Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-01-2018

A 41 aos del crimen
La matanza de los abogados de Atocha

Vctor Arrogante
Rebelin


La matanza de Atocha fue un atentado terrorista cometido por pistoleros de la extrema derecha vinculados a Fuerza Nueva y a Falange. La noche del 24 de enero de 1977, cinco abogados laboralistas fueron asesinados y otros cuatro resultaron gravemente heridos. Las vctimas eran comunistas y de Comisiones Obreras. El ao 1977 no haba empezado bien con la tensin creciente: la ofensiva de ETA y del GRAPO, los rumores golpistas y la matanza puso en jaque a la democracia por llegar.

Eran alrededor de las 22:30 de la noche, cuando un comando ultraderechista formado por tres pistoleros, irrumpen en el despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras y militantes del Partido Comunista de Espaa (todava ilegal), situado en el nmero 55 de la calle de Atocha, y abri fuego contra los presentes. Al parecer, iban en busca del dirigente comunista Joaqun Navarro y, al no encontrarlo, decidieron asesinar a todos los dems. Eran dos jvenes armados con pistolas y un tercero encargado de cortar los cables del telfono y registrar los despachos. Jos Fernndez Cerr, Carlos Garca Juli y Fernando Lerdo de Tejada, eran los tres asesinos.

Franco haba muerto en noviembre de 1975 y pareca que todo quedaba atado y bien atado. Espaa tena ante s el reto de ser como sus vecinos demcratas o el bnker nacional-catlico de Europa. La historia haca inviable mantener los Principios Fundamentales del Rgimen y los valores del 18 de julio, jurados en 1969 por Juan Carlos de Borbn. Muchos haba que seguan defendiendo al bnker. Franco firm sus ltimas sentencias de muerte semanas antes de morir; en marzo de 1976 se produjeron los sucesos de Vitoria con cinco huelguistas muertos; y en mayo los sucesos de Montejurra en los que murieron dos militantes carlistas. Con la matanza de Atocha, queran mantener su Espaa una, grande y libre, frente a la roja, plurinacional, tricolor, laica y democrtica.

Aquellos das de enero significaron una amenaza para la Transicin. Hubo que hacer frente a una ofensiva criminal que coloc a la naciente democracia al borde del precipicio (Martn Villa, ministro de Gobernacin en 1977). A esa situacin se lleg por la concatenacin de unos trgicos episodios: los secuestros de Antonio Mara de Oriol y del general Villaescusa, la muerte del estudiante Arturo Ruiz por disparos de un ultraderechista, la muerte de Mara Luz Njera al ser alcanzada por un bote de humo de la polica y el asesinato de los abogados laboralistas. Espaa iba de sobresalto en sobresalto tras los cuarenta aos de paz, que la propaganda del rgimen propagaba. Juan Antonio Bardem retrat la trgica semana en su pelcula Siete das de enero.

Los abogados que ejercieron la acusacin contra los asesinos de los abogados, trataron de poner al descubierto las oscuras tramas ultraderechistas de lderes como Blas Piar y fuerzas reaccionarias dentro del propio aparato de seguridad del estado. Segn las sospechas de algunos de los abogados, entre ellos Jos Bono y Cristina Almeida, habran participado de alguna forma en la elaboracin de los atentados para desestabilizar el proceso de la transicin en marcha.

La abogada Cristina Almeida ha denunci que en el juicio no se les dej llegar hasta el final. El juez Gmez Chaparro Estaba acostumbrado a castigar a polticos, demcratas y comunistas, pero no a los fachas y a la derecha. Todo estaba conectado. Fernando Lerdo de Tejada, que esper a los asesinos a la puerta del despacho, era sobrino de la secretaria de Blas Piar. Cuando empezamos a investigar ms all, no nos dejaron. Las investigaciones se quedaron en el Sindicato Vertical de transportes.

La versin oficial de los asesinos es que iban a buscar a Joaqun Navarro, el Secretario General del Sindicato de Transportes de CCOO en Madrid. Esperaron una hora en el piso de arriba y escucharon quin entraba y sala del despacho. Fueron los mismos asesinos los que contaron en sus declaraciones que oyeron cmo se marchaba gente del despacho. Haba complicidad con el juez y un clima muy tenso. Peligraba el sistema democrtico naciente. Bastante fue con haberlos detenido.

Casi dos meses despus del atentado, los autores del crimen fueron detenidos y puestos a disposicin judicial. La Audiencia Nacional dict sentencia el 4 de marzo de 1980. Consider que los procesados constituan un grupo activista e ideolgico, defensor de una ideologa poltica radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en Espaa. El fallo conden a Jos Fernndez Cerr y Carlos Garca Juli, autores materiales de los hechos, a un total de 193 aos a cada uno de ellos, y a Francisco Albadalejo, a un total de 73 aos. Aunque ahora parezca poca cosa, el juicio de los asesinos de Atocha, en 1980, fue la primera vez que la extrema derecha fue sentada en el banquillo, juzgada y condenada (Miguel ngel Sarabia).

Garca Juli se fug 14 aos despus, al serle concedida la libertad condicional, con 10 aos de prisin pendientes. Fue detenido en Bolivia por narcotrfico. Fernndez Cerr fue puesto en libertad tras 15 aos en la crcel. La instruccin del caso fue un desastre. Lo ms sangrante fue que el juez instructor de la Audiencia Nacional, Rafael Gonzlez Chaparro, concedi un permiso a Fernando Lerdo de Tejada, tras un ao en la crcel y a la espera de juicio, para ir a la boda de su hermano y no volvi. Emilio Helln acab trabajando como asesor de criminalstica para la Guardia Civil y la Polica.

Entre el secuestro de Antonio Oriol en diciembre, la aprobacin del referndum para la reforma poltica, y la Semana Negra de enero, se presentaba una escalada de violencia, de accin y reaccin, que poda desembocar en una Guerra Civil. Si algo qued demostrado, es que ni los militares cayeron en la provocacin, ni el partido comunista, respondi con violencia. El duelo en el entierro y la multitudinaria manifestacin en riguroso silencio conmocionaron al pas. El canalla asesinato de los abogados surti el efecto contrario. El PCE sera legalizado en abril, un mes despus de la detencin de los asesinos y las primeras elecciones democrticas desde 1936 se celebraron el 15 de junio.

En el atentado fueron gravemente heridos Miguel Sarabia, Alejandro Ruiz-Huerta, Luis Ramos y Dolores Gonzlez. Otra de las abogadas que salv la vida porque haba cambiado de despacho es Manuela Carmena Los asesinatos de Atocha fueron la cuota a pagar para obtener libertad y democracia. Cayeron asesinados a tiros, Enrique Valdelvira, Luis Javier Benavides, Javier Sauquillo, Serafn Holgado y ngel Rodrguez Leal. Defendan las libertades de los trabajadores y los derechos de la ciudadana. Cinco muertes que iniciaron el camino a la democracia; en su memoria

Todo parece que con el atentado buscaban una huelga general que provocara un golpe de Estado, pero no lo consiguieron. ste lleg el 23 de febrero de 1981.

@caval100

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter