Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2018

Per
Los demonios del fujimorismo

Csar Zelada
Rebelin


La foto del patriarca Fujimori con sus cuatro hijos (y los dos polticos flanquendolo), son una expresin de que al menos, para la pose, el jefe, ha impuesto la unidad poltica-familiar respecto al indulto. Pero como sealamos anteriormente, esta unidad familiar ser muy compleja y dialctica.

Y es que la forma en que PPK dio el indulto a Fujimori (de connotacin ilegal segn las organizaciones de DD.HH.) ha sido criticada por tirios y troyanos, generndole ms volatilidad y aislamiento al gobierno (que dicho sea de paso estuvo suspendido en el aire dos semanas sin nombrar nuevo gabinete), con la toma de las calles por el movimiento antifujimorista, que tiene como principal componente la participacin de decenas miles de jvenes universitarios (que demandan que se vayan todos los corruptos, Fuera, fuera PPK y nueva constitucin), pero que tambin tiende a agudizar las contradicciones al interior del movimiento fujimorista.

Por ahora, al ex dictador no le conviene que la administracin PPK caiga sino todo lo contrario, darle estabilidad. Por eso les ha exigido a sus hijos Keiko y kenyi cerrar filas para enfrentar el enemigo externo.

No obstante, a su hija Keiko, no le conviene la estabilidad de PPK y la consolidacin de su alianza con Alberto Fujimori (AF), porque por un lado, le puede traer ms problemas ya que se habla de, aproximadamente, 10 congresistas ms, que estaran dispuestos a seguir los pasos de los 9 disidentes que articul su hermano Kenyi para evitar la vacancia del presidente de la Repblica. Y por otro, porque mientras ms tiempo pase, ms tiempo hay para que sigan los destapes de Odebrecht, sus congresistas sean acusados de corrupcin, y de esa forma, se desgaste ms su magullado liderazgo (y la faccin Alberto-kenyista socave desde adentro su prestigio).

El propio en reo de la DIROES anunci desde la clnica que colaboraran con el gobierno de PPK. Y varios congresistas keikistas, que despotricaron del lder histrico, ahora, o estn en silencio o declaran que ya no van a participar de la mocin de vacancia que present de nuevo el izquierdista Frente Amplio. Pero a la misma vez cuestionan la forma y el momento inadecuado en que se dio el indulto (el vdeo de la pelea de Miki Torres con Kenyi puede expresar que la estrategia de Keiko era lograr el indulto de su padre vacando a PPK y ganando ella la presidencia a travs del adelanto de elecciones como plebiscito del indulto).

Pero ah no queda la cosa. El ex reo, dando luces de querer hacer poltica, ha mandado tuits diciendo que, Seremos un pas en el que se recupere la seguridad y se elimine la violencia. Estas metas se podrn cumplir si los intereses particulares y oportunismos se dejan de lado. Unidos podemos lograrlo!, (El Comercio, 08/01/18), lo cual perjudica polticamente a su hija Keiko. Es por esta razn que un consejero del fujimorismo como Pedro Tenorio escribi, Qu es lo que ms conviene aqu: separacin o entendimiento?... Desde un punto de vista elemental, la unin familiar hara la fuerza: divididos solo disputan un espacio comn en beneficio de sus adversarios de turno (ayer PPK. Y maana?) Al parecer, Fuerza Popular va camino a la divisin, dejando fuera a Kenji y a Alberto ,( Keiko y la nave del olvido, El Comercio, 09/01/17).

No cabe duda de que de la vacancia a PPK hemos pasado a una agenda donde todos los analistas tratan de desentraar las contradicciones del fujimorismoy se preguntan en que desembocar esta juego de tronos?Por su lado, otro analista como Enrique Bernales, tratando de caracterizar al fujimorismo, redact, Estimo que fue all, en el Chino, chino de calles y plazas, que naci el fujimorismo, con toda su carga de populismo asistencialista y tambin de autoritarismo. Porque a Fujimori le perdonaron el fujishock, el olvido de su promesa de cambio social, la apertura hacia el neoliberalismo y el golpe de Estado de 1992, carente de toda justificacin pero que fue respaldado por el 80% de la poblacin Aqu estamos con un Alberto Fujimori que, al cabo de 30 aos, libre, en prisin o indultado, sigue siendo un referente protagnico de poder poltico en el Per, (Los Fujimori, El Comercio, 08/01/18).

A lo que habra que agregar que fue un movimiento de caractersticas fascistas ya que, con el discurso de luchar contra el terrorismo, aniquil a dirigentes sindicales y aprob leyes antilaborales, como parte de las reformas neoliberales que le permita la constitucin golpista de 1993 y que colocaba al Estado como mero promotor de inversiones (cuando antes era administrador) dejando todo a la ley de la oferta y demanda.

Pero adems el fujimorismo logr posicionarse en un sector significativo de la poblacin porque fue un movimiento populista de derecha que, por un lado, construy infraestructura, colegios, regalaba ropa a los agricultores, derrot el terrorismo individual de los grupos armados, super la inflacin dejada por Garca, etc. y por otro, porque basaba su poder en la crisis del sistema de partidos polticos (de derecha e izquierda), erigindose como el salvador de la nacin, tanto as que los mismos partidos que lo sucedieron cuestionaron las formas autoritarias del gobierno fujimorista, pero no la esencia: La constitucin neoliberal como expresin del sistema.

Es por estas razones que Keiko, abandonada por la familia, se convirti en la lideresa del movimiento fujimorista siendo congresista en el 2006 con 602,869 votos por la circunscripcin de Lima, para luego en el 2011, como candidata presidencial, conseguir 7,937,704 votos (48.54 %), y el 2016, obtener 8,555,880 votos ( 49.88 %), perdiendo a las justas contra PPK.

Segn la ltima encuesta de Ipsos para El Comercio, Kenji tiene un 32% de aceptacin y Keiko 29%. Si lograran superar las contradicciones internas obtendran el 61% de votos y ganaran las elecciones. Pero esta unidad es una quimera por ahora. Curiosamente, los nicos que pueden darle una perspectiva unitaria al fujimorismo, es su enemigo (el movimiento antifujimorista), si es que se convierte (en un desborde popular con conatos de guerra civil), en un peligro para sus intereses polticos. Pero mientras tanto, las lanzas y dagas de un bando a otro van a continuar.

Aunque en partidos con un fuerte contenido de caudillismo siempre pesa ms el liderazgo del fundador, AF debe estar preocupado en cmo lidiar con una hija (hecha a su imagen y semejanza), que fue su primera dama a temprana edad (y a quien convenci de ser cmplice de las torturas a su mam), y que abandon cuando tuvo que fugar a Japn para salvar su pellejo de la revuelta popular de los 4 Suyos.

Mientras que, por otro lado, su hijo Kenyi, envalentonado por la victoria del 21/D, por un lado, a pedido la cabeza del crculo de confianza de su hermana (Ana Vega y Pier Figari),y por otro, est movilizando a sus bases para el 12 de enero, para hacer una demostracin de fuerza perfilndose como candidato presidencial para el bicentenario. Tal vez es en vista de esta probable perspectiva, que Keiko, no haya cedido las cabezas de su crculo de confianza (que nombraron a los coordinadores regionales para las prximas elecciones locales), y ms bien apuntale la sancin contra los 9 congresistas disidentes, lo cual hace ms complejo la superacin del impase interno fujimorista.

As las cosas, la dinmica de la pugna por el poder dentro del movimiento fujimorista, puede durar un tiempo, antes de llegar a un acuerdo opor el contrario llegar ahora a un acuerdo temporal mientras que se vaya desgastando el nuevo aliado poltico de AF y Kenyi en palacio de gobierno.

Keiko pelear por mantener su poder (y a su entorno de confianza a su lado) a la misma vez que coquetear con su Pap y hermano cuando el escndalo Odebrecht la involucre ms; mientras que Kenyi amenazar con jalar a ms congresistas provincianos que se sienten maltratados por la Mototaxikeikista a la misma vez que le lanzar guios a Keiko si es que se reaviva la investigacin de narcotrfico contra l; y AF, con sus propias contradicciones internas de jugar a seguir siendo el candidato y el salvador de la nacin (para lo cul debe estar rearticulando sus fuerzas burguesas, polticas y populares), y a la misma vez velar por su libertad sin hacer poltica.

Estos son los demonios del fujimorismo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter