Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-01-2018

La guerra irrestricta o el nuevo reino de las armas

Homar Garcs
Rebelin


Qiao Liang y Wang Xiangsui, oficiales de la Fuerza Area del Ejrcito Popular de Liberacin de China, han definido en su libro La Guerra Irrestricta (Unrestricted War), publicado en 1999, los nuevos mbitos en que se desarrolla la guerra en el mundo contemporneo como fenmeno social, reduciendo significativamente, como elemento central, la utilizacin rigurosa de instrumentos militares convencionales, lo cual termina por rebasar el marco de las leyes vigentes y el axioma de la guerra perpetuado por Carl Von Clausewitz.

Ellos explican que mientras que estamos viendo una reduccin relativa de la violencia militar, al mismo tiempo, definitivamente estamos viendo un aumento de la violencia en los mbitos poltico, econmico y tecnolgico.​ Segn este diagnstico, la violencia dej de referirse estrictamente al odio, el uso de la fuerza fsica y las muertes provocadas por armas de cualquier tipo. Ahora, como sucede en diversas latitudes, sta se evidencia a travs de la desinformacin inducida (tambin conocida como postverdad), la militarizacin de la vida civil y poltica, el dominio (directo e indirecto) de algunos espacios estratgicos de un determinado pas, como la economa y los recursos bsicos (mediante la alteracin de su valor en el mercado), la aplicacin de las leyes estadounidenses y, por consiguiente, la negacin de la soberana nacional para el resto del planeta. Tempranamente, al darse a conocer pblicamente la obra en que asentaron sus ideas, Qiao Liang afirm que la primera regla de la guerra irrestricta es que no hay reglas, nada est prohibido. Ya la guerra, en este sentido, adquiere -como teora- novedosos e inesperados matices, sobre todo, luego de producirse la demolicin de las Torres Gemelas de Nueva York que, sirvindole de excusa al gobierno de George W. Bush, precipit una escalada guerrerista por parte de Estados Unidos visible, primordialmente en la regin del Medio Oriente.

En el contexto de la geopoltica mundial actual, con poderes fcticos supranacionales que comprometen gravemente la estabilidad poltica, social y econmica de las naciones, adems de su soberana territorial, se ponen en juego todos los medios disponibles y utilizables, militares y no militares, lo que complica la tipificacin de las agresiones contra una nacin o un gobierno, dando por descartada cualquier consideracin de ndole moral y tica. Como lo revelara hace siglos el general y estratega militar chino Sun Tzu en su obra El Arte de la Guerra, no existen en la guerra condiciones permanentes en el arte de la guerra no existen reglas fijas. Las reglas se establecen conforme con las circunstancias.

En estas circunstancias, en la guerra sin restricciones se amalgaman lo poltico y lo militar con lo econmico, lo tecno-cientfico y lo cultural, sin que exista, prcticamente, ninguna separacin entre estos elementos. La guerra, as, se convierte en algo polimorfo, abarcando -de manera aislada y/o sincrnica- una serie de estratagemas psicolgicas, informticas, polticas, diplomticas y militares, a fin de obtener los efectos apetecidos, es decir, el desequilibrio y la eventual derrota del enemigo. Para ello ser un asunto fundamental un acoplamiento multidimensional y una sincronizacin fundada en la gestin de la informacin. Esto, obviamente, altera todo dogma conocido de la guerra. El campo de batalla no es, como antes, el escenario donde dos ejrcitos contienden entre s en procura de una victoria total de uno sobre el otro. ste se ha extendido hacia mltiples dimensiones, incluida la mente humana. Como lo sentencian Qiao Liang y Wang Xiangsui, todos los conceptos prevalecientes sobre la amplitud, profundidad y altura del espacio operativo ya parecen estar pasadas de moda y obsoletas. A raz de la expansin del poder de la imaginacin de la humanidad y su habilidad para dominar la tecnologa, la batalla se est estirando hasta el lmite.

Cuando Estados Unidos (junto a sus socios de la Organizacin del Tratado del Atlntico Norte) busca salvaguardar de Rusia y China la hegemona global que alcanzara tras la Segunda Guerra Mundial y el colapso de la Unin Sovitica, representa un imperativo descubrir, estudiar y combatir la clase de beligerancia soterrada que ste lleva a cabo contra algunas naciones y gobiernos, en beneficio exclusivos de sus intereses geopolticos. A la vista de todos y sin que nadie se perturbe mucho por ello.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter