Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-01-2018

La milenaria historia beduina-palestina de la danza por el agua en misin de paz
Danza, identidad y guerra

Amyra El Khalili
Dilogos del Sur


Yo solamente podra creer en un Dios que supiera danzar! (Nietzsche)

 

Raks el Chark fue popularmente denominada en Brasil como danza del vientre por consecuencia de los movimientos de dobladura de la moneda en el abdomen, imagen que ha impresionado a los latinoamericanos y los estadounidenses. En ingls, belly dance (danza del vientre), y por los franceses, con mucho ms distincin, como bella danza (belle danse). La danza del este, o danza oriental, traduccin del rabe para el portugus se ha desarrollado en Brasil de forma muy distinta de las autnticas tcnicas orientales, mezclando samba, bolero, ballet y aun lambada, sin la necesaria base tcnica. Algunas danzarinas, mal-orientadas, llegaron a confundir msicas folclricas y religiosas con msicas de danza. Para los eufricos laicos todo es lindo!

Son necesarios unos quince aos para formar una danzarina profesional en el Medio Oriente. Es una danza milenaria, registrada alrededor de 5.000 a.C., desde el reino de la antigua Mesopotamia. Tiene alrededor de 3.000 movimientos posibles de ser ejecutados por el cuerpo femenino. Su base histrica tiene origen en las danzas beduinas, en rituales a los ecosistemas habitados por los pueblos nmades. Esa historia empieza alrededor de 11.000 a.C., en Jeric-Palestina, cuando las beduinas pasaron a desarrollar la cultura agro-pastoril y la fijacin del ser humano en el campo.

Ellas observaban con atencin a los reptiles yacars y cocodrilos- pues siempre que suban en cardumen el ro Jordn (y en otras regiones, el Nilo, el Tigre y el ufrates), traan las lluvias que, por su vez, dejaban humus en las orillas de los ros. Observando que en esas orillas creca el trigo, pasaron a manejarlo, sembrndolo en otras reas, juntando el humus como abono.

Fue as que las beduinas, con sus compaeros empezaron a desarrollar la agricultura. Esos reptiles pasaron a ser considerados dioses, una vez que traan el mensaje de cuando podran realizar el manejo del trigo en funcin de la crecida de los ros. En ese periodo tambin desarrollaron el almacenamiento del cereal por largos periodos de sequa; posteriormente el Occidente adopt este sistema. Los graneleros, hay tambin conocidos como silos, representaron la solucin para la preocupacin conceptuada como seguridad alimentaria.

La fertilidad de Gaya Madre Tierra

Seran los siete aos de vacas gordas y flacas una preocupacin de nuestros ancestrales con la seguridad alimentaria?

Las beduinas podan, a partir del almacenamiento del trigo proporcionada por el perodo de siembra y cosecha, realizar la planificacin familiar. As, en ese perodo optaban por el embarazo, pues haba la garanta del alimento necesario por los cinco primeros aos de vida de sus nios. Esta decisin, la de tener hijos, de orden exclusivamente femenina, era compartida por el compaero en todo ritual de siembra, plantacin y cosecha. La planificacin familiar estaba ntimamente ligada a los ciclos hidrolgicos. Agua, el bien sagrado que fertiliza la tierra permite que las mujeres decidan sobre su fertilidad, dndoles la opcin de tener cuntos hijos la tierra pudiese alimentar. Agua !el semen de Al!

Las beduinas, agradecidas, danzaban a las orillas de los ros de aguas dulces mientras realizaban la siembra y la cosecha del trigo y cantaban para los dioses. La prosperidad de la tribu era determinada por los ciclos hidrolgicos, as como el equilibrio entre riquezas naturales y seres humanos. Qu ocurri desde entonces con la humanidad?

Las mujeres perdieron su relacin ntima con los ciclos hidrolgicos y, consecuentemente, entre tantos otros factores (guerras, enfermedades, empoderamento patriarcal), sucedi lo inevitable: desequilibrio entre riquezas naturales y seres humanos. Hoy da, hay recursos naturales de menos e demasiada gente.

Las danzas beduinas aplicadas en el taller Danza por el agua en misin de PAZ tienen por objeto rescatar la memoria ancestral que todas las mujeres poseen de sus relaciones con el ciclo hidrolgico y menstrual por medio de los movimientos ejecutados por las beduinas cuando agradecan a los dioses el regalo que les enviaban de buenos vientos, buenas aguas y buenas cosechas.

Estas mujeres construyeron mundos riqusimos como el de los faraones, la matemtica, la agricultura, la astrologa, la medicina, la economa, en fin, los valores culturales, polticos y sociales que son los pilares del Occidente, al lado dos sus compaeros, peregrinando por el mundo rabe, en frica, Leste Europeo y Asia

La verdadera esencia de esta danza tambin navega por otros mares. Es, especialmente, para la mujer madura, aquella que vivi todas las alegras y frustraciones del amor, transformando sus experiencias de vida afectiva en movimientos. Movimientos que slo son posibles con la explosin de sentimientos honestos y sinceros. Sentimientos plenamente cantados e visibles a los ojos del pueblo de nuestro origen: el rabe.

Son necesarios muchos aos de audicin para captar las constantes alteraciones rtmicas de las msicas orientales, apurado sentido del significado de lo que se est danzando y una buena dosis de conocimiento de lo que representan los sufrimientos de las guerras y los prejuicios en la vida del pueblo rabe.

Esencialmente femeninas, esas danzas pueden ser acompaadas por hombres, con movimientos masculinos, destacndose el trax, los hombros y los brazos. La danzarina debe ser soberana, elegante, mantener postura antes, durante y despus de la presentacin. Tener simpata, charme y, principalmente, mucha humildad.

Cunto ms versada la danzarina, mayor es su xito. La cultura rabe respeta a la mujer madura, la exalta y admira. No discrimina a la mujer mayor. Prefiere la ms gordita, del tipo sabrosa, pcara y vanidosa. En casas nocturnas, restaurantes y fiestas rabes es comn que los hombres inviten las mujeres a danzar. Es el desafo en provocar la sensualidad de la mujer. Una forma rabe de flirteo, una vez que las costumbres y valores morales de la cultura son extremadamente rgidos.

El pueblo rabe es totalmente contrario a los patrones estticos del Occidente, que impone a la mujer ser joven y delgada, haciendo que la mayora se sienta infeliz. Eso es sumisin! Los valores espirituales de la cultura abominan la vulgaridad, considerndola ofensiva. Enaltecen la autoestima femenina. Exaltan la virilidad masculina con sus msicas y danzas de mucha sensualidad.

Raks el Chark en Brasil

En Brasil, en 1979, las danzas tnicas rabes han sido introducidas por la maestra armenio-palestina Shahrazad Shahid Sharkid, que entonces iniciaba un trabajo nico en el mundo, por la Raks el Chark. La meta de su trabajo era la investigacin y el estudio minucioso del cuerpo femenino por el registro de las mutaciones ocurridas a partir de la aplicacin de ejercicios que creaba. Hay tambin, en el trabajo de Shahrazad, enorme preocupacin con la formacin de nias y adolescentes para la danza del vientre, buscando no confundir el trabajo corporal adultos con el infantil, al respetar sus espacios y mentes, teniendo el cuidado de aplicar cronolgicamente ejercicios de fisioterapia para no provocar el universo infantil con el estmulo prematuro para la vida sexual.

Esas mutaciones son parte del cuidadoso trabajo de anatoma de la maestra artesana, una escultora de cuerpos, teniendo siempre la preocupacin de establecer lmites al cuerpo, lo que no sucede con algunas danzas occidentales cuando, para alcanzar la desenvoltura exigida, es necesario provocar contusiones, quebrar huesos, forzar tendones, tensionar msculos ms all de lo soportable, lo que vuelve cartesiano (recto, linear, cuadrado) el cuerpo femenino, colocndolo en un marco donde todas quedan iguales.

Toda danza tiene, evidentemente, un cuo sagrado, a pesar de que el Occidente se apropia indebidamente de la tcnica y la historia para vender sexo, imponer patrones estticos y para la exploracin del cuerpo de la mujer y las nias, profanando los arquetipos religiosos. El hombre siempre ha deseado lo que era de Dios y intenta adquirir, por el mito de la mercanca erotizada, valores que no le pertenecen.

Danzas folclricas y de races

Las danzas folclricas y de races poseen un poder indiscutible de aglutinacin, pues constituyen la manifestacin del comportamiento cultural, histrico y social de los individuos. Reflejan en su construccin coreogrfica la soberana, el derecho a vivir dignamente, la cultura y hbitos de los pueblo de las diferentes etnias, razas y credos, adems de contribuir directamente, por el placer que proporcionan, para la integracin de nias y adolescentes, Esas danzas rescatan y elevan la autoestima.

Por lo tanto, debemos tener mucho respeto por esas manifestaciones, que, por su importancia de trabajo en grupo, son verdaderos cimientos para el desarrollo social. Son instrumentos necesarios para la formacin del carcter cultural e intelectual, adems de apurar el sentido crtico por la observacin y audicin como formas de sensibilizacin.

En el artculo del semanario Al-Ahram, el coregrafo Omar Barghouti discute el significado de la cultura y la educacin en la preservacin de la identidad nacional y el espritu humano al mismo tiempo. La creatividad y el aprendizaje son vitales al proyecto de sobrevivencia, argumenta Barghouti, describiendo como, an bajo el cesar fuego, el pueblo del vecindario de Ramallah precisa de libros, msica y juegos. An en los campos de refugiados, los padres, cuyas vidas y posesiones han sido diezmadas, estn preocupados en restaurar las escuelas para sus hijos. Aunque la ciudad est ocupada y destruida, Omar Barghouti mantiene su actuacin en la danza.

Barghouti pone esos valores en un contexto histrico. Los palestinos, forzados a huir de sus casas en 1948, son asombrados por su fracaso en resistir, dice. Explica que ese fracaso se atribuye a la conciencia limitada del tiempo, la que, en ese contexto, se entiende como una combinacin de ignorancia, analfabetismo, falta de aptitudes esenciales, como tambin falta de un sentido claro de identidad. Por lo tanto, cultivar una tradicin de educacin y la prctica de la cultura son la clave para la sobrevivencia de los palestinos como un pueblo: los palestinos no pueden darse el lujo de no hacer parte de la rehabilitacin cultural en su batalla amplia de reconstruccin y lucha por la emancipacin, escribe. En ese ensayo conmovedor, Barghouti nos suple con la imagen de la danza como smbolo de la sobrevivencia y renovacin palestina.

Nuestra historia sobre las danzas tnicas rabes es mucho ms larga, pero dejo esta contribucin para la reflexin y cuento con todos y todas para acompaar ese rescate de la memoria ancestral en bsqueda de la equidad social, los valores comunitarios y colectivos y la determinacin de construir una economa justa y equilibrada como ha sido la de nuestros antepasados, cuando la felicidad era pautada por una seguridad alimentaria ordenada y coordinada por las fuerzas de la naturaleza con sus ciclos hidrolgicos, cultivando la sensualidad como una ddiva de Deus y exorcizando lo ertico profanador e degradador de la naturaleza humana.

En un tiempo tempo en que el ser humano era parte del ambiente y no lo parta al medio!
 

Notas:

1.Raks = danza Charq = leste, oriente. Charki = oriental, por lo tanto, Raqsa Ach-Charq (o Ash-Sharq) es Danza del Oriente, Danza del Leste; Raqsa Charqyi = Danza Oriental. Raqsa Ash-Sharq es la pronuncia correcta siendo Raqsa Al Sharq, para los egipcios y Raqsa Charkyi para los libaneses. Agradecimientos a Carlos Tebecherani Haddad, profesor e investigador del idioma rabe.

2. Belle Danse en francs = bella danza y Belly Dance en ingls = danza del vientre.

3. Son consideradas semitas todas las tribus beduinas, inclusive la etnia hebrea, cuya religin es el judasmo. Con la migracin de estas tribus nmades entre otras que se mezclaron, se originan los gitanos del Occidente; con la persecucin de los hebreos en el Medio Oriente, adviene la expresin judo errante que se refiere a los judos que parten en bsqueda de una tierra, una nacin. (Lactho Drom Michele Ray-Gravas. La Musique des tsiganes du monde de lInde lEspagne).

4. El histrico de las tribus beduinas est registrado en la cultura oral. Se encuentran narrativas en sus msicas, danzas, en los cuentos que pasan de padres a hijos, en los libros sagrados como El Corn, en las escrituras Bahai, en la Biblia, en el Talmud etc.; se encuentran tambin en los poemas de Rumi, Gibran Khalil Gibran, entre otros poetas rabes y persas. Los cantos beduinos enaltecen al medio ambiente y a la mulher; relatan el amor del pueblo nmade por los ecosistemas desrticos y sus pasiones. La cantora egipcia Oum Kalthoum expres con toda la esencia de su bellsima voz la historia de esos pueblos que encantan al mundo por su pasividad, benevolencia y profunda sabidura milenaria. Oum Kalthoum fue considerada la Madre del Egipto. Una activista femenina amada y respetada. Jams lograron callar su voz!

5. Documentario que muestra el trabajo de Amyra El Khalili con el Movimiento Mujeres por la [email protected]!, de la serie MICRO DOC.

Realizacin: Micro Mundo, 2009, Brasil. Direccin: Buca Dantas. Finalizacin: Mathieu Duvignaud.

Vea en https://www.youtube.com/watch?v=E2ZutMOzRPA

6. El taller ya fue ministrado en estados brasileros como Minas Gerais, So Paulo, Rio de Janeiro, Mato Grosso, Rio Grande do Norte, Rio Grande do Sul, Baha, Santa Catarina, Paran, Distrito Federal, Acre y Amazonas. Enfocada en el intercambio de experiencias, el taller es gratuito y abierto a las mujeres de todas las edades, principalmente las que trabajan con movimientos populares, artistas e profesionales de cultura. En Rio Branco fue realizada en el pacto indgena-andino-palestino con la participacin de mujeres y hombres, con lderes indgenas y campesinos en Tributo a los pueblos de la Amazonia.
 

Referencias:

El KHALILI, Amyra. Commodities ambientais em misso de paz: novo modelo econmico para a Amrica Latina e o Caribe. Editora Nova Conscincia. So Paulo. 2009.

VIRGLIO, Tiziane. Mulheres na dana pela gua em misso de paz na Amaznia. Manauscult. http://port.pravda.ru/sociedade/cultura/25-01-2015/37985-mulheres_amazonia-0/ . Acceso en 25 enero.2015. Capturado en 14 dic. 2017.

ORIENTE MDIA. A dana que emociona a luta. http://www.orientemidia.org/a-danca-que-emociona-a-luta/ . Acceso en 06 dic.2017. Capturado en 14 dic. 2017.

 

Amyra El Khalili, Colaboradora de Dilogos del Sur Amyra El Khalili es beduina palestino-brasilera, del linaje del Shayk Muhammad al-Khalili*. Es profesora de economa socio-ambiental y editora de las redes Movimiento Mujeres por la [email protected]! y Alianza RECOs Redes de Cooperacin Comunitaria Sin Fronteras. Es autora del e-book: Commodities ambientais em misso de paz: novo modelo econmico para a Amrica Latina e o Caribe.

Shayk Muhammd al-Khalili Nacido en el primer mes musulmn del Shaban del Hijra del ao 1139, que corresponde al ao A.D. 1724, era el lder de la Hermandad Qadiri Sufi y quizs el hombre santo ms famoso de su tiempo en Palestina.

Fuente original: http://operamundi.uol.com.br/dialogosdelsur/danza-identidad-y-guerra/15012018/#prettyPhoto


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter