Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-01-2018

Un crimen premeditado para extirpar a Lula de la historia de Brasil

Jeferson Miola
Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE)


Lula no fue juzgado por el TRF4; fue ajusticiado por la segunda instancia de la Operacin Lava Jato. Al condenar a Lula en un proceso fraudulento, sin pruebas y con ritos manipulados, la judicatura brasilea profundiza el rgimen de excepcin y asume una fisonoma fascista.

La comunidad jurdica internacional, acadmicos, polticos, activistas sociales e intelectuales del mundo entero denuncian la implacable persecucin jurdica y meditica de Lula. La judicatura brasilea, aun as, y a pesar de la alerta internacional, practic un crimen premeditado, cuyo resultado era conocido de antemano.

Cuando decidieron forzar la anticipacin del juzgamiento para este 24 de enero de 2018, los justicieros tambin ya estaban decididos a clavar el marcador de la condena por tres a cero, coherente con la estrategia de rpida consumacin del crimen. La audiencia judicial, en este sentido, era una mera formalidad exigida para la escenificacin judicial.

Las sentencias de los tres jueces se combinaban entre s - en los elogios a los fiscales y al juez Moro; en el premio judicial a los delatores que mintieron para incriminar a Lula y que, por eso, tuvieron sus penas reducidas; en el aumento de la pena a Lula; en el desempeo como promotores de la acusacin y no como jueces; y en el esfuerzo intil de propagar y propagandear una falsa e inexistente imparcialidad del poder judicial.

Los medios hegemnicos, motor del golpe, lo saban todo de antemano. Tanto que a las 10:18 horas de la maana la red Bandeirantes public anticipadamente aquel resultado que slo sera formalmente conocido despus de las 18 horas, al final de la sesin.

En aquel justo momento, a las 10:18 horas del 24 de enero, el brillante abogado de Lula recin presentaba los argumentos de la defensa, y los jueces del tribunal de excepcin ni siquiera haban presentado sus votos.

Lula fue vctima, por lo tanto, de una violencia brutal: condenado por unanimidad y, ms grave, con pena aumentada a 12 aos y 1 mes de prisin. La decisin unnime tambin fue calculada por los canallas: redujo los recursos de defensa, anticip su prohibicin para participar de la eleccin presidencial y la prisin inmediata se convierte en una amenaza tangible, apenas se cumplan los escasos plazos para los recursos.

Est claro como la luz del sol que el propsito de la Lava Jato desde su inicio nunca ha sido el combate a la corrupcin, sino poner fin al ciclo de gobiernos progresistas inaugurado por Lula en 2003, que ha retirado a ms de 40 millones de personas de la miseria .

El golpe de estado de 2016, que derroc a la presidenta Dilma con el juicio poltico fraudulento patrocinado por Cunha, Temer, Acio, Geddel, Fernando Henrique Cardoso y Padilha, fue la primera etapa de esta estrategia. La condena de Lula es la segunda etapa de este golpe que fue diseado por el capital financiero en los centros de poder de EEUU.

Es innegable el activismo de fiscales, comisarios, jueces y policas federales del PSDB que instrumentalizan el cargo pblico para atacar y aniquilar a sus enemigos de clase. Los medios capitanearon la masacre implacable contra Dilma, Lula y el PT a lo largo de estos ltimos aos, y la Red Globo, como en el golpe de 1964, fue el capitn del abastecimiento de la democracia y del Estado de Derecho.

La condena del mayor lder popular de Brasil es la razn de ser de la oligarqua golpista sumisa a EEUU y al rentismo, y la operacin Lava Jato es el instrumento para ello. La burguesa intolerante pretende prohibir a Lula no slo de la eleccin de 2018, sino de la historia de Brasil.

Todava es temprano para predecir los desdoblamientos de este arbitrio. Es cierto, sin embargo, que la interferencia meditica y jurdica en el proceso electoral puede agravar el conflicto en la sociedad y alterar la calidad de la lucha poltica y de la resistencia democrtica en Brasil.

Lula no tendr su candidatura impedida inmediatamente, porque deber recurrir a otras instancias judiciales, pero sin la ilusin de conseguir revertir la tenebrosa injusticia, porque todo el aparato judicial brasileo, en todas instancias -incluso la Suprema Corte- est implicado en el golpe.

Con esta condena ilegal, Lula deber intensificar la actividad poltica de masas, los actos, las caravanas y la formacin de comits de solidaridad en todo el pas. Eso podr aumentar an ms la conciencias del pueblos de que Lula es vctima de una odiosa persecucin, aumentando las posibilidades de que, an condenado e impedido de ser candidato, Lula podrpa elegir el candidato que represente el proyecto democrtico-popular.

La prohibicin criminal de Lula no soluciona el problema de la clase dominante, que contina sin contar con un candidato competitivo y viable electoralmente. Por eso, no se puede despreciar la hiptesis de que, de persistir la inviabilidad electoral de la derecha, se profundice la dinmica fascista y autoritaria con, por ejemplo, intentos de prescripcin del PT.

En caso de materializar el intento de prisin ilegal de Lula, la clase dominante podr abrir las puertas del infierno. Este mito vivo, llamado Lula, ser entonces transformado en el Nelson Mandela de Brasil.

En la era Lula, qued escaso el stock de empleadas domsticas humilladas y esclavizadas por la clase media y por una burguesa esclavcrata. Eso es una ofensa imperdonable!

Jeferson Miola es integrante del Instituto de Debates, Estudios e Alternativas (Idea) de Porto Alegre (Brasil), fue coordinador-ejecutivo del 5 Fro Social Mundial y Director de la Secretara Administrativa del Mercosur.

Fuente: http://estrategia.la/2018/01/25/un-crimen-premeditado-para-extirpar-a-lula-de-la-historia-de-brasil/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter