Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2018

Catalua y nuestro particular estado de desecho (V)
Conceptos de la Guerra de la informacin para una provincia del Imperio

Antonio Maira
Rebelin


El camino de la represin y la intervencin del Ejrcito,

ahondar los problemas, no solamente en el Ejrcito,

se enfrentara al pueblo,

sino que se hara cmplice de la corrupcin

y a un costo de desprestigio muy alto.

Hay que convencerlo, no vencerlo,

(Resumen Latinoamericano. 8 enero 2008)


Antes de iniciar la aplicacin a una guerra de baja intensidad (Catalua), del Manual de la guerra de Informacin, tengo que recordar que es cierto que la Guerra de Informacin y, por lo tanto, el Manual que estamos analizando- es aplicable no solo a Catalua, sino tambin al resto del estado espaol al que se amenaza con la aplicacin del artculo 151 en el supuesto de disidencia grave con el orden constitucional establecido.

Se trata de una relacin de poderes que afecta a todos los niveles y escenarios. Lo hemos visto ya, pero lo veremos de nuevo cuando finalmente y una vez analizado el Manual, me ocupe de la Guerra Econmica. En ella aparecern tambin -adems de las prcticas y tcnicas especficas de la guerra econmica-, la relacin de conceptos, preconceptos, ideas, prejuicios, matrices de opinin arraigadas, mentiras repetidas y ya estructuradas en la mente y el lenguaje, que voy a analizar someramente ahora. Todas las guerras y eso no podemos olvidarlo nunca- son finalmente una sola en sus diferentes grados de desarrollo.

En algunos casos la explicacin de los conceptos del Manual es tan amplia que el lector solo necesitar un poco de imaginacin para integrarlos sin problemas en el escenario cataln. Puesto que los conceptos estn analizados en su aplicacin al caso de Venezuela [1] mantendr el texto completo y resumir el anlisis en lo que se refiere a Catalua. Los lectores que deseen ampliar los conceptos, analizar otros que se han aplicado en distintos escenarios globales, regionales y locales y, sobre todo, la estructura -meditica y funcional- de la mentira, tendrn que analizar el concepto de Falsimedia con el que he estudiado, desde hace muchos aos, este instrumento de creacin de opinin y de estructuracin de nuestras mentes [2].

19. Estereotipar o etiquetar

Esta tcnica de desinformacin utiliza los prejuicios y estereotipos del pblico para rechazar algo. (Ver demonizacin; Eslganes; Chivo expiatorio).

Catalua:

En el caso cataln los estereotipos y las etiquetas se han integrado en el lenguaje cotidiano sobre el conflicto. La velocidad de circulacin de mensajes, estereotipos y etiquetas ha sido tan rpida y tan persistente que la gente, en general, los ha asimilado integrando algunos de ellos en prejuicios ya existentes.

La generalizacin acrtica (fundamentalmente en el resto del estado), ha sido tambin la consecuencia de un altsimo nivel de despolitizacin, muy inferior en Catalua en donde los ciudadanos y ciudadanas se han concienciado y politizado rpidamente (y lo que es ms preocupante para los defensores del estatus quo), de una manera generalizada. El fenmeno de la manipulacin del lenguaje se ha producido en los dos circuitos informativos, el estatal y el autonmico, pero con diferencias muy notables:

En lo estructural, el estado espaol ha contado con muchos ms medios de comunicacin en liza. En cuanto a los catalanes la intervencin estatal con la aplicacin del artculo 151, el control de los medios de comunicacin catalanes por delegados del Estado, las intervenciones policiales y las amenazas represivas contenidas en ese mismo artculo que incluyen fuertes penas econmicas y de crcel, han servido para desactivar, o para reducir, este camino de manipulacin en el bloque soberanista.

Contra ese bloque se han utilizado con verdadera saa los siguientes estereotipos y etiquetas:

-Violadores del estado de derecho -o, lo que es lo mismo, de todas las resoluciones del Gobierno (y de su Fiscala general del Estado), de los rganos legislativos, de las resoluciones judiciales, del Tribunal Constitucional, y de las advertencias de Felipe VI el Jefe del estado (poder moderador y Jefe supremo de las FF.AA.- y por lo tanto delincuentes.

-Ejecutores de un golpe de estado el 1 de octubre, a pesar de que los actos de sabotaje del Referndum, con intervencin administrativa y empleo de refuerzo y violencia policial para cerrar los colegios, destruir las urnas, destruir papeletas, atacar brutalmente a los votantes, provinieron de la polica bajo mando estatal. Como tales, fueron procesados por los delitos de rebelin y/o sedicin, y encarcelados.

-Violentos, a pesar de que todas las manifestaciones independentistas fueron convocadas bajo la consigna de la no violencia y de que las contramanifestaciones de los partidos constitucionalistas fueron con frecuencia apoyadas por banderolas franquistas y por grupos nazis. A pesar tambin de que los enormes contingentes de Polica Nacional y de la Guardia Civil enviados a Catalua fueron despedidos en alguno de sus de sus acuartelamientos de origen, por grupos fascistas, al grito de A por ellos!

-Cobarda ante la aplicacin del artculo constitucional 151, un texto abierto que iba mucho ms all del estado de excepcin, al permitir la disolucin del parlamento, la sustitucin del Presidente de Catalua y del Govern, por Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y por un conjunto de Delegados del gobierno central y autoridades estatales, bajo el mando virreinal de la vicepresidenta Soraya Senz de Santamara. Las posiciones extremas de esta acusacin de cobarda fue la referencia a que los independentistas se haban bajado los pantalones hecha por el Portavoz del PP en el disuelto Parlamento de Catalua, seor Albiol.

Tampoco es nada desdeable en la generacin de pnico en los polticos y en la ciudadana la amenaza realizada por el vicesecretario general de Comunicacin del PP, Pablo Casado, dirigida directamente a Carles Puigdemont comparndolo con Llus Companys: el pasado da 6 pas sin pena ni gloria el 83 aniversario de la declaracin de independencia por parte de Companys. Yo creo que la historia no hay que repetirla y esperamos que maana no se declare nada porque a lo mejor el que lo declare acaba como el que lo declar hace 83 aos [3]. Companys, que haba proclamado el Estado cataln dentro de la Repblica federal espaola, fue entregado por la Gestapo a Franco y fusilado en el Castell de Montjuc.

En el mismo da de hoy, la Vicepresidenta, Senz de Santamara, dej caer la idea de que el estado de excepcin vigente con el desarrollo ilimitado del artculo 151 ser mantenido hasta que el gobierno lo considere necesario.

20. Eufemismo o deslizamiento semntico

Reemplazar una expresin por otra para descargarla de todo contenido, vacindola as de su sentido: guerra preventiva para justificar una invasin sin la existencia de razn lgica o, cambio de rgimen para definir un Golpe de Estado. (Ver Desinformacin).

En Catalua el eufemismo y el deslizamiento semntico ha sido una constante de la informacin del Gobierno y de la maquinaria informativa estatal; tambin ha sido utilizado por los responsables y portavoces del Govern aunque en este caso ha tenido un carcter defensivo ante el ataque brutal que supona la aplicacin del artculo 151 y por el encarcelamiento de los dirigentes polticos y sociales de Catalua. Por otro lado, con acusaciones de rebelin y sedicin ha obligado al exilio al Presidente de la Generalidad y a varios consejeros. Se niega, sin embargo, y con ayuda del aparato meditico, a considerarles presos polticos. Los califica de prfugos de la justicia.

El gobierno de Rajoy, por ejemplo, ha realizado un golpe institucional completo y ha tratado de disfrazarlo como la defensa del estado de derecho. El Gobierno se ha negado a distinguir entre legalidad y legitimidad y ha amenazado (y desempolvado los Planes), con la intervencin militar en Catalua. Lo mismo ha hecho con la promesa de hacer un cambio constitucional mediante un proceso constituyente que, con seguridad, conducira al cuestionamiento de las bases del estado franquista: entre otras la presencia de una Monarqua ilegtima, pactada entre estruendo de sables durante la Primera Transicin. Finalmente, como caba esperar, tal proceso se ha quedado en nada.

21. Guerra centrada en Redes

Tambin llamada operaciones centradas en redes. Es parte de la doctrina militar y de la teora de la guerra por el Departamento de Defensa estadounidense en la dcada de 1920.

Su objetivo es traducir en ventaja de informacin, permitida en parte por la tecnologa de la informacin, en ventaja competitiva, a travs de una red de fuerzas geogrficamente dispersas. Este trabajo en red, combinado con cambios tecnolgicos, organizacin, procesos y personas, permiten nuevas formas de comportamiento organizacional.

En concreto, la teora tiene tres principios:

Una robusta red de fuerza mejora el intercambio y el conocimiento de la situacin.

El intercambio de informacin mejora su calidad y el conocimiento compartido.

La conciencia situacional compartida permite la sincronizacin, mejora la sostenibilidad y velocidad del comando, y estos, a su vez, aumentan dramticamente la eficacia de la misin.

22. Guerra ciberntica

Se refiere a la piratera polticamente motivada, para llevar a cabo sabotaje y espionaje. Es una forma de guerra de informacin, a veces vista como anloga a la guerra convencional. La guerra ciberntica se compone de muchas variantes. (Vase Sabotaje; Seguridad de las comunicaciones; IWar).

23. Guerra de Cuarta Generacin

Se origina, terica y prcticamente, en Estados Unidos. Es una combinacin de guerrillas, la guerra asimtrica, la guerra de baja intensidad, la guerra sucia, el terrorismo de estado, operaciones encubiertas, la guerra popular, el terrorismo y contraterrorismo. Las estrategias de combate son irregulares. Estas estrategias incorporan la propaganda, la desinformacin o sobre informacin, la manipulacin de medios de comunicacin; entre otras. Se conserva el combate cuerpo a cuerpo; con las implicaciones que las nuevas tecnologas tienen en este tipo de combate.

24. Guerra de informacin

Es uno de los principios de la Guerra de Cuarta Generacin. Esta fuerza permite a los combatientes enfrentarse por medio de estrategias no convencionales, no regulares. En esta forma de la guerra, apenas perceptible para el pblico, no se combate con armamento convencional, pues estos son suplantados por distintas formas de transmitir informacin. De este modo el cuerpo a cuerpo se vuelve innecesario, resultando en los mismos fines, como ocupacin del territorio, percepcin internacional favorable, entre otros.

La principal fuerza, y ventaja, es la del avance tecnolgico. Esta guerra se vale de la recoleccin de informacin, para demostrar la validez de la informacin propia de quien la ejecuta; podra decirse que es una guerra por el control de la veracidad. Si la informacin que se plantea es veraz para un bando, esta estar reduciendo al contrario. Se ataca con informacin, y el ataque es mediante la manipulacin de las mentes espectadoras, es decir, la manipulacin de las mentes de la poblacin o un determinado grupo. Tambin puede sobreinformarse para crear caos. Esta modalidad de guerra est relacionada con la guerra psicolgica.

En la guerra de informacin pueden adoptarse diversas estrategias:

Ataques o transmisiones de radio y TV.

Secuestro o empleo premeditado de la seal de radio o de TV, con el fin de usarse para desinformar.

Desactivacin de redes logsticas para interferir los sistemas de informacin enemiga (suministro de alimentos, combustibles servicios pblicos, entre otros).

Sabotaje de operaciones econmicas y negocios casi siempre por medio de hackers y crackers.

Desde 1980, la Fuerza Area norteamericana tiene en su misin el lema Para volar, luchar y ganar en el aire, el espacio y el ciberespacio. Deshabilitan software y otros medios de soporte informtico; esta alternativa es ms rentable, ya que el coste de vidas humanas, y de municiones no es el mismo. No slo se destruyen las redes enemigas, tambin se desactivan. As el territorio no tiene necesidad de ser ocupado. Y el ocupante puede proveerse de informacin enemiga. Eso sera la equivalencia a tomar las municiones de un soldado cado en otra generacin, o la de tomar un bunker o cuartel lleno de municiones y cartas. La primera vez que estas estrategias se utilizaron fue contra Irak, durante la guerra del Golfo, en 1990.

En cuanto a las identidades virtuales, no pueden comprobarse como identidades pertenecientes a la realidad.

25. Guerra irregular

Los combatientes estn, en su totalidad, compuestos por fuerzas irregulares. Los enfoques de la guerra de guerrillas o la guerra asimtrica, entre otros, son bien recibidos. Son aproximaciones indirectas y de guerra asimtrica. Es una lucha prolongada que pone a prueba la resistencia de los combatientes.

En la Tercera Convencin de Ginebra, en 1949, se establecen los criterios de lo que deberan ser las Fuerzas Armadas Regulares:

Estar comandadas por una persona que responda por sus soldados en un conflicto.

Tener un signo distintivo reconocible a distancia.

Llevar armas a la vista.

La realizacin de operaciones en conformidad con las leyes y costumbres.

El derecho humanitario internacional designa el trmino Fuerzas Irregulares, a una categora de combatientes de fuerzas armadas no gubernamentales, involucrados en un conflicto armado. Estas fuerzas armadas se diferencian del resto por no pertenecer a las fuerzas armadas regulares. Actan dentro o fuera de su propio terreno, incluso si este ltimo se encuentra ocupado.

En los Apartados 21 a 26 no parece existir ninguna similitud con el proceso cataln. Los mantengo tal como estn en el Manual de la Guerra de Informacin por algunas identidades encubiertas: 21. Guerra centrada en redes; 22. Guerra ciberntica; 23. Guerra de Cuarta Generacin; Guerra de la Informacin; 25. Guerra irregular, por diversas razones.

En la rebelin en Catalua se ha dado intensamente una Guerra centrada en Redes y tambin una Guerra ciberntica durante el proceso del Referndum. Tales redes y los documentos robados durante el proceso de ocupacin de las Consejeras, as como los ocupados en la Consejera de Hacienda supusieron intentos logrados para asegurar el control de la Informacin fundamentalmente despus de la aplicacin del Artculo 155.

Ha habido tambin algunos elementos de guerra irregular. El intento de neutralizar y de ningunear a los Mossos de Escuadra (la Polica Autonmica), y el envo de centenares de miembros del CNI son elementos precursores de una guerra irregular.

El lector podr identificar, sin ms que repasar el Manual y seguir el vertiginoso proceso cataln algunas ms muy evidentes, en cada uno de esos apartados.

Hay que tener en cuenta que las espadas siguen en alto.

Notas:

[1] http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/la-guerra-de-la-informacion-en-venezuela-manual

[2] Meter en buscador Falsimedia+Antonio Maira

Buscar: https://www.google.es/search?biw=1366&bih=637&ei=VitfWrr6NMHqUJSBhrgF&q=Falsimedia%2BAntonio+Maira&oq=Falsimedia%2BAntonio+Maira&gs_l=psy-ab.3...0.0.0.13454.0.0.0.0.0.0.0.0..0.0....0...1c..64.psy-ab..0.0.0....0.2tqsp12C3e0

[3] www.lavanguardia.com/politica/.../twitter-comparacion-puigdemont-companys.html

Antonio Maira es analista poltico y Capitn de Fragata de la Armada

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter