Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2018

La destruccin del PRD una leccin por aprender

Aldo Fabin Hernndez Sols
Black Magazine


El PRD violentando actos de MORENA y apoyando al panista Ricardo Anaya, es el triste final de un proyecto que despert la esperanza de millones y de un partido que dio importantes batallas por la democracia y contra el neoliberalismo. El PRD aglutin, en su momento, a las mltiples luchas de izquierda de buena parte del siglo XX. Hoy, sin proyecto ni liderazgo, es comparsa de la dominacin actual, una oposicin domesticada y corroda por las peores prcticas de la poltica. Cmo lleg a suceder esto? Cmo se arruin el partido ms grande de izquierda de la historia mexicana?

Hoy parece lejano un partido que disput el poder a los neoliberales, que enfrent a Salinas y que perdi a ms de 500 militantes en la represin neoliberal. Sus episodios de valenta y dignidad, que los tuvo a lo largo del tiempo, hoy parecen difciles de creer ante su actuar actual. El anlisis de su destruccin, de su decadencia, es necesario a fin de sacar lecciones sobre las dificultades y riesgos de hacer poltica de izquierda frente al neoliberalismo. MORENA, cuyo ncleo central proviene del PRD y que su nacimiento se relaciona con su vaciamiento y traicin, debe verse en el espejo del PRD, tiene que aprender de su decadencia.

Hay diversas hiptesis sobre las causas de la debacle, que si bien tiene grados de verdad, muchas veces son respuestas fciles que ocultan la complejidad de las causas. Una socorrida es sealar la destruccin como causa de un grupo interno que se apoder del partido, los Chuchos que poco a poco se aduearon del partido y lo entregaron al poder. Otra explicacin refiere a un ente externo como la causa primara de la decadencia perredista, el rgimen y su poder de cooptacin al final lograron destruir al partido. Una tercera tendra que ver con una lgica inherente a la participacin poltica por canales estatales que llevara invariablemente a la perversin.

Ninguna de estas hiptesis por s misma explica la debacle perredista. No fue problema de un grupo externo o interno, que desvi el proyecto, sino fue una crisis estructural, latente en todo momento. Sin embargo, quisiera abordar una que tiene que ver con la incapacidad de romper con la cultura poltica predominante, que es corrupta, patrimonialista y centavera. El PRD acept que la poltica es as, todo sea por ganar, los dems los hacen, el puesto se volvi un fin en s mismo, se sintieron dueos de la gente a la que trataban como clientela, se creyeron dueos de la franquicia de izquierda y buscaron sacarle dividendos. Tambin fueron parte de su derrumbe los compaeros que se rindieron, dirigentes que el dinero cambi, bases que asumieron el papel de aplaudidores, militantes que no hacan militancia, Se dej hacer, se negocio y se call, por el bien del proyecto, al final cuando no se logr la conquista del poder, quedaron las malas prcticas y se perdi el proyecto.

Est el rgimen que coopta, los traidores y las mieles del presupuesto, pero todo ello se volvi una combinacin explosiva con la plvora que era la cultura poltica predominante. Esta cultura sigue siendo predominante en amplios sectores de la sociedad y no es ajena a la izquierda, y a MORENA. El liderazgo de AMLO, como antes el de Cuauhtmoc Crdenas en el PRD, le da direccin al movimiento, es un referente ideolgico y tico, pero sin un cambio en la cultura poltica, el riesgo de decadencia y corrupcin poltica est latente. Este es uno de los riesgos de la apertura de MORENA a figuras de diversos partidos, que si bien pueden sumar votos, tambin refuerzan la vieja poltica y su cultura.

Destruir la cultura poltica predominante, no es slo por medio de talleres, charlas o cambios graduales, pasa por la irrupcin de una nueva cultura, de una nueva poltica. Es cambiar las formas, por una democracia partidista frrea, el militante de base no es aplaudidor de la dirigencia, las asambleas tienen que serlo y no devenir en simples mtines, debe instaurarse una igualdad radical entre compaeros, la militancia se tiene que asumir como un compromiso de la mayor importancia. Luchar por el cambio verdadero, es cambiar las formas, los lugares, las jerarquas que nos hereda la cultura de dominacin presente.

Fuente: http://www.blackmagazine.mx/la-destruccion-del-prd-una-leccion-por-aprender/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter