Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-01-2018

Liberia
La eleccin de George Weah expresa la voluntad de cambio

Paul Martial
Viento Sur


Crdit Photo: DR.

Liberia, pas de frica Occidental, tiene una historia singular que contina marcando su vida poltica. Un contexto que permite comprender la reciente victoria en las elecciones presidenciales de un exfutbolista, George Weah, las esperanzas que suscita y los desafos a los que est confrontado.

Fundada por una sociedad filantrpica estadounidense a finales del siglo XIX con el objetivo de instalar los esclavos liberados, esos nuevos colonos, una vez instalados, acapararon el poder y se comportaron como dueos en relacin a los autctonos mayoritariamente mandingos. Organizaron el trabajo forzoso en beneficio de los grandes grupos industriales estadounidenses. Fue as como miles de liberianos y liberianas murieron trabajando en los campos de plantacin de caucho en beneficio de Firestone. Hoy an, lo esencial del pas est controlado por los descendientes de los americano-liberianos que representan apenas el 5% de la poblacin.

Victoria sin discusin

La eleccin de George Weah representa una esperanza para la poblacin. En efecto, no forma parte de la casta dirigente. De origen kru, componente principal de la comunidad autctona, naci en los barrios de chabolas de la capital Monrovia y sobrevivi, como tantos otros, con pequeos trabajos en la economa informal antes de convertirse en una estrella del ftbol profesional.

Su trayectoria personal explica en gran medida su resultado electoral del 61,5% de los votos y hace creble para la poblacin sus promesas de "trabajar por la gente ms desfavorecida y por una transformacin social del pas" prometiendo en particular mejorar el acceso a la sanidad, y hacer la educacin gratuita, pues este servicio se volvi de pago en 2016 debido a la poltica de liberalizacin que conoci el pas. Reivindicacin tanto ms importante en la medida en que la gente adulta no pudo acceder a la escuela debido a la guerra civil y se considera, con razn, como una generacin sacrificada. La gratuidad de la escuela significa permitir romper con el crculo de analfabetismo que corroe Liberia. La gran mayora de la juventud ha sido sensible a la voluntad proclamada de George Weah de crear miles de empleos. Frente a l, Joseph Boakai, el vicepresidente, ha tenido como rmora el balance del gobierno saliente de Ellen Johnson Sirleaf. Realizando una poltica liberal, no ha hecho sino aumentar la pobreza: ms del 64% de la poblacin vive por debajo del umbral de pobreza y ms de un tercio de la poblacin est en la extrema pobreza.

No decepcionar a quienes le apoyan

Pero la alegra que se ha apoderado de la calle en cuanto se conocieron los resultados corre el riesgo de ser de corta duracin. Tras decenios de saqueo por las multinacionales de este pas de un subsuelo rico, una guerra civil de una quincena de aos, la crisis sanitaria del bola y una poltica ultraliberal, el pas est exhausto y la inflacin galopante mina un poder de compra que no permite ya vivir decentemente.

Con excepcin de Charles Taylor, que purga una pena de cincuenta aos de prisin por crmenes contra la humanidad, ninguno de los jefes de guerra que actuaron de 1989 a 2003 ha tenido que rendir cuentas de sus actos. Peor an: la mayor parte de ellos ocupan puestos electos. No es seguro que George Weah est dispuesto a cambiar este estado de hecho puesto que se ha aliado con Jewel Taylor, la exmujer del dictador. En la segunda vuelta ha gozado del apoyo de Prince Johnson, otro seor de la guerra que se hizo clebre por un video en el que se le ve, con una cerveza en la mano, asistir a la tortura del antiguo presidente Samuel Doe.

Esta impunidad es evidentemente una ofensa para las 250 000 vctimas de la guerra civil, y pesa sobre el pas permitiendo a la minora de americano-liberianos y de antiguos seores de la guerra mantener su poder. Mejorar la suerte de las poblaciones implica oponerse a esta casta. Lo har George Weah? El baln est en su campo...

Artculo original en francs, Hebdo LAnticapitaliste 412 (11/01/2018.

Traduccin: Faustino Eguberri para viento sur

Fuente: http://vientosur.info/spip.php?article13392



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter