Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2018

Siempre puede empeorar
La derechizacin de la poltica mexicana.-

Jorge Alejandro Surez Rangel
Rebelin


Mxico no es una isla; su perfil poltico es un reflejo del mundo (del occidental, para ser precisos) y el extremismo de derecha que florece en otros pases, lo hace tambin en el nuestro: en la derechizacin de la poltica a nivel general.

La derechizacin de la poltica es un fenmeno que se manifiesta en la reduccin paulatina de los derechos humanos, y se refleja en la cada del ingreso econmico individual; que se aplica en el desmantelamiento de las conquistas sociales y en la militarizacin de la seguridad; es un proceso en el que las guerras son vistas como negocios y se estimula la proliferacin armamentstica; la riqueza se concentra en pocas manos y el hambre se extiende como epidemia. No se trata de un fenmeno espontneo ni de una manifestacin retrgrada que sali repentinamente del closet; es el resultado de un proceso histrico, cuyo punto de inflexin se ubica en la dcada de los sesenta, momento en que el ingreso percpita y las garantas individuales alcanzan unos mximos histricos, para luego comenzar una cada que se extiende hasta nuestros das, acompaada de una transformacin poltico-histrica en direccin hacia la derecha.
En Mxico hubo un amplio sector que disfrut los privilegios de ese auge econmico y que se resisti al trmino del mismo, se manifest de muy diversas maneras, aunque tuvo su momento emblemtico en el movimiento del 68, repelido de forma brutal por un estado autoritario. Pero esta brutalidad sera apenas el principio de un proto-estado que habra de gobernar el pas ms peligroso del mundo. En los aos siguientes el pas adquirira deudas de tal dimensin que lo anclararn a su rol de economa perifrica, frenando de golpe sus posibilidades de desarrollo, para luego seguir con la aniquilacin de la economa, a travs de la especulacin bancaria y, posteriormente, con el sabotaje de todas las industrias nacionales, bajo la premisa de la privatizacin neoliberalista.

El avance del proyecto de derecha provoc la evolucin de la resistencia popular en un movimiento de izquierda, que se vio prematuramente acelerado por el terremoto del 85, pues la crisis humanitaria, provocada por el siniestro, exhibi la ineficacia del gobierno frente a la emergencia, mientras que se revelaba la accin y podero una sociedad solidarizada. El impulso de esta toma de consciencia alcanz para llevar a Cuauhtemoc Crdenas a ganar la eleccin de 1988. Sin embargo el triunfo no sera reconocido y, por lo contrario, develara una regla fundamental del proceso de derechizacin: la izquierda no es bienvenida al proyecto de gobierno.

La clase gobernante, decadente y agotada por luchas intestinas, sera paradojicamente revitalizada por la irrupcin de la izquierda, revistindose en un manto de pluralidad y democracia. La derechizacin alcanzar entonces sus primeras grandes privatizaciones y pondr la cereza en el pastel al introducir al pas en un tratado de libre comercio que aumentar la desigualdad entre dominados y poderosos. Este aliento artificial se agotar en apenas un sexenio, expirando con el asesinato de Colosio y dando inicio a una nueva etapa.

Con Zedillo, se abre la gran posibilidad del cambio de gobierno y se destapa otra regla de la derechizacin: la transicin es posible, siempre y cuando se mueva hacia la derecha. Las lites industrial-empresarial, fortalecidas gracias a los procesos de las dcadas anteriores, acceden fcilmente al poder por medio de la propaganda y la manipulacin de masas. El modelo de derecha se materializa, con los capitalistas sirvindose del estado, sin intermediacin alguna. Adems se da, en ese mismo periodo, un auge del valor del petrleo, que refuerza su posicin y su proyecto poltico.

Al mismo tiempo, la izquierda alcanza su madurez, afianzando el control de varias entidades, junto con la capital del pas; juega un papel de oposicin contestataria e impulsa muchas leyes progresistas, como las del aborto y la unin entre homosexuales.

En este punto hay que mencionar que, si la lgica de la izquierda es la de representar al pueblo marginado y carente de poder, entonces el ascenso al poder, por parte de la izquierda, es ya un paso hacia la derecha. Esta lgica se cumple en el caso del PRD, el cual, a la par de ir corporativisando sus bases populares, se crea un antagonismo para con los movimientos de resistencia emergentes, condenndolos a resistir desde el lugar de las minoras, sin representacin.

De cualquier modo el movimiento mantiene su fuerza e impulso, y se presenta a la eleccin del 2006, encabezado por Lpez Obrador, slo para confirmar que la cpula, con todo y sus descalabros, an cuenta con la fuerza suficiente para encauzar el rumbo de cualquier contienda y de otorgar el triunfo a quien mejor le parezca, independientemente del nmero de votos. Del nuevo fraude se acua el trmino "PRIAN", como revelacin definitiva de que no existe una democracia, sino un poder con mltiples rostros y facetas; cabezas de una misma hidra que se muerden entre si, pero que obedecen al mismo insaciable apetito.

El segundo gobierno del PAN, marcado por la falta de legitimidad, iniciar una guerra contra las mafias de la droga, como mero pretexto para instalar un estado de sitio, y as garantizar su permanencia en el poder; una guerra que pondr en marcha los peores rasgos de la derechizacin hasta ahora conocidos en el pas, aumentando los niveles de violencia, corrupcin y criminalidad, al tiempo que se contina con la suspensin de las garantas, se aumenta el nivel de precariedad de la poblacin y se vende el pas a pedazos; todo esto frente a la mirada incrdula de la poblacin, que no alcanza a distinguir a su enemigo entre el fuego y la sangre.

En el 2012 habr una nueva transicin, el nuevo PRI viene con la encomienda de desenredar todas las trabas que el viejo PRI dej para impedir el avance de la derechizacin. Cumple plenamente su cometido y, adems, supera los rcords de terror de su predecesor. El petrleo, pieza central del proyecto cupular, ha sido al fin puesto a la deriva del mercado libre.

El 2018 nos sorprende con el regreso de Lpez Obrador a la contienda electoral. Contina estando a la izquierda del PRIAN, pero esto no es difcil, considerado los extremos que aquellos han alcanzado. Lo sorprendente, aunque la propaganda trate de minimizarlo, es la fuerza con la que se ha mantenido: tiene verdaderas posibilidades de ganar. El sonsonete meditico no ha logrado mermar la posibilidad de un triunfo de la izquierda en el imaginario del electorado. Estos aos le han servido al movimiento para aprender de su rival y corregir sus propuestas y discursos: lo han moderado. Entre sus comparsas se incluyen ahora voces de derecha, personajes de derecha, alianzas con la derecha retrgrada radical. Algunos de sus antiguos incondicionales han tenido que desmarcarse abiertamente de entre sus simpatizantes para no ensuciar sus imagenes pblicas, y sus principios ticos, con la anexin de estas figuras y discursos putrefactos, de esta extrema-derecha al proyecto de la izquierda. Paradjicamente, el movimiento se muestra ms vivo que nunca, sus posibilidades de ganar son enormes. Slo que ya no es el mismo movimiento; da igual si gana o pierde la eleccin, ya no tiene la fuerza para corregir el rumbo de la derechizacin, pues su nuevo perfil, de centro, ha perdido la brujula de la resistencia anticapitalista.

La historia da de vueltas, pero no se repite. La derechizacin del mundo ha provocado las masacres, el hambre y la pobreza ms siniestras, pero los nuevos extremismos de derecha nos alertan de que siempre puede ser peor.


Blog del autor: modernidadespeculativa.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter