Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2018

Apuntes para garantizar nuestro futuro
El dilema de las pensiones: quin y cmo pagarlas

Joan Ramn Sanchs Palacio
El Salto


Los pensionistas estn en pie de guerra. Tras la decisin del Gobierno de una subida de las pensiones del 0,25 % para 2018, parte de los pensionistas han decidido salir a la calle a protestar, porque su poder adquisitivo se ver reducido un ao ms. Por otra parte, en la Comisin del Pacto de Toledo se producen fuertes tensiones entre los diferentes grupos polticos ante el anuncio por parte de la Ministra Ftima Baez de aumentar los aos cotizados para calcular el valor de las pensiones. Qu est pasando con las pensiones? Cmo es posible que personas tan agradecidas como los pensionistas, que tradicionalmente han sido utilizadas por los dos grandes partidos para ganar las elecciones, se subleven y manifiesten abiertamente su descontento? Cmo puede ser que uno de los Pactos ms slidos en Espaa, el Pacto de Toledo de las pensiones, se est tambaleando?

Sin duda, los cimientos del sistema pblico de pensiones estn en entredicho y muchos se plantean si el sistema es o no es sostenible. Varias generaciones de espaoles y espaolas se preguntan si cobrarn su pensin cuando les toque jubilarse y si alguna vez podrn hacerlo. La cuestin es si esta valoracin es puramente poltica y, por tanto, subjetiva y condicionada a intereses partidistas y particulares o si realmente es una valoracin objetiva derivada de un anlisis econmico serio y riguroso. Y de ser cierta desde el punto de vista econmico, ver si existen soluciones que permitan resolverlo.

El sistema pblico de pensiones en Espaa est basado en el llamado sistema piramidal o esquema de Ponzi, segn el cual las pensiones de quienes han abandonado el mercado laboral, son pagadas por quienes estn en activo. Llevamos ya varias dcadas en las que se ha producido un incremento del envejecimiento de la poblacin (cada vez hay ms pensionistas), a la vez que el empleo, no solo se ha reducido como consecuencia del incremento de las tasas de paro, sino que adems se ha precarizado, con salarios cada vez ms bajos e inestables. Hemos llegado a un punto en el que de una relacin ideal de 4 trabajadores en activo por cada pensionista, se ha pasado a una de menos de 2 trabajadores en activo por pensionista.

Lgicamente, cuando son cada vez ms lo que se jubilan y menos los que trabajan y adems lo hacen en peores condiciones, llega un punto en el que el sistema ya no se sostiene. Como consecuencia de ello, la Seguridad Social ha ido incrementando su dficit desde el ao 2011 hasta llegar al 1,7 % del PIB en el 2016, debido a un aumento constante del gasto en pensiones, que ha pasado del 7,6 % del PIB en 2008 al 10,7 % en 2016. Adems, las previsiones estadsticas, segn el INE, sealan que este gasto continuar creciendo durante los prximos aos y que a pesar de que se consiga reducir el desempleo al 6 % en 2060, ser insuficiente para compensar el incremento del gasto de las pensiones.

De este anlisis puramente matemtico se deduce que el sistema pblico de pensiones deja de ser sostenible y se colapsa. Pero tambin se deduce otro elemento que a menudo se deja de lado pero que es muy importante tener en cuenta a la hora de buscar soluciones: las causas que han provocado este desajuste vienen de la mala poltica laboral seguida por los gobiernos, es decir, el incremento del paro y el deterioro de las condiciones laborales. Y estas causas han sido provocadas por las reformas laborales llevadas a cabo por los diferentes partidos que han gobernado Espaa. Sealo esta cuestin porque todas las medidas que se han implantado para tratar de parar el colapso del sistema pblico de pensiones no han sido ms que autnticos parches totalmente intiles y que en ningn caso han abordado el problema de fondo. Medidas como la modificacin del nmero de aos de cotizacin para el cmputo de la base reguladora de las pensiones, el aumento de la edad de jubilacin, el nmero de aos cotizados para alcanzar el 100 % de la pensin o la limitacin de la subida de las pensiones con un mximo en el 0,25 % (que es la medida que ha creado el malestar actual), son medidas que no abordan en ningn caso las causas de fondo y que realmente lo que pretenden es ir deteriorando el sistema de pensiones de manera intencionada con el fin de sustituirlo por un sistema privado. A finales de 2013, el gobierno del PP aprob (solo con sus votos) una reforma de las pensiones que desvinculaba su crecimiento de la evolucin del IPC (ndice de Precios al Consumo) al sustituirlo por el ndice de Revalorizacin (IR) y estableca un mnimo de subida en el 0,25 % y un mximo en el 0,5 % por encima del IPC. Durante los cuatro aos siguientes, la subida aprobada ha estado siempre en el mnimo y, por tanto, por debajo del IPC, lo que ha provocado una prdida constante del poder adquisitivo de los pensionistas.

En el ao 2000 se cre el Fondo de Reserva (hucha de las pensiones) con el fin de garantizar el pago de las pensiones. Este Fondo lleg a alcanzar los 66.815 millones de euros en 2011, pero a partir de ese momento ha ido reducindose hasta alcanzar los apenas poco ms de 8.000 millones en diciembre de 2017. Las pagas extras exigen cerca de 8.000 millones de euros adicionales, por lo que el Fondo de Reserva de las pensiones ya no es suficiente, lo que obliga a buscar otros mecanismos de financiacin alternativos. El Gobierno ha tenido que solicitar un prstamo a cargo de los Presupuestos Generales del Estado para poder pagar las pensiones del mes de diciembre de 2017.

Sin ninguna duda, quienes sealan que el sistema pblico de pensiones en Espaa est quebrado y no existen soluciones reales para recuperarlo, estn en parte en lo cierto. Pero lo que no dicen es que no ha habido una verdadera voluntad poltica de resolverlo y que las medidas aplicadas sobre el mercado de trabajo han acelerado an ms la posible quiebra de la Seguridad Social. Por qu ha sido as? Porque detrs de un sistema privado o mixto de pensiones se esconde un gran negocio para los bancos, empresas aseguradoras y grandes grupos empresariales en general. El sistema pblico de pensiones en Espaa ha sido histricamente uno de los pilares ms importantes que sostiene el Estado de bienestar, desde que se constituy el Retiro Obrero Obligatorio en 1919. Atentar contra l significa atentar contra el Estado de bienestar y la crisis econmica de 2007 ha sido la excusa perfecta para hacerlo. Es harto improbable que quienes estn a favor de la privatizacin del sistema de pensiones en Espaa intenten buscar soluciones reales y efectivas a su situacin actual. Alentar el negocio privado de los planes de pensiones les asegura el uso de las puertas giratorias, de manera que defender polticamente los privilegios de estas empresas les permite cobrar retribuciones astronmicas una vez abandonan los cargos polticos que ostentaban. El segundo sector que mayor nmero de exaltos cargos contrata es el bancario, tras el sector energtico.

Es necesario mantener un sistema pblico de pensiones? y, si es necesario, es viable? O lo mejor sera crear un sistema privado-mixto de pensiones al estilo anglosajn? La mayor parte de la poblacin necesita un sistema pblico de pensiones, sin ninguna duda. Con un incremento de las desigualdades econmicas y de la pobreza, con un empleo de cada vez peor calidad, con salarios bajos y altas tasas de temporalidad, parece improbable que una gran parte de la poblacin rena las condiciones econmicas adecuadas para contratar un plan de pensiones privado suficiente para garantizar un retiro digno. Por tanto la eliminacin del sistema pblico de pensiones incrementara an ms la pobreza y las desigualdades en Espaa, lo que afectara al consumo y la cada de este al desarrollo econmico del pas. Una gran cantidad de ciudadanos quedara excluida de las prestaciones por jubilacin y dejara de tener acceso a bienes y servicios de primera necesidad. Luego desde el punto de vista social es fundamental seguir manteniendo un sistema pblico de pensiones. Quienes defienden un sistema privado de pensiones lo hacen pensando en el gran negocio que supondra para determinados grupos empresariales, especialmente para bancos y compaas aseguradoras.

El Estado tiene implantado un mecanismo de desgravaciones fiscales ydeducciones en la base impositiva del Impuesto sobre la Renta con el fin de promocionar los planes privados de jubilacin y otros tipos de seguros privados dotado con ms de 2.000 millones de euros anuales. Sin embargo, hay que decir que no es oro todo lo que reluce, es decir, que se venden las pensiones privadas como un instrumento para aumentar las ganancias de los particulares, cuando se ha demostrado que la rentabilidad de las pensiones privadas en Espaa es ridcula. Segn un informe de la OCDE, la rentabilidad media de los fondos de pensiones privados en Espaa durante el perodo 2008-2012 fue negativa y solo Estonia y Polonia presentaron una rentabilidad ms baja que Espaa. De los 257 fondos de pensiones privados que existen en Espaa, solo el 1,16 % de los mismos alcanz una rentabilidad media superior a los bonos del Estado a 15 aos. Por otra parte, el dinero que estas empresas consiguen a travs de los planes de pensiones los utilizan para especular a travs de diferentes tipos de fondos de inversin, entre ellos los fondos buitre. Estamos, por tanto, ante un negocio engaoso para los consumidores, nada tico y al que el Estado destina miles de millones de euros.

La siguiente pregunta que hemos de abordar es si es posible asegurar la viabilidad del sistema de pensiones. No cabe ninguna duda de que manteniendo el sistema econmico actual es imposible que el sistema pblico de pensiones se sostenga. Los salarios ms habituales en Espaa ascienden a poco ms de 16.000 euros brutos anuales, la devaluacin salarial ha sido superior al 10 % y el 90 % de los contratos que se estn creando al amparo de la ltima reforma laboral son temporales. En este contexto no solo no es viable el sistema pblico de pensiones, sino el conjunto del sistema econmico. La economa espaola, con una deuda pblica superior al billn de euros y ms del 100 % del PIB y con un mercado de trabajo cada vez ms precarizado, est al lmite del colapso. No estn en juego las pensiones, sino el conjunto del sistema econmico espaol. Las decisiones en materia econmica van directas al corazn del Estado de bienestar y las pensiones son uno de sus pilares ms importantes, como ya hemos sealado anteriormente.

Por tanto, hay solucin? S la hay, pero exige un cambio del modelo productivo. Mientras sigamos con un modelo productivo basado en la especulacin y la temporalidad, va a ser imposible que el sistema econmico se recupere. Para asegurar las pensiones y el resto de elementos que constituyen el Estado de bienestar, hay que tomar decisiones pensando en el largo plazo, pero tambin hay que adoptar medidas a corto plazo. A largo plazo, la nica manera de garantizar la sostenibilidad de las pensiones es a travs de un empleo de calidad, estable y con salarios altos. Las empresas han de ganar competitividad, no devaluando los salarios, sino apostando por el conocimiento y la innovacin. El cambio de modelo productivo solo se consigue con un cambio de mentalidad de las empresas. Lo he dicho en ms de una ocasin: empresas socialmente responsables, comprometidas con el entorno, capaces de crear valor aadido a travs de la diferenciacin, la calidad, el diseo y la innovacin y dispuestas a retribuir justamente a sus empleados.

Solo as se consigue un sistema econmico inclusivo y slido. Pero el problema del pago de las pensiones es inmediato, por lo que hay que buscar soluciones a corto plazo. Agotado el Fondo de reserva solo hay una opcin: pagar las pensiones a travs de los Presupuestos Generales del Estado. Y para ello hay que incrementar los ingresos fiscales, no reducir los gastos sociales. Incrementar los impuestos a quienes ms ganan y a las grandes fortunas, desde una visin de solidaridad y de justicia social, es clave en este proceso; al igual que lo es acabar con el fraude fiscal y crear mecanismos para que las grandes empresas paguen los impuestos que realmente les corresponde. Tampoco tiene sentido seguir aplicando exenciones y bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social de los empresarios, porque se ha demostrado que se trata de una medida totalmente ineficaz. Con estas medidas no se crea ms empleo, sino que lo que se consigue es transformar empleo fijo y estable en empleo temporal y precario. La gran cantidad de recursos destinada a este tipo de medidas tan ineficaces se podra dirigir a apoyar a las empresas en la implantacin de sistemas de gestin basados en el conocimiento y la innovacin, lo que redundara en un empleo de calidad, asegurando as el pago de las pensiones del futuro. Otra medida que se podra tomar para incrementar los fondos destinados a las pensiones pblicas sera eliminar las desgravaciones en el Impuesto sobre la Renta por la contratacin de planes de pensiones y otros seguros privados, que como ya hemos sealado supera los 2.000 millones de euros anuales. Con todas estas medidas se conseguira una cantidad econmica significativa que podra ir destinada al pago de las pensiones y otro tipo de prestaciones sociales, asegurando as el Estado de bienestar.

Como se puede observar, existen mltiples medidas que pueden ayudar a mantener el sistema pblico de pensiones y asegurar su sostenibilidad, tanto a corto como a largo plazo. Por tanto, no es cierto que las pensiones pblicas no se puedan pagar y que haya que buscar otros instrumentos alternativos (o complementarios) como son los planes privados de pensiones. Estos ltimos no son ms que un negocio poco tico para bancos y compaas de seguros y que en ningn caso resolveran el problema de la quiebra del sistema. Que no nos engaen quienes sostienen que la Seguridad Social est en quiebra y las pensiones pblicas ya no se pueden pagar, son quienes buscan con estas medidas acabar con el Estado de bienestar y lucrarse personalmente. Otra economa es posible.

Joan Ramn Sanchis Palacio, catedrtico de organizacin de empresas y director de la ctedra de economa del bien comn de la Universitat de Valencia. Investigador.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/nueva-revolucion/el-dilema-de-las-pensiones-quien-y-como-pagarlas



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter