Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2018

El independentismo y la izquierda en Catalua

Jos M. Torres
Rebelin


Las elecciones catalanas han puesto al descubierto una importante prdida de influencia de PODEMOS en Catalua en solo un ao. Una primera explicacin de este bajn podra estar en la crisis que ya haba abierto a lo interno y que no se explica nicamente por la actitud del anterior Sec. Gral que ya dimiti. Los datos de las elecciones precedentes revelan que haba crecido el independentismo en muchos de los adscritos cuando sopl el viento a favor de la DUI, como rechazo a la ola de represin desencadenada por la aplicacin del 155. El precio pagado por alinear la poltica catalana de Podem a la estrategia electoral general del partido estra en esa prdida de votos.

Haba mucho votante cataln de PODEMOS que tena su corazn puesto en la independencia. La propuesta oficial de reconocer el derecho a la autodeterminacin (derecho a decidir), mediante un Referndum pactado y votar No a la independencia en esa consulta, fue desdibujada y marginada, durante la campaa, impidiendo una reflexin serena, donde predominaron los factores ms emocionales provocados por la aplicacin del 155. Puesto que los hechos posteriores han mostrado que la DUI no era viable, ahora lo es mucho menos. Si examinamos las tendencias del voto en los ltimos 10 aos, vemos que no son nada favorables al crecimiento del independentismo, con lo que la hoja de ruta marcada por Catalunya en Com Podem, sera la ponderada y podra contar, en el futuro, con el apoyo de amplios sectores catalanes, como ocurri en las Elecciones generales de 2015 y 2016.

Esta reaccin emocional, libertaria y movilizadora de rechazo cvico a la represin brutal, a la judicializacin de la poltica, al descabezamiento del Govern y el encarcelamiento de los lderes con mayor popularidad se extendi por amplios espacios del pueblo cataln ms all del independentismo e incluso de otros sectores populares minoritarios en el resto de Espaa, influido en gran parte por el sentimiento republicano de la rebelin catalana. Con ese viento a favor el independentismo/republicanismo gan muchos apoyos y facilit el rechaz a la opcin electoral presentada por Catalunya en Com Podem con perdida de muchos miles de votos. Transcurrido un tiempo y una vez agotado el estado emocional de repulsa, esa prdida podra ser coyuntural y el partido podra conseguir recuperar a esos miles de votantes perdidos una vez que las aguas vuelvan a su cauce.

Como puede verse en la evolucin recogida en el CUADRO adjunto, de las 6 ultimas elecciones, se aprecia que el voto independentista es mucho alto en las Elecciones Autonmicas que en las Elecciones Generales, pero con tendencia a una perdida de su influencia, en ambos casos, a medida que pasa el tiempo. En efecto en las Elecciones Autonmicas podemos ver la evolucin del independentismo marcada por un 51,58% (2012), un 49,81% (2015) y 48,25% (2017) y en las Generales se pasa del 39,64% (2011) al 32,46% (2015) y al 33,08% (2016). Esta tendencia marca a la larga la inviabilidad de una Independencia de Catalunya y solo podra invertirse si el Gobierno central cometiera la torpeza de seguir adoptando una poltica opresiva sobre esta comunidad nacional. Se hace necesario pues buscar un estatus para este territorio nacional, donde se regule un mejor trato de Catalua por un Gobierno central y encontrar el punto de equilibrio en el reparto de los tributos catalanes, que son el quid de la cuestin para alcanzar un Estado Federal Republicano. Lo mismo para cada Comunidad Autonoma, considerando que la Comunidad del Pas Vasco y Navarra disponen ya de un sistema tributario propio articulado al Estado central, que podra ser modlico para ser aplicado a la nacin catalana.

Buscar este punto de equilibrio es la tarea mas complicada y requiere un nuevo diseo para el Estado espaol cuyo rompecabezas autonmico no puede articularse bajo las pautas emanadas del rgimen del 78.

Una segunda tendencia que se observa en el CUADRO es que el voto de las izquierdas (incluyo a PODEMOS a partir de 2015) tambin desciende en las Autonmicas (26,23%, 22,62% y 21,67%, aos 2012, 2015 y 2017) y sin embargo suben en las Generales (37,83%, 42,27% y 41,88%, aos 2011, 2015 y 2016) [Estos % est referidos a la suma de votos de los partidos que acceden al parlamento], aunque en esta tendencia ltima de las Generales de 2016 se haya producido en un escenario de irrupcin de PODEMOS que difcilmente se volvera a dar.

Una tercera tendencia es el estancamiento del PSC , tras una importante sangra en las Generales de 2015. As, obtiene el 29,01% (2011), pero baja al 16,41% en las Generales de 2015) y se estabiliza en el 16,61% en las de 2016, mientras que en las Autonmicas no logra crecer pasando del 15,56% (2012) al 13,29% (2015) y finalmente al 14,10% en 2017.

Por otra parte la irrupcin de PODEMOS en el escenario cataln en las autonmicas de 2015, logra 366.494 votantes provenientes de la disolucin de ICV ( sin lograr arrancar votos significativos del PSC), sin embargo en las Generales de 2015 logra 927.940 votos, que provienen de los votantes del PSOE cataln, que ha pasado de tener en 2011 (Generales) 922.547, a 589.021 en las del 20 de diciembre de 2015. Esta sangra de votos alarm al PSOE, pues supuso una prdida de 336,526 votos, un descenso del - 63,85%, descenso que prosigui en las generales de 26 de Junio con 558.033 votantes. Esto en Catalua. La tendencia del PSC es de declive debido a que tiene que seguir la disciplina centralista de Madrid, cuando es un partido con cierta identidad catalanista. Las tensiones entre Iceta y Snchez lo revelan.

Es patente que de los 848.526 votantes de PODEMOS alcanzados en las Generales 2016, una parte se radicaliz y vot independentismo en las Autonmicas de 2017. La confrontacin entre ese sector que llamamos emocional y las posiciones ms sopesadas de la Direccin estatal del partido, quedaron expuestas en el conflicto con el anterior Secretario General Albano Dante Fachin, que se enfrent a la visin estatal y que explica tambin la defeccin de los muchos votantes de PODEMOS que no podan votar las listas de Catalunya en Com Podem. Pero pasada la euforia de la DUI, PODEMOS estara en muy buena posicin para recuperar muchos de esos votantes, dando el declive del independentismo radical, que no supone para nada prdida de identidad catalana, que podra aceptar muy bien la oferta de una Republica de Republicas.

Sin embargo, si se me permite, dira que existe un dilema en PODEMOS debido a debilidades propias fruto de su nacimiento espontneo. Nos atreveramos a sealar tres carencias estratgicas esenciales: una primera procede de la falta de identidad ideolgica propia que cohesione el partido (Podemos est en reflujo y ya no se podr cohesionar en base a la ilusin de tocar poder a corto plazo); la segunda sera la falta de acumulacin de fuerza organizada por sus contradicciones orgnicas y los problemas de los Crculos que excluyen a muchos activos y la tercera se centrara en un vaco de sentido internacionalista, que favorece la deriva endogmica nacional, impidiendo dirigir la evolucin histrica de un pas como Espaa en un marco ms internacional, e incluso ms all de Europa y ms solidario con Amrica Latina.

Jos M. Torres. Expresidente de la Fundacin Rubn Dario de Cooperacin Internacional.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter