Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-01-2018

Portugal
Los partidos conservadores y el cannabis medicinal

Francisco Loua
Pblico/Sin permiso


Portugal dar un pequeo paso en la humanizacin del tratamiento de las enfermedades dolorosas. Luego vendr el tiempo de decidir sobre la legalizacin del consumo de la marihuana.

Los partidos conservadores mostraron en el Parlamento una indignacin incontenible: la utilizacin mdica de cannabis, para tratamientos prescriptos por mdicos en casos de cncer u otras patologas en que la droga alivia el sufrimiento, sera un caballo de Troya para promover el uso recreativo de la sustancia. Curioso argumento: para los partidos conservadores es aceptable usar un opiceo, como la morfina, pero nunca un derivado de cannabis, porque habra un riesgo horrible de que el paciente con dolor crnico o cncer aprecie el medicamento. Adems, el argumento de que los proponentes defienden tambin el uso recreativo es bizarro: usar ese argumento para rechazar el uso medicinal es como rechazar una propuesta del PCP (Partido Comunista Portugus) sobre el salario mnimo o del CDS (Partido Popular) para el fin del tributo a las plusvalas inmobiliarias slo porque ambos piensan esto o aquello sobre el IRC (Impuesto a los rditos).

El Bloco (Bloque de Izquierdas) y el PAN (ambientalistas) hicieron bien en separar el uso medicinal del uso recreativo, son materias diferentes. En el primer caso Jorge Sampaio, Joo Goulo o la Orden de los Mdicos dijeron lo esencial: son buenas razones clnicas para usar esos medicamentos en los casos necesarios. El PS hizo bien en apoyar la medida y el PSD en cambiar de posicin y aceptar la prescripcin mdica. Portugal dar por lo tanto un pequeo paso en la humanizacin del tratamiento de las enfermedades dolorosas.

Vendr despus el tiempo de decidir sobre la legalizacin del consumo de cannabinoides. Por varias razones que se van imponiendo. La primera y la ms importante es que nuestra sociedad trata las drogas de tres formas distintas: estn las legales pero sujetas a control mdico (los medicamentos), hay legales de venta libre (slo sometidas a restricciones de edad de los consumidores, como el tabaco y el alcohol) y hay las que quedan en manos de los circuitos del crimen. Ahora bien, la legalidad no es decidida en funcin de la gravedad de la txico dependencia, pues el alcohol es la droga ms peligrosa, la ms usada y adems la que tiene ms riesgos sociales (violencia contra las mujeres y nios, accidentes de automviles), sin embargo, nadie pondera su prohibicin, porque aumentara el mal. Por consiguiente, la experiencia indica que el control de las drogas es mejor que su clandestinidad.

La segunda razn para cambiar la poltica sobre el uso de drogas es terminar con el apoyo al mundo del crimen. Es cierto que ese mundo ya fue el de las grandes potencias imperiales, que impusieron de 1839 a 1842 y de 1856 a 1860 dos guerras contra China para garantizar la venta del opio, fue as como Hong Kong pas al dominio del Reino Unido, era el puerto de entrada de la droga. La Bayer sintetiz la herona a partir del opio, vendindola a los nios como un medicamento. Y, hasta 1916, como recordaba con gracia el Economist, la revista publicaba la cotizacin del opio, que era legal. Hoy, la ilegalidad cre un mercado mundial multimillonario y, como recuerda la ONU, dos tercios de la produccin mundial del opio son obtenidos de un pas bajo ocupacin militar estadounidense: Afganistn.

Claro que ahora sabemos ms sobre los riesgos de esas drogas y por eso debemos tomar precauciones. Pero slo se terminar con estos circuitos del crimen si las drogas son controladas por las autoridades de salud, como sucede con el alcohol y los medicamentos: unas deben ser de venta condicionada y otras restringidas a la prescripcin mdica. Por eso, como recordaba Goulo, que tiene reservas sobre el asunto, la experiencia estadounidense de legalizacin de la mariguana es reveladora. En Alaska, California, Colorado, Oregn, Massachusetts, Maine, Nevada y Washington, como en Uruguay y otros Estados, el resultado de la legalizacin de cannabis y sus derivados ha sido demostrativo de cmo la guerra a las drogas y el prohibicionismo siempre a favor de Pablo Escobar y sus capangas, como el prohibicionismo del alcohol fue un favor a Al Capone en el siglo pasado.


Francisco Loua catedrtico de economa de la Universidad de Lisboa, ex parlamentario y miembro del Bloco de Esquerda, actualmente es Consejero de Estado.

Fuente: Pblico, 13 de enero 2018 Nuestra fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/portugal-los-partidos-conservadores-y-el-cannabis-medicinal

Traduccin: Carlos Abel Surez.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter