Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-01-2018

A tres aos de la muerte que todava envenena a Argentina

Daniel Gutman
IPS


Pasaron tres aos desde la muerte del fiscal Alberto Nisman, que sigue ensombreciendo a Argentina pues todava no se aclar si lo mataron o si se suicid. Adems, su denuncia pstuma est ms viva que nunca y amenaza con la crcel a quien hasta hace dos aos era presidenta y hoy es la principal lideresa de la oposicin.

El fiscal Nisman, encontrado muerto de un balazo en su departamento, el 18 de enero de 2015, investigaba el mayor atentado terrorista de la historia argentina: la explosin del edificio de la mutual juda, la AMIA, en Buenos Aires, que en 1994 dej 85 muertos.

En estos tres aos hemos seguido lo que fue diciendo la Justicia. Y la ltima resolucin del juez habla de un asesinato que, por otro lado, parece lo ms probable, dijo a IPS el actual presidente de la AMIA, Agustn Zbar.

Nisman dedic casi 20 aos a la causa AMIA. Fue la razn de su vida, acot.

No hay dudas de que su muerte fue por causa de su trabajo. Y seguramente hoy Nisman no estara muerto si la causa AMIA hubiera avanzado y se hubiese castigado a los culpables, agreg Zbar, un abogado que ha tenido una intensa actividad poltica y fue diputado nacional.

Nisman no tena dudas de que el ataque se haba planeado en Irn al ms alto nivel estatal y llevaba ms de diez aos reclamando la extradicin de siete exfuncionarios de ese pas, siempre rechazada por la Repblica Islmica.

Con la causa judicial atascada en ese punto, el 15 de enero de 2015 Nisman present una impactante denuncia contra la entonces presidenta Cristina Fernndez, a quien acus de encubrir a los idelogos del atentado, a travs de un acuerdo firmado en 2013 por su gobierno con Irn, que nunca lleg a entrar en vigencia.

Ese pacto creaba una Comisin de la Verdad con representantes de los dos pases y habilitaba a un juez argentino a viajar a Tehern a interrogar a los sospechosos. Segn Fernndez, se buscaba as reactivar una causa judicial paralizada.

Pero para Nisman, el verdadero objetivo era que se archivara la acusacin contra los iranes y as descongelar la relacin entre los dos pases.

La denuncia sacudi el tablero poltico y Nisman fue convocado a explicarla en el Congreso Nacional, el 19 de enero. Pero la noche anterior fue encontrado muerto, con un balazo en la cabeza y un arma de fuego a su lado, en el departamento en el que viva solo en Puerto Madero, el barrio ms moderno y cotizado de Buenos Aires.

Desde aquel da, la investigacin judicial por la muerte del fiscal se enred con cambios de jueces y fiscales, denuncias de presiones polticas y distintas pericias que, en algn caso, abonaron la tesis del suicidio. y en otro, la del homicidio.

Sin embargo, la exesposa y madre de las dos hijas de Nisman, no tiene dudas. El fiscal muri como consecuencia de un plan criminal con intervencin de agentes del Estado, dijo el 18 de este mes Sandra Arroyo Salgado, un rato antes del homenaje ntimo realizado en el cementerio judo de La Tablada, en las afueras de la capital argentina.

Para Arroyo Salgado, que es jueza federal en lo Penal, el crimen de su exmarido tena dos objetivos: Primero, silenciarlo; y segundo, condicionar la actuacin de los jueces y fiscales, demostrando qu le poda pasar a quienes se animaran a investigar. Alberto fue el que se anim y tuvo la valenta de denunciar al poder vigente.

Luego de la muerte de Nisman, y mientras era presidenta Cristina Fernndez, la Justicia consider que la denuncia del fiscal ni siquiera tena elementos suficientes como para que se abriera una investigacin. Pero el criterio cambi luego de que ella abandonara el poder, en diciembre de 2015.

En 2016, la causa fue puesta en movimiento por un tribunal de apelaciones y, en 2017, avanz al punto tal que el juez Claudio Bonadio orden en diciembre ltimo la detencin de importantes figuras del gobierno anterior.

La resolucin de prisin preventiva tambin alcanz a la expresidenta, acusada de traicin a la patria, un delito que muy raramente es aplicado.

Sin embargo, ella no fue encarcelada porque la protegen sus fueros parlamentarios, ya que en octubre haba sido elegida senadora nacional por la provincia de Buenos Aires con 37 por ciento de los votos contra 41 por ciento del candidato oficialista.

En marzo, cuando se reanude la actividad parlamentaria, el Senado debera debatir y votar si le quita o no los fueros, aunque hoy parece improbable que ello suceda. El oficialismo no est decidido a propiciar el encarcelamiento, sin condena, de quien hace apenas tres meses fue ratificada como lder del principal espacio opositor.

Nosotros repudiamos el acuerdo de Argentina con Irn y batallamos contra l, pero no compete a la comunidad juda liderar el avance contra quien fue elegida dos veces presidenta por el voto popular, dijo Zbar a IPS.

Tambin nos preguntamos los motivos de ese acuerdo, pero la investigacin corresponde a la Justicia, agreg el presidente de la AMIA.

Por su lado, la investigacin de la muerte de Nisman dio un giro en septiembre pasado, cuando un estudio de una fuerza de seguridad determin que a Nisman lo mataron a sangre fra, luego de sedarlo con una droga y golpearlo, al punto que incluso le rompieron el tabique nasal.

En cambio, la autopsia realizada inmediatamente despus de la muerte por el Cuerpo Mdico Forense, dependiente de la Corte Suprema de Justicia, haba llegado a la conclusin de que no hubo otra persona en la escena del crimen y por lo tanto inclin la balanza hacia el lado del suicidio.

Sobre la base de la nueva pericia, el juez federal Julin Ercolini dict una resolucin de 656 pginas sobre la ltima Navidad, en la que concluy que a Nisman lo mataron.

El juez proces como partcipe necesario en el crimen a Diego Lagomarsino, un tcnico informtico que trabajaba para Nisman, que dijo haberle prestado al fiscal, uno o das antes de su muerte, el arma con el que lo mataron o se mat, ya que Nisman se la haba pedido porque tema por su seguridad.

Junto a Lagomarsino, sealada por la exesposa de Nisman como un supuesto agente de inteligencia, fueron procesados como encubridores cuatro policas que trabajaban como custodios del fiscal, que habran liberado la zona para que lo asesinaran.

Sin embargo, en la resolucin del juez no se explica quin o quines lo mataron, de qu forma lo hicieron ni cmo entraron a su departamento, donde no haba signos de ninguna puerta forzada.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2018/01/a-tres-anos-de-una-muerte-que-todavia-envenena-a-argentina/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter