Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-12-2005

El gigantesco escndalo de las crceles secretas de la CIA
Maestros de la tortura

Viacheslav Titiokin
Sovietskaya Rossia

Traducido del ruso para Rebelin por Josafat S.Comn


En Europa Occidental y los EE.UU. no cesa el escndalo desatado en torno a las crceles secretas de la CIA.

Por lo visto los honorables agentes de la CIA se sienten incmodos torturando en Estados Unidos. La ley y su humanismo innato se lo impiden. Por eso trasladan a los prisioneros a cmaras de tortura en el extranjero, donde les sacan lo que necesitan saber con ayuda de tenazas y psicotrpicos.

El negocio este, desde luego no es nuevo, slo que esta vez ha terminado convirtindose en un escndalo.

Todo comenz con la publicacin de un artculo en el Washington Post, en el que se aseguraba que la CIA posee crceles secretas en al menos dos pases de la Europa del Este.

La sorprendida Europa Occidental volvi rpidamente la mirada hacia sus hermanos pequeos en el Este, exigiendo con firmeza una respuesta. Pero veamos antes la repercusin de la noticia en los propios Estados Unidos.

Pensar que el Washington Post se hubiese convertido de repente en portavoz de los defensores de los valores morales sera demasiado ingenuo.

Esta publicacin segn parece, es una de las manifestaciones de la lucha entre bastidores que se ha endurecido en la lite de los EE.UU, cuando el fiasco en Irak comienza a adquirir visos de catstrofe.

Es cuando menos significativo que los lderes de los EE.UU estn ahora ms preocupados en buscar a los culpables de esta fuga de informacin, que por el hecho mismo de la denuncia (las actividades de la CIA, claramente contrarias al derecho internacional).

Los representantes gubernamentales estadounidenses comentan lo sucedido de pasada, mientras se muestran muy activos en la bsqueda de aquellos que han aireado los trapos sucios.

Presionados por Europa Occidental, (este tema fue tratado recientemente en el encuentro mantenido por el nuevo representante de exteriores de la RFA, W.F.Steinmaier, con la Secretaria de Estado, C.Rice), los gobernantes estadounidenses comienzan a reconocer, de mala gana, que algn que otro pecadillo tienen que expiar.

De momento no se ofrecen ms detalles.

La verdad, es que todo parece bastante claro. El que Washington no niegue la existencia de las crceles secretas de la CIA, demuestra que esta prctica vergonzosa realmente se ha estado produciendo.

Lo que no se acaba de entender es la supuesta reaccin de sorpresa de Europa Occidental.

La gloriosa y valerosa CIA, que nos muestran en las pelculas de Hollywood, lleva muchas dcadas cometiendo todo tipo de hazaas sangrientas. Acaso Pinochet hizo desaparecer a cientos de comunistas sin que sus amigos estadounidenses tuvieran conocimiento de ello? Y la Contra nicaragense? No fue con armas recibidas de la CIA, con las que asesin a miles de campesinos? No fueron mercenarios de la CIA los que volaron en pleno vuelo sobre el ocano, un avin cubano con decenas de pasajeros a mediados de los 70?

El gobierno estadounidense sigue negndose a extraditar a Venezuela a uno de estos mercenarios, el terrorista internacional, P.Carriles.

Hay cientos de ejemplos como estos. Pero como todo suceda en Amrica Latina, a la que hasta no hace mucho se consideraba el patio trasero de los EE.UU., nadie pareca extraarse. Era lo normal.

La Agencia ha derramado suficiente sangre en Latinoamrica y Asia, como para llenar un lago de tamao mediano.

Solo en Vietnam, en el transcurso del programa Fnix (programa para el exterminio de dirigentes y activistas del movimiento de liberacin) la CIA elimin a ms de 20 mil personas.

De qu se asusta entonces Europa Occidental?

Pues de que las crceles secretas de la CIA no han aparecido en Asia, frica o Amrica latina, sino en sus propias narices, concretamente en Kosovo.

La alianza de los narcobarones albaneses (a los que luego presentaron como luchadores por la libertad) con los servicios secretos occidentales se conoce desde hace tiempo.

La CIA y el Pentgono, as como los servicios de inteligencia britnicos y alemanes, llevaron al poder en Kosovo a la mafia albanesa. Ahora estos les estn devolviendo el favor.

Cierto que la CIA no les ha confiado a ellos la custodia de los prisioneros (demasiado sanguinarios). Por eso mantenan a sus vctimas en la base de Bondstil.

Kosovo es un tumor cancergeno en el cuerpo de Europa, creado por los mismos europeos y al que no pueden controlar.

El autntico shock vino al saberse que las crceles secretas de la CIA se encontraban en pases de Europa Oriental, que ya han sido aceptados en la respetable Unin Europea, o estn en proceso de serlo: Polonia, Rumana y puede que tambin Bulgaria.

Los prisioneros de la CIA fueron transportados en aviones pertenecientes a la Agencia.

Asombra la dimensin de la operacin.

Segn han denunciado, solo del Reino Unido habran salido 200 personas, sospechosas de estar relacionadas con el terrorismo internacional.

En Alemania, segn datos de la prensa germana, se habran registrado en los ltimos aos, 80 de estos vuelos.

Las informaciones de aterrizajes y despegues de estos extraos aviones se investigan en una serie de pases, incluyendo Espaa, Suiza y Noruega.

Los dirigentes de la Unin Europea han amenazado con la expulsin a aquellos pases, que permiten a los EE.UU. ejecutar sus sucias operaciones en su territorio. Por eso el asustado presidente polaco (al que todos acusan) el seor Kwasnievsky, actualmente vive ocupado en negar todas las acusaciones. Claro, que tiene muy poco crdito.

En la prensa aparecen datos bastante concretos de los lugares donde la CIA podra tener a sus victimas en Polonia.

La indignacin de los europeos, no se debe slo a la utilizacin del territorio del continente para asuntos tan turbios, sino tambin al vasallaje de Europa Oriental hacia los Estados Unidos.

La misma Polonia se ha convertido en un bufn servicial de los EE.UU., dispuesto a todo con tal de contentar a su amo: desde el envo de miles de sus soldados a Irak, hasta la esperada aceptacin del despliegue en territorio polaco de sistemas antimisiles de los EE.UU.

Minucias como el ofrecimiento de albergar crceles secretas, no deberan pues asombrarnos.

Lo que no deja de sorprendernos, son las gigantescas reservas de hipocresa de las que hacen gala nuestros vecinos de la Europa del Este y sus amigos en Rusia.

Llevamos ya 15 aos oyendo la misma cancin machacona sobre los crmenes del KGB. Sin la ms mnima prueba, dicho sea de paso.

Pero mira t por donde, resulta que los ms democrticos pases del mundo, los gobiernos de Europa Oriental, que siguen gimoteando por los crmenes del comunismo, estn implicados en la creacin de cmaras de tortura secretas.

An estamos a la espera de or una mnima palabra de condena de boca de los abnegados defensores de todos los oprimidos, los seores Pozner y Svanidze (famosos presentadores de la televisin rusa. N de la T).

Este sucio asunto demuestra una vez ms que no hay que hacerse ilusiones con la respetabilidad de los socios estadounidenses.

Estos muchachos sonrientes, siempre tienen cerca mazmorras secretas y maestros en el arte de la tortura.

Por lo que parece, el escndalo todava va a dar mucho que hablar.

La opinin pblica internacional tiene derecho a saber qu ha sido de la gente que pas por esas crceles secretas en Polonia y Rumana y que se supone fueron torturados. La CIA no acostumbra a dejar testigos.

No podra ser que en el territorio de los pases citados, hubiese adems masivos enterramientos secretos de las vctimas de la CIA?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter