Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2018

Poltica econmica en Cuba: intento de un dilogo de invierno

Pedro Monreal
El Estado como tal (Blog)


He ledo con atencin un texto publicado por el profesor Gerardo Gmez Moreno titulado Sueo de una noche de verano (1) en el que se comenta crticamente el programa de estabilizacin que publiqu el pasado 15 de noviembre (2). Se agradece la atencin prestada por el profesor al programa.

El sarcasmo del ttulo del comentario del profesor Gmez Moreno parece aludir a la supuesta naturaleza quimrica que aprecia el profesor en el programa. Dice tambin el profesor que el programa es lacnico, pragmtico, sin referencias tericas explcitas, y sin menciones a experiencias internacionales. Tambin afirma que soy un enigma.

Respecto a esa ltima referencia personal no tiene sentido responder. Supongo que sea una de las etiquetas descalificadoras que tratan de engancharse en cualquier discusin que, desde el principio, es evidente que ni es seria ni es constructiva. Por esa razn, me ahorro un intercambio sobre el punto, as como tambin respecto a todo eso del neoliberalismo y la tercera va.

Me limitar a tratar de dialogar sobre aspectos de contenido, especficamente tres de ellos: las falsedades, las simplezas, y las confusiones.

Las falsedades

He notado con curiosidad que parece estar convirtindose en un hbito la transfiguracin del programa de estabilidad econmica como paso previo para hacer comentarios acerca del mismo. Es decir, se acude a falsedades para intentar reescribir partes del programa de una manera tal que sea conveniente para hacer una crtica facilona y polticamente interesada. El problema es que el calibre de las falsedades a las que se acude hace visibles las costuras de la mala intencin.

Repite el profesor Gmez Moreno algunas falsedades anteriormente emitidas por otros comentaristas y que continan apareciendo, a pesar de haber sido previamente reveladas como invenciones.

Por esa razn, para ver si ahora queda ms claro tratar de utilizar un sinnimo que quizs se entienda mejor: se trata de mentiras. No deberan ser repetidas, si lo que se intenta es debatir de manera razonada.

Falsedad # 1: En parte alguna del programa se propone que la mayor parte de las empresas estatales pasen al sector privado nacional y extranjero. Invito al profesor a que proporcione la cita exacta de esa conjeturada propuesta. Anoto, de pasada, que el mrito inicial por esta falsedad le corresponde al Dr. Carlos M. Garca Valds. Supongo que es parte del rigor al que alude el profesor Gmez Moreno.

Falsedad # 2: En parte alguna del programa existe un planteamiento que da por hecho la quiebra del sistema empresarial estatal al devaluarse el CUP. Pudiera el profesor citar exactamente ese pasaje del programa? Esta falsedad tambin fue lanzada anteriormente al vuelo por el Dr. Carlos M. Garca Valds.

Falsedad # 3: En parte alguna del programa se propone que las modalidades empresariales privadas nacionales deben ser una suerte de motor que impulsara el desarrollo. Tendra la amabilidad el profesor de citar exactamente esa supuesta proposicin?

Falsedad # 4: La idea expresada respecto a m de que su obsesin por la propiedad privada y su rechazo a la estatal tienen como testigos oculares sus artculos, es falsa y para ello puede llamarse a declarar como testigo ocular al propio programa que el profesor est criticando. El programa expresa, textualmente, que se necesita un programa de corto plazo que posibilite establecer las dos condiciones de partida indispensables de la reforma: una medicin econmica confiable y empresas estatales, privadas y cooperativas que puedan funcionar con eficiencia. En otra parte se expresa que La reforma de la empresa estatal y la expansin de un sistema empresarial cooperativo y privado son dos componentes compatibles e interrelacionados de la reforma del modelo econmico y social de Cuba. En modo alguno son dos procesos antagonistas. Son las dos caras de una misma moneda. Recomiendo que el profesor acuda a otros testigos oculares. O que, si va a dedicarse a la crtica acadmica, que entonces trate de leer con ms detenimiento.

Asumo que el profesor entienda que no facilita la comunicacin la distorsin burda del contenido expuesto por el interlocutor con el que intenta discutir un texto. Sencillamente eso no es serio.

Las simplezas

El profesor enuncia una serie de puntos que parecen expresan un razonamiento simplista sobre una serie de temas.

Simpleza # 1: Creo entender que el profesor equipara las transformaciones econmicas y sociales exitosas que han hecho otros pases al trmino de reformas imposibles, supongo que ms en el sentido de formidables, que es el trmino que utiliza para referirse a las reformas de China y Vietnam. Sin embargo, ello se explicara por circunstancias histrico concretas muy diferentes que, al ser distintas a las de Cuba, afectaran la batalla econmica de la isla. Aqu hay por lo menos dos notables simplificaciones. En primer lugar, eso de la batalla econmica tiende a descarriar la discusin. En ese plano, la batalla es muy concreta: el desarrollo. Si en el discurso se hace nebuloso ese aspecto, pudiera olvidarse o minimizarse la dimensin y la naturaleza del reto. Es el tipo de simpleza que lleva a asumir que Cuba pudiera avanzar hacia el desarrollo con una tasa de inversin baja y con una moneda nacional sobrevaluada. Eso no se resuelve hablando de la batalla econmica ni diciendo que se reconoce el problema en algn documento. En segundo lugar, a pesar de los diferentes contextos, respecto a otros pases que han hecho reformas, es posible extraer lecciones analticas tiles de esas experiencias para la reforma de la economa cubana. Aqu estaramos ubicados en la famosa, pero insuficientemente discutida cuestin de los modelos (la discusin es insuficiente en Cuba, no en otras partes).

Simpleza # 2: Al colocar la contradiccin cautela-urgencia en que se encuentra nuestra patria en el plano de las relaciones econmicas y polticas internacionales y remitirla a la complejidad de los procesos de la reforma, se incurre de nuevo en dos simplezas. Primero, se soslaya la dimensin poltica interna de la llamada cautela del proceso, algo que se ubica en el plano de la poltica nacional y de los intereses de grupos. En segundo lugar, lo complejo no requiere necesariamente un enfoque cauteloso para poder ser resuelto. La dinmica de los procesos sociales complejos y sus soluciones generalmente siguen patrones impredecibles. A veces la solucin pasa por la modificacin incremental y otras veces es una solucin sbita.

Simpleza # 3: Una afirmacin como lo que estn haciendo formidablemente los chinos y vietnamitas tiende a dejar fuera del anlisis el hecho de que esas reformas tambin incluyen procesos contradictorios. Por cierto, no es lo mismo decir, como afirma el profesor refirindose a m, que rechaza tener influencia de la reforma y apertura en China, que decir -como afirmo yo- que debe estudiarse la reforma en China (y la de Vietnam) para sacar las lecciones que pudieran ser tiles para Cuba. Son dos cosas bien distintas.

Simpleza # 4: Se ha comentado antes la expresin de que el favoritismo de este economista por los empresarios privados no es nuevo, lo viene manifestando y argumentando desde hace tiempo. Su obsesin por la propiedad privada y su rechazo a la estatal. Se hizo referencia a ella como una falsedad, pero tambin revela una simpleza. Da la impresin de que el profesor solamente mira hacia donde le conviene, para tratar de descalificar polticamente a quien est criticando. Para ser coherente con esa lgica, la opinin que tiene el profesor sobre las actividad privada debera llevarlo a hacerse preguntas como las siguientes: Cmo es posible que el gobierno cubano haya traspasado a la propiedad privada la mayor parte de la produccin nacional de dos alimentos esenciales como el arroz (77,6%) y los frijoles (71,2%)?, Cmo es posible que el gobierno cubano haya eliminado ms de 600 mil empleos netos en el sector estatal, desde que se aprobaron los Lineamientos en 2011?, Cmo es posible que se haya exonerado de una buena parte de los impuestos al capital transnacional que invierte en el pas?, pero en su crtica a la actividad privada, el profesor prefiere mirar para otra parte.

Las confusiones

Hay varios comentarios del profesor que parecen indicar que no ha captado algunos aspectos centrales de la propuesta. En otros casos, emite criterios que expresan un razonamiento incompleto.

Confusin # 1: El programa no se ha propuesto -como dice el profesor- para acelerar, en 24 meses, los profundos y complejos procesos la Actualizacin del modelo econmico y social cubano de desarrollo socialista. Los objetivos especificos del programa, su contenido concreto y el alcance limitado de sus acciones estn bien delimitados en la seccin del programa titulada Lo primero es lo primero. Se aclara que el programa No debe tratar de proveer, por s mismo, soluciones de largo plazo, sino concentrarse en establecer -en plazos inmediatos- las condiciones iniciales que facilitaran el funcionamiento de otras acciones de poltica econmica y social, con efectos a ms largo plazo. Dnde se habr confundido el profesor con eso de la aceleracin?

Confusin # 2: Afirmar, como hace el profesor, que en su programa de estabilidad econmica, con matices, todo parece transcurrir idealmente, perfecto, previsto y sobre todo preservando y garantizando la esfera social, parece indicar que o bien se hizo una lectura superficial y sesgada de la propuesta, o bien el comentarista tiene una gran confusin acerca de cmo funcionan las polticas pblicas. El texto del programa aclara, tambin en la seccin titulada Lo primero es lo primero, que es preferible trazar una serie de programas modestos, con objetivos y plazos precisos, que puedan adaptarse -sobre la marcha- a la compleja, cambiante, e impredecible realidad que debe ser transformada. De dnde ha inferido el profesor eso de que el programa se propone transcurrir idealmente, perfecto, previsto? De repente me queda la duda sobre si el profesor ley el programa.

Confusin # 3: La idea de que un programa de poltica econmica, sobre todo uno de alcance limitado como el propuesto, debe hacer explicitas las fuentes tericas en las que se inspiran estas proposiciones revela un embrollo intelectual acerca de la manera en que se disean y se presentan ese tipo de propuestas.

Confusin # 4: Tratar de vaticinar de manera libresca el eventual efecto poltico que pudieran tener los cambios en la estructura de propiedad de la sociedad cubana es una lamentable confusin. Acudir a una frase manida como esa de que cuando los cambios cuantitativos rebasan la medida producen cambios cualitativos, incluso el sistema socioeconmico no es la forma de abordar un anlisis econmico, ni social, ni poltico. Si se desea hacer un estudio sobre la importante dimensin poltica de la reforma econmica, deber acudirse a datos de la realidad sobre los grupos sociales y el poder. Habr que utilizar la sociologa, la psicologa poltica y la Economa Poltica. Pero con una abstraccin como esa de lo cuantitativo y lo cualitativo no se llega muy lejos. Eso pudiera tener otro pblico, pero no funciona entre analistas.

Confusin # 5: Asumir que puede hacerse pasar como un ejercicio de prospectiva una pieza oratoria ideolgica como la que dice que la sociedad cubana, por este infernal camino, no alcanzara el anhelado y buscado desarrollo econmico y social, ni sera soberana, independiente, socialista, prspera y sostenible. Se convertira en un apndice, anexado a EE.UU. y por supuesto las monedas nacionales desapareceran para dar paso al dlar estadounidense, pudiera expresar no solamente una confusin sino una prdida total de la medida de lo que es aceptable y de lo que no es aceptable en un anlisis. Haber dejado eso del dlar como ltimo punto, en el contexto de la discusin de un programa que se propone esencialmente con vistas a acometer la unificacin monetaria y cambiaria, pudiera ser interpretado como un intento de golpe bajo, pero es -sobre todo- una cursilera.

Una acotacin final

Adems de las falsedades, las simplezas y las confusiones, hay un factor adicional que dificulta el dilogo: la prctica del comentarista de escudarse tras una conjeturada capacidad de previsin plasmada en determinados documentos donde la transformacin esta prevista y una medida como la unificacin monetaria y cambiaria es algo previsto.

Una cosa es que existan determinados anhelos de poltica econmica u objetivos generales reflejados en documentos polticos-, y otra cosa bien distinta es que se disponga de planes y de programas especficos para llevarlos a cabo.

Si estamos discutiendo hoy sobre una unificacin cambiaria y monetaria, es precisamente porque parece no existir un plan concreto para llevarla a vas de hecho, a pesar de que durante aos ha parecido que ahora s viene el lobo, pero este no acaba de aparecerse.

Si todava se piensa que los problemas de la planificacin nacional se resuelven con sopas de letras (OSDE, UEB), o reduciendo algunos indicadores directivos, pero no acaba de acometerse una reforma empresarial sustancial incluyendo una ley de empresas que se anunci hace aos, pero de la cual ya ni si habla- eso pudiera indicar que en realidad lo previsto no parece marchar muy bien.

Si la transformacin estuviese prevista, por qu se mantiene como un puntal del sistema de empresas estatales la existencia de monumentales subsidios empresariales a la actividad empresarial de 14 465 millones de pesos, muy superiores al presupuesto de salud pblica y asistencia social (10 206,2 millones) y al de educacin (8 278,4 millones)?

Debe tomarse como parte de lo previsto las marchas y las contra-marchas con el sector del trabajo por cuenta propia (TCP)? Qu tipo de transformacin prevista va a resultar de unificar en una misma licencia a la peluquera con la maquillista? En qu tipo de trayectoria de desarrollo exactamente- coloca al pas la revisin y reordenamiento del TCP contenida en la Gaceta Oficial Extraordinaria No.31?

Agradezco el comentario del profesor Gmez Moreno porque, tal vez, ofrece la oportunidad de contribuir a esclarecer lo que el profesor parece considerar un misterio.

La lgica del programa de estabilidad econmica no es nada misteriosa: la adopcin de una tasa de cambio nica, acompaada por una devaluacin de la moneda nacional, modificara un precio relativo crucial (tasa de cambio) que pudiera cambiar las condiciones de rentabilidad de todas unidades econmicas del pas, con independencia del sector de propiedad y de forma de gestin.

Las actuales condiciones de partida no favorecen la asimilacin de una devaluacin de la moneda nacional: existe un sector empresarial estatal con serias limitaciones para hacer funcionar con eficiencia y efectividad los activos que gestiona, se tiene un sector cooperativo dbil, y hay un sector privado nacional sin empresas legalizadas y donde predominan actividades de baja productividad y poca complejidad que desaprovechan el potencial de los trabajadores.

Una opcin posible es la de preparar mejores condiciones asumiendo una transformacin del funcionamiento de la economa real, con una perspectiva integral de las unidades econmicas. Esa es, esencialmente, la visin de la propuesta.

No es la nica perspectiva posible. Hay otras. Nadie puede reclamar convincentemente a priori la superioridad tcnica de una propuesta sobre otra. Precisamente el debate es til por el potencial de aprendizaje colectivo que implica. No obstante, el requerimiento principal es que debe ser un debate serio.

Las soluciones no van a salir directamente de fuentes tericas, ni van a aparecer porque se repitan como un mantra algunos trminos como construccin del socialismo o transicin socialista. Si alguien desea pensar que la transformacin social ocurre de esa manera, est en su derecho de hacerlo, pero supongo que pierde su tiempo.

La decisin acerca de cmo se resolver la unificacin monetaria y cambiaria no es un problema tcnico, es una decisin poltica que debera involucrar a la ciudadana y no solamente a los expertos y a los profesionales de la poltica.

Notas

  1. Ver Sueo de una noche de verano https://cubaeconomista.blogspot.fr/2018/01/sueno-de-una-noche-de-verano.html
  2. Ver Un programa de estabilidad econmica para Cuba https://elestadocomotal.com/2017/11/15/un-programa-de-estabilidad-economica-para-cuba-2/

Fuente: http://elestadocomotal.com/2018/01/26/politica-economica-en-cuba-intento-de-un-dialogo-de-invierno/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter