Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2018

La economa cubana en 2018: otro camino empedrado

Omar Everleny Prez Villanueva
IPS


Eliminar la dualidad monetaria y cambiaria supone el ms serio y complejo desafo a encarar por la nacin caribea. Foto: Jorge Luis Baos_IPS

Desde modificar trabas institucionales, hasta profundizar en factores internos que no potencian el crecimiento y eliminar la dualidad monetaria y cambiaria, una de las medidas ms necesarias y complejas de resolver.

La cubana es una economa pequea, subdesarrollada y con fuertes desequilibrios internos y externos, por lo cual sufre una crisis estructural profunda; y los contextos internacionales no la favorecen en ningn sentido: sean altos o bajos los precios del petrleo, sean altos o bajos los precios de los productos primarios. Estos, si son bajos, la pueden beneficiar en las importaciones de productos agrcolas, pero la afectan en las ventas de otros renglones, como el azcar.

En fin, la estructura importadora y exportadora cubana no favorece una tendencia al alza o la baja, como ayuda o afecta a otras economas.

Por lo tanto, para superar su crisis econmica, Cuba tiene que asumir muchos retos no encarados hasta el momento y que pasan por cambios institucionales profundos.

El promedio de crecimiento econmico del PIB a precios constantes entre 2008 y 2017 fue de dos por ciento, con un resultado econmico positivo en 2017, al crecer la economa 1,6 por ciento, despus de un decrecimiento de 0,9 por ciento en 2016.

Entre los principales factores que incidieron negativamente en 2017 destacan el ya habitual incumplimiento del plan de exportaciones de bienes, a lo cual se suman las disminuciones de los cobros por servicios exportados. Al igual que en 2016, la inestable disponibilidad de combustibles ha sido un factor estresante, tanto por la baja en la produccin de los pozos nacionales como por la llegada tarda de importaciones de combustibles de Venezuela por dos aos consecutivos. Otros factores recurrentes son los asociados a los problemas climticos, incluidos los daos que provoc el huracn Irma.

Entre las actividades que contribuyeron al crecimiento de 2017 est, en primer lugar, el turismo, con un incremento del nmero de visitantes de 11,9 por ciento. Lo que habra que analizar es la eficiencia de esa industria turstica, ya que Cuba, en el Caribe, no es el pas que ms recursos recibe por habitacin hotelera existente. La dinmica de las comunicaciones y el transporte tuvo un incremento de tres por ciento; as igualmente la agricultura, pese a que la gente an no siente la mejora del crecimiento de algunas producciones agrcolas, ya que los precios de venta son muy elevados para una gran parte de la poblacin.

Es incomprensible que, habiendo an tierras ociosas, incluidas tierras entregadas en usufructo para la produccin, en 2017 el pas haya importado en alimentos unos 1.672 millones de dlares.

En las tiendas minoristas en divisas y en la economa en general se ha observado escasez de determinados productos de consumo importados o producidos en el pas. Las importaciones menguaron por el incumplimiento de los pagos a proveedores, pese al largo perodo que se establece para ejecutarlos, que en algunos casos sobrepasa los dos aos.

En la historia reciente de la economa cubana, el plan de inversiones que se planifica siempre se ha incumplido. En 2017 se logr 90 por ciento del plan previsto, lo cual atrasa la produccin de determinados renglones necesarios para el pas e inmoviliza recursos financieros por un periodo ms largo del que se aprob, entre otros elementos

S es justo reconocer que el pas ha logrado ejecutar los acuerdos del proceso de reordenamiento de las deudas gubernamentales y realiz un esfuerzo para cumplir con los plazos de pago a proveedores, aunque ha habido atrasos con los antes mencionados.

Desde hace tres aos el gobierno ha insistido en la necesidad de prestarle mayor atencin a la inversin extranjera, contemplada entre sus prioridades; sin embargo, dadas las potencialidades que tiene Cuba para que exista una mayor presencia de capitales externos en la economa, esta no avanz al ritmo que se necesita. No obstante, se aceler el ritmo en 2017, con 2000 millones de dlares comprometidos; por ende, no es una inversin real en el ao.

A dnde va la economa cubana o a dnde se pretende llegar en 2018?

Tras un anlisis somero de los informes dados a conocer en la ltima Asamblea Nacional del Poder Popular, en diciembre de 2017, puede inferirse que estos estn muy cargados de orientaciones, aspiraciones y cifras a alcanzar, pero no queda claro qu reglas ser necesario cambiar para que se cumplan. Se deberan modificar las trabas institucionales que no hacen despegar a los actores nacionales, sean estatales o no; es decir, hace falta profundizar en los factores internos que no potencian el crecimiento econmico del pas, especialmente el exceso de control y la centralidad de las decisiones econmicas.

El plan de 2018 prev crecer en 2018 en dos por ciento, cifra baja para la ruta hacia el desarrollo a que se aspira. En ello le tocar jugar un rol importante a la construccin, el turismo y el comercio; sin embargo, no queda evidenciada la recuperacin de la industria cubana ni de la agricultura. Est el ejemplo de la zafra azucarera, que no logra superar la barrera de los dos millones de toneladas de azcar, que es ms o menos el 50 por ciento del potencial existente, y se plantea para 2018 cifras de produccin por debajo de 2017; es decir, 133 .00 toneladas menos.

Igual sucede con la agricultura, que no logra que la importacin de alimentos disminuya. Por el contrario, en 2018 se importar ms alimentos que en 2017, proyectndose cifras de unos 1.738 millones de dlares.

En el actual ao se aspira a que la inversin con capitales extranjeros llegue a unos 600 millones de dlares. No obstante, el pas debe de incrementar su formacin bruta de capitales en al menos 25 por ciento en relacin con el PIB y, para esto, sumado a la inversin nacional, tendr que atraer una inversin extranjera superior a 2000 millones de dlares, anualmente, cifra que no ha de quedar comprometida, sino materializada. Las causas se repiten, unos aos tras otros: burocracia excesiva, proyectos con deficiencias en los estudios de factibilidad, dificultades de infraestructura, etc.