Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-01-2018

Catalunya: la lnea divisoria

Manuel Ruiz Robles
Rebelin


yugos os quieren poner

gente de la hierba mala

Miguel Hernndez (1910-1942)



El bloque monrquico

Durante la dictadura franquista el Reino de Espaa encarcelaba, torturaba y ejecutaba a ciudadanos demcratas en nombre del imperio de la ley.

Durante la democracia neoliberal el Reino de Espaa contina aplicando medidas coercitivas extremadamente violentas frente a los procesos sociales que le son adversos.

Lo vienen haciendo desde su refundacin en junio de 1977 mediante torturas; secuestros; ejecuciones extralegales; colaboracin militar con dictaduras sanguinarias; golpes de estado; multas; embargos; presos polticos; violencia masiva sobre una poblacin civil, pacfica e indefensa; impunidad de crmenes contra la humanidad; leyes regresivas; agitacin nazi; persecucin de denunciantes; etc. (*)

Su ncleo poltico activo lo constituye el bloque monrquico.

La Ley de Amnista

La llamada Ley de Amnista mantiene vigente la impunidad de los asesinos. Restos humanos, procedentes de las vctimas del terror franquista, permanecen en las cunetas diseminados por todos los rincones de la geografa nacional, sin que ningn Juez se persone y ordene su exhumacin. Ello es una prueba evidente del carcter ilegtimo y criminal del rgimen del 78, nacido de una transicin poltica impuesta por los poderes que sustentaron la dictadura.

La citada Ley preconstitucional ha sido utilizada como pretexto para paralizar la investigacin judicial sobre los crmenes del franquismo iniciada por el juez Baltasar Garzn, que acab costndole su puesto de trabajo y la expulsin de la carrera judicial.

Quienes la defienden, como una pretendida conquista democrtica, mienten.

Ley de Amnista y UMD

Dicha ley amnisti delitos de sangre, incluidos los crmenes contra la humanidad del franquismo, quedando excluidos los militares de la Unin Militar Democrtica UMD, condenados en Consejo de Guerra. Esta organizacin de militares haba sido auto-disuelta el 26 de junio de 1977, das despus de las elecciones del 15 de junio. Una organizacin cuya nica actividad subversiva consisti en difundir en el seno de las Fuerzas Armadas valores democrticos, que ms tarde recogi la constitucin de 1978.

La ley fue aprobada por una mayora arrolladora del Congreso de los Diputados. Los diputados socialistas Carlos Sanjun (andaluz) y Julio Busquets (cataln) se abstuvieron. Ambos haban sido dirigentes de la auto-disuelta UMD, fundada y liderada por el respetado comandante Luis Otero.

En aquellos aos 70 del siglo pasado conoc al comandante Carlos Sanjun, que fue mi inmediato superior jerrquico en la citada organizacin clandestina. Tambin tuve ocasin de conocer al capitn Julio Busquets, que vino a mi domicilio unos das antes del golpe borbnico del 23-F, en donde intentamos analizar la grave situacin militar por la que atravesaba el pas. Julio aprovech la visita para dedicarme su libro El militar de carrera en Espaa y acordar una reunin con el diputado socialista Luis Solana, miembro de la comisin de Defensa del Congreso.

La reunin tuvo lugar a puerta cerrada, en un despacho privado. En ella me encontr con el comandante Miguel Bouza y un coronel cuyo nombre no recuerdo. Alert de la inminencia de un golpe militar; un rumor ampliamente generalizado a pie de calle. Luis Solana afirm que no exista riesgo alguno, que no haba nada de lo que yo deca. Julio Busquets permaneci en silencio durante toda la reunin, muy serio, con semblante preocupado. Das despus se produca el golpe del 23-F, desvelado por Diario16, y sala a la luz la famosa lista del gobierno del general Alfonso Armada.

La UMD fue una organizacin fuertemente centralizada, formada por pequeos grupos totalmente estancos entre s. Una vez auto-disuelta, en junio de 1977, algunos compaeros nos mantuvimos en contacto varios aos, liderados por al actual coronel Luis Otero, llevando a cabo una intensa actividad de informacin anti-golpista, que se prolong hasta mediados del ao 1986. Esta actividad se complement con artculos de opinin que escribimos y publicamos en Diario16, en donde nuestro compaero el capitn Fernando Reinlein, que haba sido uno de los dirigentes de la UMD, ejerca como periodista, dndonos todo su apoyo.

Conoc en septiembre de 1977 al comandante de Infantera de Marina Miguel Bouza, recientemente fallecido siendo ya coronel, al que me uni una entraable amistad por su actitud democrtica; muy respetado en la Armada por su gran profesionalidad e inteligencia. Haba liderado un pequeo grupo de Oficiales de Marina en la UMD. Tambin conoc en esa fecha al entonces teniente de navo Antonio Maira, compaero con el que he compartido y comparto muchos puntos de vista sobre la transicin y la actual crisis de Estado. Ha sido promotor y cofundador de Colectivo Anemoi, en febrero de 2013, aportando su gran arrojo, experiencia y talento poltico.

Antonio lider en Cdiz un pequeo grupo de Oficiales de la Armada, en aquellos aos agitados, entre los que se encontraba el alfrez de navo Manuel Pardo de Donlebn, hoy capitn de navo, cofundador del Colectivo Anemoi.

El capitn de navo Arturo Maira, al que conoc en nuestros tiempos de alumno en la Escuela Naval de Marn (Pontevedra), en los aos 60 del siglo pasado, fue tambin -junto a su hermano Antonio y varios de nosotros- cofundador del citado colectivo.

Los instrumentos represivos de la monarqua y su reforma

Es evidente que el bloque monrquico detenta el control del aparato represivo del Estado espaol, heredado de la dictadura. El sistema ha postergado a numerosos demcratas, promocionado sin embargo a un gran nmero de elementos franquistas. Esta infame poltica es el origen de la continuidad franquista de las Fuerzas Armadas espaolas, muy alejadas ideolgicamente de muchos de los militares demcratas europeos, pese a su pertenencia a la OTAN, la organizacin imperialista ms poderosa y letal de la historia de la humanidad.

Dicho aparato represivo es difcilmente reformable, como pone en evidencia, cuarenta aos despus, la fantica ideologa dominante en su cpula militar. As lo denuncia nuestro compaero el ex teniente del Arma de Ingenieros Luis Gonzalo Segura en su reciente ensayo El libro negro del Ejrcito espaol. Luis es un valiente intelectual y escritor, presidente de la Asociacin Civil Milicia y Repblica ACMYR, que nos honra con su amistad. Ha sido acosado, expulsado del Ejrcito y arrojado al paro por denunciar la corrupcin estructural existente. Exigimos su readmisin inmediata.

El Gobierno de Espaa despliega actualmente su poder en Catalunya, de forma extrema y arbitraria, aplicando el Articulo 155. Es un artculo-trampa negociado en la trastienda de la dictadura. Un instrumento poltico antidemocrtico, previsto para reprimir procesos sociales contrarios a los intereses de la oligarqua financiera y terrateniente, que simboliza el Rey. Es la llamada dictadura constitucional

La faccin militar heredera del Ejrcito de Franco, aliado de la Alemania nazi, es -junto a una parte de la Judicatura- el instrumento represivo que contribuye a sustentar el poder del rey y de su gobierno, el Gobierno de Espaa.

La periodista y escritora Enriqueta de la Cruz, Vocal de la Junta Directiva de ACMYR, ha novelado genialmente aspectos inditos de la Transicin en El Testamento de la Liga Santa. Este libro apasionante es un excelente e inslito relato de ficcin, que aporta claves esenciales de la forma en la que operan en la sombra poderes franquistas afines al III Reich.

La reforma efectiva de la Constitucin es inviable. Es un espejismo que atenaza a parte de la izquierda espaola en un inmovilismo suicida, producto de su estrategia electoralista a corto plazo.

De esta situacin no es responsable la clase trabajadora espaola, explotada por los poderes neoliberales nacionales e internacionales, que han llevado al borde de la indigencia a millones de personas. Es una clase asfixiada intelectualmente por los medios masivos de propaganda del sistema y la inaccin de una parte de la izquierda, aliada del franquismo.

El franquismo estructural, consustancial a la monarqua borbnica, nos empuja vertiginosamente hacia un abismo de dolor e incertidumbre: la descomposicin de Espaa.

No es posible mantener una cierta unidad del Estado espaol, consensuada y estable, mediante represin judicial y violencia.

Una alianza urgente para la constitucin de un potente bloque democrtico

Las fuerzas democrticas del Estado espaol estn divididas y carecen de una estrategia viable a medio plazo. El temor de la izquierda espaola a resultados electorales desfavorables les impide avanzar de forma efectiva hacia una salida democrtica a la crisis de rgimen, que se agrava por momentos.

La segunda restauracin (imposicin) borbnica no es estable, ni lo ser. Es probable que sus contradicciones internas hagan ineludible la confluencia de importantes fuerzas polticas parlamentarias, como son el PSOE, UNIDOS PODEMOS, ANOVA, O BLOQUE, EH BILDU, etc.

La necesaria hoja de ruta de los partidos que se reclaman republicanos, imprescindible para construir una alternativa democrtica creble, sigue pendiente sine de.

Es urgente que se inicien conversaciones para acordar las alianzas necesarias que hagan factible la formalizacin de un bloque democrtico. Dicho bloque habra de estar sustentado por todos los partidos y fuerzas sociales opuestas al franquismo. Su programa habra de materializar, en el conjunto del Estado espaol, la lnea divisoria que est trazando valientemente el pueblo de Catalunya entre democracia y franquismo, entre repblica y monarqua.

Las actuaciones prioritarias de dicho bloque democrtico, del que habra de emerger un gobierno de concentracin republicano, con participacin destacada de fuerzas soberanistas, podran ser:

(*) Algunas referencias del Reino de Espaa, no exhaustivas:

torturas; secuestros; ejecuciones extralegales; colaboracin militar con dictaduras sanguinarias; golpes de estado; multas; embargos; presos polticos; violencia masiva; impunidad de crmenes contra la humanidad; leyes regresivas; agitacin nazi; corrupcin

Manuel Ruiz Robles es portavoz del colectivo de militares demcratas Anemoi, capitn de navo de la Armada, vocal de la Junta Directiva de la Asociacin Civil Milicia y Repblica ACMYR.

e-mail: [email protected]

twitter: @colectivoanemoi

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter