia.

Cuba no deba ser y hacerse comunista y se declar comunista marxista-leninista, y, al tiempo, se hizo ms socialista que comunista.

El destino manifiesto de las dos naciones es lo que actualmente se piensa y desea de ellas: visitarlas como turistas, para contemplar la Democracia y la Revolucin como una instalacin museogrfica, mvil y viviente: la democracia griega y la revolucin cubana como referentes del pasado y el presente, no satisfaciendo lo suficientemente con lo que se ve y vive real, econmica y socialmente en Grecia y en Cuba a travs de la mirada turstica, el griego y el cubano, siempre han estado entrecruzados con el arte y la cultura en la danza, la msica y la poesa, no como quieren que se vean en lo extico del turismo cultural, sino como son en la tradicin y la modernidad, la identidad y la pertenencia, de lo nuestro es de todos.

Algunos dirn que los griegos y los cubanos no viven segn la democracia y la revolucin, como tampoco los rusos con el comunismo, los norteamericanos con el capitalismo y los chinos con el comunismo-el capitalismo, trazndose una zanjadura dialctica en el ser humano y en la condicin humana: unos viven el capitalismo de lujo y otros viven el capitalismo funeral en el mismo mundo de arriba, en el mismo cielo de en medio y en la misma tierra de abajo.

Cuantitativa y cualitativamente la igualdad es la desigualdad econmica y social porque nada, nadie y alguien, en el tercer mundo, podemos decir que con la democracia representativa vivimos los que viven en el primer mundo, porque ni los del primer mundo viven como se dice que se vive, siendo la diferencia la calidad de vida con la cantidad de vida desperdiciada y paria en el primer y en el tercer mundo del complejo industrial humano.

Viniendo de donde vienen la democracia y la revolucin con el nacionalismo revolucionario ante el capitalismo y el complejo industrial militar norteamericano, los procesos electorales y los movimientos sociales armados o no, siguen siendo las vas a un cambio para cambiar civil y/o radicalmente, siempre y cuando, se tenga a la vista la cooptacin y la corrupcin con los esquemas del sicariato econmico en la intromisin-la intervencin de elementos disuasivos, distractivos e invasivos en las an economas dependientes del capitalismo norteamericano, as como Grecia en la supuesta Comunidad Europea y Cuba en Made in USA-America First.

La rebelin social y la liberalizacin econmica, si no conocida por tratar de ignorarla, es la realidad por la rebelda del EZLN en Los Caracoles, ni tan lejos de Grecia ni tan cerca de Cuba, y se puede imaginar que Grecia casi es una isla, Cuba es una islita, y, Los Caracoles un archipilago tierra, selva y montaa adentro: all y all se ve y se vive mandando y obedeciendo comunal y comunitariamente porque hay alimentacin, salud y educacin como en la democracia griega y en la revolucin cubana.

Los Caracoles, ni siquiera es una utopa: es una realidad social y econmica, que se basta y se abastece con ella misma y con ellos mismos, las mujeres, los hombres, los ancianos y los nios.

Es posible la rebelin social con la liberalizacin econmica en pases del tercer mundo cuando se les ha catalogado como pases emergentes, urgentes e insurgentes?

Pinsese en tres pases con esas caractersticas, y veamos si es posible, y por si acaso hay uno y tres a la vez, la esperanza de ms vida est en la incertidumbre de ms muerte, porque la impiedad del mundo de arriba quiere que a travs de en medio del cielo, la tierra de abajo siga siendo la puerca tierra del capitalismo con el complejo industrial militar sobre el complejo industrial humano.

Mxico, el pas de las sombras espectrales, es tan emergente como urgente e insurgente. Negarlo es una aceptacin, tcita y evidente, al negacionismo, siendo al mismo tiempo y al mismo espacio una guerra-una derrota a regaadientes y armada hasta los dientes con la Ley de Seguridad Interior, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos entre las paredes y las calles con sus crditos y descrditos numerarios por los daos colaterales y las ejecuciones extrajudiciales.

Cuando se ha llegado a un altogrado de complejidad tecnocientfica, pareciera que la simplicidad se reajusta al sentido comn de la vida con una atenta observacin ms vital y orgnica que vitalista y funcionalista, aunque la gente y los dems cada vez ms nos separamos de los otros y de nosotros, marcando las preferencias y las diferencias con un egosmo y un cinismo que solamente vistas((os) y sentidas(os) en la indiferencia y en la indolencia sociales, se puede pensar y sopesar que a este pas (de y en) las sombras espectrales nos lo estn y nos lo estamos llevando sobre el suelo y la sangre de los muertos, los desaparecidos y los desplazados.

La anormalidad en la normalizacin de la violencia, el crimen, la corrupcin y la impunidad, en el pas de las sombras espectrales, es vernos y sentirnos ms que impotentes, prepotentes, en los actos y en los hechos de intelectualizarlos y conceptualizarnos para generar una atenuacin fctica y meditica y dejar que sean los pensamientos y las palabras que se acomoden al mueblaje y al decorado en que la prepotencia sea el tema especial, y no, el asunto pblico y el problema social, discriminando y criminalizando lo que est contra el Estado y el Estado est de parte de esa prepotencia, en el vaco mismo, del Estado con sus afluentes y agentes distractivos para que la normalizacin sea la cobertura de lo que entre un sexenio presidencial termine y otro comience en un presente futurizado con lo subsecuente de la consecuencia: borrn y cuenta nueva.

La portabilidad de la portatilidad con la conciencia metida en el Smartphone de nuestras das, noches, medianoches, madrugadas, amaneceres, maanas, mediodas y tardes plenas y vacas en la incompletud con los crepsculos de la decadencia occidental, nos empuja(n) al precipicio abismtico de un profundo pozo negro que viene desde arriba en el mundo y traspasa por en medio del cielo para serse y hacerse abajo en la tierra, donde el excavamiento y el socavamiento es contencin y retencin de los pensamiento y las palabras, los actos y los hechos humanos, infrahumanos y pos(t)humanos.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter