Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-02-2018

Constituciones progresistas y economa

Juan J. Paz y Mio Cepeda
Rebelin


Las Constituciones ecuatorianas de 1929, 1945, 1979 y 2008 tienen algunas continuidades histricas que les emparentan. La primera inaugur el constitucionalismo social y fue el resultado de la reaccin contra el rgimen oligrquico y la hegemona bancaria privada. La segunda, surgi de La Gloriosa, revolucin nacional contra el gobierno de Arroyo del Ro y su identificacin con los intereses privados y extranjeros. La tercera, aprobada por referndum, reflej la polarizacin contra las derechas econmicas, aspirantes a desmontar el desarrollismo petrolero de la dcada de los 70. La ltima, expres el ascenso de fuerzas ciudadanas contra elites econmicas y polticas, responsables de la desinstitucionalizacin estatal y del derrumbe social ocasionado por el modelo econmico empresarial edificado en las dos dcadas finales del siglo XX.

Las 4 Constituciones, adems de ampliar sucesivamente los derechos sociales y garantizar los laborales, otorgan un rol fundamental al Estado en la economa, de modo que se impongan los intereses nacionales sobre los particulares. Al mismo tiempo progresivamente avanzan en fortalecer las capacidades estatales para la provisin de obras pblicas y de servicios fundamentales en educacin, salud y seguridad social. La de 1979 estableci cuatro sectores de economa: pblico, privado, mixto y comunitario o de autogestin, y fij sectores estratgicos exclusivos del Estado. Tambin fundament la redistribucin de la riqueza con impuestos directos como el de rentas. Todo ello fue combatido por las cmaras de la produccin y las derechas econmicas como frmulas estatistas y hasta comunistas.

La Constitucin de 2008 dedica los ttulos VI y VII al rgimen de desarrollo y al del buen vivir, que fortalecen las capacidades estatales, destruidas antes con el modelo empresarial que, en cambio, fue establecido y garantizado por la neoliberal Constitucin de 1998.

Las progresistas Constituciones de 1929, 1945, 1979 y 2008 han trazado lneas diametralmente opuestas a los exclusivos intereses privados de las elites empresariales con mayor poder en el pas, que en forma tradicional y persistente a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI, se han opuesto al intervencionismo estatal, los impuestos directos y las regulaciones sociales y laborales, con cualquier argumento que sirva para aliviar cargas a sus negocios, reducir costos y evadir responsabilidades. Hasta hoy reflejan una mentalidad premoderna y anclada a la vieja visin oligrquica, que ha caracterizado, en general, a las burguesas latinoamericanas.

Los ataques al modelo corresta (el de la Constitucin de 2008, hay que entender) tienen por base el cuestionamiento histrico a los modelos econmicos que valoran el rol del Estado, el papel de la redistribucin de la riqueza, las obras y servicios pblicos y el cobro de impuestos. En la mira se halla el mpetu por retornar al caduco modelo empresarial de fines del siglo XX, maquillado con nuevos conceptos considerados modernos. Ni siquiera se moviliza una visin cercana a la economa social de mercado como la europea, que sirvi para superar el capitalismo salvaje. Con ese tipo de mentalidades, Ecuador poco puede ofrecer para la modernidad econmica y, sobre todo, para promover el buen vivir proclamado por la Constitucin vigente.

www.historiaypresente.com / www.juanpazymino.com - Historia y Presente - blog


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter