Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2018

La llama que encendi la Primavera rabe en Tnez vuelve a arder

Emma Graham-Harrison
El diario/The Guardian


- Los jvenes se sienten engaados en Tnez porque las promesas de un puesto de trabajo nunca llegaron a cumplirse

- La poblacin empieza a envejecer y eso es un factor positivo para la estabilidad: "A medida que envejece la poblacin, los pases tienden a tener menos aos de conflictos civiles"

Manifestantes tunecinos se enfrentan a las fuerzas de seguridad en Tebourba, el 9 de enero. EFE

Cuando los habitantes de Balta quisieron protestar, tuvieron que dejar la ciudad. Como dijo Wathik Balti, un estudiante de 19 aos, el "lugar es tan pequeo que bloquear la carretera es como quedarte sentado en tu saln: nadie se da cuenta".

As que en diciembre decenas de ellos se dirigieron a la autopista ms cercana y bloquearon un cruce importante durante horas mientras pedan al Gobierno que hiciera algo con la falta de empleos, la corrupcin crnica y los frgiles servicios pblicos que estropean la buclica imagen de la aldea.

Balta estaba fuera del camino, pero a la vanguardia de su tiempo. Un par de semanas despus estallaron protestas similares en ciudades y pueblos ms grandes de todo el pas, en algunos casos violentas. Una persona muri y hubo cientos de arrestos.

La chispa que despert las protestas fue una nueva ley que subir los precios de bienes bsicos, incluyendo los alimentos y el combustible. Pero detrs de todo hay aos de frustracin por las deficiencias y engaos oficiales, particularmente por la promesa de encontrar empleo para cientos de miles de jvenes.

Siete aos despus de la revolucin que derroc al dictador Zine al-Abidine Ben Ali y desat la Primavera rabe, los tunecinos han vuelto a las calles exigiendo un cambio. La respuesta de las autoridades ha sido la mano dura.

Tnez era la nica historia de xito de 2011, la democracia que se construy mientras otros pases de la regin entraban en guerra o regresaban a la dictadura, y ahora parece vacilar. Una vez ms, son los jvenes sin propiedades ni trabajo los que estn en el corazn del malestar.

Hay muchas razones para preocuparse por el futuro del pas. Desde el enorme nmero de desempleados, las dificultades econmicas, el aumento de la inflacin y el hundimiento de la moneda; hasta la corrupcin y el dao que los ataques extremistas han infligido sobre su necesaria industria turstica.

Pero tambin hay razones para la esperanza. Segn el demgrafo Richard Cincotta, del think tank Stimson Centre, una de las ms inesperadas es el lento envejecimiento de la poblacin. "La relacin entre democracias liberales y la estructura de edades [de los pases], el equilibrio entre jvenes y viejos, es el vnculo ms probado de la demografa poltica", dijo.

Aos de estudio de este vnculo permitieron predecir a Cincotta en 2008, tres aos antes de la cada de Ben Ali, que en poco ms de una dcada un pas del norte de frica sera una democracia estable, con Tnez como el candidato ms probable.

La poblacin empieza a envejecer

Las polticas de Ben Ali y de su predecesor, Habib Burguiba, alentaron a las mujeres a estudiar y trabajar, lo que redujo el nmero de nios en la mayora de las familias. Como resultado, la poblacin tunecina est envejeciendo lentamente, con una edad media de casi 30 aos.

No es una coincidencia que lo mismo haya ocurrido con Portugal, Taiwn y Chile cuando hicieron su transicin a la democracia. Por eso Cincotta se mantiene cautelosamente optimista sobre la capacidad de supervivencia de la nueva Constitucin tunecina, incluso frente a los ltimos disturbios.

"Nadie puede estar seguro del futuro de la democracia en Tnez. Pero los demgrafos polticos apuestan a que [un derrumbe del sistema democrtico] no ocurrir; o que si se produce un retroceso, el Gobierno tunecino restaurar en seguida las instituciones democrticas", dijo.

De acuerdo con Cincotta, "a medida que envejece la poblacin, los pases tienden a tener menos aos de conflictos civiles. Puede haber manifestaciones. Los gobiernos pueden ser impopulares. Pero la guerra civil es estadsticamente poco probable en pases con una edad media superior a los 26 aos", concluye.

Los prximos aos son menos esperanzadores para otros pases de la Primavera rabe en los que la poblacin es ms joven. El "exceso juvenil" de egipcios, sirios y yemenes adolescentes o con veintipocos aos fue un factor clave en los levantamientos populares que sacudieron a la regin. Los jvenes salieron a la calle frustrados por la perspectiva de un futuro sin posibilidades de crecimiento bajo gobiernos autocrticos que parecan ms interesados en mantener el poder que en crear empleos.

Pero la juventud de la poblacin en estos pases sugera que la estabilidad sera ms difcil de lograr una vez que los lderes autocrticos fueran derrocados. En Yemen la edad promedio es de menos de 20 aos; Siria y Egipto lo superan solo ligeramente. Dos de esos tres pases entraron en guerra, y Egipto restableci la dictadura.