Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2018

UE-Mercosur
Otro macro(n)fracaso de Macri

Rodolfo Ko Gutirrez
Rebelin


La firma del tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unin Europea sum un nuevo revs ante la posicin de Francia de continuar protegiendo al sector ganadero de ese pas, pese al desmedido afn de los gobiernos de Argentina y Brasil, encabezados por Mauricio Macri y el golpista Michel Temer.

La decisin de ambos gobiernos de bajar banderas, que despertara a fin de ao temor y desconfianza entre los empresarios, trabajadores e industriales conosureos, no fue suficiente para traspasar los obstculos que impone un importante lobby empresario europeo y los lderes de la Comisin Europea, un organismo supranacional que tom carcter propio.

Macri fue a buscar en Francia un gesto que no consigui. El presidente de Francia, Emmanuel Macron se manifest pblicamente en favor de continuar protegiendo al sector ganadero de su pas. El prximo martes hay una nueva reunin por el acuerdo en Bruselas.

En Europa los industriales a favor del acuerdo, discuten contra el lobby agrcola que frena el acercamiento. Macri fue a buscar a Francia un gesto que no consigui. El prximo martes hay una nueva reunin por el acuerdo en Bruselas.

Los gobiernos conosureos, en especial Argentina y Brasil, desde fines del ao pasado tratan de anunciar con bombos y platillos el acuerdo que ya lleva dos dcadas negocindose. Pero Macron le dio un nuevo parate al anuncio. Macri intent superar con l las diferencias en relacin a dos temas comerciales emblemticos (carne y biocombustibles) ante el ostracismo europeo de ofrecer una mayor apertura para las exportaciones mercosureas.

De la filtracin de 19 textos de las negociaciones confidenciales de la UE y los gobiernos del Mercosur (de las que dio cuenta el economista Jorge Marchini), dos asumen temas que no haban sido puestos en el conocimiento pblico: los captulos de los entendimientos alcanzados -o en debate pendiente- que se han venido elaborando en forma secreta, incluyendo los relacionados con servicios , inversin y comercio electrnico que pueden restringir y/o distorsionar en una medida indita la capacidad de regulacin econmica y financiera de los pases mercosureos.

Entre las filtraciones puestas al descubierto llama en particular el captulo relacionado con la solucin de diferencias, ya que pone en evidencia cmo podran ser forzados los pases del Mercosur a ceder soberana jurdica y aceptar exigencias an mayores que las definidas por Europa en otros TLCS con pases perifricos.

La UE podra demandar a los gobiernos del Mercosur en un tribunal internacional por no cumplir con el TLC y si el pas mercosureo perdiera, la UE podra elevar los aranceles de importacin para los productos del Mercosur hasta que estos cambiaran normas, polticas y acciones de forma de cumplir con los fallos.

Las filtraciones demuestran que no solo la UE ha profundizado sus demandas exigiendo una mayor liberalizacin para la participacin de las empresas europeas en las compras pblicas de los pases del Mercosur, inhibiendo una herramienta tradicional elemental para la promocin de nuevas industrias y servicios de economas con menor grado de desarrollo

Asimismo, sum la exigencia de mayor flexibilizacin y menor control en las normas de origen, lo cual permitira dar mayor penetracin , por ejemplo, a las muy conocidas marcas europeas de prendas de vestir y diseo, para poder generar la mayor parte del valor de su produccin en pases con bajos costos para ser presentados , etiquetados y contar las ventajas de liberalizacin europea para su penetracin en los mercados sureos.

Impuso, adems, sus demandas de una mucho mayor proteccin de la propiedad intelectual para extender y profundizar privilegios monoplicos, lo que llevara a un aumento sustancial de precios de medicamentos, restringiendo el desarrollo de la industria farmacutica local de genricos y limitando an ms el acceso a la salud a ellos.

Un anlisis del diario argentino Pgina12 seala que los sectores manufactureros argentinos que mayor impacto podran recibir son el automotor, maquinaria y bienes de capital y el qumico, aunque las cmaras representativas de casi todos los industriales han manifestado pblicamente sus reparos con el acuerdo. En Brasil tambin se esperan consecuencias industriales negativas. Su manufactura tiene ms potencial exportador aunque tambin se perjudicara si Argentina, su principal cliente en el captulo industrial, accede a los productos europeos sin aranceles.

Uruguay y Paraguay tienen un sector industrial mnimo, con lo cual el impacto negativo es casi nulo. De hecho, Uruguay lleg a plantear la firma un acuerdo de libre comercio con China. Europa podra perder mercado en manos sudamericanas en determinados sectores agrcolas, como en carnes, etanol, vinos, lcteos y cereales.

Ms all de la mayor productividad del Mercosur en algunos de estos sectores y de la posibilidad de la baja de aranceles en Europa, hay relativo consenso alrededor de la idea de que los subsidios europeos no van a mermar y por lo tanto el acceso a ese mercado, incluso con la firma del acuerdo, no se allanar. Esa cerrazn europea la vivieron en carne propia Australia y Nueva Zelanda, que tambin trataron de negociar un relajamiento de las normas proteccionistas pero no lo lograron a causa del fuerte lobby agrcola, seala Pgina 12.

El analista Eduardo Febbro indica desde Pars- que el mundo sin fronteras ni regulaciones pegajosas que constituye la tabla de la ley de los liberales del mundo tiene muros muy slidos. Mauricio Macri no los pudo atravesar, pese a haber hecho los deberes que Occidente exige de todo candidato que quiera atraer a los nuevos colonialistas, es decir, los inversores.

El acuerdo comercial choc con las lneas rojas que plante el presidente francs. Incondicional de un mundo circulante y enemigo de cualquier aislamiento, Macron no despej las trabas que desde hace dcadas bloquean la firma del pacto entre los dos bloques. Las expectativas de arrancar un gesto de Macron para liberar el acuerdo eran ms que escasas luego de que, la vspera, durante un encuentro con agricultores franceses en el centro de Francia, Macron les dijera que le presentara a Mauricio Macri lneas rojas que Francia no desea sobrepasar. Y as fue.

Si bien Espaa y Alemania han variado su postura, Francia lidera el grupo de tres pases ms hostiles a los avances con el Mercosur: los otros son Polonia e Irlanda. Hay varios puntos en discordia, empezando por el etanol. La UE impone un lmite de 600 mil toneladas de etanol. La oferta es inaceptable para el bloque sudamericano. Las patentes y el sector bovino son otras de las lneas rojas. El Mercosur reclama mucho ms espacios para la exportacin. La oferta del sur es demasiado frondosa segn los europeos. Estos temas ya impidieron que el pacto se firmara en 2017 en la Argentina durante la conferencia de la Organizacin Mundial de Comercio.

Esta semana se iniciar otro ciclo de negociaciones en Bruselas. Sin embargo, la decepcin parisina fue considerable. Las posiciones son, por ahora, inconciliables: Francia pide demasiado para respetar sus lneas rojas y les deja a los miembros del Mercosur, en particular a la Argentina y Brasil, la responsabilidad de ceder. Pars mir ya con muy malos ojos las concesiones que hizo la Comisin Europea en lo que atae al etanol y la carne a cambio de una mayor apertura para su sector automotriz.


Rodolfo Ko Gutirrez, periodista econmico argentino, analista asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, ww.estrategia.la)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter