Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-01-2018

El horrible M. Trump fase suprema del neoliberalismo ms mortfero

Yorgos Mitralias
Rebelin


Trump no es cualquiera y nuestros gobernantes dan muestras de una gran irresponsabilidad cuando fingen no darse cuenta de la enormidad de la terrible e inmediata amenaza contra la humanidad y el planeta representada por este hombre y sus amigos. Ciertamente, se trata de alguien monstruosamente inculto, primitivo, vulgar, racista y brutal. Seguramente, Trump es un desequilibrado totalmente incapaz de controlar sus reacciones. Y sin ninguna duda, puede, en cualquier momento, verdaderamente, cargrselo todo!

Todo esto es verdad. Sin embargo, eso no puede explicar la pesadilla que aparece ante nuestros ojos. Primero de todo, Cmo es que tal monstruo humano ha conseguido elevarse hasta la cima de la superpotencia mundial? Cmo es que contina gobernando la mayor democracia del mundo libre? Y cmo es que est creando escuela, ya que vemos multiplicarse peligrosamente a sus clones, los racistas locos como l y otros incultos infames y brutos de extrema derecha que han podido ponerse a la cabeza de pases pequeos y grandes, al este, al oeste, al norte y al sur de este mundo acorralado.

La ms elocuente de las respuestas a todos estos interrogantes (ampliamente existenciales) nos la dan nuestros buenos gobernantes demcratas cuando fingen no ver ni or nada, prefiriendo hablar de otra cosa, cuando no halagan servilmente a Trump, como ese joven primer ministro griego de izquierda (radical!), arrepentido en tiempo rcord. Actuando as, por otra parte, no hacen otra cosa que seguir el ejemplo de sus ancestros polticos de los aos 30, los cuales, confrontados a un tal canciller Hitler y sus aclitos, consiguieron la proeza de reconocer algunos aspectos muy positivos de sus polticas! Las analogas entre esta poca decididamente no tan lejana- con la presente son asombrosas. En efecto, siguiendo el ejemplo del clebre establishment del Partido Demcrata (que coincide en gran medida con el establishment de los EEUU), casi todos los demcratas que nos gobiernan estn actualmente haciendo lo mismo descubriendo los lados positivos de las polticas econmicas de Trump. As que no es sorprendente que, como escribamos hace ya algunos meses, la repulsin manifiesta que les provocan los malos modos de este bruto vulgar, inculto y desequilibrado que es Trump se difumina ante los fabulosos regalos que les ha hecho este mismo ocupante sexista y racista de la Casa Blanca.

As que nos encontramos ante lo que parece ser el ms irresistible de los argumentos de Trump, los 1.500 millones (!) de bajada de impuestos al famoso 1% de los que ya son millonarios. Un regalo indignantemente colosal y sin precedente histrico, hecho posible evidentemente por los recortes, igualmente sin precedente histrico, a los servicios pblicos y otras ayudas elementales del Estado norteamericano a sus ciudadanos. Recortes ms que drsticos pagados naturalmente muy caros por las decenas de millones de compatriotas que Trump condena no slo a una miseria absoluta (cuando los pobres son ya 41 millones) sino tambin a una muerte anunciada, ya que les ha privado de toda cobertura sanitaria!

He aqu pues la razn ms profunda que permite a este horrible M. Trump inculto, brutal y peligroso racista mantenerse a la cabeza de la superpotencia, incluso si su presencia en la Casa Blanca representa, segn la opinin compartida, una amenaza directa contra la paz y la humanidad! Porque lo que todos nuestros gobernantes reconocen, incluso refunfuando y con algunas reservas, es que est llevando a cabo con una firmeza y una perseverancia sin par, las ms extrema e inhumana de las guerras de clase jams vista en tiempos de paz! Y evidentemente, no es casualidad que, inspirados por su ejemplo, unos tras otros nuestros gobernantes tan demcratas tratan de hacer lo mismo, carcomiendo o incluso demoliendo lo poco que queda del Estado protector que nuestros antiguos pudieron pelear con su sudor y mucha de su sangre

Afortunadamente, la historia no acaba aqu porque no puede terminar as. Si el sector ms alerta y clarividente del establishment norteamericano parece ahora inquietarse -o incluso entrar en pnico- por las extravagancias de Trump, no es debido a sus estados de nimo democrticos o humanistas, por otra parte inexistentes. Ante todo, es debido al miedo que les inspira la resistencia cada da ms radical de una parte cada vez mayor de la sociedad norteamericana contra la guerra emprendida contra ella por Trump y sus fieles. Y hay que reconocer que tienen razn en tener miedo e inquietarse, porque despus de un ao, han visto al tradicional sistema poltico americano entrar en la mayor crisis de su historia. Y an peor, han visto la amenaza de su desmoronamiento combinarse con una oposicin popular galopante tanto al bipartidismo tradicional como a sus mismos fundamentos capitalistas! La prueba est en que -hecho nico y sin precedentes en la historia de EEUU- decenas de sondeos y otras encuestas exhaustivas coinciden en constatar que la flor y nata de la poblacin del pas, los Millennials que integran las franjas de edad de 18 a 35 36 aos, rechazan el capitalismo y se declaran en favor de un socialismo cuya primera prioridad debera ser el reparto ms justo de la riqueza! Y es un muy mal augurio para esta gran burguesa inquieta y sus hombres de paja polticos y mediticos que estos Millennials parezcan querer pasar a la accin para realizar, incluso confusamente, sus elecciones existenciales y otras que se resumen en la creacin de una sociedad, pero tambin una vida, diametralmente opuesta a la actual

El ao pasado ha visto a Trump y a su base social persistir en sus elecciones brbaras que les hacen cada vez ms agresivos dentro y fuera de EEUU. Pero tambin ha visto que sobre las ruinas del tradicional sistema poltico que est muriendo prospera una polarizacin social y poltica sin precedentes, que empuja al desarrollo y a la radicalizacin impetuosa de una gran variedad de movimientos sociales progresistas, a menudo de masas, que -desgraciadamente- no han podido coordinarse entre ellos, lo que no les ha permitido an pasar a la gran ofensiva final.

As es como van los desarrollos cataclsmicos norteamericanos que aceleran la historia y determinan como jams antes la suerte de la humanidad. Los meses, los das o incluso las horas son a partir de ahora ms crticos que nunca desde el fin de la ltima guerra mundial y una vez llegados a este punto donde nos encontramos ahora, todo es posible, tanto lo mejor como lo peor. No obstante, nuestro propio avenir se perfilara ms favorable si la izquierda europea, en todos sus componentes y sensibilidades, no se limitara a desinteresarse tan escandalosamente de los acontecimientos norteamericanos, dndoles la espalda y rechazando colaborar e incluso apoyar activamente a las vanguardias de las resistencias polticas y sociales mundiales que se sitan actualmente no en el exterior, sino ms bien en el interior de los Estados Unidos de Amrica. Es decir, donde se va a jugar o se juega ya la suerte de todos nosotros!

Nota

Dada la ausencia de las informaciones ms elementales sobre lo que pasa en la sociedad de EEUU, intentamos desde hace dos aos cubrir un poco ese vaco con los dos facebooks americanos (el griego y el europeo) que mantenemos y que tienen como principal ambicin ayudar al lector a formar su propia opinin sobre el presente y el futuro de este gran pas. Cmo? Ofreciendo la imagen ms fiel posible de los desarrollos en la cima pero sobre todo en la base de la sociedad norteamericana, gracias a los miles de textos, imgenes y vdeos de todo tipo y de primera mano (evidentemente en ingls) publicados da tras da cada dos o tres horas. Juzguen ustedes mismos pinchando:  https://www.facebook.com/

Traduccin: Ftima Martn



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter