Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-01-2018

Efrn, crnica de una invasin anunciada

Leandro Albani
El Furgn


Hoy no es el da para construir talleres textiles, es el da para construir talleres de armas y municiones, para crear el comunismo de guerra y enraizarlo. (Abdullah calan, desde la isla-prisin de Imrali, sobre la situacin en Efrn, principios de 2016)

Desde hace varios meses, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan viene anunciando lo que por estos das es una realidad: la invasin militar del cantn de Efrn, ubicado en el noroeste de Siria, un territorio liberado por la Unidades de Proteccin del Pueblo (YPG/YPJ) luego de duros enfrentamientos contra el Estado Islmico.

Efrn, que forma parte del Kurdistn sirio (Rojava), es una regin rica en agricultura, con un desarrollo econmico mayor que el cantn de Koban y, con el paso del tiempo, se convirti en el refugio de miles de desplazados, tanto kurdos como rabes, expulsados de sus territorios por la guerra interna que atraviesa el pas desde hace seis aos. Adems, Efrn es parte fundamental de la Federacin Democrtica del Norte de Siria (FDNS), creada hace tres aos por los pueblos de esa regin, luego de liberarla de los grupos terroristas, y junto a Koban y Qamishlo son las ciudades ms importantes en el proyecto de Confederalismo Democrtico, impulsado por el Movimiento Kurdo de Liberacin (MKL) en Siria.

En Efrn tambin se puede observar, de forma clara y contundente, las luchas internas y externas que se generaron cuando en 2012 estallaron las protestas contra el gobierno sirio y su posterior devenir, la aparicin del Estado Islmico, las intervenciones militares de Rusia, Siria e Irn, y un panorama desgarrador donde los muertos civiles superan los 500 mil.




Volver al Imperio Otomano

La decisin del gobierno turco de invadir Efrn, bajo la operacin Rama de Olivo, se vena gestando hace tiempo. Para Erdogan y sus aliados polticos, la experiencia de la FDNS es una gran traba en su proyecto de convertir a Turqua en un nuevo Imperio Otomano y, al mismo tiempo, es un peligro para el Estado turco, que ve con creciente preocupacin el proceso de liberacin del pueblo kurdo. Desde el inicio de la Revolucin de Rojava, en 2012, Erdogan apunt toda su artillera con el objetivo de destruir la experiencia poltica y social de los kurdos de Siria. Para el mandatario, el impulso del movimiento kurdo en Siria es un espaldarazo para los ms de veinte millones de kurdos que habitan el sureste de Turqua.

Consultado por este medio, Erol Polat, miembro del Congreso Nacional del Kurdistn (KNK, por sus siglas originales), explica que histricamente, el Estado turco est en contra de la existencia de los kurdos, en cualquier lado, como tambin contra otros pueblos y religiones. As naci el actual sistema que rige en Turqua. A su vez, puntualiza que Turqua y otros estados de la regin, rechazan el Confederalismo Democrtico, sistema poltico y social aplicado en el norte de Siria e impulsado por el Movimiento Kurdo de Liberacin. El Estado turco ataca en nombre de todas las naciones que estn en contra de este sistema. Esos estados saben que el Confederalismo Democrtico es la nica solucin para los pueblos de Medio Oriente, asegura Polat.

Por su parte, el antroplogo kurdo Mehmet Dogan seala que la invasin a Efrn responde a una estrategia del gobierno turco que lleva mucho tiempo, porque es parte de su proyecto de recuperacin de territorios de la poca del Imperio Otomano. A esto se debe sumar que Erdogan, utiliza que la frontera no es segura, que los kurdos controlan la zona y avanzan hacia su independencia, explica Dogan. Son solamente argumentos falsos para legitimar su intervencin y, al mismo tiempo, Erdogan est utilizando el conflicto entre Rusia y Estados Unidos para ocupar Efrn.

La frontera de la que habla Dogan son 900 kilmetros impuestos hace un siglo, cuando Francia y Gran Bretaa acordaron la divisin de Medio Oriente y al pueblo kurdo se le neg un Estado, quedando fragmentado entre Turqua, Siria, Irak e Irn. Esa frontera todava es, aunque en mucha menor medida que hace dos aos atrs, el camino que utiliza Turqua para traficar armamento que llega a manos de grupos terroristas que operan en Siria. Tambin es un espacio de disputa permanente, ya que los pueblos del norte de Siria buscan la unificacin de toda la FDNS, pero Turqua lo impide ocupando las zonas de Jarablus y Al Bab. A este panorama hay que sumar que las tropas turcas ingresaron, con el beneplcito de Estados Unidos y Rusia, hasta Idlib, territorio ubicado al sur de Rojava. La negociacin para que el Ejrcito turco llegara hasta esa zona tuvo como resolucin pblica el combate contra el terrorismo, pero desde el movimiento kurdo denunciaron que el objetivo real era rodear Efrn para una futura invasin. Como ltimo punto, el gobierno turco asegur que luego de tomar Efrin el siguiente paso es trasladarse a Manbij, otra las ciudades que estaban en manos del Estados Islmico y fue liberada por las FDS.

Otra razn que encuentra Polat para la actual invasin, es que el gobierno turco tiene muchos problemas internos y con el ataque a Efrn quiere mejorar su posicin. El gobierno sabe que la mayora del pueblo turco es nacionalista y no le gusta los kurdos. Con el ataque a Efrn, la mayora de los turcos apoyan al gobierno. Desde nacionalistas hasta algunos socialistas, como los empresarios o sindicatos, todos declararon que apoyaban a su ejrcito.

El pragmatismo de Mosc, Washington y Damasco

Mientras los bombardeos llueven sobre Efrn, hasta ahora costndole la vida a ms de 20 civiles, el territorio kurdo de Siria pero tambin el pas en su conjunto- es un tablero donde Rusia y Estados Unidos se disputan de forma descarnada el control y el poder. Para estas dos naciones, la cuestin kurda ha tomado relevancia no porque ambas potencias intenten que los kurdos alcancen su liberacin, sino porque la porcin de territorio que controlan en Siria, estimado en 35 por ciento, definir la puja entre Rusia y Washington con respecto a buena parte de Medio Oriente.

Las Fuerzas Democrticas de Siria (FDS), conformadas por las YPG/YPJ y por otras milicias rabes, mantienen un acuerdo tctico con Estados Unidos, como lo definen los propios kurdos. Hasta el momento, la Casa Blanca enva armamento a las FDS y, de una manera tibia, negocia con Turqua para que detenga el avance sobre el territorio. Cuando comenzaron los bombardeos sobre Efrn, el gobierno de Donald Trump se limit a pedir moderacin a Erdogan. La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, declar que la administracin Trump urga a Turqua a ejercer contencin y garantizar que sus operaciones militares sean de alcance y duracin limitados y escrupulosas para evitar vctimas entre civiles.

Aunque en el ltimo tiempo las divergencias entre Washington y Ankara parecen acrecentarse, la importancia de Turqua en Medio Oriente no es ajena a Estados Unidos. Al ser el segundo ejrcito ms poderoso dentro de la OTAN, Turqua quiere forzar a la Casa Blanca para que bloquee su apoyo a las FDS. El gobierno de Erdogan tambin tiene en claro que para Estados Unidos las fuerzas de autodefensa kurdas asentadas en el sureste de Turqua son simples terroristas, opinin compartida por Ankara. La alianza entre Turqua y Estados Unidos se basa, como mnimo, en dos cuestiones: con diferentes estilos y modalidades, ambas administraciones quieren que, de una vez por todas, Bashar Al Assad sea derrocado; y tienen al Partido de los Trabajadores del Kurdistn (PKK) como blanco a destruir. Es bueno recordar que desde su conformacin, las YPG/YPJ nunca realizaron un ataque fuera de la regin que controlan.

Por su parte, Rusia, que mantiene presencia militar en Efrn y controla su espacio areo, encabez durante los ltimos meses las negociaciones diplomticas con Turqua, Irn y Siria para que los kurdos participen las reuniones en Astan, Ginebra o Sochi, que buscan encontrar una solucin poltica a la profunda crisis siria.

Una semana antes de los bombardeos turcos, el comandante general de YPG, Sipan Hemo, viaj a Mosc, donde se reuni con las autoridades de ese pas. Desde Rusia, Hemo afirm que el gobierno de Vladimir Putin considera a los kurdos como parte fundamental de Siria y que no ve ninguna razn para una crisis o problemas debido a la participacin kurda en las negociaciones de paz. El comandante de las YPG tambin advirti que Turqua est intentando sabotear la participacin kurda en las negociaciones y seal que durante 2018 la guerra en Siria continuar ms all de los dilogos entre las partes.

Turqua y Rusia mantienen relaciones comerciales y militares profundas, y la alianza entre ambas naciones sobrevivi, debido a sus intereses compartidos, pese a posturas diferentes con respecto a Siria.

Con la invasin turca en pleno desarrollo, Sipan Hemo fue categrico en aseverar que Rusia traicion a las fuerzas del norte de Siria. En declaraciones a la agencia ANF, el comandante de las YPG explic que durante dos aos, las fuerzas rusas han estado en Efrn y han afirmado que resolvern ciertos problemas trabajando juntos con los kurdos. Constantemente dijeron que una solucin sin los kurdos no es posible. Hemo seal que tuvimos ciertos arreglos con Rusia, pero Rusia de repente ignor estos acuerdos y nos traicion. Nos han vendido claramente. La mxima autoridad militar del norte de Siria expres que con las YPG/YPJ y las FDS, una nueva historia est siendo escrita en la lucha de nuestra gente. Llegar un da en que Rusia se disculpar con los kurdos por esta falta de principios.

Segn Erol Polat, Rusia y Estados Unidos son dos actores en Medio Oriente que tampoco quieren que los kurdos planteen el Confederalismo Democrtico, porque va en contra de sus sistemas. Estas dos fuerzas y Europa tienen sus inversiones en Turqua y las quieren perder, por eso dejan hacer al gobierno de Erdogan, al mismo tiempo que quieren controlar a los kurdos. Los kurdos tienen que buscar trabajar con estas dos fuerzas, porque as se puede resolver la crisis en Medio Oriente, asevera el miembro del KNK.

Por su parte, Mehmet Dogan no comparte la postura de una alianza tctica con Washington, ya que como vemos en la intervencin de Turqua contra Efrn, Estados Unidos dijo que tenan razn (de la intervencin), que tenan que avanzar rpido y no mucho ms. La nica solucin es encontrar un acuerdo con el gobierno de Siria sin contar con las potencias extranjeras.

Sin bien el gobierno de Assad rechaz la invasin turca, hasta ahora no intervino de forma concreta para detener los ataques. Aunque los kurdos y la administracin siria mantienen algunos acuerdos territoriales, las diferencias de posturas por momentos parecen irreconciliables.

Dogan no ve probable que el gobierno de Assad intervenga en Efrn para detener a Turqua y agrega que cuando los turcos entraron en Jarablus, el gobierno sirio cometi un error estratgico. Pero Siria puede aprovechar de esta situacin para atacar Idlib explica el antroplogo-. Si Siria ataca Efrn o utiliza sus Fuerzas Armadas en Efrn o en alguna zona kurda de Rojava, creo que un acuerdo entre los kurdos y Bashar Al Assad sera importante. Sin un acuerdo entre el gobierno sirio y los kurdos, con las reivindicaciones de los kurdos de modificar la Constitucin, transformar a Siria en un Estado confederal y democrtico, en este caso Siria podra intervenir. Par Dogan, los kurdos deben negociar con Assad para que acepte sus reivindicaciones. Podemos vivir unas negociaciones entre Siria y los kurdos y que lleguen a un acuerdo. Creo que eso sera la solucin en beneficio de todos los pueblos de Siria. Sin un acuerdo con el gobierno sirio, los kurdos solos van a seguir estando como un elemento entre potencias mundiales.

Segn Polat, el Estado sirio da un mensaje y dice que va a apoyar a los kurdos, pero el gobierno de Assad tampoco quiere que los kurdos desarrollen un sistema propio. El gobierno est ms fuerte que antes, despus de la derrota del Estado Islmico, entonces dice que los kurdos no pueden vivir sin el control del Estado sirio.
Por estos das, en las cuatro regiones de Kurdistn, pero tambin en Amrica Latina, Europa y Estados Unidos, las movilizaciones en contra de los bombardeos a Efrin se multiplican. Desde el Movimiento Kurdo de Liberacin la respuesta a los ataques es la resistencia, no slo desde el plano militar, sino que, en el caso del norte de Siria, tambin es en sostener la continuidad de un proyecto poltico y econmico novedoso, en el cual las mujeres son el sujeto revolucionario y de cambio social, las comunas la principal forma de organizacin y las cooperativas el motor que lentamente comienza a funcionar en medio de una guerra que parece no tener fin.


Fuente original: http://elfurgon.com.ar/2018/01/24/efrin-cronica-de-una-invasion-anunciada/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter