Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-01-2018

Violentas manifestaciones y represin brutal
Los kurdos iraques reclaman cambios

Rojbin Muslim
Oriente XXI

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn Hijs


Mientras en la Repblica Islmica de Irn se producen violentas manifestaciones callejeras que la prensa occidental cubre ampliamente, no se est prestando atencin al Kurdistn iraqu, en situacin de grave crisis poltica y econmica.

Las protestas y disturbios callejeros en los que la multitud atac las oficinas de los diversos partidos polticos de la regin de Sulaymaniya no son nuevas en el Kurdistn iraqu. Incidentes similares, algunos ms violentos que otros, han marcado la regin en las ltimas dcadas. Este ltimo episodio, sin embargo, se ha caracterizado por la celeridad con que las autoridades han desplegado a la polica y a las fuerzas de seguridad en las ciudades de las protestas y han clausurado una serie de medios de prensa acusndolos de fomentar la ira de los manifestantes, como los canales de televisin del grupo de prensa Nalia y la red contestataria NRT.

Las cancilleras occidentales no han protestado ms que ligeramente ante las numerosas violaciones a la libertad de prensa y el arresto de destacados opositores de los principales partidos polticos, como Shaswar Abdulwahid Qadir, fundador de Nalia, detenido en el aeropuerto de Sulaymaniya por hombres uniformados y mantenido incomunicado durante varios das antes de ser puesto en libertad. Asimismo, los medios de comunicacin prximos al Partido Democrtico del Kurdistn (PDK) de Masud Barzani han etiquetado a los manifestantes y aquellos que simpatizan con ellos de terroristas.

En palabras de Niyaz Abdulla, periodista iraqu y activista kurdo entrevistado en NRT, todas las leyes aprobadas por el gobierno [Regional del Kurdistn] y todas sus instituciones son herramientas en manos de los partidos polticos en el poder. Cuando lo deseen, pueden aplicar la llamada Ley de los partidos polticos y su artculo 13.1 que les permite intervenir ante los medios privados y ante cualquiera que no est de su parte. Es por ello que el Gobierno Regional del Kurdistn (GRK) puede apelar en cualquier momento a travs de su Ministro de Cultura o del poder ejecutivo, a las fuerzas de seguridad y a cualquier otra institucin poltica para servir a los intereses de un grupo o partido poltico en particular. Todo ello deriva de la mentalidad que emergi durante la guerra civil y que les hace creerse autorizados para perseguir a cualquiera que no est de acuerdo con la forma en que ven las cosas.

Zona verde y zona amarilla

Lo que est claro es que casi todas las protestas se producen en la Zona verde [1] que est bajo control de la Unin Patritica de Kurdistn (UPK) fundada por Yalal Talabani. Tras el sangriento conflicto con el PDK de la dcada de los noventa, se lleg a un acuerdo para separar el Kurdistn entre ambos movimientos rivales a fin de poner fin a su enfrentamiento. Desde entonces, los dos partidos han dado muestras de aplicar enfoques bien distintos al dilogo democrtico: el PDK no tolera ninguna oposicin significativa en su territorio [2], mientras que la UPK ha dejado un relativo espacio para el pluralismo y la expresin disidente.

Por lo tanto, la ausencia de protestas callejeras y de violencia en la Zona amarilla del PDK no refleja necesariamente la satisfaccin de la poblacin local, sujeta a las mismas restricciones que la regin controlada por la UPK. Desde el perodo de Sadam Husein, la gente de la regin de Sulaymaniya ha sido reconocida por su valenta y espritu de sacrificio. Nunca ha habido protestas en Erbil o en Dohuk. Las mentalidades all son completamente diferentes. La gente no puede organizar una manifestacin en Erbil porque sera automticamente reprimida, dice Taha Betwayi, el padre de una de las vctimas de las protestas de Ranye [3]. Sin embargo, debe notarse que la diferencia entre las dos zonas no va ms all, en la medida en que ambas partes tienen el mismo cuerpo militar, equivalente a una milicia, al servicio de sus intereses particulares. En este sentido, la UPK y el PDK ocupan una posicin de poder en la arena poltica kurda que otros partidos que no cuentan con activos militares intentan contrarrestar.

Razones para la ira

En la Zona verde, estudiantes, profesores, funcionarios y ciudadanos comunes llevan mucho tiempo expresando su malestar con la situacin catastrfica de Kurdistn. Los funcionarios no han recibido sus sueldos desde hace tres meses, sueldos que se han recortados durante ms de un ao por la crisis econmica del pas. Considerando que la situacin est empeorando constantemente, es difcil vislumbrar cmo las autoridades lograrn modificar la tendencia. El Gobierno Regional del Kurdistn afronta una deuda de ms de veinte mil millones de dlares (16.600 millones de euros), su economa est quebrada, especialmente desde la prdida de sus yacimientos petrolferos en la provincia de Kirkuk. Y hay que decir que una gran parte de esos ingresos ya se haban agotado por la corrupcin.

Las razones de los pobres resultados econmicos del Kurdistn iraqu tambin son estructurales. Insuficientemente diversificada, la economa kurda padece una estrategia de especializacin basada en el modelo de su industria petrolera en detrimento de otras actividades y de un sector pblico opaco y de difcil gestin. Ahora que los ingresos petroleros prcticamente han desaparecido se debe replantear todo un modelo econmico. La ausencia de un sector financiero eficiente y, lo que es peor, la fuga de capitales e inversores deteriora la salud econmica del pas.

Las primeras vctimas de esta situacin son las clases populares. Han contenido su exasperacin hasta que comenzaron las manifestaciones el 18 de diciembre. Mientras que el gobierno vive de sus ltimas reservas financieras, estimadas en 1.600 millones de euros, las negociaciones con Bagdad avanzan lentamente. De acuerdo con el marco de la Constitucin que estipula que los salarios de los funcionarios pblicos son una prerrogativa del poder central, Bagdad ha prometido destinar el presupuesto necesario pero ha exigido una auditora de los empleados del servicio pblico en la regin kurda para garantizar que no habr abusos. Mientras tanto, la vida cotidiana de las clases populares sigue sin transformarse.

Enfrentes entre polticos kurdos

Massud Barzani dimiti rpidamente despus de la monumental derrota del referndum sobre la independencia que haba promovido y fue substituido temporalmente por su sobrino, Nechirvan Barzani. Su partido todava goza de ventaja como resultado de lo que equivali a un golpe de estado del ltimo presidente del Parlamento, Yusif Muhammad Qadir. Mientras tanto, las elecciones legislativas, originalmente programadas para el 1 de noviembre, se han aplazado sine die con el pretexto de que la crisis poltica resultante de la prdida de Kirkuk y otros territorios en disputa ha hecho que sea imposible celebrarlas en una atmsfera adecuada. Qadir finalmente dimiti el 26 de diciembre de 2017, cinco das despus de que varios ministros hubieran hecho lo mismo, en protesta por la brutal represin de los disturbios en todo el pas.

Por otro lado, ni el PDK ni la UPK consideraron necesario retirarse del gobierno o reconsiderar la forma en que gestionaban el pas. Si la UPK atraviesa una crisis sin precedentes, con el clan de los herederos de Yalal Talabani intentando arrebatar la direccin del partido a otros actores como Barham Salih o Kosrat Rasul Ali, el PDK est paralizado por un modus operandi cuasi tribal y basado en el nepotismo. Conscientes de las dificultades de reformar la UPK [4], varios dirigentes estn a punto de abandonarla, como Barham Salih, que cre su propio partido en septiembre pasado e incluso est considerando una coalicin con Gorran, el partido opositor al que pertenece el ex presidente del Parlamento. Sin embargo, nada de esto resolver la crisis poltica hasta que se hayan celebrado elecciones regionales transparentes y se haya resuelto el espinoso problema de las milicias que trabajan para los partidos polticos.

Bagdad se beneficia del desorden

Mientras los dirigentes del Gobierno Regional del Kurdistn se aferran al poder, las autoridades iraques se aprovechan de su posicin de fuerza para imponer restricciones cada vez ms severas que quebrantan poco a poco el sueo kurdo de la independencia. Despus de cerrar los aeropuertos internacionales de la regin kurda hasta el prximo mes de marzo, impusieron un bloqueo terrestre con la asistencia de Turqua e Irn, bloqueo que se ha suavizado gradualmente y que ha acabado por completo el 2 de enero de 2018, tras la apertura los dos ltimos cruces fronterizos iranes. Adems, la milicia Al Hashd al Sha'abi, cuya lealtad a Tehern sigue siendo ambigua, se ha aprovechado de la situacin para alentar a las minoras chies en las zonas mixtas y controvertidas que anteriormente estaban bajo el control de las fuerzas kurdas. Los abusos cometidos contra las minoras kurdas o sunes en la regin de Tuz Jurmatu son una reaccin a la forma en que el Gobierno Regional del Kurdistn favoreci a los kurdos cuando dirigan la ciudad.

Las medidas punitivas tomadas por Bagdad tienen un impacto significativo en una economa regional ya devastada por la cada de los precios del petrleo y la guerra contra el Estado Islmico (EI). Desprovista de recursos, la direccin kurda est obligada a esperar el resultado de la auditora de los funcionarios pblicos y de los Peshmerga que Bagdad ha forzado contra las instituciones del Gobierno Regional. El gobierno central tampoco tiene escrpulos en tratar de interferir en los asuntos internos kurdos instando a los partidos aliados del PDK a romper con el partido de Massud Barzani y hacerle perder su mayora, lo que paradjicamente podra favorecer la democratizacin de la poltica en el Kurdistn iraqu.

Las elecciones parlamentarias iraques estn fijadas para el 12 de mayo de 2018 pero an no se sabe la fecha de las elecciones parlamentarias regionales en Kurdistn. El partido Gorran ha solicitado una auditora del registro de votantes en la regin despus de que un informe identificara 900.000 nombres falsos en el registro electoral, el equivalente a 40 de los 111 escaos del parlamento regional, segn indica un profesor de Derecho kurdo-iraqu. Mientras tanto, el gobierno regional est haciendo todo lo posible para no cumplir con una decisin del Tribunal de Justicia iraqu que exige que se reconozca como nulo e invlido el referndum sobre la independencia, lo que sera la mxima humillacin. Aunque el riesgo de que el gobierno central desmantele por completo el gobierno regional parece ahora algo remoto, Bagdad, no obstante, pretende frenar de una vez por todas futuras tentaciones separatistas. Queda por ver si las negociaciones actuales entre las diferentes partes darn como resultado la normalizacin de la situacin, el regreso de los refugiados a sus regiones de origen, una representacin genuina de las diversas poblaciones en toda su diversidad en las reas en disputa y por ltimo, pero no por ello menos importante, una verdadera democratizacin del proceso poltico tanto en el Kurdistn como en Iraq en su conjunto.

Notas:

  1. Como resultado de la guerra civil kurda (1994-1998), existen dos administraciones de facto en Kurdistn: la Zona verde (provincia de Sulaymaniya) controlada por la UPK y la Zona amarilla (provincias de Erbil y Duhok) controlada por el PDK.

  2. Un colectivo de abogados de Erbil pidi autorizacin para convocar una manifestacin el mes pasado y la respuesta fue presionar al presidente del colectivo, y cortarle el subministro de agua y electricidad en su casa el da de su solicitud.

  3. Su hijo y otro joven asesinado a su lado recibieron disparos de las fuerzas de seguridad desde una oficina de PDK en la zona.

  4. El cuarto congreso que la UPK deba celebrar en enero de 2018 para reformar la estructura del partido se ha pospuesto sin fecha fija, como anunci Latif Cheij Omar, jefe de la oficina de la UPK de Sulaymaniya durante una entrevista.

Fuente: http://orientxxi.info/magazine/iraqi-kurdistan-in-a-political-and-economic-cul-de-sac,2205

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter