Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-01-2018

Karl Marx (1818-1883). En el bicentenario de su nacimiento (IV)
Escritos juveniles

Salvador Lpez Arnal (editor)
Rebelin


Nota del editor. No son fciles en general los escritos juveniles de Marx. Hay que estar muy puesto en el lenguaje hegeliano y en cosmovisiones o sistemas filosficos afines (adems de tener paciencia y querer poner codos). Un ejemplo, de la Crtica de la filosofa del Estado de Hegel (un texto de 1843):

Lo importante es que Hegel convierte a la idea en sujeto, y al sujeto autntico y real -por ejemplo, la conviccin poltica- en el predicado, cuando en la realidad el desarrollo corresponde siempre al predicado.

Cualquier ayuda es bienvenida en casos como ste.

Curiosamente, Sacristn coment este texto en una conferencia -mal pensada en su opinin (no en la ma)- que imparti sobre la dialctica en la Autnoma de Barcelona. Tal vez exigiera mucho a los oyentes en aquella ocasin pero conviene recordar cmo comentaba un paso similar al que hemos destacado antes.

El tema de fondo, en trminos filosficos, la inversin hegeliana.

Fue, pues, en 1973, en la Facultad de Derecho de la UAB, en sesin organizada por Juan-Ramn Capella (ausente aquel da por "enfermedad", esto es, por persecucin de la brigada poltico-social franquista), cuando el autor de "Panfletos y materiales" (cuanta modestia de la buena, con puntos de irona, para tanto buen saber filosfico y poltico!) dict la conferencia "Sobre la dialctica", temtica que le acompa a lo largo de los aos. Desde su inolvidable prlogo al Anti-Dhring [1] hasta su ltimo curso de metodologa de 1984-1985 que estuvo centrado en este polismico concepto, sobre el que en 1983, en una entrevista para La Vanguardia, comentaba:

Su enfoque totalizador [el de Marx], lo que con lxico hegeliano se llamara dialctico, ha hecho poca en las ciencias sociales y est tan vivo como el primer da

Recurdese, por otra parte, lo que escriba a Snchez Vzquez en una carta de junio de 1985: "Si consigo reunir a tiempo energa suficiente, enviar un trabajo sobre dialctica que tena pensado para tu jubileo". Lamentablemente no pudo a escribirlo. Falleci un mes despus, a finales de agosto, cuando regresaba a casa tras una sesin de dilisis.

En esta conferencia, despus de comentar sucintamente el uso de la nocin dialctica en Herclito y Platn y las novedades de la categora en Hegel, se centr en el anlisis de la concepcin joven-marxiana, advirtiendo que aunque la relacin Hegel-Marx no era cuestin simple, no haba ninguna duda de que el pensamiento marxiano provena genticamente de Hegel. Negarlo, como hacan entonces algunas escuelas o tradiciones marxistas, era lo mismo que afirmar que la suma de 2 ms 2 fuera 18, 23 o lo que se quisiera: Marx haba aprendido del autor de la Fenomenologa y usaba su lxico; sostener lo contrario era falsear los hechos por un supuesto cientificismo que, en el fondo, no era tal sino desinformacin o, peor an, (im)puro sectarismo.

Por lo dems, la entonces repetida ruptura epsitemolgica entre el Marx filosfico y el Marx cientfico, entre el joven Marx y el Marx maduro, no tena un fundamento slido. Ni siquiera lquido.

Ahora bien, aun aceptando, como haba que aceptar en rigor, que la dialctica marxiana proviniera de la hegeliana no por ello deba inferirse que fueran una y la misma cosa. Gnesis no es estructura.

Generalmente, prosegua Sacristn, la manera de presentar la relacin entre ambos clsicos consista en afirmar que Marx prescinda del sistema hegeliano, pero conservaba su mtodo invirtindolo. En el Marx epicreo, el de sus tesis doctoral, el punto de partida no era lo ideal sino lo real-emprico. Ya en 1843 haba formulado el joven Marx su primer comentario crtico y en l aparecan afirmaciones que avalaban esa lnea interpretativa:

La familia y la sociedad civil son los presupuestos del Estado. Ellas son los elementos propiamente activos, pero en la especulacin [es decir, en el sistema de Hegel, aclaraba MSL] sucede a la inversa.

Hegel haba sostenido que el Estado era la base de la familia y de la sociedad mientras que para Marx era el Estado lo fundamentado en aqullas.

Empero, si slo se destacaba esta inversin, se ignoraba entonces, seal inmediatamente Sacristn, otro tipo de crtica que Marx haba formulado tambin muy tempranamente.

As, en ese mismo texto, poda leerse: "Lo importante es que Hegel hace en todas partes de la Idea el sujeto y del sujeto real o propio el predicado" (recordemos el texto que hemos destacado en el primer comps de este texto).

Curiosamente, Francis Wheen, en su estudio sobre la gnesis de El capital, recoga el siguiente apunte de Marx que sobrevivi a uno de los cuadernos utilizados por l en Kreuznach:

Nota. Bajo Luis XII; la Constitucin por la gracia del rey (Carta magna otorgada por el rey); bajo Luis Felipe, el rey por la gracia de la Constitucin (monarqua impuesta). En general, podemos sealar que la conversin del sujeto en predicado y del predicado en sujeto, la sustitucin de lo que determina por lo que es determinado, constituye siempre la revolucin ms inmediata El rey hace la ley (vieja monarqua), la ley hace al rey (nueva monarqua).

Vuelvo al autor de Introduccin a la lgica y al anlisis formal.

El paso le permita a Sacristn construir su propia interpretacin: ante el hecho de que los griegos haban tenido una cultura muy geomtrica, un historiador empirista se limitara a constatarlo; un historiador de orientacin materialista buscara las causas de ello y, muy probablemente, estudiara la base agrcola de esa cultura; en cambio, prosegua, Hegel lo que sostena era que el Espritu de Geometra se realizaba a s mismo en Grecia. El sujeto ya no es el individuo -los griegos, materialmente viviendo, que son gemetras- sino el predicado. Y a la inversa. Hegel no dir, pues, que "Los griegos han sido gemetras" sino que "La Geometra es griega", que "la Edad de la Geometra es la Edad griega".

Hasta aqu, hasta esta primera parte del enunciado marxiano, prosegua el amigo y maestro de Francisco Fernndez Buey, seguiramos en la socorrida idea de que hay que invertir a Hegel para obtener una dialctica ajustada, materialista.

Pero, prosegua Sacristn, Marx aada a continuacin: "Pero de hecho el proceso va siempre por el lado del predicado". Marx estaba sealando que Hegel sostena en teora, slo en la teora, la inversin de sujeto y predicado (Grecia-Geometra), pero en su prctica lo que haca propiamente es historia de los griegos, y el proceso segua entonces por el lado del predicado.

Con ello, el supuesto Hegel-idealista, el autor especulativo por antonomasia, como se sola y suele decir, adquira riqueza y fuerza empricas porque, a la hora de la verdad, desarrollaba el predicado -los hechos, la vida material griega- aunque, tericamente, no los considerara propiamente sujetos. Pero an haba ms.

La crtica que Marx haba formulado a Hegel era una crtica en dos frentes: no slo le reprochaba su falseamiento de lo real, de lo emprico, convirtindolo en ideal, sino que, adems, discrepaba de l por transformar frecuentemente lo ideal en emprico.

Cuando Hegel sostena que "la edad de la Geometra es Grecia", Marx pensaba que no slo se estaba deformando la realidad griega sino tambin la idealidad de la propia ciencia geomtrica. No se trataba slo de invertir, de poner la Geometra donde estaban los griegos y viceversa, sino de reconstruir los dos polos, dado que, seal oportunamente Sacristn, al cambiar sujeto por predicado, observacin que sola pasarse por alto, "Hegel ha falseado los dos", no slo uno y, adems, impeda pensar correctamente el tema si nos limitbamos a la usual metfora de la inversin.

Resumiendo:

Marx no slo haba dicho, que la dialctica hegeliana inverta los hechos sino tambin que falseaba la Geometra (la teora, la Idea si se quiere) misma porque para hacer plausible la afirmacin de que "la Geometra es griega" o que "la Idea se hace Geometra en Grecia" no tiene ms remedio que forzar la idea de Geometra para "embutirla" en los datos griegos, falseando simultneamente de este modo la vida griega real y tambin -punto importante en la aproximacin de Sacristn- la idea de Geometra. En su lectura no se trataba slo de invertir sino de recomponer los dos extremos y "obtener" as la dialctica marxiana de la hegeliana.

Como nota final de su comentario, Sacristn record que muy pronto la dialctica de Marx aplicara al pensamiento de Hegel una crtica que normalmente se supona que haba dirigido slo a la filosofa de Feuerbach: la consideracin de que el verdadero conocimiento se consumaba en la prctica, no tan solo en la contemplacin terica. Marx no slo haba sostenido que tena que invertirse el idealismo hegeliano sino que tenan que recomponerse, adems, los dos polos de la relacin y, por ltimo, para llegar al punto final, haba "que resolver ese conocimiento en la consciencia prctica, en la vida cotidiana y en la prctica revolucionaria, transformadora".

Sobre la nocin de prctica acaso convenga recordar algunas aproximaciones de Sacristn en diversos momentos de su obra. En otra ocasin.

 

Y ya que hoy hablamos del joven Marx, acaso sea el momento de ver "El joven Karl Marx".

Esta aproximacin de Eullia Iglesias acaso de su inters: https://www.elconfidencial.com/cultura/cine/2018-01-19/el-joven-karl-marz-raoul-peck-cine-critica_1508144/ : "El haitiano Raoul Peck plasma cmo se forj el texto clave del pensamiento poltico contemporneo en un filme que retrata a Marx y Engels desde el torbellino vital e ideolgico de la juventud".

Algunas observaciones de la comentarista

Debera el cine de izquierdas distanciarse no solo en lo temtico e ideolgico sino tambin en su forma del modelo industrial y conservador que ha marcado Hollywood? En este debate eterno sobre la naturaleza de un cine revolucionario podramos enmarcar la nueva pelcula de Raoul Peck. HYPERLINK "https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-02-13/karl-marx-berlinale-pelicula_1330238/"'HYPERLINK "https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-02-13/karl-marx-berlinale-pelicula_1330238/"El joven Karl MarxHYPERLINK "https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-02-13/karl-marx-berlinale-pelicula_1330238/"'HYPERLINK "https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-02-13/karl-marx-berlinale-pelicula_1330238/"  renuncia a una esttica rompedora y apuesta por un clasicismo a la europea que puede chocar a quien crea que el 'biopic' del fundador terico del comunismo debera vestirse con otro tipo de ropajes. El filme incluso presenta tics propios de los 'euromixs' cinematogrficos, como el evidente doblaje del reparto internacional (que incluye, entre otros, al belga Olivier Gourmet, la luxemburguesa Vicky Krieps y la britnica Hannah Steele) al alemn, la lengua del pensamiento moderno. Ms que una entrega al academicismo burgus, la opcin de Peck entronca en parte con la idea rosselliniana de considerar el cine desde una perspectiva didctica, y aprovecharlo como un vehculo universal que permite acercar a un nmero ingente de espectadores en este caso la biografa de un filsofo tan citado y tan poco conocido como Karl Marx.

Hay mucho de Brecht en lo sealado. Ms an. Sobre Peck:

Este cineasta, que ha estado implicado de forma activa en la vida poltica de su pas natal, estren el ao pasado ' HYPERLINK "https://www.elconfidencial.com/cultura/cine/2017-04-07/i-m-not-your-negro-violenta-historia-negra-estados-unidos_1362449/"I Am Not Your NegroHYPERLINK "https://www.elconfidencial.com/cultura/cine/2017-04-07/i-m-not-your-negro-violenta-historia-negra-estados-unidos_1362449/"' , una aproximacin a la experiencia de la negritud en Estados Unidos a travs de la figura de James Baldwin, y cuenta en su haber tambin con dos pelculas sobre Patrice Lumumba, una en formato 'biopic' y la otra documental. Ahora incide en la vida y obra de los jvenes Karl Marx y Friedrich Engels a travs de este filme de acabado clsico, registro didctico y espritu revolucionario .

 
 

La juventud de los responsables del Manifiesto no es solo una mera cuestin de edad en la pelcula comenta Iglesias.

Peck insufla al relato la energa, el romanticismo y el idealismo propios del cine de juventud. Las juergas y la amistad inquebrantable entre Karl y Friedrich recuerdan por ejemplo a las correras bohemias de los protagonistas del 'Jules y Jim' de Franois Truffaut, aunque aqu no entramos en ningn tringulo amoroso. El director presenta el primer encuentro entre los dos personajes masculinos desde una perspectiva ms emocional que racional. Primero miden con juvenil arrogancia sus respectivos egos en un plano que los enfrenta cual rivales cara a cara, despus se acercan para poner en comn su admiracin mutua para acabar ambos de fiesta nocturna antes de enfrascarse a escribir el manifiesto. 'El joven Karl Marx' basa buena parte de su calidez humana en el vnculo fraternal entre los dos protagonistas. A Peck no le interesa confrontar los aspectos ms oscuros de las biografas de sus protagonistas ni hurgar en sus posibles incoherencias

El clasicismo del filme, una opinin de la autora que a m se me escapa como espectador, concuerda con las procedencias de dos personajes ms revolucionarios por ideologa que por origen social.

Engels se nos presenta en una de las factoras de Mnchester de las que era propietario su acaudalado padre. Las industrias familiares fueron su campo de investigacin para conocer de primera mano las condiciones de explotacin de los trabajadores. Marx podra haber optado a una situacin ms acomodada gracias a su matrimonio con Jenny von Westphalen, pero ambos llevan una vida familiar en unas condiciones que recuerdan a las del precariado actual. Al contrario de otros 'biopics', a Peck no le interesa confrontar los aspectos ms oscuros de las biografas de sus protagonistas ni hurgar en las posibles incoherencias entre sus vidas y sus obras. Ante todo reconstruye cmo se forj el Manifiesto comunista en el contexto de ese hervidero de ideas y movimientos sociopolticos, ligados a diversas expresiones de socialismo y anarqua, que supone el siglo XIX. Desde una postura dialctica respecto al pensamiento de figuras como Pierre-Joseph Prodhoun, Marx y Engels desarrollan la base terica que propone superar el concepto de fraternidad universal para desembocar en una de lucha de clases a partir de la unin de los proletarios del mundo.

A Iglesias, no se le escapa, no es posible que se nos escape, que 'El joven Marx' tambin reivindica a su manera el papel de Jenny von Westphalen y Mary Burns, la compaera de Engels. Adems de colaborar desde el anonimato en el trabajo de sus respectivas parejas, "ambas tomaron decisiones respecto a sus propias vidas mucho ms valientes, libres y rompedoras que las de esos hombres que cambiaran el curso de la Historia". No hay que hacer comparaciones necesariamente ni concursos de quien y quien menos, pero la grandeza humana, poltica y filosfica de Jenny y de Mary Burns (tambin de otras grandes mujeres en la vida de ambos) est fuera de discusin.

Nota:

(1) Vase M. Sacristn, Sobre dialctica, Matar (Barcelona), El Viejo Topo, 2009 (edicin de SLA, prlogo de Miguel Candel, eplogo de Flix Ovejero, texto complementario, deslumbrante en mi opinin, de Manuel Monlen Pradas).


 

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter