Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2018

Las voces de la liberacin

Camilo Alzate
Colombia Plural


La primera semana de este ao los principales noticieros del pas difundieron un video grabado el 4 de enero donde se vea a cinco indgenas que discutan con soldados en Miraflores, una finca caera de Corinto, Cauca. En el fragmento que reprodujo la televisin se aprecia cuando un muchacho coloca su machete a la altura del cuello de uno de los uniformados, no obstante, ni lo golpea, ni lo hiere. La escena parece ms de forcejeo que de ataque, pero fue suficiente vaciar las imgenes de contexto para que desataran una cascada de insultos racistas en las redes acusando a los salvajes indios robatierras de agredir sin motivo unos pacficos soldados que slo cumplan la misin constitucional de protegerlos. Luca ⃰, una estudiante de una universidad bogotana que a esa hora descansaba con los dems indgenas en Garca Arriba, otra finca vecina, escuch el llamado pidiendo apoyo. Cuando ella y una decena de compaeros llegaron corriendo ya los militares haban destruido unas cercas y cuatro indgenas les reclamaban disgustados. Luca portaba una cmara de video, aunque no tena batera hizo el amague de filmar para que los soldados se previnieran. Justo en ese momento oy la primera detonacin y sinti la bala rozndole la cabeza. Despus siguieron ms tiros de fusil y los indgenas corrieron a ocultarse entre una quebrada o por los caaduzales, ninguno result herido pero algunos quedaron con salpicaduras de barro que, segn Luca, se producen cuando las balas pegan cerca. Nada de esto sali en televisin.

A quin pertenecen aquellas tierras? Quines son estos indgenas? Por qu militares con armamento pesado andan celando y patrullando fincas privadas? Colombia Plural viaj a Corinto para conversar con los miembros del pueblo Nasa que iniciaron hace cuatro aos el proceso de Liberacin de la Madre Tierra, uno de los conflictos no resueltos en la regin que a la fecha ha dejado varios muertos y centenares de heridos.

Entre 2014 y 2015, durante grandes mingas convocadas la Asociacin de Cabildos del Norte del Cauca, los Nasa ocuparon ocho fincas en la zona plana de los municipios de Corinto y Caloto; a este proceso, que es relativamente autnomo e independiente del Concejo Regional Indgena y de la Asociacin de Cabildos de Norte, lo llamaron la Liberacin de la Madre Tierra. La respuesta siempre ha sido multitudinaria, en algunas de estas mingas han participado hasta ochocientos comuneros. Los nativos aducen el incumplimiento del Estado con una infinidad de acuerdos pactados antes, entre los que se cuenta el reclamo constante de tierras para las comunidades, arrinconadas en la cordillera sobre terrenos agotados, llenos de peascos y poco productivos. Segn clculos de la Asociacin de Cabildos slo en la zona norte que comprende los municipios de Corinto, Miranda, Caloto, Toribo y Santander de Quilichao, los Nasa necesitaran 45.000 hectreas para repartir entre las familias que ya no caben en los resguardos.

Los ocho predios que los indgenas ocuparon suman una extensin de casi 2.800 hectreas y pertenecen a familias poderosas de Cauca y El Valle. La Emperatriz es una de esas fincas. All los paramilitares aliados con ganaderos y miembros de la Fuerza Pblica se reunieron a planear la matanza del Nilo, ocurrida en los aos 90 contra la comunidad Nasa. La Emperatriz ha sido ocupada antes por los indgenas en 2005, 2006, 2009 y 2011, pues la reclaman como parte de la reparacin colectiva que debe darles el Estado, condenado en una Corte Internacional por aquel crimen. Las tres fincas ms cercanas a Corinto eran alquiladas al Ingenio del Cauca para cultivos de caa que se destinan a la produccin de alcohol carburante. Estas propiedades colindantes entre s son Garca Arriba, Miraflores y Quebradaseca, componen una amplia extensin llana entre los ros Paila y Geng, donde abundan las quebradas, los guaduales y pequeos bosques que llegan casi hasta las calles del pueblo. Una tierra hermosa, plana, rica y frtil, destinada a producir combustibles. Una tierra para alimentar automviles.

En 2005 La Emperatriz ni siquiera estaba en caa, eran potreros, pia, guanbana. De ac salan camionados de guanbana. En 2007 empezaron a arar y a nivelar para meter caa. En 2015 ya entramos definitivamente con la condicin de que los mismos liberadores bamos a negociar la finca, ya no era ni la Asociacin, ni el Cabildo, sino los propios liberadores, claro que acompaados por la autoridad. Poco a poco se ha vinculado gente, al principio ramos cinco, diez, luego quince Fueron cuatro meses de confrontacin all en la hacienda todos los das peleando. Aqu tuvimos 139 compaeros heridos y dos compaeros que fallecieron dentro de la finca por causa del ESMAD y la Polica que les dispar con un revolver, el primero fue Lorenzo Largo en 2005, el otro Guillermo Pav, el 11 de abril de 2016. Al ESMAD ya no le hacemos caso, ellos echan gases y recalzadas pero nosotros les hemos respondido, por ejemplo no le hacemos caso al gas, anteriormente echaban y todo mundo al pierde, ahora jugamos con ellos. A ellos mismos los dominamos, a veces los hemos arriado hasta la hacienda. Ac siempre hemos utilizado la cauchera, el machete, las ondas. La comunidad ha acompaado mucho cuando baja la Polica, de aqu ya no nos sacan como nos sacaban antes. La verdad es que cuando uno no est acostumbrado esto es cansn, desmotiva, desanima. A m me quemaron el cambuche con toda la ropa y las cosas, pero yo me puse a pensar: ya tenemos dos compaeros muertos, hay 139 compaeros heridos, 9 graves, me dije si nosotros nos vamos ellos van a quedar redos Y as nos fuimos quedando. Cuando recin entramos fueron los tiempos ms duros: sacar compaeros heridos, dormir mojados, sin comer, amanecamos escondidos en medio de la Polica y el Ejrcito, a veces les pegaban esas correteadas a los compaeros y nos tocaba salir. Estbamos aburridos pero la gente bajaba un rato y nos animaba, as fuimos cogiendo valor, luego dijimos que tenamos que sembrar, no quedarnos quietos esperando. Ya hemos cosechado y comido envueltos, mote, de todo lo que se pudo hacer. El ao pasado entramos al Japio, tambin hay otro compaero que dio la vida all. Sembramos maz, frjol, yuca, zapayo, de all se trae para ac a cocinar. O sea que la liberacin ya da los frutos para nosotros mismos sostenernos. Yo estuve en el Nilo cinco meses. Pero el tiempo ms largo que he estado as fue aqu, desde el cinco de marzo de 2015 que se inici. No conoc mucho de mi padre ni de mi madre porque soy hurfano. Gracias al Padre lvaro Ulcu Chocu empec a capacitarme en Toribo y me ha gustado mucho este proceso, sin tener pap ni mam con todo el consejo que me brindaron los mayores he ido conociendo. Nuestros mayores siempre contaban esas historias de las luchas, de cuando ellos fueron encarcelados. Siempre mi sueo fue ese, yo pensaba cuando ser que yo tengo que aprender como ellos de las recuperaciones de tierra. Y lleg el momento.

Chepe, liberador de La Emperatriz, Caloto.

La respuesta del Estado ante la presin de las comunidades ha sido militar. La de los empresarios, paramilitar. lvaro Saa, el propietario de la finca Garca Arriba, a quien los indgenas llaman El Mono, pues lo conocen personalmente porque muchas veces lleg en su camioneta a hacerles tiros y a insultarlos, usaba como estrategia dotar de pistolas y armas de fogueo a sus trabajadores. Estos entraban con la Polica y el Ejrcito durante los operativos de desalojo, disparaban contra los comuneros, los hostigaban, a veces aparecan de noche en las finca, hasta que en uno de los enfrentamientos los indgenas hirieron a varios y los desarmaron. En otra ocasin, seis empleados del Ingenio del Cauca dispararon contra la comunidad y asesinaron a Javier Oteca en la finca Quebradaseca. Los comuneros lograron capturarlos y los mantuvieron retenidos la ltima semana de marzo de 2017 con el propsito de aplicarles la justicia propia. El Ingenio, en lugar de reconocer que sus empleados dispararon contra la comunidad, denunci a los indgenas por secuestro. Tras una negociacin los empleados fueron entregaron a las autoridades.

Slo en La Emperatriz se contabilizan ms de 300 grandes operativos de desalojo, hasta mil quinientos Policas antidisturbios han llegado, a veces con helicpteros artillados y tanques, a veces con avionetas fumigando para daar las siembras de los nativos, a veces con tractores que arrasan todo. Durante cuatro aos esta ha sido una pelea de machetes contra fusiles, de caucheras contra tanques, de piedras contra helicpteros. Los indgenas entran, cortan la caa, siembran alimentos. Luego la Polica llega y arrasa. Los indgenas vuelven a entrar, levantan ranchos, luego el Ejrcito los quema. Esto se ha repetido una y dos y diez y cien veces. Estas tierras se ganan es as, aburrindolos. A ver quin se aburre primero, si ellos o nosotros, dice uno de los comuneros. Con tanta plata que el gobierno se ha gastado durante todos estos aos en operativos fallidos de desalojo habra podido comprar las fincas para entregarlas a la comunidad, pero el problema no es econmico sino poltico: si el Estado y los poderosos empresarios de la caa pierden este pulso se instalar un precedente para muchas comunidades sin tierra en el pas. Los afros, los campesinos y otros pueblos originarios que han sido histricamente despojados de sus territorios podrn emprender luchas similares.

Para nosotros es una medida de fuerza. Ser capaces de cosecharles, de resistir, explica Mario, que lleva dos dcadas trabajando con las comunidades en Corinto y Toribo, y es uno de los acompaantes del proceso. Mario advierte que un sector del movimiento indgena no ve con buenos ojos la liberacin, all hay dirigentes acomodados, que renunciaron a la lucha pues viven de negociar prebendas y migajas con el Estado. Antes los lderes movilizaban la gente, bloqueaban la carretera panamericana una semana y firmaban acuerdos con el Gobierno que casi nunca se cumplan, pero aquel modelo de lucha entr en crisis porque la gente ya no cree que sirva para algo. Los ocupantes de las fincas, que se denominan a s mismos liberadores, no quieren ni proyectos, ni plata, sino las tierras. A esto se le va a invertir plata como un verraco, pero en la lgica del desarrollo, de asociarse con los grandes empresarios, prosigue Mario. El Estado nos ha ofrecido que si desocupamos las fincas ellos invierten mucho dinero en proyectos productivos en las tierras que ya tenamos, pero no podemos aceptar eso, sera renunciar al segundo punto del programa del CRIC que es ampliar nuestros resguardos.

El Ingenio del Cauca asegur que nada ms durante 2017 haba perdido ms de 19.000 millones de pesos por la caa que los liberadores tumbaron en las fincas. A un lado del pulso, el poderoso aparato militar defiende a Carlos Ardila Lulle, dueo del Ingenio y uno de los hombres ms ricos del pas, mientras del otro bando las comunidades trabajan la tierra empuando barretones viejos y se protegen de la Polica con caucheras y machetes.

En una asamblea nos dijeron que iba a haber liberacin y como yo no tengo tierra dije: pues voy a ver, donde vive mi pap son cinco plazas para varios hermanos y es pura pea. Al principio se vea muy bonito, muy fcil. A nosotros nos ha tocado todos los das, pero a punta de tiros cuando ellos llegaban disparando no ms. Ah fue que nos dijeron que la liberacin demoraba cincuenta o cien aos. Es mejor lento pero seguro. Donde yo siembro es el maicito, ese que est all, porque por ahora nosotros no sabemos dnde nos toca cuando se reparta. El Mono, el dueo de la finca, vena a alegar con nosotros, a insultarnos. Ya hace un ao que no viene. Nosotros le dijimos: Oferte la finca, porque de ac no salimos y l dijo que a ningn hijueputa indgena le dejaba ni un metro de tierra, as mismo dijo. Yo de ac no me voy, pase lo que pase de ac no me voy. Es que me cans de andar de jornal en jornal, uno se sacrifica haciendo hueco de caf, de pltano, de coca, y no ve nada de eso para uno.

Liberadora de Garca Arriba, Corinto.

Tras los hechos del 4 de enero, el Gobierno anunci acciones contundentes contra los indgenas, lo que se tradujo en procesos judiciales en curso contra cuatro comuneros, acusados de agresin a servidor pblico y dao en bien ajeno pues tambin les imputan la destruccin de un tractor del Ingenio, que result quemado durante alguna de las cientos de batallas campales ocurridas en estas fincas.

Ahora los nativos se cuidan de salir al pueblo, saben que estn en la mira de las autoridades porque ya hay rdenes de captura contra ellos. La ventaja es que un indio se parece mucho a otro indio, comenta uno mientras los dems sueltan la carcajada. El primero de ellos, Jairo Cruz, ya fue capturado. La Polica tambin detuvo a Edwin Mauricio Rojas, un campesino que tuvo la mala fortuna de andar cerca a los disturbios pastoreando unas vacas. A pesar de que tanto los indgenas como las autoridades locales por una vez han estado de acuerdo y ambos han hecho pronunciamientos negando cualquier relacin de Edwin Mauricio con el conflicto, hasta mediados de enero el campesino segua preso.

A las seis de la maana tocaba andar parado porque ya el ESMAD estaba por ah. No hemos aflojado, nos hemos hecho respetar. Ya despus venan y les daba mucho miedo meterse ac. Se instalaban por all abajo a la orilla de la carretera, y nosotros con ganas de pelear y ellos decan trabajen tranquilos que no le vamos a meter, vamos a tirar gases por ese caal antes de irnos, pero con ustedes no vamos a pelear. Ac ha habido ms de 170 lisiados, a uno le pegaron tres tiros aqu en la pierna, se lo llevaron, ese da echaron gas azul y de ese gas pimienta, tampoco no lo pudimos rescatar y se lo llevaron.

Liberador de Garca Arriba, Corinto.

Corinto: un municipio impulsado por caa, se lee sobre un aviso enorme que el Ingenio del Cauca mand instalar a las afueras del pueblo, cerca del cementerio. El conflicto, que en principio era entre indgenas y terratenientes, alcanz un tinte mayor cuando los empresarios enfrentaron a sus empleados contra los nativos. Muchos mestizos de la zona son corteros de caa, su trabajo, aunque precario y mal pago, depende de la oferta que brinda el Ingenio, por eso en el pueblo es comn encontrar vecinos que se oponen a la liberacin argumentando que los indgenas son perezosos, ladrones de tierras, o que ya tienen suficiente con las poco ms de 600 hectreas de resguardo que hay en Corinto.

Eduard Garca, alcalde de la poblacin, cuenta sin reparos que fue electo con ms de siete mil votos en oposicin a los indgenas. Yo pblicamente he dicho que no quiero que esas tierras se las entreguen para resguardo. Nuestra zona plana es muy poca y es la que puede tener un desarrollo agrcola, industrial, de servicios, inclusive turstico, ah hemos querido montar un relleno sanitario regional y no lo hemos podido hacer, asegura el mandatario, quien reconoce que desde su administracin tienen intereses sobre aquellos terrenos, donde dice que podran generarse grandes proyectos en alianza con los empresarios, pero las comunidades son un obstculo para ello. Entre su postura y la de los nativos se atraviesan dos modelos antagnicos y contrapuestos. Puede ser que en el pasado hubiera indgenas prosigue el alcalde, Pero qu indgenas? Vivieron los paces all? Estamos en un Estado social de derecho donde todo se fundamenta con normas, entonces si usted tiene un ttulo de propiedad es muy duro que vengan otros a quitarle la tierra diciendo que eso fue de sus ancestros.

Las comunidades en cambio argumentan que la propiedad privada de estos terrenos se fundamenta en un despojo que arranca desde la conquista. Para ellos, ocupar las fincas supone mucho ms que conseguir un lote donde sembrar: el sentido profundo de la liberacin, dicen, significa devolverle la vida a la tierra enferma por un sistema econmico que conduce al colapso. Los nativos ven con alegra como estas fincas antes erosionadas por la caa y los pesticidas ahora estn llenas de insectos, de ardillas que se comen el maz, de pjaros que hacen algaraba. Cuando pregunt si todos los que participaban en las mingas pertenecan al pueblo Nasa, Mario me contest lo siguiente: Usted es nasa. Todos los seres lo son. El gusanito que camina por ah es nasa, la abejita tambin.

En La Emperatriz vieron por fin, despus de todos estos aos, una culebra verde. Segn la cosmovisin de los indgenas la culebra verde es la guardiana de los ojos de agua. Aquella ancdota, que podra parecer trivial, para ellos es una victoria inmensa.

Ustedes son del eje cafetero? Mucha gente de ac de Corinto de Tacuey, de Toribo, se van a coger caf por all. Hemos estado arriba pero ya bajamos otra vez. Fueron muchas arremetidas, ya he perdido hasta la cuenta, creo que cincuenta son poquito. No tengo un libro exacto donde haya ido anotando los desalojos. Al principio, en 2014, fue con tanques de guerra, helicpteros, tanques cascabel, fuerzas especiales Despus de eso estuvo la caballera, segn eso era la nica que poda combatirnos ac en Miraflores, era la esperanza de ellos. Luego la comunidad les dio dos caballos de baja y con eso los derrotamos. La primera semana hubo ms de 150 heridos. Nos han tratado como si furamos actores armados. La semana pasada nos daaron los alambrados, la seguridad del ingenio nos hizo tiros de escopeta y recalzados, y ms abajo el Ejrcito nos atac a pura rfaga de fusil. Pero no es el nico hostigamiento que nos han hecho, ha habido muchos tiros de fusil. Muchos de los rafagazos que nos han pegado no los pasan por televisin. Aqu la comunidad, el pueblo Nasa de Corinto, las comunidades del Norte del Cauca, todos dicen que no se van a cansar jams. Los empresarios dicen que ellos no van a ofertar al gobierno porque la Agencia Nacional de Tierras no paga el precio legal que tienen las fincas, pero el precio que ellos le colocan es a ciegas, un precio loco. Los dueos tienen manipulado al gobierno porque si no es lo que ellos dicen no hay negocio, no hay nada. El pueblo Nasa ha dicho que no tiene afn de comprar ni de negociar. No vamos a hacer un negocio tonto, un negocio bobo. Si nos proponen que entregan todas las fincas que estn tocadas en el Norte, y las que se van a tocar, entonces de pronto as se abre un camino para hablar, pero eso es cuando diga la zona Norte del Cauca, que es la que est metida en la liberacin de la madre tierra. A ese paso vamos, no tenemos afn de negociar. Cuando negociemos esperamos que al menos por cien aos no tengamos que estar en estos los. Cansarnos, no. Nosotros vinimos a reclamar los terrenos que fueron de nuestros abuelos. Sabemos que por estas planadas abajo hay muchos abuelos enterrados, eso es lo que nos motiva, nos anima el espritu para seguir luchando. No es tiempo de cansarse, es una tarea difcil y hay que hacerla. Ya la historia nos ha enseado que hay que resistir para hacer realidad nuestros sueos.

Liberador de Miraflores, Corinto, judicializado tras los ltimos hechos del 4 de enero.

⃰ Los nombres fueron omitidos y cambiados por seguridad de las fuentes.

Fuente: http://colombiaplural.com/las-voces-la-liberacion/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter