Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2018

Resea de No es la religin, estpido, de Nazann Armanian y Martha Zein
Oscuros intereses tras el conflicto entre sunitas y chiitas

Jess Aller
Rebelin


La tesis de este libro que acaba de publicar Akal con presentacin de Pascual Serrano es que, contra lo que intenta hacernos creer el aparato de propaganda de los medios de comunicacin dominantes, la violencia que aqueja en estos momentos al mundo musulmn no es un corolario de la vieja divisin de ste entre sunitas y chiitas, sino que su causa hay que buscarla en Occidente, que trata de imponer su hegemona en una regin de enorme importancia econmica y estratgica y utiliza como instrumento tctico la citada divisin. Las pruebas de esto son abrumadoras y se detallan a lo largo de la obra. Recorriendo el laberinto de facciones y siglas que representan todas las tendencias polticas y religiosas en lucha hasta la extenuacin, terminamos comprendiendo que el hilo conductor oculto que domina la trama no es otro que la defensa de los intereses imperialistas, aunque sorprenda la infinita capacidad de engao que se pone de manifiesto y el fracaso casi absoluto de los actores polticos ligados a las masas populares para analizar la dinmica histrica desde una perspectiva de clase.

Antes de comenzar el recorrido por los escenarios regionales estudiados, un captulo nos presenta los fundamentos de la situacin actual, remontndose a la constitucin a partir del siglo VI a.C. del imperio Persa. ste nunca lleg a extenderse a la pennsula Arbiga, que despreciaba como inhspita e improductiva, aunque de ella, paradjicamente, le vino la ruina en el siglo VII con la expansin del Islam. Tras la temprana escisin de ste entre los seguidores de Ab Bakr (sunitas) y los del yerno del profeta, Al, (chiitas), son los primeros los que emprenden la conquista de Persia. Permanecern all en el poder hasta el siglo IX, cuando toma el relevo una dinasta iran sunita. La conversin de estas tierras al chiismo llega de la mano de los safvidas a comienzos del XVI y va acompaada de una intensa reivindicacin nacional frente a turcos y rabes (todos sunitas). No obstante, el clero chiita no alcanzar el poder poltico hasta la revolucin de 1979.

Se aborda despus el origen de la fractura de los musulmanes entre sunitas y chiitas, un conflicto sucesorio con ingredientes de lucha de clases pues los partidarios de Al pertenecan sobre todo a los sectores ms explotados. Minoritarios siempre, los chiitas se caracterizan por presentar una jerarqua religiosa con ministros ordenados que no existe entre los sunitas. Los hijos de Al: Hasn y Husein, mrtires como l del chiismo, simbolizan la tensin entre los partidarios de la va pacfica y la negociacin (hasanitas) y los que optan por el combate y el martirio (huseinitas). La ambigedad del Corn en torno al concepto de yihad ha permitido siempre, y de forma extrema hoy da, interpretaciones que favorecen la guerra, aunque se ha de reconocer que en su historia reciente los musulmanes han sido sobre todo vctimas de las invasiones y rapias de otros. Por otra parte, y aun siendo contrarios a algunos preceptos del Corn, en todas las escuelas del islam hallamos defensores de los atentados suicidas en los que se produce la muerte de civiles, que se pretenden justificar por las situaciones de ocupacin y violencia entre comunidades.

El primer escenario visitado es Irn, una potencia econmica y cultural a nivel regional que adquiri en los aos de los Pahlevi un aire ms cosmopolita y abierto a Occidente que los pases de su entorno, lo cual sigue siendo vlido incluso ahora con la Repblica Islmica. Un repaso detallado de las relaciones de la teocracia iran con las facciones palestinas evidencia las tensiones, tanto con el laico e izquierdista Yasser Arafat, como con los integristas sunitas de Hams. A pesar de esto, Irn trata de abanderar la causa palestina contra su archienemigo Israel, aunque en este sentido Ahmadineyad se pasara de rosca con posicionamientos antisemitas que chocan con la historia y la realidad de su propio pas, en el que viven an cerca de veinticinco mil judos y hay cuarenta y tres sinagogas en funcionamiento. Irn extiende su influencia a Lbano a travs de Hezbol (el partido de Dios). Aqu Francia impuso al retirarse un sistema tribal-religioso que se vende como democrtico, pero es una fuente continua de inestabilidad y violencia en la que las clases trabajadoras son marginadas y los refugiados palestinos se llevan siempre la peor parte.

Arabia Saud representa una ignominiosa combinacin de fanatismo musulmn y servilismo a los intereses occidentales y sionistas, que la utilizan como pen contra Irn, al igual que hicieron con Sadam Husein. La cada de ste fue un grave error de Bush Jr., que puso Iraq en la rbita de Irn. En Bahrin, archipilago estratgicamente situado en el Golfo Prsico, una mayora chiita es explotada por una minora integrista sunita prxima a Arabia Saud y los Estados Unidos, que tienen aqu una importante base. Yemen, con su sociedad tradicionalmente abierta e inclusiva, es en la actualidad un escenario de guerra entre los hutes (chiitas) y Arabia Saud-Occidente, coalicin cuyas atrocidades extremas no alcanzan los titulares de los diarios. El resultado final del conflicto es incierto a da de hoy. Siria slo conoci tras la dominacin otomana un calvario que va del colonialismo al panarabismo dictatorial y represor de las minoras, aunque ste se suaviza algo con la llegada al poder de Hafiz al Asad en 1970. En medio de una profunda crisis econmica, el nombramiento de Robert Ford como embajador en Damasco en 2011 sell el destino del pas, que se hundi pronto en una cruenta y destructiva guerra civil con amplia intervencin internacional. Las autoras analizan en detalle los complejos intereses enfrentados en ella.

El nacimiento y consolidacin del autodenominado Estado Islmico resulta ser una de las operaciones clave para la desestabilizacin de la regin y la implementacin en ella de los intereses imperiales y sionistas. Los mercenarios fanatizados que se reclutan, arman y entrenan en pases aliados de los Estados Unidos se deslizan luego por las porosas fronteras de Siria con Turqua, Iraq y Jordania para convertirse en la pieza esencial en la guerra civil que asuela el pas. En este grave contexto, al Asad se apunta un buen tanto al conceder la autonoma a los kurdos de Rojava, lo cual pone contra las cuerdas a Erdogan. Despus, con la ayuda rusa e iran demuestra que es capaz de ganar la guerra y desafiar los intereses norteamericanos en la regin. De nada sirvi el abundante y sofisticado armamento proporcionado por Occidente (va monarquas del Golfo) a todos los rebeldes, ni la manipulacin a la baja de los precios del petrleo por parte de Arabia Saud para debilitar a Rusia e Irn, ni inundar Europa de refugiados para forzar su intervencin y el derrocamiento de al Asad, proclamado culpable nico de tantas desgracias. A lo largo de este proceso, la religin se comprueba siempre que es simplemente un instrumento, fundamental eso s, en las luchas por el dominio estratgico y el control de los recursos.

Como sealan Nazann Armanian y Martha Zein en la introduccin, Oriente Medio era hasta las dcadas finales del siglo XX un lugar donde diversas fes religiosas coexistan pacficamente, de forma que los conflictos entre ellas eran la excepcin. A este paisaje sucede otro, descrito en detalle en el libro, en el que estremece la violencia extrema del imperio, pero sobre todo su capacidad para fomentar disensiones entre los musulmanes y hacerse con estrambticos aliados entre ellos, llmense Arabia Saud, Al Qaeda o Daesh. Como hemos visto, es solamente la apuesta de Occidente por inestabilizar la zona para saquearla ms fcilmente lo que ha creado la situacin actual. Copioso de informacin de enorme inters, que las autoras, profundas conocedoras de los temas tratados, saben presentar de forma gil y atractiva, No es la religin, estpido nos pone de bruces ante la lgica criminal del imperio, su camaleonismo y la urgente necesidad de fraguar alianzas para contener sus desmanes.

Blog del autor: http://www.jesusaller.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter