Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2018

Resea de Relatar lo ocurrido como invencin. Una introduccin a la filosofa de la ficcin contempornea de Manuel Garca-Carpintero
Un ejemplo (deslumbrante y asequible) de filosofa analtica en accin

Salvador Lpez Arnal
El Viejo Topo


Hay que tener paciencia. No se lee como una novela policaca aunque el autor escribe mejor que bien, tiene un excelente gusto literario y la introduccin contiene un breve cuento completo de Julio Cortzar que le da juego para la ejemplificacin y contrastacin de la tesis que defiende.

S que los lectores de izquierda no tenemos, en general, buena relaciones con la filosofa analtica (mejor analticas, en plural). No hay feeling histrico... y es una lstima. Deberamos superar este prejuicio sin renunciar a nada: no todo lo relacionado directa o remotamente con el positivismo o el neopositivismo lgico es un desastre cultural sin restos! Pensemos, por ejemplo, en la lnea Wittgenstein-Sraffa-Gramsci. Ni la filosofa analtica es, sin ms matices, la ideologa anexa al capitalismo, al americanismo o al neoliberalismo salvaje en pie de guerra por la desigualdad creciente, ni se puede hablar de ella en bloque como un destino unido en lo universal, ni sus distinciones conceptuales son ganas de rizar el rizo, perder el tiempo y alejarse de lo ms sustantivo, de los temas reales, de la vida, de la justicia y de la praxis, de los temas que escuecen en filosofa o en estudios afines, los que sera, simple inversin, el pan nuestro de cada da de las combativas filosofas praxeolgicas, las nuestras. Para entendernos y dicindolo muy rpido: no hizo acaso anlisis conceptual Aristteles, uno de los maestros de Marx, en muchas de sus obras? No hace el propio Marx anlisis filosfico en una obra de vejez como la Crtica del programa de Gotha? No hace anlisis tambin en El capital? No hay anlisis filosfico en sentido amplio en muchos pasajes del Manifiesto Comunista? No hizo anlisis filosfico, del bueno y enrojecido, un marxista de la talla de Manuel Sacristn en muchos de sus prlogos, artculos, notas y presentaciones? No hizo acaso anlisis filosfico Francisco Fernndez Buey en algunos de sus grandes libros?

Por lo dems, el rigor, el exceso de rigor, el vaco rizar el rizo que a veces se exhibe contra la filosofa analtica en muchas de sus variantes tampoco parece de recibo. La confusin y la imprecisin no ayuda a nadie ni a nada. Ni cuando hablamos y pensamos sobre ficciones literarias, sobre el lenguaje cientfico o los actos de habla, ni tampoco cuando nos referimos a la luchas de clases, a la composicin orgnica del capital, a la plusvala, al republicanismo, a la "teora" del valor-trabajo o a la revolucin democrtica. Otra cosa es, como sealara hace aos un pensador tan "analtico" como Nicholas Georgescu-Roegen, que algunos conceptos esenciales de las ciencias sociales tengan contornos de imprecisin, como tambin ocurre en las ciencias biolgicas por ejemplo, y que exijamos, errneamente si fuera as, si tomramos esa actitud, la misma marcha del pensamiento y el razonamiento en determinadas temticas menos formalizadas que en la demostracin del teorema del Bolzano o la transfinitud numrica de los reales.

El autor del libro, Manuel Garca-Carpinero [MGC] es, adems, toda una garanta. Profesor de la UB, profesor invitado en muchas universidades de renombre, es, seguramente, uno de los ms importantes filsofos analticos de Espaa, Europa y el mundo. Cuando present su tesis doctoral hace ya unos 30 aos, el director del trabajo, el profesor Daniel J. Quesada, no se equivoc al decir que ms que una sola tesis era una investigacin de dimensin 5. Cinco eran las tesis que se contenan en un nico trabajo doctoral en opinin de otro gran filsofo analtico.

El libro, de hermoso ttulo, Relatar lo ocurrido como invencin, se estructura en una Introduccin y cinco captulos: 1. Actos de habla. 2. El discurso de la ficcin y los actos de habla. 3. Mundos ficticios. 4. Referencia y ficcin. 5. Metfora, imaginacin y ficcin. Eplogo: Aprender de la ficcin? No es posible dar en tan pocas pginas un curso completo de introduccin a la filosofa analtica del lenguaje, pero el autor ha hecho todo lo posible por introducir a lectores no puestos al da, como el autor de esta resea, en este conjunto de problemticas.

Mi preferido, no se lo oculto, el captulo 5. Creo que hubiera interesado y encantado a Francisco Fernndez Buey que tambin escribi sobre el tema, desde otra perspectiva, en La ilusin del mtodo.

 

La finalidad del libro es enunciada por MGC en estos trminos: "Esta obra tiene como objetivo presentar al lector interesado, de manera introductoria, algunos aspectos significativos del tratamiento den la filosofa contempornea ms reciente de estas cuestiones: qu distingue a la ficcin de la realidad, cmo hemos de entender la referencia a personajes ficticias y a personajes no ficticios en las ficciones, qu relacin existe entre las metforas y las ficciones, qu diferencias y parecidos existen entre las ficciones visuales y las literarias" (p. 14).

Ni que decir tiene que cuando el autor habla de filosofa contempornea se est refiriendo, concretamente, a la filosofa analtica contempornea. A su juicio, esta filosofa, "proporciona materiales muy convenientes para abordarlas con suficiente precisin las teoras de la referencia, de los actos de habla o de los significados pragmticamente expresados de la filosofa del lenguaje contempornea, teoras sobre la imaginacin, las emociones y sobe las actitudes de primera persona de la filosofa de la mente, diversos elementos de la epistemologa y la ontologa contemporneas". La mayora de esos materiales son presentados y explicados por l aunque su objetivo "no es tanto defender mis propios puntos de vista sobre estos temas, cuando proporcionar esos materiales conceptuales al lector". Sea como fuere, lo admite a continuacin, no lo oculta, el libro contiene tambin una toma de posicin suya sobre estos temas "porque a mi juicio resulta ms interesante y motivador presentar materiales introductorios de una manera comprometida, que hacerlo de una manera neutra".

Al lector le interesar saber, lo hemos comentado de entrada, que MGC se ayuda de un cuento de Cortzar de 1959, "Continuidad de los parques", que se reproduce en las pginas 15-16. Su brevedad, como hemos indicado en las primeras lneas de esta resea, le permite citarlo en su totalidad "lo que nos ayudar a acabar de introducir los temas del libro y, a lo largo del mismo, ilustrarlos con una ficcin todos cuyos detalles presuponer que el lector comparte conmigo". El anlisis detallado del cuento de Cortzar se presenta en las pginas 16-19. Conviene centrarse en esta aproximacin para lo que viene a continuacin.

No es posible en estas breves lneas (tampoco conviene) hacer un resumen de lo expuesto. El libro nos espera para ser estudiado, subrayado y para tomar apuntes. Para aprender con esfuerzo. Algunas observaciones marginales:

1. Ilustraciones heterogneas.

Tiene que ver, probablemente, con el sentido del humor de la tradicin analtica pero la unin de ejemplos muy heterogneos puede causar algn estupor al lector. Un ejemplo, este que se presenta al tratar de la idea de mundos posibles en el tercer captulo: "Cuando pensamos en las consecuencias de que los nazis hubiesen ganado la segunda guerra mundial, o en las que nuestro equipo favorito hubiese marcado en aquella ocasin fallada, imaginaos cursos que el mundo podra haber seguido, distintos al mundo real" (p. 73). Victoria de los nazis, gol victorioso de nuestro equipo victorioso... Tal vez existen otras ilustraciones de la idea explicada menos distantes desde un punto de vista politico. El ejemplo futbolero acaso resta dimensin ntica al primer y horrible mundo posible.

2.Inferencia.

Uno de los actos de significacin que llevamos a cabo habitualmente es el de inferir, seala el autor. Inferir, prosigue, "es un acto de significacin multiproposicional; inferir es comprometerse con la verdad de una proposicin (la conclusin del argumento) a condicin de que sean el caso una o varias proposiciones (sus premisas)". La expresin "que sean el caso" puede confundir. Pero es evidente que la inferencia correcta permite comprometerse con la verdad de la conclusin si y slo si todas sus premisas son verdaderas. Nada nos garantiza que la conclusin lo sea si alguna o muchas de las premisas del argumento no lo son.

3. Sobre Orwell.

Ocurre lo mismo que en lo sealado en el primer punto. El sentido del humor analtico lleva a MGC, al ilustrar las teoras fregeana y milliana de la referencia, a poner estos ejemplos: 1) George Orwell particip en la Guerra civil espaola. 2) GO escribi poesa; 3) Franco condecor a George Orwell. Mil ejemplos, referentes a otros mil mundos posibles, hubieran podido sustituir lo que se afirma en la proposicin 3. Lo mismo puede sealarse del anlisis que hace el autor de unos versos de una cancin de Sabina: "Huyendo del fro busqu en las rebajas de enero/ y hall una morena bajita que no estaba mal". No estoy seguro que la interpretacin que se nos da de la expresin "rebajas de enero" sea la nica posible, pero s lo estoy de que que hubiera sido mejor usar otros versos menos masculinos, por decirlo amablemente.

4. Ms all de la filosofa analtica.

No se trata de negar las importantes aportaciones filosficas de esta corriente principalsima de pensamiento. Nadie niega el caudal de sus aportaciones en mil temticas. No se trata de descalificarla por prejuicios ideolgicos o por viejas batallas trasnochadas y confundidas, pero s que cabra sealar que la filosofa analtica es una parte, no un todo aislado, y que, probablemente, algunas de las temticas aqu tratadas permitiran una aproximacin ms plural y completa desde otras perspectivas y tendencias filosficas. No todos los filsofos que han escrito cosas de inters sobre el lenguaje han estudiado, visitan o han impartido conferencias en Oxford, Cambrigde, Harvard o Stanford, o publican en determinadas revistas, las nicas que merecen la pena.

Un apunte final sobre sendas pelculas de Adrian Lyne y Eric Rohmer ser del inters del lector. Tambin la aproximacin de MGC, un gran cinfilo por cierto, a una pelcula no olvidada de Alain Resnais, Lanne dernire Marienbad., de 1961. O a Providence, de 1977.

En sntesis: un libro no fcil, que no puede leerse de cualquier modo, pero que explica y argumenta con cuidado, pensando en todos los lectores potenciales. Un ensayo que permite una aproximacin sustantiva a las temticas, argumentos y tesis de una de las principales corrientes de la filosofa contempornea. No es poco y en menos de 200 densas pginas!

Incomprensiblemente, no creo que sea por decisin del autor no hay incorporado un ndice analtico y nominal. Sera conveniente en futuras (y ms que probables) reediciones. Tambin en mi opinin, pensando en los lectores menos puestos en los diversos y numerosos avatares y conceptualizaciones analticas, un glosario bsico de trminos servira de ayuda.

Anmense: pnganse, disfruten y recomienden. Si pueden, organicen un seminario sobre el libro. Sacarn frutos... Dnde se imparte? Avsenme por favor!

Madrid, Ctedra, 2016, 195 pginas.

Fuente: El Viejo Topo, diciembre de 2017.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter