Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2018

Reflexin de Olga Salanueva

Olga Salanueva Arango
Segunda cita


Queridos amigos:

Comienzo por aclarar que no he sido convocada por nadie, ni entrevistada por nadie, ni citada por nadie; ni siquiera por la famosa comisin. Me ha sorprendido el revuelo armado por un comentario que en principio pretenda ser una aclaracin para algunos amigos, cuyas deducciones en relacin a las razones por la exclusin de tres de los Cinco me parecieron erradas. Al seguir la sugerencia de varios de ellos, de que pusiera mi comentario como pblico para poderlo compartir mejor, el escrito termin excediendo el alcance que originalmente haba esperado.

Me declaro culpable de no ser experta en facebook. Espero que al menos los de mi generacin lo comprendan. Si me queda vida tratar de enmendarme.

No consult con ninguno de los Cinco, ni tampoco he recibido regao de alguno de ellos, incluido a Ren. l respeta mi derecho a escribir en facebook las pocas veces que lo hago. Lo hubiera escrito aunque Ren fuera uno de los dos elegidos, ms aun cuando en ese caso l estara en una posicin engorrosa en relacin a sus hermanos no seleccionados. Los Cinco estn por encima de esto. Yo, en cambio, soy una persona terrenal, pero como ellos revolucionaria y orgullosa de mi militancia. Esto bien claro, porque personas que crea amigas me han herido insinuando lo contrario. Parafraseando la pelcula, aunque fuera la peor de todas nunca sera contrarrevolucionaria.

De paso, aclaro tambin que mantengo mi criterio de que los cinco deberan haber estado en la candidatura, de que la vanguardia demostrada debe de estar con sus voces y sus votos en la Asamblea. Sigo creyendo injusto distinguir entre ellos, y me parece un error haberlo hecho. No luch tantos aos solo por Ren, sino por los cinco como una unidad, y me duele que alguien trate de separarlos, aunque no se d cuenta realmente de que lo hace. Este sentimiento an lo tengo a flor de piel, y no fuera yo si dijera que con dos en la Asamblea estn los cinco representados (lo cual ratifica que este escrito no es resultado de convocatoria, o entrevista, o citacin, ni siquiera por la famosa comisin).

Si escribo esto es porque creo que hay que poner a descansar este tema y ocuparnos de lo que importa: La Revolucin. No me preocupa en absoluto lo que haga o deje de hacer el Herald. El Herald ha empleado los ltimos 60 aos tratando de destruir a la Revolucin sin xito, y lo seguir haciendo, con la misma falta de xito, ya sea con este tema o con cualquier otro. Tengo entre mis orgullos que han escrito varias veces sobre m, y nunca bien. Aqu estoy, vivita y coleando, y feliz con mi familia unida. S de cerca que los cinco, lejos de ofenderse, se divertan con sus panfletos en el hueco, cuando tenan pocas opciones de entretenimiento.

Quisiera pensar que, despus de todo, este asunto ha producido un debate til, muy interesante y necesario. Si mi escrito lo provoc fue porque ya estaba en el ambiente. Gracias a los que nos apoyaron y dijeron tantas cosas dignas de agradecer. Gracias tambin a los que respetuosamente disintieron de nuestra opinin. A los que fueron irrespetuosos y agresivos conmigo, o se dedicaron a manipular mis opiniones, les agradezco el haberlos conocido mejor y poderlos descontar de mis amigos.

Ahora el tema es qu hacer: Seguir echando palante. Hacer cada cual lo que le corresponda, y tratar de hacerlo lo mejor posible. Ir a votar. Respetar el sistema que tenemos y no dejar que nuestra reaccin a sus imperfecciones haga mella en sus resultados. Quisiera pedir encarecidamente a todos los que hayan pensado en poner a los cinco en la boleta que no lo hagan. Recuerden que eso anulara el voto, y esos amigos, al hacerlo, estaran haciendo lo que quisieran nuestros verdaderos enemigos. No corrijamos lo que consideramos un error con otro mayor. Ninguno de los cinco, dentro o fuera de la candidatura, lo aprobara.

Tampoco es necesario esperar que alguien renuncie a su candidatura a favor de alguno de los cinco. Esto no sera ni siquiera legal ni justo con ese candidato. Por otra parte implicara un desafo al trabajo de una comisin legalmente constituida. Por ms que no coincidamos con su decisin en relacin a los cinco, debemos respetar su trabajo. Con el mismo espritu con que unidos apoyamos a los cinco, les pido que nos unamos para hacer de esta eleccin otra victoria de la Revolucin. Si acaso, luego seguimos discutiendo.

 

Mostremos, como Flix Dzerzhinski, mente fra y corazn ardiente. Quiero felicitar sinceramente a todos los diputados. Habrn sido elegidos en cada municipio del pas por ms de la mitad de los votos, lo cual los acredita para representar legalmente a los habitantes de ese municipio. Mi voto ser unido aunque seguir extraando a tres ms. Recuerden que sigo siendo terrenal y testaruda. Tal vez por eso soy, y ser hasta la muerte, revolucionaria.

Revolucionariamente siempre.

Fuente: http://segundacita.blogspot.com/2018/01/reflexion-de-olga-salanueva-arango.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter