Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-01-2018

Venceris, pero no convenceris

Juan Rosales
Rebelin


Esta frase lapidaria y profunda la espet Miguel de Unamuno, escritor, filsofo, rector de la Universidad de Salamanca, al general fascista Jos Milln-Astray, fundador de la Legin militar sublevada contra la Repblica espaola, presente junto a la esposa de Franco, obispos, catedrticos, empresarios y tropas falangistas en el acto celebratorio del "Da de la Raza", en medio de gritos de exaltacin nacionalista, imperial y de cruzada antipopular y antidemocrtica, en la universidad salamantina, el 12 de octubre de 1936.

Unamuno comenz su breve alocucin diciendo" Ya s que estis esperando mis palabras, porque me conocis bien y sabis que no soy capaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir. Y quiero hacer algunos comentarios al discurso, por llamarlo de algn modo, del general Milln Astray...", quien haba increpado al rector a los gritos de Abajo la inteligencia! y Viva la muerte!, vitoreado por los falangistas presentes. Y Unamuno prosigui: "Venceris porque tenis sobrada fuerza bruta, pero no convenceris. Para convencer hay que persuadir y para persuadir necesitis algo que os falta: razn, derecho en la lucha. No puede convencer el odio que no deja lugar a la compasin, ese odio a la inteligencia, que es crtica y diferenciadora, inquisidora..." Y sali del aula, escoltado, fue a poco cesado por Franco y muri recluido y solitario tan solo un mes y medio despus.

En esta frase, en su expresin tan ardiente y emotiva y en su sentido implcito, podemos rescatar alguna enseanza para comprender no slo lo que ocurri ayer noms, sino lo que sucede en nuestro tiempo. En primer lugar, la complejidad y encarnizamiento que adquiere la lucha por el convencimiento de los pueblos, que es decir por el destino mismo de la humanidad. Porque el fascismo, la contrarrevolucin capitalista, no se bas slo en armas, en violencia represiva, sino que trat tambin, y lo logr en gran medida, convencer y atraer a grandes sectores sociales, de subordinarlos a una ideologa de odio racial y social,de egosmo y desprecio de lo humano, de sacrificarlos en su propio inters expansivo, saqueador y belicista.

En qu se diferencian las formas actuales de dominacin ideolgica y cultural del capitalismo neoliberal? Por supuesto, han aprendido a elaborar y utilizar tcnicas mucho ms sutiles y globales, de persuasin y convencimiento, para lograr una base de masas que sustente, activa, electoral o pasivamente sus intereses de clase. Utilizndolas, es que no sigue gritando el poder dominante  Abajo la inteligencia!, cuando asfixia la cultura nacional, vaca la educacin pblica y la mercantiliza, clausura el Conicet y la investigacin cientfica, persigue el pensamiento crtico y popular...? No clama el poder oficial Viva la muerte! cuando impone sus polticas siniestras de ajuste, de saqueo a los jubilados, condenados a la muerte prematura, de despidos y exclusiones, de contaminacin venenosa, de persecucin genocida de las y los inmigrantes, originarios y empobrecidos, de miseria y represin incesantes?

Saludemos al viejo maestro, su dignidad intelectual, tica y humanstica, su confianza en el esfuerzo y la conciencia humana y en que no sern las armas militares, econmicas o ideolgicas las que finalmente podrn aniquilar "la razn, el derecho en la lucha", es decir la resistencia, la rebelin, la creatividad cultural y emancipadora de los pueblos.

Juan Rosales, profesor honorario de la Universidad de Buenos Aires. Director de la Ctedra Americanista de la UBA, con sede en la Facultad de Filosofa y Letras, escritor y periodista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter