Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2018

Entrevista a Joaqun Miras Albarrn sobre Praxis poltica y estado republicano. Crtica del republicanismo liberal
El autodesarrollo prxico mediante la actividad es el origen del placer y de la felicidad

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Entre otras muchas cosas, algunas de ellas recordadas y comentadas en anteriores conversaciones aqu publicadas, Joaqun Miras Albarrn es miembro fundador de Espai Marx y autor de Repensar la poltica y Praxis poltica y Estado republicano.

***

Nos habamos quedado aqu, en este punto de la segunda parte de tu libro cuando afirmas que el fin de la poltica, de nuevo segn Aristteles, es el buen vivir, que es lo mismo que ser feliz. La comunidad humana existe entonces para que seamos felices? Cundo lo somos, cundo podemos serlo?

La polis tiene como finalidad el vivir bien, la buena vida; Buen Vivir: e zen εῦ ζῆν-. Solo la comunidad social genera la vida humana y a la par crea la antropologa, la individualidad y las necesidades humanas. A comenzar por los recursos materiales y espirituales, imprescindibles para nuestra socializacin, sin todo lo cual no hay posibilidad de vida humana. O sea la vida humana, la buena vida, es consecuencia inmediata y solo posible gracias a -o debido a- la actividad de la comunidad social. La felicidad de cada individuo tiene esa precondicin, no puede existir sin la misma. Pero la nocin de felicidad aristotlica se basa en el autodesarrollo de cada individuo que no es posible sin su voluntad de hacer, de auto elegirse en este o aquel hacer, y en aplicarse a esa praxis. La felicidad es una sensacin inherente a la actividad que genera en s el individuo activo, el individuo cuya caracterstica ontoantropolgica exige que pueda hacer, cuya antropologa individual como ser humano solo se genera a medida que aprende a hacer y pone en obra su hacer: el hacer es la autognesis de cada sujeto individual, y su auto desarrollo como tal.

Hablas de actividad...

Debemos entender por actividad todo uso toda gnesis y todo uso- de todas y cada una de las facultades intelectuales humanas, y esto incluye tambin a las que ponemos en obra ante el arte o en el estudio de las ciencias y dems saberes; pero no solo esas. En la tica Nicomquea Aristteles reflexiona sobre este asunto del placer, y de la felicidad. Muy especialmente en el libro X. El placer es generado por la actividad, esto es, por el desarrollo activo de cada una de las facultades y capacidades humanas. La felicidad, por ello, es inherente a toda actividad desarrollada conforme al saber hacer previamente elaborado por la comunidad, del que nos hemos apropiado previamente y cuya apropiacin nos ha desarrollado las correspondientes capacidades y facultades las dynameis-. Ese saber hacer incluye el conocimiento prxico que garantiza la pericia y el conocimiento de las normas que orientan la actividad para el bien de la comunidad. La felicidad depende del ethos, que es el que nos posibilita el desarrollo de nuestras capacidades, cuando nos lo apropiamos y ponemos en obra protagnicamente, autodeterminadamente, pero este ethos incluye. a la vez, ethos como saber hacer y ethos como norma tica o norma moral. Podemos aceptar claramente que el autodesarrollo prxico mediante la actividad es el origen del placer y de la felicidad. Es una axiologa de valor de la felicidad nada pasiva, nada basada en el fin del consumo/consumismo, sino en la creatividad, que es imposible si no es en comn. Y es una axiologa potente y vlida. Ms procelosa es la justificacin de que el bien moral nos causa felicidad.

Es una idea hermosa...

Es una idea hermosa, pero hemos visto que en las sociedades divididas en clases, hay quienes se autodesarrollan plenamente con independencia de los dems, y disponen de los medios que posibilitan su actividad autodesarrollada debido al sufrimiento o explotacin de los dems.

Perdona que insista. Cuando afirmas que el desarrollo de cada individuo como gnero homo depende de la comunidad social, no ests subvalorando la libertad de los seres humanos y poniendo en primer plano el conjunto de la comunidad? No puede derivarse de esa prioridad un aplastamiento de seres humanos concretos que la comunidad puede considerar disidentes, antisociales o conflictivos, enemigos del bien comn, del buen vivir, de la vida feliz de la que hablbamos?

Es importante que plantees esta pregunta, cuya respuesta conoces mejor que yo, pero que me permite salir al paso de uno de los prejuicios ideolgicos que el liberalismo moviliza contra la nocin de prioridad ontolgica de la sociedad sobre el individuo y, por tanto, contra toda alternativa de orden social que trate de oponerse al existente.

El tema, el asunto es importante.

El ser humano, puede ser considerado consecuencia o resultado de la sociedad, o resultado de su propia inherente, y previa a la sociedad y la socializacin, naturaleza. De ser as, el hacer humano sera una etologa ms, como la de los animales, gobernada por instintos naturales. Sera inmodificable. No habra en consecuencia libertad alguna, excepto la de cumplir con la propia innata naturaleza biolgica, y los impulsos e instintos naturales, ni habra por lo tanto, lugar al debate sobre lo que sea la libertad. Es ridculo plantearse la libertad respecto de los anlidos, las lombrices, los tiburones, etctera. Son as, y basta, nadie puede decirles que ejerzan autodominio, que repriman su fiera condicin, para expresarlo con Caldern de la Barca, con una de las frases, dirigida a Segismundo sobre la libertad humana, que hay en La Vida es Sueo.

El individualismo antropolgico es un determinismo biolgico que, ese s, excluye toda libertad humana posible

Por qu?

Porque convierte el asunto de la libertad en un sin sentido. Libertad sera dejar libre a la necesidad natural. Dejar a la naturaleza hacer su curso, por ser vano y loco tratar de domearla.

Que el individuo depende, incluso en su gnesis individual, no de la naturaleza, sino de la sociedad, sin embargo, es la tesis que se abre a la libertad. La misma sociedad, posterior al individuo, surge como resultado de la praxis en comn. y posibilita a su vez, una nueva actividad, un nuevo nivel de hacer, que es el que otorga libertad. Todo hacer decidido en grupo, genera economa de tiempo, al inventar tareas nuevas. Si un solo animal o un grupo muy reducido de individuos tiene que asumir las tareas imprescindibles para la subsistencia, hace las cosas de otro modo; el posterior modo social. Cada posterior modo social de cada posterior nivel de comunidad mayor tiene que ser trado a la realidad inveniat, invento-. Junto al aumento de tiempo libre, que posibilita a su vez la creacin o invento de nuevas acciones. El tiempo libre es lo que posibilita la auto interpelacin, interpela a cada sujeto sobre qu hacer en ese tiempo. La diversidad de quehaceres interpela a la reflexin sobre posibilidad de eleccin, sobre qu hacer, cmo autoelegirse. El carcter social del hacer comn exige el aprendizaje de ese saber hacer nuevo, y esto, plantea un nuevo nivel de desarrollo auto gobernado de la personalidad social: el que es inherente a la exigencia de que cada individuo ponga en obra ese saber hacer, cosa que exige que ese saber hacer que yace en nuestra consciencia sea operado protagnicamentecada caso, y eso exige, por tanto, protagonismo libre, como el desarrollo, previo, generado por cada saber hacer nuevo, de las nuevas capacidades y facultades correspondientes, en cada individuo que interioriza ese saber. La subjetividad y la libertad son creacin, construccin derivada de esa previa, ontolgicamente, construccin social, construccin en sociedad, de la propia praxis social y de la propia comunidad social activa.

La sociedad, la comunidad es la matriz generadora de la individualidad y de su necesidad de auto dirigirse y de ser libre.

Remarco lo que acabas de sealar. Disuelve un falso (e interesado) problema sobre la sociedad y el individuo.

La libertad por tanto es comunitaria, es fruto de la comunidad, porque la comunidad es autognesis, no es natural ni posee etologa natural. El ser humano que s es comunitario y que s es un ser que se autocrea mediante una actividad que se denomina praxis, es libre porque la praxis carece de patrn de saber hacer apriorsticamente definido por la naturaleza. Ese saber hacer debe ser creado en cada caso por cada comunidad. Ese ser en comn, ser intersubjetivo, que dispone de capacidad de hacer, no dispone ontolgicamente de saber hacer inherente. Lo debe crear, somos una subjetividad en comn sin proyecto, pero necesitamos de uno que oriente nuestra praxis fines, objetivos, saber hacer- para poder subsistir. Somos una nada que puede serlo todo, y eso es lo que nos hace libres ab origo, Legibus solutus, como el rey absoluto, por naturaleza. La libertad es consecuencia del orden social del que nos dotemos, pero este no es natural, sino social, histrico, autogenerado.

Tu reflexin, en mi opinin, tiene mucho inters. Abuso un poco ms. Aristteles, seala, lo citas t mismo, que todo es obra de la filia, de la amistad, que la eleccin de la vida en comn presupone amistad. Pero es eso posible en comunidades grandes, enormes y complejas como las nuestras? Cmo podemos sentir amistad por gentes que no conocemos ni conoceremos seguramente a lo largo de nuestra vida?

Recuerdo un hermoso ejemplo que debo a Cornelius Castoriadis.

Un autor muy estudiado por uno de nuestros compaeros, por Jordi Torrent Bestit.

S, efectivamente. l, Cornelius, deca que su abuelo, ya muy mayor, se haba puesto a plantar olivos. Olivos que l saba que no iba a disfrutar l. Y sin conocer quin acabara disfrutando. Este es un hecho emprico.

Aparte de eso, todos nos sabemos miembros de comunidades, y las comunidades sociales nos transmiten paideia- la solidaridad. Una catstrofe nos conmueve y si nos hallamos prximos, tratamos de ayudar, como podemos. La percepcin de copertenencia a una sociedad y a la especie humana nos induce a comportamientos sociales solidarios, no por utilitarismo sino por reversibilidad de consciencia: no espero nada a cambio de lo que hago, pero hago lo que quisiera que se hiciera conmigo, con los mos, lo hago porque son mis iguales.

Mis iguales, en efecto.

Porque me parece que no es justo que teniendo yo para comer haya quin no pueda comer, puesto que es mi igual; no ser yo quien se ra de quien aporta unos alimentos a un centro de reparto.

Yo tampoco, pienso que es una blasfemia hacerlo.

No es mala consciencia, pero incluso si aceptramos esa ofensa: por qu de la misma. Es la ideologa del individualismo antropolgico liberal la que hace apologa del aislamiento. Pero la experiencia de que toda actividad nuestra es en comn, es inmediataY adems, la creacin de instrumentos para la organizacin poltica que nos permita intervenir en la sociedad, nos crea mayor consciencia de ello.

De acuerdo, tienes razn en lo que sealas. Lo dejamos aqu por ahora.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter