Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-01-2018

[Crnicas sabatinas] Contra los descreadores y destructores de la convivencia, la diversidad y los verdaderos mbitos de lucha y emancipacin!
Es o no es el secesionismo .Cat2018 un etnicismo algo supremacista, un peln chulesco y bastante excluyente?

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para Marcelino Camacho (1918-2010), y para Josefina por supuesto, en el primer centenario del nacimiento de un gran referente, de un gran compaero, de un gran luchador obrero. Ni nos domaron, ni nos doblegaron, ni nos van a domesticar


Para Jos Mara Valverde (1926-1996), que el pasado 26 de enero hubiera cumplido 92 aos. No queremos abandonar ante el llamado nuevo orden nuestra conciencia de la dignidad de todos y la esperanza de algn futuro de rebelda.


Lo que es problemtico que se genere es nacionalismo y lo que genera ms nacionalismo es el nacionalismo contrario. La generacin de nacionalismo cataln ya est a tope, lo que se viene produciendo en esta ltima fase del proceso es un a intensa generacin de nacionalismo espaol. Otra cosa es la defensa de la identidad espaola y de la identidad catalana; no creo que haya ninguna superioridad en ninguna de ellas y no hagamos trampas con la historia porque vamos a encontrar barbaridades hechas en nombre de ambas (por sus nacionalismos respectivos). Y en la misma lnea, si aceptamos que existe un catalanismo no nacionalista -y yo acepto que ha existido y sobrevive; es un catalanismo que se ha expresado polticamente en trminos federales-, por qu ese empeo en negar un espaolismo no nacionalista? Espaolismo democrtico no nacionalista era el de Negrn, el de Azaa o el del Frente Popular en guerra, y solo el complejo de inferioridad de la izquierda ante los nacionalismos -el choque de los nacionalismos-, impide reivindicar plenamente ese espaolismo democrtico -el equivalente al republicanismo francs, no en sentido restrictivo institucional- y permite que la defensa del espaolismo quede en manos de la derecha y de los nacionalistas de su bando.

Jos Luis Martn Ramos (2018)

 

Democracia es solo votar o tambin respetar el Estado de derecho? Qu hacemos con el 50% de los catalanes que no es independentista? No teme polarizar la sociedad? Si triunfa en Catalua y otras regiones siguen su ejemplo, una Europa con 100, 200 naciones limpias, con una sola identidad y una sola lengua, no sera balcanizar el continente? Catalua es la regin ms rica de Espaa y Espaa es un pas ms descentralizado que Alemania: de dnde viene el ansia separatista? Tal vez quieren quitarse de encima a las regiones ms pobres?... Es esa su visin? Romper Europa en miles de estados? Cuntos quiere? Si lo es, estoy muy preocupada Lo he usado [balcanizacin] porque la nica manera en la que pudimos resolver la crisis de la ex Yugoslavia fue construir estados que fueran limpios. Creo que es una forma muy peligrosa de moverse. Creo que fue un gran fracaso, aunque fue la nica solucin en ese momento. Es eso lo que queremos en el siglo XXI? Pequeos estados que estn basados en que todos tengan la misma lengua y una etnia o identidad?

Marlene Wind (2018)

 

Personalmente, no creo que Europa pueda construirse sobre la base de las demandas identitarias: me parece una idea de otro siglo. Ese tipo de movimientos conduce al lugar equivocado: a una balcanizacin que debera asustarnos. Hay que tender puentes y construir: es necesario una desescalada en este conflicto. Con discursos como el de Puigdemont ocurre lo contrario Nos ha tomado como rehenes de su circo. Puigdemont es muy hbil presentndose como vctima del Gobierno espaol. Nosotros no le invitamos Con esas cifras no deberan darse segn qu pasos. Es muy problemtico hacer poltica basndose nicamente en encuestas y referendos. La democracia supone pasar por las urnas, pero respetar tambin las reglas y el Estado de derecho: esa es la gran diferencia entre el referndum escocs y el cataln Creo que esa comparacin es completamente injusta. Puede haber crticas a Rajoy y no ser yo quien defienda la violencia. Pero la situacin no se puede comparar, ni mucho menos, con la de Polonia.

 Marlene Wind (2018)


Qu felices seramos -y cuanto avanzaramos- si la izquierda espaola en su diversidad (y tambin la catalana, aunque parece ms difcil en este caso) leyera e interpretara bien las palabras del historiador Jos Luis Martn Ramos que abren esta sabatina!

Aparte de la corrupcin extendida por casi todos los troncos, ramas y races del partido y de su poltica siempre favorable a los ms favorecidos y a las corporaciones con mucho mando en plaza, hay falta de inteligencia, cintura, temperanza, prudencia, don de la oportunidad y lenguaje ajustado en las decisiones y acciones del gobierno Rajoy y del partido (a veces partidos) que le da apoyo. No hace falta insistir, es sabido por todos, dicho queda. Aado: el consejo de Estado ha sido mucho ms prudente (de tal modo que todo, en contra de las afirmaciones secesionistas, no es uno y lo mismo). El gobierno est nervioso y se precipita: no quiere repetir el gravsimo error del 1-O (que lo fue sin duda; son, deben ser conscientes de ello ) y mal duerme, con terribles pesadillas, soando en un Puigdemont presidente o en escenarios an peores.

La otra cara de la moneda. El lo- y-ms-lo sigue en .Cat. De eso se trata como ustedes saben. El objetivo secesionista de estos das (habr otros en el futuro por supuesto): burlar si es posible al estado, la Espaa cutre y fascista en su lenguaje (han llegado a hablar -ellos, precisamente ellos- de golpe estado), y, si no lo fuera, si las cosas no salen como estn tramando, embolica que fa fort! Liarla, liarla y liarla ms an, y luego acusar una y mil veces que les impiden ejercer la democracia, que los otros -nunca ellos- son unos autoritarios de siete suelas, unos fascistas-franquistas, unos golpistas. Que conste que si por m fuera, sin que diga que haya olvidar lo que han hecho y sin restar importancia a sus cuentos falsarios y a sus acciones antidemocrticas, no habra polticos profesionales secesionistas catalanes en la crcel, y los que viven a cuerpo de rey en Bruselas -la pela s la pela, quin les financiar por cierto?- y con viajes al exterior podran volver sin problemas. A casa, sin relatos de vctimas. Eso s: cul sera entonces su plan de gobierno? Qu haran? Cul es su programa? Seguir la senda del caso Palau? Tomar al pas en sus manos, como han hecho siempre, pensar en los suyos, colocarles en puestos clave, crear espacios clientelares y acumular, acumular y acumular, y as siguiendo hasta enterrarnos en el mar y alcanzar su victoria y enriquecimiento final?

Qu e un amplio sector del secesionismo supuestamente radical de una no menos supuesta izquierda radical tenga como aspiracin poltica central ubicar en la presidencia de la Generalitat a don Carles Puigdemont, el designado por Mas, el pujolista, el candidato de la derecha conservadora y corrupta de Junts per Catalunya-PdeCat, deja sin habla al ms o menos pintado. Mudo. De lo que no se puede hablar, slo cabe el grito. Ya est bien, ja est b ! Qu pensaramos de una izquierda espaola radical que tuviese como norte y gua de sus actuaciones situar a Rajoy como presidente de gobierno, ante, por ejemplo, posibles o reales amenazas del BCE, la UE o del Imperio? Uno vota a Macron porque Le Pen es muy malo?

Mientras tanto, este es el punto que suele olvidarse, el tema en el gora nunca o casi nunca es la desigualdad creciente, la precariedad extendida, la explotacin obrera, los trabajos alienantes, las mujeres asesinadas y maltratadas, los sueldos que no dan para vivir, los ritmos de trabajo imposibles, la vivienda otra vez por las nubes, la privatizacin de la sanidad, las listas con esperas imposibles, la situacin de las personas ms desfavorecidas y enfermas, etc etc. El tema, en trminos mediticos, siempre es el monotema. No hay ms, no hay otras informaciones destacadas aparte del Bara, la gran multinacional .Cat. Eso s, la realidad, la vida, nuestra vida, la vida de las gentes menos favorecidas, sigue por otros senderos.

Sigamos aunque seguimos en lo mismo. Tampoco yo me aparto del monotema! Es probable que la profesora Wind y el que suscribe no tengamos el mismo concepto de democracia ni la misma preocupacin por lo que ahora llamamos, sin precisin y sin fuerza poltico-cultural, tema social, es decir, la situacin y realidad real de las clases trabajadoras (jvenes y mujeres especialmente). Pero no es ese el punto ahora. El punto, lo que conviene destacar, es que muchas de sus preguntas son ms que relevantes y que muchos de los escenarios que describe, de los peligros que anuncia, no son ninguna ensoacin alocada. No son pesadillas irreales. Es reflexin poltica razonable, la que conviene practicar. En mi opinin, que creo no equivocada, muchos ciudadanos secesionistas, que obran de buena de fe, no logran pensar en escenarios de balcanizacin como los sealados por la profesora danesa. Y es un dato a tener muy en cuenta. Tambin en el interior de .Cat

Cambio de tercio sin cambiar y respondo a preguntas de algunos compaeros y compaeras de estos ltimos das.

Soy favorable al derecho de autodeterminacin? A diferencia de Carles Puigdemont que no lo es, y no lo es porque vot en contra o se abstuvo cuando el Parlamento de Catalua discuti una declaracin a favor autodeterminacin del pueblo saharaui (manda narices, que dira aquel!), yo s soy favorable a ese derecho pero en determinados casos, en determinadas circunstancias. Como, por ejemplo, las que ahora se dan en el Sahara o las que se dieron hace aos en Angola o Mozambique. La extensin de ese derecho -que no sera tal de hecho, generara un caos ilimitado y permanente- a todas las comunidades humanas, a todos los pueblos (nocin fuertemente imprecisa donde las haya) de la Tierra, como algunos llegan a afirmar alegre y confiada mente, implicara casi inexorablemente estallidos y conflictos por doquier que ni siquiera podemos imaginar nos. Un mundo en llamas, con sangrientos enfrentamientos, y para peor, para mucho peor. Nada emancipatorio, humanamente hablando, saldra de todo ello. Eso s, mucho caos, muchos aprovechados, mucha limpieza tnica y muchos negocios y nuevas recomposiciones de las clases dominantes. Los de abajo en la ruina, heridos, desesperados o muertos.

En qu circunstancias soy favorable a ese derecho, al tiempo que critico el uso de eufemismos -dret a decidir por ejemplo- que lo esconden por motivos poltico populistas (en el peor sentido del trmino) y publicsticos? Pues cuando se dan las situaciones polticas opresivas que todos tenemos en mente; lo apuntado y sealado tradicionalmente desde instancias jurdicas y polticas por la izquierda democrtica y antifranquista por ejemplo. Es decir, cuando hablamos de colonias, de semicolonias, de opresin tnico-nacional, de explotacin de territorios, de pobreza creciente, abonada y diseada, de fuerte persecucin cultural y lingstica, de graves discriminaciones, de marginacin econmica, de ataques por motivos religiosos o de raza, de menosprecio ofensivo La lista puede alargarse.

Algunas de esas situaciones se dan en el caso cataln? Por mucho que queramos exagerar, por mucho que apelemos y reinventemos la historia (asunto en absoluto menor), es evidente que no. Ni colonia ni opresin ni persecucin cultural ni negacin de la autonoma poltica ni ataque a la lengua ni... Nada de eso. Catalua, por supuesto tambin, no es, en contra de lo sealado por algunos lderes de ERC como Joan Tard, un territorio anexionado por Espaa en 1714 y de ah el Espaa contra Catalua (1714-2014). Otra de las falsedades de esa narracin histrica secesionista que nos persigue y golpea da y noche, por tierra, mar, aire y TV3 y sistemas afines. En sntesis: la situacin de los ciudadanos catalanes, yo soy uno de ellos, no tiene nada que ver, nada, con la que sufren los saharauis, los kurdos o los rohingyas birmanos (Les recomiendo, por cierto, este excelente artculo, todo lo suyo lo es, de Higinio Polo: Maldicin y xodo de los rohingyas birmanos http://www.elviejotopo.com/topoexpress/maldicion-y-exodo-de-los-rohingyas-birmanos/). Confundir A con Z conduce a eso: a confundir y liarla. El objetivo central del nacional-secesionismo cataln.

Un matiz, para no ocultar mis posiciones. Incluso, dadas algunas de las situaciones sealadas en el punto anterior, la coyuntura marca y marca decisivamente. Es razonable no estar a favor del ejercicio de ese derecho en un momento determinado, aunque se est a favor de l derecho, si el escenario ms probable que puede abrirse tras su prctica es peor incluso que la situacin que se intenta superar. Queimada, de Gillo Pontecorvo, tambin puede ensear en esto. Cuenta, debe contar, la racionalidad, la posicin, los sentimientos de las clases trabajadoras afectadas y que no estn abducidas por la ideologa de separacin y distanciamiento de los pobres?

Sigo un poco ms, enlazando con lo anterior. A Jos lvarez Junco le parece inconcebible que el libro de Joan-Llus Marfany, Nacionalisme espanyol i catalanitat (1789-1859). Cap a una revisi de la Renaixena no provoque una profunda reflexin entre los historiadores catalanes. Si tal cosa no ocurre, seala, habr que reconocer que el pesimismo de Marfany est fundado: el nacionalismo imposibilita el debate; y la historiografa catalana est gravemente afectada por este prisma distorsionador del pasado. Para lvarez Junco, los nacionalistas, catalanes o no, tienen todo el derecho a reivindicar su causa, incluso en los trminos ms radicales. Pero no lo tienen, ni ellos ni nadie, a falsear el pasado. Yo tampoco creo que tengamos derecho a falsear el pasado pero cada da que pasa parece ms evidente aquello que tantos han apuntado: el pasado lo miramos desde la perspectiva del presente -y sin muchos miramientos cientficos en ocasiones- y del escenario futuro al que aspiramos, y la lucha de clases, como es obvio, tambin hace aqu acto de presencia. Es decir, tambin el pasado, la historia de nuestro pasado, debe ser conquista popular. Hay que difundir las historias de sufrimiento y explotacin de muchos ciudadanos, y sobre todo ciudadanas, de las clases-subalternas de .Cat. No podemos admitir, por ejemplo, que nos digan -con cara de palo y desde posiciones muy bien situadas- que los llegados en los ltimos aos a Catalua, y sus hijos, somos miembros o hemos sido miembros de un ejrcito invasor colonialista. Ya est bien de insultos y menosprecio!

Dos textos para comentar el ttulo de la sabatina y responder a la pregunta.

El primero, de Ernest Maragall, un poltico profesional donde los haya, de largo recorrido y profundamente neoliberal, de cuando se eligi hace dos semanas al nuevo presidente del Parlament de Catalua. Su afirmacin: Este pas ser siempre nuestro.

El segundo texto, de un senador de ERC por Lrida, Miquel ngel Estrad: Si Els Segadors no es su himno, ni el cataln su lengua propia, ni Catalua su nacin, ni la financiacin de la Generalitat su prioridad, ni TV3 su televisin, porque (sic, as est escrito por el seor senador) se extraan de que los consideren ocupantes que slo quieren espaolizar Catalua?"

A ver, a ver, qu afirman los seores Maragall y Estrad? Preguntas, dudas, ms preguntas, como la profesora danesa:

1. El nuestro de Maragall en este pas siempre ser nuestro, a quin refiere? A los catalanes, como l, de supuesta pata negra? A los partidarios de la ruptura del demos comn? A ellos solos? Hay o no hay exclusin en la afirmacin?

2. Els Segadors es y debe ser nuestro himno? De todos? Conocemos bien la historia del himno en cuestin? Y si no nos gusta, por ejemplo, lo de volver, tornar a ser rica i plena?

3. Alguien dira lo mismo o similar hablando del himno espaol? Se lo imaginan?

4. Hay alguna duda de que el cataln no es la lengua propia, tal como ellos mismos definen propia, de millones de ciudadanos de Catalua? Pero, siendo as, cul es el problema? Dnde se ubican las actitudes anticatalanistas, como suelen decir, de millones de ciudadanos que tenemos, que consideremos, como lenguas propias tanto el cataln como el castellano, aunque nuestra lengua materna, la que usamos con mayor comodidad en nuestras relaciones familiares, sea la segunda, la castellana, que fue nuestra lengua materna y el idioma en el que cursamos la mayor parte de nuestros estudios? Se infiere de ello algn menosprecio hacia el cataln, que hablamos, adems, con hijos, sobrinos y amistades por ejemplo?

5. Y por qu es imprescindible considerar a Catalua la nacin de uno? Y qu pasa con los que no estn ni por dioses, ni por Reyes, ni por tribunos, ni por naciones que separan a los ciudadanos trabajadores? Y qu pasa con la gente que se considera al mismo tiempo cataln y espaol, o incluso con la gente que considera que su nacin es Espaa, pero admite sin ningn problema que Catalua es tambin su tierra y la de sus hijos? Son unos cafres por sentir eso?

6. Y por qu hay considerar que la financiacin de la Generalitat es nuestra principal prioridad? No hay aqu un marcado carcter nacionalista excluyente y ms que unilateral y una perspectiva muy de clase bien situada y muy bien remunerada? Ms incluso: esta es la principal prioridad desde un punto de vista de izquierdas? Y a las dems comunidades que les den por saco o por donde sea?

7. Cmo, a da de hoy, alguien que no sea secesionista puede considerar TV3 una televisin suya? Pero no estn haciendo todo lo posible e imposible para que sea una televisin pblica de parte y al servicio ininterrumpido de la construccin de un pas nacionalista? Quin, no siendo nacionalista, no se siente insultado al verla?

8. De lo sealado anteriormente, se infiere que los as caracterizados son ocupantes? Ocupantes de qu? De Catalua? Y qu es lo que ocupamos? Un territorio que es suyo, de una etnia que se considera mejor, ms dotada, ms inteligente, con ms mando en plaza para siempre? No quieren mezclas? Quieren ser una etnia-raza pura?

9. Ocupantes, dice el seor senador, que quieren espaolizar? Quines queremos espaolizar? Qu entiende nuestro senador por espaolizar? No comulgar con su ideario nacional-secesionista? Es eso? O con ellos o contra ellos y punto? Los que no son como yo, son una caca, una m. y unos reaccionarios colonialistas y espaolistas? Es eso? Slo vale su concepcin del mundo, lo dems es escoria, anticatalanismo y reaccin?

10. Sigue siendo senador la persona que ha formulado esa afirmacin-insulto? Pues parece ser que s, que sigue sindolo. No pasa nada y, seguramente, saldr entre hombros aupado por sus partidarios, mientras que los que formulen o formulemos alguna crtica seremos considerados agentes colonialistas de la reaccin.

En sntesis: la respuesta matizada es s (en muchos casos). El secesionismo, realmente existente, cuando se quita la careta, habla para los suyos o no controla su decir, es en gran parte, todos los indicios apuntan en esa direccin, un etnicismo -somos distintos- supremacista -somos mejores- y excluyente -en su patria slo caben los que piensan y sienten como ellos.

Es duro pensar la situacin as? S, s lo es, pero es as -o muy cerca de ello- aunque disfracen las cosas, porque est feo y no queda bien, cuando toca hacerlo.

Infiero mal? Creo que no, que las palabras dichas por un poltico profesional, que es adems senador y ha sido alcalde durante un porrn de aos, permiten adivinar el infierno que se ubica detrs de ello. Y recordemos la reflexin Maquiavelo que cito sin precisin: conviene conocer los caminos del infierno para alejarse de ellos; y cuando es necesario, para enfrentarse a ellos.

Sea como fuere, las palabras del profesor Jos Luis Martn Ramos con las que he iniciado esta sabatina concretan mejor lo que yo he sealado con alguna o bastante torpeza.

Las recomendaciones de la semana (que no significa, me defiendo ante algunas crticas, acuerdo en todo lo defendido en esos textos como me pareca natural). Les llamo la atencin sobre la penltima, sobre el artculo de Juan Francisco Martn Seco:

1. Unas ayudas de un amigo, de un verdadero maestro, de un compaero muy machadiano Martn Alonso:

Te enlazo dos artculos que tienen que ver con la exposicin sobre Auschwitz en Madrid, con ausencia de referencia a los republicanos espaoles afectados. El primero de Antonina Rodrigo que fue a verla y protest. El segundo, de eldiario.es, donde parece que hay una reaccin de los expositores. El asunto tiene mucha miga. Es algo increble la victimizacin terciaria o cuaternaria. Es verdad que se ha escrito mucho y bien sobre el franquismo, pero ninguno de los detenidos espaoles, ni siquiera Semprn, ha merecido el lustre de los supervivientes ms citados del Holocausto. Hay un librito bien interesante y poco difundido de Antonio Miguez Macho: La genealoga genocida del franquismo. Abada, 2014. (un artculo precedente esta disponible en la web). Y claro los magnficos de Paloma Aguilar, uno reseado hoy de paso en Babelia.

http://www.foroporlamemoria.info/2018/01/la-dolorosa-ausencia-de-los-republicanos-espanoles-deportados-en-una-exposicion-sobre-auschwitz/ http://www.eldiario.es/sociedad/Auschwitz-imperdonable-gran-exposicion-espanolas_0_731077541.html Otras memorias pendientes, estas nos duelen ms; cuando los perseguidos por el franquismo lo fueron por ETA, con connivencias poco explicables: http://www.eldiario.es/norte/vientodelnorte/miedo-resistencia_6_731486855.html

Tambin es de Martn Alonso esta reflexin complementaria:

Sobre los malos usos de la memoria. Ejemplo supremo: ayer Mike Pence visita Yad Vashem mientras Israel expulsa a refugiados y encierra a los palestinos, y el gobierno de Pence-Trump expulsa a dreamers y construye muros. Se puede conmemorar Auschwitz ejerciendo las polticas de construccin de muros y alambradas que definen Auschwitz?
Y para esto de enlazar los dos asuntos, la memoria de Auschwitz y la hispnica, otra ancdota. En mayo de 2006 Benedicto XVI visit Auschwitz y dijo aquello de Seor por qu callaste? Pero un mes ms tarde visit Valencia, esa Valencia que ahora desborda las cloacas, y no atendi a dos cartas de la ARMH en que se peda el reconocimiento de las vctimas republicanas. Pero no es solo eso. El cardenal Ratzinger visit... El Valle de los Cados en 1989 y entonces encomi "la originalidad de su concepcin" y "una fuerte espiritualidad [que] lo haca superior a la mayor parte de los que conoca en Europa" (est en mi contribucin al libro colectivo El lugar de la memoria, Bakeaz 2012)

2. Lltzer Moiz, La democracia y la repblica, La Vanguardia 21 de enero de 2018. https://www.pressreader.com/spain/la-vanguardia/20180121/281921658464496. Con reflexiones y preguntas de inters. Un ejemplo: cmo entiende un joven cataln politizado de nuestros das esas dos categoras polticas?

3. Una informacin de inters sobre las actuaciones de los Mossos dEsquadra, una polica, dicen, han dicho mil veces, ejemplar e independiente, al servicio de la ciudadana: Enric Hernndez, Los Mossos intentaron destruir la alerta de EEUU sobre la Rambla. El cuerpo autonmico certifica ahora -lo neg en su momento- la autenticidad del documento, que lleg por cauces diplomticos y proceda de la CIA. La Polica les incaut en una incineradora el original en ingls desvelado por EL PERIDICO. Forn y Trapero lo tacharon de "montaje". El asunto, que tiene miga, debe tener siguiendo miga

Gracias a un soplo, la Polica Nacional pudo impedir que los Mossos dEsquadra destruyeran el original en ingls y un dosier interno del cuerpo, junto a miles de documentos ms, el 26 de octubre en una incineradora del Bess. Este diario ha tenido acceso a ambos documentos, cuya autenticidad certifican oficialmente los Mossos.

4. La actuacin ejemplar, otra de las muchas, del cmico nacional-secesionista Toni Alb. Habla -marca de la casa Alb- para hermanarnos, para acercarnos: http://comunicacio.e-noticies.cat/botifarra-als-tabarnesos-des-de-tv3-115203.html, Peor imposible! Por qu remos sus malos chistes?

5. Un hermoso homenaje de Andreu Jaume, el editor entre otros de Jaime Gil de Biedma, al profesor y humanista Jordi Llovet: Un profesor cataln. https://elpais.com/elpais/2017/12/27/opinion/1514373390_660042.html. Uno de sus comentarios

Son cosas que l mismo ha contado en Adis a la universidad (2011), su particular elega sobre la enseanza de las humanidades (...) Hay en esa autobiografa, de todos modos, una historia subterrnea que es la verdaderamente significativa. Incmodo en la tradicin poltica y filolgica de su pas, Llovet sali muy temprano a completar sus estudios en otras escuelas, adquiriendo unos conocimientos de vanguardia crtica y docente que luego quiso implementar con su lengua y en su propia facultad. Su primera idea fue crear un rea de literatura comparada en el departamento de filologa catalana, pero se encontr ah con los recelos de los custodios de las esencias patrias, a quienes todo amago de heterodoxia les sonaba a fascismo. Finalmente se vio obligado a acudir al departamento de medieval, ms cercano tradicionalmente al comparatismo y donde pudo fundar la licenciatura de teora de la literatura que hoy en da es el grado de estudios literarios, el que ms demanda tiene entre los estudiantes. Las aulas de filologa catalana, a pesar del creciente fervor patritico de los ltimos aos, estn en cambio prcticamente vacas. Su actitud intelectual, sin embargo, nunca fue bien recibida en la universidad y al final incluso tuvo que dejar la direccin de su departamento por desavenencias con su propio equipo. Y con eso culmin el exilio interior en el que nunca haba dejado de vivir.

6. Polmica en torno a la obra y al legado de Gabriel Ferrater: Carles Geli, Olvidado Gabriel Ferrater. Una asociacin pretende revitalizar vida y obra del poeta, del que en 2022 coincidirn el centenario de su nacimiento y los 50 aos de muerte. La opinin del albacea de la obra del poeta y gran crtico literario (que en absoluto fue justo con el comportamiento, nada frecuente, de Manuel Sacristn tras su detencin por la guardia civil y la polica fascista. Vase La observacin de Goethe, Madrid, La Linterna Sorda, 2015):

El problema de Gabriel Ferrater se llamaba Gabriel Ferrater, que alimentaba el mito de la vida de presunto poeta maldito, que caa sobre su figura literaria, resume Jordi Cornudella, albacea de Ferrater y editor de Grup 62. El proyecto de obra completa existe, yo soy el editor filolgico, y tiene editorial: Galaxia Gutenberg; lo que ocurre es que, por contrato con la agencia que tiene los derechos de ambos hermanos, sus obras completas deberan salir al unsono; eso se firm en 2003 y ahora se est renegociando. El albacea, que desmiente que queden inditos del autor, tambin afirma que a finales de este ao Empries publicar Curs de literatura catalana, con todos los escritos y conferencias que hizo sobre ese tema, incluida una de indita sobre Pompeu Fabra de 1968; ya para 2019, y en Edicions 62, aparecera una edicin crtica de su poesa completa, con variantes y poemas publicados en revistas y traducciones que hizo al ingls. Si bien Cornudella, que por ahora no forma parte del ncleo fundacional de la asociacin, admite cierto dficit de libros en el mercado, tambin aade que no hay una gran demanda, hasta el extremo de fijar en apenas 300 los ejemplares que se venden cada ao de Ferrater. Discrepa tambin del escaso eco universitario de la obra ferrateriana: l mismo ejerci una enseanza directa en gente que hoy son profesores universitarios y poetas jvenes, como Jaume Coll Marin o Maria Cabrera, le han ledo muy bien.

No es imposible, espero equivocarme, que la sombra del secesionismo aceche tambin en este caso.

7. De Patricia R, Blanco: El invento de la corona catalano-aragonesa. El Gobierno de Aragn pide la retirada de un libro de texto que contiene la expresin. https://elpais.com/elpais/2018/01/19/hechos/1516373395_163672.html. No es una discusin nominal, tambin aqu acta el nacionalismo-secesionismo. Les pongo en antecedentes:

La corona catalano-aragonesa es un invento romntico del siglo XIX para falsificar la idea de la corona de Aragn, explica el historiador Jos Luis Corral, autor de La Corona de Aragn: manipulacin, mito e historia (Editorial Doce Robles, 2014). Segn Corral, no existe ninguna justificacin histrica que permita usar tal concepto: La Corona de Aragn estaba integrada por varios reinos y condados, como el reino de Aragn, el reino de Valencia y el condado de Barcelona. Cada uno tena sus propias cortes aunque mantenan una unidad en cuanto a poltica exterior, que coordinaban en las cortes generales de Monzn, en Huesca. Pedro IV, El ceremonioso, en su libro Una historia de Aragn, habla de nuestra Corona de Aragn, pero nunca de la Corona catalano-aragonesa, aade Corral, profesor de Historia medieval en la Universidad de Zaragoza. El matrimonio entre la reina aragonesa Petronila y el conde de Barcelona Ramn Berenguer IV, en el que se basan los defensores de la Corona catalano-aragonesa para justificar su existencia, no es, segn Corral, una prueba de que fuera una realidad. En la Edad Media nunca se utiliz este trmino, asegura. Pero adems, los ttulos que heredaron los sucesores de Petronila y Ramn Berenguer IV fueron los de rey de Aragn y conde de Barcelona. La primera vez que aparece el concepto de confederacin catalano-aragonesa fue en 1872, en un libro con ese ttulo, obra de Antonio de Bofarrull y Broc, archivero del Archivo de la Corona de Aragn (ACA). El volumen fue un xito y desde entonces decenas de historiadores presuntamente serios no han dejado de hablar de esa inexistente Confederacin catalano-aragonesa, afirma Corral en su libro.

Todo esto, aunque no pueda parecer imposible, tiene una importante repercusin poltica. En eso estbamos, en eso seguimos.

La docta opinin objetiva del Institut dEstudis Catalans, otra de las aristas de la cosmovisin nacional: LInstitut dEstudis Catalans considera censura retirar llibres amb el terme corona catalanoaragonesa. El Govern d'Arag ha demanat (pedido) la retirada d'un llibre de text que cont aquesta (esta) expressi (que contiene esta expresin). https://cat.elpais.com/cat/2018/01/23/catalunya/1516689720_712275.html

Empero, para la Associaci dHistoriadors de Catalunya, la expresin Corona catalano-aragonesa no es vlida https://www.elcatalan.es/associacio-dhistoriadors-antoni-capmany-la-expresion-corona-catalano-aragonesa-no-valida/. La asociacin, cuyo presidente es scar Uceda, ha hecho pblica su postura sobre la polmica generada a raz de la utilizacin de la expresin Corona catalano-aragonesa en los libros de texto. Este colectivo sostiene que la denominacin original fue corona de Aragn. La expresin corona catalano-aragonesa tiene su origen en la publicacin en 1872 de La confederacin Catalano-aragonesa de Antonio de Bofarull y Broc. Nunca se haba utilizado antes de 1869, fecha en que el estudio realizado por Bofarull, que dio pie a la obra obtuvo, el premio del Ateneo Cataln aquel ao. La Asociacin asegura tambin que dicho vocablo surgi en el contexto de la Renaixena, en pleno auge de los movimientos nacionalistas y que fue creado con un objetivo poltico, y no solo histrico. Que la expresin Corona o Confederacin catalano-aragonesa, aparte de no ajustarse a la realidad pasada, excluye a dos grandes reinos espaoles de la corona: Valencia y Mallorca (un apunte posterior sobre este ltimo). En caso de aceptar la hiptesis de denominar con nombre compuesto a la corona de Aragn, su nombre debiera ser, como mnimo, Corona aragonesa-catalana, mallorquina-valenciana, aadiendo adems los reinos de Npoles, Cerdea y Sicilia segn el periodo. Por lo dems, de los cuatro territorios espaoles de la Corona de Aragn, todos eran reinos menos el de Catalua. Ello significa que poner en lugar preeminente al nico territorio que no era reino, protocolariamente no es adecuado. La Asociacin concluye que por todos estos motivos, desde la AHCAC consideramos que la expresin vlida es Corona de Aragn, ya que era la denominacin con la que era conocida por sus habitantes. Corona catalano-aragonesa surge de un presentismo decimonnico que se aleja innecesariamente de la realidad, sobre todo cuando tenemos un apelativo secular, original e indiscutible para identificar dicho estado histrico.

Aado un interesante comentario de un compaero de ASIC/ASEC sobre el Reino de Mallorca. Jaime I cre este Reino de Mallorca con Mallorca e Ibiza y la actual Catalua francesa, pero eso s, enfeudado a la Corona de Aragn, de tal forma que el Reino de Mallorca nunca tuvo cortes propias. Deban enviar sus representantes a las cortes catalanas. El Reino se completa cuando Alfonso III el Liberal, rey de Aragn y Valencia, conquista Menorca en 1287. Pedro IV el Ceremonioso liquida el Reino de Mallorca despus de la muerte de su ltimo rey, Jaime III, en la batalla de Llucmajor (1343). A partir de entonces solo existen dos reinos en los territorios ibricos de la Corona de Aragn, Aragn, propiamente dicho, y Valencia.

8. Una conversacin de Mara Jess Caizares con Victoria Camps: "Los jvenes han mamado que Catalua no es Espaa" https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/victoria-camps-jovenes-cataluna-espana_115148_102.html. Una de las consideraciones de la exsenadora:

El sentimiento independentista se fomenta por activa o por pasiva. Se lleva al extremo un imaginario que ha formado a las nuevas generaciones y que yo atribuyo al pujolismo. Es la idea de que Catalua no est exactamente en Espaa, que es una realidad distinta. Solo hace falta ver el mapa del tiempo (en TV3). Espaa no existe. Yo no creo que haya adoctrinamiento, pero de Espaa no se habla en la escuela catalana. Es una realidad ajena a los catalanes. Y eso que para mi generacin ha sido un proceso y un cambio, para los ms jvenes no es un cambio, es que lo han mamado. Y eso ha llevado al independentismo.

9. Una aproximacin seria, documentada, al sistema de salud en Catalua. El entrevistado es Antoni Barbar Molina, otro de los luchadores imprescindibles, los de toda la vida: https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/1611d5b0909f1656?projector=1. En un programa de la TV de Badalona, de 18 de enero.

10. Las preguntas de la profesora danesa a don Carles Puigdemont: Imane Radichi, La profesora danesa que ha acorralado a Puigdemont: "Quiere una limpieza tnica?" Hablamos con la profesora Marlene Wind, protagonista en el acto de Puigdemont: "Nos ha tomado como rehenes para montar su circo. Sus ideas me dan mucho miedo". https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2018-01-22/puigdemont-copenhague-bruselas-viaje-cataluna-profesora-debate_1509867/. Hemos abierto con ella.

11. Una entrevista de Pau Rodrguez a Itziar Gonzlez: La clave del caso Palau habra sido descubrir cmo se adjudican los contratos a empresas". Gonzlez, recurdese, sufri ms que presiones, incluidas amenazas de muerte, por oponerse al plan del Ayuntamiento de Barcelona de facilitar la creacin de un hotel de lujo al lado del Palau, donde deba ir un equipamiento escolar: "Millet enviaba cartas terribles sobre mi al alcalde" http://www.eldiario.es/catalunya/Millet-tremendas-Hotel-Palau-Musica_0_730377670.html. Uno de sus comentarios:

Consiste en mirarse las propuestas urbansticas de un privado como si fueran de inters pblico, sin ningn anlisis crtico. El Palau quera una actividad hotelera anexa a su equipamiento para tener a los msicos alojados, y que eso era de inters general porque la misin del Palau es la cultura. Este era su relato y lo asuman desde el Consistorio. Ante esto, la mala praxis es no mirar qu aporta esa operacin al barrio -que tena proyectado all un equipamiento educativo-, no preguntar a los vecinos Slo se hizo porque yo era del gremio y saba que deba hacerse. Se impuls y facilit una recalificacin, movimientos de edificabilidad, modificaciones puntuales del Plan General Metropolitano para asumir una iniciativa privada.

12. Una entrevista de Xavier Rius a Ignacio Vidal-Folch: Hay adoctrinamiento y del bueno. http://comunicacion.e-noticies.es/hay-adoctrinamiento-y-del-bueno-115298.html. Dos preguntas y sus respuestas:

Qu nos ha pasado a los catalanes? A m personalmente, casi nada en los ltimos treinta aos. A las clases dirigentes del nacionalismo se les ha acentuado un sndrome complicado, compuesto de complejo de superioridad, narcisismo herido, pereza intelectual y falta de sentido de la realidad. Luego estn los tpicos rufianes que pescan bien en ro revuelto. Camus los retrata bien en La peste. Finalmente, una nutrida masa de ciudadanos ha deseado creerse los embustes y sopars de duro que les ofrecan esos vendedores de crecepelos.

A qu lo atribuye? Al aburrimiento y el miedo al futuro. El aburrimiento de la vida burguesa y sobre todo de la vida pueblerina es grande, pero tolerable mientras haya expectativas de que puede perpetuarse y an prosperar en las siguientes generaciones. Con la crisis, esas expectativas decayeron y hubo que poner la esperanza en otro relato, en otro discurso. Y el nacionalismo estaba all, muy a mano. A diferencia del movimiento de los indignados, el nacionalismo permite que caminen juntos y se rebelen juntas abuelos, padres, hijos y nietecitos, y encima protegidos por las autoridades, y, el colmo de las maravillas, sonriendo todo el tiempo. Esto es fundamental. Ah tambin intervienen, por supuesto, la pereza mental y un ansia atvica de gregarismo, de mimetismo, muy bien descrita, por cierto, por Ferran Toutain en su libro Imitaci de lhome.

13. Dicen que son acciones revolucionarias. Las pintadas hablan de iluminaciones, a la Benjamin (quina cara!): Iluminemos la oscuridad, ahoguemos el fascismo. Ser eso. Tres encapuchados causan destrozos en las instalaciones de Crnica Global. El cuarto ataque consecutivo contra el medio digital con pintadas firmadas por Arran y destruccin de cristales ha tenido lugar de madrugada. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/encapuchados-destrozos-cronica-global_116264_102.html

14. Lo que todo el mundo sabe. Los Mossos d'Esquadra espiaron a la Guardia Civil y a la Polica durante el 1-O. La juez Lamela analiza un dursimo informe policial que describe cmo los agentes catalanes se dedicaron a controlar a las fuerzas de seguridad del Estado y no a impedir el referndum. https://cronicaglobal.elespanol.com/politica/mossos-espiaron-guardia-civil-cnp-1-o_116129_102.html. Ninguna confianza por mi parte en la guardia civil o en la polica nacional, desde luego, pero tampoco en los Mossos. La pregunta sigue respuesta: cmo pudieron confiar en ellos? Quin confi?

15. Un artculo que no deberan perderse Juan Francisco Martn Seco: El Procs y el tres per cent. https://www.republica.com/contrapunto/2018/01/25/proces-tres-per-cent/. Sus palabras de cierre, claras y distintas como quera el fundador de la geometra algebraica:

No solo son los dirigentes de Convergncia y sus actuales dobles, Junts per Catalunya, los que estn enfangados en esta corrupcin y de los que se puede predicar el robo. Les guste o no, ER C no puede alardear de 87 aos de limpieza. Comenzando porque habra mucho que hablar (basta con leer a Azaa) de su historia, en especial de su papel en la II Repblica y en la Guerra Civil, a lo que hay que aadir su silencio frente al pujolismo, pero especialmente por su papel protagonista en el procs, malversando fondos pblicos y orientndolos a la perpetracin de un golpe de Estado. En esto s imitaron a sus mayores.

16. Una entrevista de Andrs Gil a Pablo Iglesias: "El bloque reaccionario no da soluciones a la corrupcin, la desigualdad y la crisis territorial" http://www.eldiario.es/politica/Pablo-Iglesias-reaccionario-desigualdad-territorial_0_732827514.html. Con puntos de inters y pasos como este:

Eso ya ha calado y forma parte de un sentido comn mayoritario. El problema es que para esos sectores no es un tema principal. La fraternidad es lo que siente la mayor parte de los ciudadanos de este pas, que no tienen un conflicto con que gente de territorios del mismo Estado al que ellos viven tengan sentimientos, y se identifiquen con smbolos distintos. Pero seguramente los temas que les emocionan y les llevan a una movilizacin forman parte de otra geografa. Cuando veamos en las plazas a la gente aplaudiendo a Ada Colau o a Manuela Carmena, la pregunta no era quin se senta cataln o espaol sino "yo soy de los que defienden los servicios pblicos y estn contra los desahucios". Cul es el tema fundamental en Catalunya, la investidura de Puigdemont o la situacin de las personas dependientes? Si preguntas a los constructores de la agenda meditica te van a decir que la dependencia no existe, que existe la investidura de Puigdemont. Esto lo tenemos que combatir hablando de dependencia, de nios catalanes que estn estudiando en barracones que han puesto empresas que formaban parte del 'tres per cent'.

Remarco: la fraternidad es lo que siente la mayor parte de los ciudadanos de este pas, que no tienen un conflicto con que gente de territorios del mismo Estado al que ellos viven tengan sentimientos, y se identifiquen con smbolos distintos. Menos mal, menos mal! Eso s por qu no hablar de Espaa en lugar del mismo Estado al que ellos viven? Se entiende que eso tambin vale para el interior de esos territorios?

Ya es suficiente por hoy. Recuerden: recomendar lecturas no significa estar de acuerdo con todos los argumentos y tesis de los artculos recomendados.

PD. Dos apuntes finales.

1. Corre por la red un manifiesto-No al amianto- de los jubilados ex trabajadores de Macosa-Alstom Afectados por el amianto que no deberan perderse. Instan, al ayuntamiento de Barcelona y a la Generalitat de Catalunya, a: 1. Un censo del amianto instalado en sus diferentes variedades en toda Catalua. 2. Un plan de desamiantado total con prioridad en colegios, hospitales, edificios e instalaciones pblicas. 3. Cumplimiento riguroso del programa de revisiones mdicas posocupacional de los trabajadores expuestos al amianto con los medios y mtodos eficaces. 4. Subvenciones y coordinacin para la investigacin y desarrollo de mtodos de curacin de las enfermedades relacionadas con el amianto especialmente del mesotelioma. Por un pas limpio de amianto! Apyenles! Se apoyarn a s mismos, nos apoyaremos a nosotros mismos.

2. De la activista inagotable Silvia Arana, a propsito de la figura del doctor Martin Luther King:

He estado escuchando "en vivo" a MLK -su capacidad de oratoria era increblemente emocionante y la gente responda con la misma emocin ante cada uno de sus discursos pblicos o privados. En su ltimo ao de su vida, MLK conect la guerra de Vietnam con la pobreza y el racismo sufrido por la clase trabajadora (en particular los afroamericanos y minoras) dentro de EE.UU: "el trpode del mal". A partir de ah, el "establishment liberal" le declar la guerra a muerte. Muchos sealan como punto de inflexin el discurso de Riverside Church, donde inequvocamente denunci la Guerra de Vietnam. Al da siguiente Martin Luther King fue atacado por todos los medios de prensa, incluidos los "liberales" como The New York Times, que en su editorial lo llam "simplista". Johnson, con quien MLK se haba reunido en ms de una ocasin en torno al avance de los derechos civiles de los afroamericanos, rechaz a partir de all todo contacto con MLK acusndolo de ser un "predicador 'nigger' que no tiene lmites". En las dcadas siguientes, el poder meditico se enfoc en quitarle fuerza a MLK, pero a pesar de esa desvergonzada campaa, su valor revolucionario sigue relevante, gracias a esfuerzos como este de la cadena Pacfica -cuyo editor "descubri este discurso en sus archivos- para sacar a la luz al verdadero Martin Luther King.

Una ltima recomendacin de S. Arana:

Si alguien tiene la oportunidad de ver "I am not your Negro", documental sobre James Baldwin se la recomiendo! Baldwin fue uno de los intelectuales y activistas negros ms valiosos y cercanos a King.

En fin... la importancia de los archivos y de querer tener memoria.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter