Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2018

Gandhi (1869-1948), a 70 aos de su asesinato
La dignidad de una bala no tan

Luis Carlos Muoz Sarmiento
Rebelin


Se dice que el lder nacionalista indio Mohandas Karamchand Gandhi o Mahatma Gandhi (1869-1948), llev a su pas a lograr la independencia mediante una revolucin pacfica. Que el Mahatma es un inconfundible smbolo del pacifismo mundial, agigantado tras su asesinato el 30/ene/1948. En este ensayo se ver si esto fue as y si fue cierto lo que hacia 1946 le dijo a Louis Fischer: Soy una bala gastada. Fischer es autor de la biografa Gandhi, Plaza & Jans, 1982, Barcelona, 364 pp., edicin de la que cito (1). Tal cosa quizs tenga que ver con la magnitud de la empresa que asumi este ser humano menudo, enjuto, casi famlico: intentar darle la libertad a la India frente a la invasin imperialista britnica. Ejemplo involuntario de hombre dbil, en realidad fuerte si se piensa en Nietzsche y ejemplo equvoco de fracaso: no fracasa quien, como Malcolm X o MLK o el Che, da la vida por su pueblo, quien ha luchado por erradicar la injusticia, el racismo, la intolerancia. Igual que MLK o Malcolm X, no muri en vano pues ayud a liberar a un pueblo sometido.

Este ensayo trata otros asuntos clave dentro de su experiencia con la verdad: su matrimonio, siendo un adolescente; vctima del deseo carnal, o sea, de sus pasiones, primero, y luego casi dominador de ellas; su aventura durante tres aos para estudiar derecho en la capital de los verdugos del pueblo indio; su papel en la transicin del colonialismo a la libertad de su pas; su experiencia traumtica con la Masacre de Amritsar; su concepcin del principio de soberana; su recurso a la religin, con fines polticos, pese a que al comienzo no tena una fe viva en Rama; su aproximacin al hinduismo y al jainismo; su lucha sin cuartel contra el sistema de castas; sus deudas reconocidas o ms cercanas influencias y su consideracin acerca de la resistencia pasiva: por contraste, ms bien activa y provocadora; la desobediencia civil y la satyagraha, trminos que lo seguirn hasta la tumba; su campaa por la independencia de India frente a Inglaterra hasta morir.

Naci en Porbandar (2/oct/1869), tambin llamado Sudamapuri, actual estado de Guyarat, que con casi 60.500.000 habs. en 2011 es el noveno estado ms poblado y con casi 200.000 km2 es el sexto ms extenso de la Rep. de India. Hijo de Kaba Gandhi, miembro de la corte de Rajasthanik, ya desaparecida, pero en aquel tiempo un organismo muy influyente para resolver las disputas entre los jefes y sus compaeros de clan; tambin, primer ministro de Rajkot y luego en Vankaner; aunque estuvo casado cuatro veces, sus tres primeras esposas murieron sucesivamente; tuvo dos hijas del primero y segundo matrimonios; con su cuarta y ltima esposa, Putlibai, mujer inteligente y muy piadosa, tuvo una hija y tres hijos, el menor de los cuales fue Gandhi, nio de intelecto perezoso y memoria escasa, de acuerdo con su Autobiografa, y ms tarde un estudiante mediocre y un fugaz intrprete de armnica, que se debata entre timidez/soledad, lo que gener una intensa vida interior.

Tengo el doloroso deber de registrar en estas pginas [dice en su Autobiografa] mi casamiento a la edad de trece aos. Ya antes haba consignado: Aun cuando hubiera deseado no escribir este captulo [Casamiento infantil], s que debo tragar muchas amargas heces en el curso de esta narracin. A los siete aos, ya haba sido desposado por tercera vez: Pero no me acuerdo de que me lo hayan notificado. A propsito de lo cual escribi: No creo que para m significase otra cosa que la perspectiva de llevar unas hermosas ropas, procesiones de bodas, redoble de tambores, ricos banquetes y una nia desconocida para compaera de juegos infantiles. El deseo carnal vino ms tarde, confiesa. Deseo carnal que se exacerbara con el correr de los aos y que hara de Gandhi, al comienzo, una vctima ms de las pasiones y, al final, un hroe en cuanto al dominio de ellas se refiere. Uno de sus secretarios y a la vez responsable de la traduccin del gujarati al ingls de Una autobiografa o la historia de mi experimento con la verdad, Mahadev Desai, estaba hilando una noche. El ya citado bigrafo Fischer se le aproxim y le pregunt por la raz de la pasin en Gandhi. Desai explic: Esta pasin es la sublimacin de todas las pasiones que hereda la carne. El sexo?, inquiri Fischer. El sexo y la ira y la ambicin personal. Gandhi se controla totalmente. Eso produce una gran energa y pasin, concluy Desai.

A los 18 aos viaj a Londres para estudiar derecho, primero, en Inner Temple, adonde ingres el 6/nov/1888 y, luego, en London University, donde se matricul a mediados de jun/1890. All aprendi francs y latn, fsica, derecho romano y consuetudinario. El 12/jun/1891 regres a la India e intent ejercer como abogado en Bombay con escaso xito. Dos aos ms tarde, una firma india con intereses en Surfrica le envi como asesor legal a Durban. All, al sentirse tratado como inferior, pues con tiquete de primera fue mandado a tercera y al resistirse echado del tren, qued horrorizado por la negacin de libertades y derechos de los inmigrantes indios y, pronto, se involucr en la lucha por la defensa de esas mismas libertades y derechos de sus coterrneos. En Surfrica estuvo entre 1893 y 1915.

Su veneracin en la India encuentra pocos mulos en otros lugares de la tierra, por el papel que desempe en su pas en el duro trmite del colonialismo a la libertad. Para desbancar al Imperio Britnico decidi usar pocas armas: la resistencia pasiva, la no violencia, el no dao, el coraje, la verdad. Su conciencia poltica se exacerb tras su viaje a Surfrica. Se resisti a aceptar la discriminacin, las leyes opresivas y xenfobas de ese pas: v. gr., la que imparti un magistrado del tribunal supremo en El Cabo decretando que las bodas cristianas seran las nicas legales en Surfrica, lo que invalid las hindes, musulmanes y parsis y transform a las esposas indias en concubinas sin derechos civiles, en un ejemplo, y no cualquiera, de patriarcado y machismo. Primera vez que un gran nmero de mujeres se uni a la oposicin, entre ellas Kasturbai, la casi analfabeta esposa de Gandhi. Volvi a India en 1915 y pronto se hizo lder del movimiento nacionalista. Cuatro aos despus, el 13/abr/1919, ocurri la Matanza de Amritsar, norte indio, en la que los gurkhas (del snscrito goraksa, vaquero, miembro de una casta militar hind-tibetano-mongol de Nepal) asesinaron a cientos de civiles e hirieron a ms de mil. Tras la negativa de los indios a pagar tan altos impuestos sobre la sal y para restaurar el orden se enviaron tropas desde Jullundur al mando del Brig. Gral. Reginald Dyer. Las fuerzas represivas se enfrentaron a unos 20.000 manifestantes inermes, reunidos en la plaza pblica cerrada Jallianwalla Bag. Disponiendo a 50 soldados en la nica salida, Dyer les orden abrir fuego sin advertir a la multitud. Durante ms de diez minutos dispararon 1.650 cartuchos: cerca de 379 personas, entre ancianos, mujeres y nios, fueron asesinados y ms de 1.200 heridos, segn la historia oficial. El filme Gandhi (1982), de Richard Attenborough, habla de ms de 1.500 vctimas.

La Matanza de Amritsar infundi en la opinin pblica india un fuerte sentimiento revolucionario de no cooperacin; adems, destruy la confianza en el gobierno britnico. Y, en sentido positivo, contribuy a arraigar en el espritu indio el principio de soberana, heredado por Gandhi del polmata y, todo hay que decirlo, misgino Rousseau, quien deca: A las mujeres, en general, ni les gusta ni aprecian el arte y no tienen ningn talento, nada digno de imitar (2); que en su ms clebre obra dice el hombre nace libre, pero en todas partes est encadenado, algo razonable, y que en su Emilio o de la educacin sostiene: El hombre es bueno por naturaleza, lo que ya complica las cosas pues si a la vez el hombre es lenguaje antes de ser bueno, entonces el hombre actuar segn haga un uso adecuado de su lenguaje y de su capacidad de actuar bien o mal. Recurdese aqu al neurofisilogo Rodolfo Llins: El bien y el mal son pendejadas nuestras. El hombre hace lo que hace por conveniencia. (3) Igual ocurre con el lenguaje: depende del uso que el hombre haga de l, como lo previ ese ilustre esclavo de Xanthus, el gran fabulista griego llamado Esopo. (4)

No se olvide, por otro lado, que para el autor de El contrato social el fundamento de organizacin civil radica en la Soberana. Si bien otras doctrinas haban hablado ya de contrato o pacto, para justificar el ordenamiento social, ninguna hasta entonces haba establecido con suficiente energa que el principio de soberana debe residir en el pueblo de modo permanente si se pretende hablar de democracia. Para Rousseau, a diferencia de otros autores, la comunidad no abandona su poder auto decisorio por el hecho de darse una forma cualquiera de gobierno, ni siquiera permaneciendo bajo su frula durante espacios seculares. La soberana es una potencia intransferible, por lo tanto cualquier revolucin o cambio de sistema no es sino una forma de restitucin del poder o, si se prefiere, de actualizacin, en manos de su gestora, la masa societaria. Ideas, estas, que iran a alimentar las de Henry D. Thoreau, luego las de Mahatma Gandhi, ms tarde las de Martin L. King.

En 1920, Gandhi se pone al frente del Congress Party y lo convierte en sinnimo de movimiento de liberacin. Cree como verdadera la India de los pueblos y adopta su forma de vida, su alimentacin, a veces se le fue la mano, y su vestido. Advierte que para unir a un subcontinente tendr que recurrir a la religin, l que al comer carne se rebela contra ella, que no tiene una fe viva en Rama, hoy el dios ms popular de India (un avatar o descenso divino, de Visn, que naci para librarla del yugo del demonio Rvana) y que ms bien se ha inclinado un poco al atesmo: entonces, incorpora a su poltica el mensaje de paz y no violencia del hinduismo, en concreto de una de sus sectas, el jainismo. Religin practicada en Guyarat y en Rajasthan, as como en las grandes urbes de la India peninsular. Se asemeja mucho al budismo, su dura competencia en India. Fue fundado por Vardhamana Jnatiputra o Nataputta Mahavira entre 599 y 527 a.n.e, contemporneo de Buda y conocido como Jina, conquistador espiritual. Como los budistas, los jaines rechazan el origen divino, la autoridad de los Veda y veneran a algunos santos, antiguos predicadores de la doctrina jain, que llaman tirthankaras, profetas y fundadores del camino, almas algunas vez esclavas, ahora liberadas, perfectas y que con su tesn han logrado la bienaventuranza. Ofrecen la salvacin del ocano, hecho de puras apariencias; la de la existencia; la de los ciclos de reencarnaciones. Se cree que Mahavira fue el tirthankara vigsimo cuarto. Los jaines, al igual que los fieles del brahmanismo, su secta emparentada, admiten en la prctica la existencia de las castas como institucin, practican un grupo de 16 ritos esenciales, samskaras o samsaras (5), agrupacin hecha para las primeras tres Varna o castas de hindes y tambin reconocen algunas deidades menores del panten hind.

Hay diferencias respecto a las obligaciones religiosas entre la orden monstica, cuyos miembros son los yatis, y los laicos o sravakas. Los yatis deben guardar cinco votos (panca-mahavrata): no infligir dao (ahimsa); sinceridad (satya); no robar (asteya); abstinencia sexual (brahmacharya); y negarse a aceptar regalos innecesarios (apatigraha). Siguiendo con su doctrina de la no violencia, los jaines la extrapolan a la vida animal, hasta situaciones extremas: los miembros de la secta del yati del Svetambara, llevan un trapo en la boca para prevenir la entrada de insectos, y un cepillo para limpiar el lugar donde van a sentarse, evitando aplastar al ser vivo que pudiera haber all. La observancia de la prctica de la no violencia en ellos, fue una de las ms fuertes influencias que recibi Gandhi en su filosofa. El sravaka secular, adems de observar los trabajos religiosos y morales, se compromete a venerar a los santos y a sus hermanos ms piadosos, los yatis.

Al mensaje de paz y no violencia, aadi un toque de reforma social con su campaa contra el sistema de castas, intocables, para la gente una peste ambulante: para l harijans o hijos de Rama. Su uso de smbolos religiosos del hinduismo caus la marginacin del pas a los musulmanes e India se independiz dividida en dos pases. Los fundamentalistas hindes (brahmanes) lo culparon de esa divisin. Mientras Gandhi se alegraba de que hindes y musulmanes experimentaran una reunin de corazones, a la pregunta de si al orar cada hind y cada Sikh llevaran por lo menos a un musulmn como evidencia concreta de fraternidad, el radical V. Godse y sus colegas de conjura se oponan quejndose: Por qu deban asistir los musulmanes a las plegarias hindes? Por qu un Mahatma hind habra de leer el Corn? Uno y otros pensaban que si pudieran librarse de l, los musulmanes quedaran indefensos y as los hindes podran atacar a Pakistn y reunificar a la India.

Resistencia pasiva bajo la gida de Tlstoi

Gandhi permaneci en Surfrica 21 aos y estuvo preso mltiples veces. En 1896, tras ser atacado y apaleado por surafricanos blancos, comenz a propagar la poltica de resistencia pasiva y de no cooperacin con las autoridades. Parte de la inspiracin de esta poltica la encontr en Liev Tlstoi, cuya influencia en l fue profunda y quien crea que la historia es el resultado de motivaciones annimas y de eventos personales, en lugar de los grandes eventos pblicos promovidos por lderes nacionales. Tambin reconoci la deuda que tena con el escritor Henry D. Thoreau, especialmente por su ensayo De la desobediencia civil (1849), que luego alimentar a MLK. No obstante, Gandhi consider los trminos resistencia pasiva y desobediencia civil inadecuados para sus objetivos y acu otra voz activa: satyagraha, unin de verdad y firmeza, para l un abrazo de la verdad o un voto por ella. Durante la guerra Ber, organiz un cuerpo de ambulancias para el Ejrcito ingls y dirigi una seccin de la Cruz Roja. Acabada la guerra, retom su campaa en favor de los derechos de los indios residentes en Surfrica y promovi la cultura (6). As, en 1910 fund la Granja Tlstoi, cerca de Durban, colonia cooperativa para poblacin india, en la que se imparta educacin literaria y espiritual. En 1914, el gobierno surafricano hizo importantes concesiones a sus demandas, incluido el reconocimiento de los matrimonios y la exencin de impuestos municipales. Dando por finalizada su misin en ese pas, retorn a la India.

Campaa por la independencia

Gandhi se convirti pronto en el mximo exponente de la lucha por el autogobierno de la India. Tras la I GM, en la que jug un destacado papel humanitario, inici su movimiento de resistencia pasiva, invocando la Satyagraha contra Gran Bretaa. Cuando el Parlamento Ingls, en respuesta al aumento de la actividad nacionalista, aprob en 1919 las leyes Rowlatt, que daban a las autoridades coloniales inglesas poderes de emergencia para hacer frente a las actividades subversivas, el Satyagraha se extendi por toda India, ganando millones de adeptos. Tales Leyes suspendan derechos civiles y establecan la ley marcial en reas en las que se produjeran tumultos y motines. Como reaccin a ellas, se precipit una ola de violencia y desrdenes en muchas ciudades indias. La protesta tuvo ribetes de insurreccin aquel 13/abr/1919, proclamado por Gandhi da de luto nacional. En el Punjab, una muchedumbre inerme fue masacrada por las tropas, mientras efectuaba una protesta pacfica contra la aplicacin de dicha legislacin, la que acab en la Matanza de Amritsar.

En 1920, al no lograr del gobierno ingls reforma alguna, Gandhi organiz una campaa de no cooperacin. Los indios que ocupaban cargos pblicos dimitieron, los organismos gubernamentales, los tribunales de justicia fueron boicoteados y los nios abandonaron las escuelas pblicas. Por toda India las calles fueron bloqueadas mediante Sit-ins, o sentadas, de ciudadanos que se negaban a levantarse incluso a pesar de ser golpeados por la polica. Al ser arrestado, las autoridades se vieron forzadas a dejarlo en libertad. La independencia econmica de India fue el punto culminante del movimiento Swaraj, autogobierno, de Gandhi, que implicaba un boicoteo completo a los productos ingleses y que empez por el vestuario. Los aspectos econmicos del mismo eran significativos: la explotacin de los campesinos por los industriales ingleses haba originado una extrema pobreza y la virtual destruccin de la industria india. Para solucionar esto Gandhi propuso potenciar las artesanas, lo que supone involucin, no evolucin. Paradjicamente, el hecho termin redundando en beneficio del movimiento, dado el desprecio del imperio por la medida. As, como smbolo del retorno a la sencilla vida campesina que predicaba, comenz a usar una rueca y el hilado manual como emblema del renacimiento de las industrias autctonas.

Gandhi se volvi smbolo internacional de una India libre; llevaba la vida espiritual/tica/asctica de un predicador, con ayuno y meditacin. La unin con Kasturbai, con quien se cas de 13 aos, lleg a ser la de un hermano y una hermana. Rehusaba toda posesin terrenal, vesta con mantn y taparrabos y coma vegetales, jugos y leche de cabra o frutas y nueces. Venerado como santo, por iniciativa de Tagore fue Mahatma, ttulo reservado a los ms grandes sabios, que se le sigui dando y del que, por contraste, nunca se sinti orgulloso ni halagado. En su Autobiografa advierte que: Simplemente, quiero relatar la historia de mis numerosos experimentos con la verdad y que Mis experimentos en el campo poltico son hoy conocidos no solo en India, sino tambin y en cierta medida en el mundo civilizado. Lo cual no tiene gran valor y el ttulo de Mahatma que me dieron por ese motivo, vale para m menos todava. Con frecuencia, me ha causado pesar y no logro acordarme de un solo instante en que haya servido para halagar mi vanidad.

La defensa que hizo de la ahimsa (que no debe ser tomada como no violencia sino no dao, no matar a ningn ser vivo) era, sostuvo, la expresin de una forma de vida implcita en el hinduismo. Crea que mediante su prctica, Gran Bretaa llegara a considerar la inutilidad de la opresin y dejara su pas. Pero, esto no ocurri: el error ingls estuvo en subestimar la lucha india liderada por Gandhi; en otras palabras, sobreestim su actitud imperial, en especial por medio de Churchill. No hay que olvidar que Gandhi era pacifista: en gran parte, porque no le quedaba otra alternativa. Es decir, India no era guerrerista, simplemente, porque no tena armas, as que no haba otro camino: de lo contrario El gobierno ingls, por su parte, no se propona concederle a India la libertad, la independencia ni la condicin de dominio y ni siquiera ms derechos. Churchill, entonces primer ministro, se atena a su frase del 10/nov/1942: No me he convertido en primer ministro para presidir la liquidacin del imperio britnico. Ya en 1935, haba dicho: Hay que habrselas con el gandhismo y todo lo que significa y, finalmente, destruirlo. La soberbia de Churchill, la del poderoso frente al dbil, sndrome de todo imperio, se evidenciaba, como deja constancia el bigrafo Fischer: Por primera vez desde 1935, Churchill haba llegado a ejercer el poder, el poder supremo, en Inglaterra y decidi aplastar al gandhismo para salvar a su Inglaterra. Pero, como dice Fischer: Cuando los indios se dejaron golpear con cachiporras y culatas de fusiles y no se acobardaron, demostraron a Inglaterra que era impotente y que India era invencible. El resto era, simplemente, cuestin de tiempo. (1982: 150) En efecto, el proceso dur doce aos, al cabo de los cuales la independencia lleg para los ninguneados.

Marcha por la desobediencia fiscal

En los comienzos de su gestin, la influencia poltica y espiritual era tal que los ingleses no se atrevieron a atacarlo. El 1921, el Partido del Congreso, a la cabeza del movimiento independentista, le otorg plena autoridad ejecutiva, incluso la de designar a su propio sucesor. El pueblo indio no entendi a cabalidad la ahimsa. Estallaron revueltas armadas contra Gran Bretaa, las que culminaron en tanta violencia que Gandhi confes el fracaso de su campaa de desobediencia civil, a la que puso fin. Sumiso a la obviedad, el imperio lo detuvo de nuevo y encarcel en 1922. Tras ser liberado en 1924, se retir de la poltica activa y se dedic a propagar la unidad comunal. Pronto reinici la lucha por la independencia. En 1930, proclam una nueva campaa de desobediencia civil, convocando a la poblacin a negarse a pagar impuestos, para Thoreau desobediencia fiscal, en particular respecto a la sal, sobre la que el gobierno ingls ejerca un severo monopolio e impona altos impuestos. Se llev a cabo la Marcha de la Sal hasta el mar, en la que miles de indios lo siguieron desde Ahmadabad hasta el golfo de Khambt, en el mar Arbigo, donde obtuvieron sal evaporando agua marina. Dicha Marcha demostr que Inglaterra no poda con India mientras Gandhi estuviera por ah. Una vez ms, fue preso y puesto en libertad en 1931. Detuvo la campaa despus de que los ingleses cedieron ante sus exigencias. Ese ao, invitado por Lord Irvin, represent al Partido del Congreso en una reunin en Londres.

Arqueologa de los intocables y del racismo

En 1932 Gandhi reincidi en la desobediencia civil contra las autoridades imperiales. Arrestado dos veces, ayun durante largos lapsos en diversas ocasiones. En septiembre, mientras estaba preso, llev a cabo un ayuno hasta la muerte (que tambin practic MLK) para mejorar la situacin de los intocables. Al propiciar que stos fueran excluidos del electorado indio, los britnicos estaban para Gandhi cometiendo un atropello, una injusticia. Aunque era miembro de la casta Vaisya, que comprende mercaderes (Gandhi significa abacero, que vende comestibles), campesinos y granjeros (aunque en el Ramayana, vaisya es campesino, no mercader), l mismo se consideraba el gran lder del movimiento indio que tena como finalidad erradicar la injusticia social y econmica del sistema de castas, dentro del cual en India originalmente no hubo ms que cuatro: brahmanes o sacerdotes, la ms alta y pura; chatrias o guerreros y gobernantes; vaisyas o mercaderes y campesinos o granjeros; y sudras o siervos y artesanos (clase obrera). Nada era ms aborrecible para Gandhi que el espantoso sistema de los intocables: La lcera gangrenosa que devoraba las vsceras del hinduismo. Para erradicarla tuvo que hurgar en races que tenan miles de aos, cuyo origen estaba en la prehistrica invasin aria de la India y se gest en el prejuicio de millones de personas. Los arios, acaso procedentes del istmo caucsico, entre los mares Caspio y Negro, de Turkestn, o quizs de valles rusos ms remotos como el Don y el Terek, hace seis o siete mil aos comenzaron a descender hacia el sur: parte de la corriente migratoria se dirigi a India, en el tres o dos mil a.n.e.; otra fue a Irn y una tercera se encamin a Europa. De ah, explica Fischer, la familia de lenguas indoeuropeas. Hay un vnculo evidente entre el snscrito de la India y muchas lenguas occidentales. (7) Los arios, que significa nobles, conquistaron de forma gradual el noroeste de India. All hallaron una civilizacin ms antigua relacionada con Babilonia, Asiria y Egipto. En 1922, mientras examinaba las ruinas de un templo budista relativamente nuevo, de unos 1.700 aos de antigedad, en un lugar llamado Mohenjo-Daro, unos 250 kms. al norte de Karachi, un arquelogo indio encontr debajo del templo huellas de una ciudad mucho ms antigua.

Apartados sedimentos, arena y escombros, fue fundada 5.000 aos a.n.e. y habitada seis siglos. Inundaciones o epidemias asolaron esa cultura india, la ms antigua conocida. Los arios llevaron sus dioses y mercancas e imprimieron un nuevo sello al pas; usaban caballos y carros, hachas de combate, arcos y jabalinas. En el Rig-Veda (conocimiento), cuatro colecciones de himnos litrgicos, en total 1.028, escritos en la forma antigua del snscrito, vdico, con partes poticas separadas y frmulas ceremoniales, se describen escenas de la vida de aqullos conquistadores indo/arios de 1300 a 1100 a.n.e.: antes de escritas, unos sabios llamados Rishi las transmitieron de forma oral, para elaborarlas y transformarlas en el proceso. Es el libro ms antiguo del mundo y revela el origen del sistema hind de castas y de intocables: Hasta donde puede afirmarse, los arios, a su llegada a la India, no estaban divididos en castas. Pero la conquista trajo consigo diferencias sociales. Aun cuando en el territorio sojuzgado apenas haba brbaros o negros, el Rig-veda habla despreciativamente de los habitantes, calificndolos de tez oscura, desnarigados y malignos. Y, adems, lo bastante ignorantes como para no tratar de calmar a los dioses con el sacrificio de animales en piras. Los arios empleaban a aqullos inferiores para labrar sus campos, cuidar del ganado, llevar a cabo el trueque de sus productos y forjar sus herramientas y ornamentos. Los mercaderes y granjeros constituan la Vaisya o tercera casta y los artesanos la Sudra o cuarta casta. El poder y la riqueza sembraron la discordia entre arios, por lo que nombraron a un raj o rey para que gobernara los diversos distritos. l, con sus artesanos, guerreros y familias, constituan la casta superior guerrera chatria, y tenan a su servicio los brahmanes que entonaban los himnos, escriban el veda, practicaban el ritual, creaban los mitos y procedan al sacrificio de animales. Sin embargo, era tal la ascendencia de la religin y de la inteligencia, que los brahmanes se convirtieron en la casta superior, ocupando el segundo rango los chatrias. (1982: 95)

Los arios, que llegaron a la India escasos de mujeres, se mezclaron en muchos casos, como es usual, con las de la poblacin local. Aquella mezcla continu incluso despus de que los conquistadores penetraran en el sur de India, donde sometieron a los drvidas. Esas razas desarrollaron una interesante cultura propia, pero eran de tez oscura y los arios, siempre preocupados por el color, siguieron elevando la barrera de las castas. Los drvidas llegaron a ser brahmanes, chatrias y vaisyas, pero un porcentaje ms elevado que en el Norte se integr a los sudras y millones permanecieron fuera de toda casta. La invasin aria ahuyent a muchos nativos hacia colinas y selva, donde vivieron cazando y pescando. Con el tiempo fueron acercndose con timidez a aldeas arias y sudras para vender sus artesanas. Ocasionalmente se les permita instalarse de forma permanente alrededor de los poblados y ejercer el subempleo, como ocuparse de hombres y animales muertos, recoger las inmundicias y otras cosas: se habla de los intocables, a los que en ingls se les llam Outcast, lo que en el argot flmico sera fuera de casting y ya en serio desechados.

En la lengua tamil fueron designados con la palabra paraiyan, sin casta. Los portugueses, tambin imperialistas, los referan con el vocablo dravdico pari, excluidos. En espaol, parias, indios que por haber sido expulsados de su casta o por no pertenecer a una de las cuatro o cinco mil comunidades del sistema de separacin, estructura tan vieja como inflexible, ocupan el ltimo peldao de la escala social. Todo paria es panchama, intocable. Su contacto mancha; su presencia es indeseable; su vecindad se elude. Corre 1932. Los ingleses convocan elecciones separadas para los intocables, alegando que el sistema de castas es parte de la religin mayoritaria: sealan que los parias no pueden frecuentar las escuelas donde se educan indios de casta, hacer sacrificios en sus templos, acercrseles sin guardar distancia, tomar agua de sus fuentes pblicas ni cubrirlos casualmente con la sombra. Si est prohibido comer con un panchama o aceptar de su mano un pan o una moneda, qu ocurrir si se obliga a puros a compartir con impuros la lista electoral y la urna de votacin?, se cuestionaban los arios/superhombres ingleses. En pocas de globalizacin, un optimista dira que la vocacin podra no responder a la casta: un brahmn puede ser taxista, un chatria, contador, un vaisya, primer ministro. Pero, en trminos reales la cosa es a otro precio: en tiempos de Gandhi, peor. Para evitar la humillacin, muchos intocables se convirtieron al cristianismo o al islamismo: la religin, como los ingleses o gringos, siempre dividiendo. Sin embargo, de 40 a 50 millones eligieron permanecer en el redil, aun cuando se les mantena fuera de la empalizada.

Por qu?, pregunta Fischer: Con el fin de perpetuar la casta, se ha envuelto en la frmula sagrada del hado inmutable: se es brahmn, sudra o intocable como consecuencia de la propia conducta en una encarnacin anterior. Nuestro mal comportamiento en la vida presente puede conducir, en la prxima, a una degradacin de casta. (1982: 95) (8) Tal perspectiva reconciliaba a los intocables religiosos con su msera situacin en tiempos de Gandhi. La explicacin ms sencilla de su actitud frente a aqullos era que le repugnaba ese boicot inhumano a seres humanos. Tanto que: Si se me demostrara que ello forma parte esencial del hinduismo, entonces, por mi parte, me declarara en franca rebelda contra el propio hinduismo. De aqu se deriva una leccin: Ningn hombre al que le preocupara ms la popularidad que el principio hubiera hecho semejante declaracin pblica en un pas arrolladora y conservadoramente hind. Pero la hizo, en su calidad de hind, en un esfuerzo, segn afirm, de purificar su religin. Consideraba la condicin de intocables como una excrecencia, una perversin del hinduismo. (1982: 99) Si esto no bastara, Gandhi le confi al misionero Ch. F. Andrews, 1927: El problema de los intocables es an ms importante que el de la independencia. Aqu estaba diciendo no solo una verdad de a puo sino poniendo en evidencia una de las causas mayores de su asesinato: el racismo. Exacerbado desde afuera con cizaa y lamentado desde adentro sin vergenza.

Sobre racismo y otras plagas

El Art. I de la Convencin Internacional sobre la eliminacin de todas las formas de Discriminacin Racial (1965) define al racismo: Toda distincin, exclusin, restriccin o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o tnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los DD HH y libertades fundamentales en las esferas poltica, econmica, social, cultural o en cualquier otra esfera de la vida pblica. (9) Aqu la madeja se complica si se analiza lo dicho en el libro Diccionario de la tolerancia (10) , de Collo y Sessi: Pese a que los trminos raza y racismo hayan tenido origen en pocas y lugares distintos, el primero en el Renacimiento en Italia [siglo XVI] y el segundo en Francia, en el siglo XIX, pese a que los estudiosos de sociologa del racismo sugieren mantenerlos separados, es casi imposible disociar dos conceptos que desgraciadamente signaron la historia de la humanidad y remiten a aquellas teoras y prcticas que quieren justificar y realizar la supremaca de una raza sobre otras. (2001: 215) Por qu? Por cuanto en la segunda mitad del siglo XIX, cientficos representantes del Imperialismo europeo (luego vendr el gringo en el XX), encabezados por anatomistas y etnlogos, al iniciar el estudio de las razas basados en presuntas pruebas cientficas, pusieron inconscientemente la piedra basal del racismo, sin tener en cuenta que, ya se dijo, no hay ms raza que la humanidad y que, as, es imposible hablar de racismo: salvo como una imperiosa e imperialista necesidad de dividir a los pueblos, a la humanidad. Es decir, se habla de racismo a partir de una idea abstrusa: que hay razas (11) . Esas pruebas cientficas se derivan del racismo cientfico del francs Gobineau en su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas ( 1853/55), obra inicial de la filosofa racista que tuvo gran influencia sobre Wagner , amigo de Gobineau, as como sobre Hitler y las ideas nazis . Dicho ensayo se relacion absurda y perversamente con el superhombre de Nietzsche para ayudar a consolidar la frgil y sesgada idea de la raza llamada aria , nombre original de la ancestral y ya citada etnia del norte de India.

India independiente: Nehru sobrevive a Gandhi sin superarlo

En 1934, abandon formalmente la poltica y fue sustituido como dirigente mximo del Congreso Nacional por Jawaharlal Nehru. Gandhi predic por toda India la ahimsa y la defensa de los intocables. El aprecio que se le tena era similar a su poder poltico. Tan grande era su autoridad tica/espiritual que el limitado autogobierno concedido por Gran Bretaa travs del Government of India Act (1935) no pudo ser puesto en prctica hasta que Gandhi lo aprob. En 1938, regres a la vida pblica debido a que an estaba pendiente la federacin de principados indios con el resto del pas. Su primer acto fue una huelga de hambre para forzar al dirigente del estado de Rajkot a modificar su rgimen autocrtico. La conmocin que origin ese ayuno fue tan grande que tuvo que intervenir el gobierno colonial ingls; concedidas las demandas, Gandhi era otra vez la figura poltica cimera.

Al estallar la II GM, el Congreso Nacional Indio y Gandhi exigieron una declaracin de intenciones respecto al conflicto y sus implicaciones respecto al pas. Como reaccin a la ingrata respuesta inglesa, el partido decidi no apoyar a Inglaterra a menos que se concediera a India total independencia. La autoridades imperiales se negaron a ello y ofrecieron compromisos que a su vez fueron rechazados. Cuando Japn entr en guerra, Gandhi an rechazaba la participacin de India en ella. Fue recluido en 1942 y liberado dos aos ms tarde por problemas de salud cuando la lucha por la liberacin estaba en su ltima fase. El Imperio haba aceptado concederla a condicin de que los dos grupos nacionalistas rivales, la Liga Musulmana y el Congreso Nacional, resolvieran sus diferencias. Gandhi se opuso a la divisin de India, aunque al final la aprob con la esperanza de que se alcanzara la paz interna una vez concedidas las demandas para la creacin de un estado musulmn.

India y Pakistn se hicieron estados independientes una vez Gran Bretaa permiti hacerlo al primero en 1947. Durante las revueltas siguientes a la divisin, suplic a musulmanes e indios por la convivencia pacfica. Los disturbios afectaron a una de las grandes urbes, Calcuta, y el Mahatma ayun hasta que cesaron. El 13/ene/1948 inici otra huelga en Delhi para tratar de instaurar la paz. El 30/ene mientras se diriga a su habitual rezo de la tarde, fue asesinado de tres balazos por V. N. Godse, de 35 aos, editor/director de un semanario del Mahasabha hind de Poona, jerarca brahmn y ultra nacionalista. Aqu no se present el tpico demente del magnicidio. Quizs no era necesario: para la historia oficial, se trataba de un caso aislado de violencia. Adems, aqu no falta la leyenda. Se cuenta que durante el juicio que lo llev a la horca, Godse dijo no haber odiado personalmente a Gandhi: Antes de disparar, le hice una reverencia y le dese lo mejor del mundo. (1982: 328) En 2009 se divulg su texto Por favor, Seora , en ingls, del 8/nov/48 ante la Corte; buscando explicar por qu haba matado a Gandhi, dijo: No tengo ninguna mala voluntad con nadie individualmente, pero s digo que [l] no tena ningn respeto por el gobierno actual debido a su poltica, que era injustamente favorable a los musulmanes. Pero al mismo tiempo pude ver claramente que la poltica se deba totalmente a la presencia de Gandhi. (12)

Su muerte fue una catstrofe internacional. La Asamblea General de la ONU declar un periodo de luto y todos los pases expresaron su dolor: Donde est el cadver all se renen los buitres, San Mateo, 24-28. En todo caso, el pensamiento de Gandhi inspirara desde entonces movimientos pacifistas en todo el mundo, lo que de paso recuerda que, por contraste, lo normal es la guerra, como se dice en El primer hombre, de Camus: Siempre hay guerra dijo Veillard. Pero uno se acostumbra en seguida a la paz. Y termina por creer que es normal. No, lo normal es la guerra. (13) Aun con su cuerpo casi famlico, termin cobrando proporciones descomunales, como ineludible referente de lucha no violenta contra la injusticia evidente, siempre dilatada, casi nunca resuelta. Pero, ante todo, como smbolo de algo que los imperios no captan: aunque se la subestime la debilidad termina por vencer a la fuerza. Recurdese el Tao de Lao Ts: Cuando el hombre nace, es dbil y gil; cuando el hombre muere, es fuerte y duro. La fuerza y la dureza son amigas de la muerte. Quizs sea mejor as: que los amigos de la muerte, los doctores Cizaa, sigan hacindose los locos, pensando que la dureza puede vencer a la aparente debilidad.

La sencillez meramente terrenal de Gandhi, desnuda de todas las apariencias o de la realidad del poder, subraya su autoridad [] Gandhi no tena el poder de obligar, castigar o recompensar. Su poder era nulo: su autoridad, enorme. Lo que sigue, podra hoy hacer rer a muchos; a m, no. Esa enorme autoridad: Provena del amor. Viviendo con l, uno poda comprender por qu lo amaban: l amaba, seala Fischer, como quien de contera alude a su sustancia, no a su apariencia. Y es que Gandhi, a diferencia de tanto poltico, era esencia, no facha. No se escudaba en las nfulas impresionantes de los llamados grandes hombres; siempre, por lo contrario, fue consciente de una extrema humildad: la mansin histrica, la antesala de la espera, la puerta que deba abrirse, el poder de un cargo oficial, las atribuciones gratuitas del burcrata, son algunos de los aspectos a los que fue inmune, no le interesaban, no le quitaban el sueo. Le bastaba con su Satyagraha Ashram, primero en Kochrab y luego en Sabarmati, su residencia, su ermita, su comunidad, donde era l mismo.

Su honradez llegaba al punto de elaborar y expresar sus ideas en pblico; permita a los dems observar su proceso mental creativo: no era el producto/propaganda que encarna la mayora de polticos. Su lacerante franqueza, desesperada/tranquila sin paradojas bsqueda de la verdad, llegaba al extremo de que una vez acababa de comer, se sacaba su prtesis dental y la lavaba en pblico: eso es nuda veritas, como el cuadro de Klimt. En sntesis, la influencia sobre su pueblo deriva del autodominio sobre la pasin. Cuando en el lejano 1906 decidi asumir el brahmacharya o dominio del pensamiento sobre el cuerpo, no estaba haciendo ms que dar un ejemplo al mundo y a s mismo sobre la voluntad de poder para hacer evaporar el deseo. (14) Gandhi: Cada da, a partir de la formulacin del voto, fui convencindome ms y ms de que en el brahmacharya reside la proteccin del cuerpo, la mente y el alma. Porque el brahmacharya no fue para m un proceso de dura penitencia, sino que gradualmente se fue transformando en motivo de alegra y consuelo. Cada da que pasaba se revelaba en ello una belleza ms fresca que la del da anterior. (1971: 208)

Antes que contra los poderosos, prestaba su fuerza a los dbiles, lo que demuestra que el agua horada la roca o que el dbil vence al poderoso: hecho patente con el ejemplo de lucha de aqul humano menudo/enjuto que, pretendiendo transformar a su pueblo, se enfrent al carnvoro imperio ingls y le dio en su taln de Aquiles: poniendo en prctica la desobediencia fiscal que usara Thoreau, con una marcha hacia el mar, en busca de la sal de la vida, causa del aparente dbil, siempre en contra de la muerte que encarna el supuesto fuerte. (15) En algo que no sabe qu tiene ms, de inocencia o de veneno, Gandhi hizo notar que para alcanzar el nivel de civilizacin de Gran Bretaa, India tendra que saquear varios planetas (1995: 158): el problema es, con qu lo hara.

En 1942 Nehru sustituy a Gandhi como mximo dirigente del Partido del Congreso. Cuatro aos ms tarde, cuando los britnicos comenzaron a preparar su retirada, se invit a Nehru a formar un gobierno interino en trnsito hacia la independencia. As, en 1946, cuando se vea venir la particin en un estado hind y otro musulmn y la creacin de uno ms, musulmn independiente, Pakistn, Gandhi dijo: No he convencido a la India. Hay violencia a mi alrededor. Soy una bala gastada. (1982: 232) Al final de su vida, haba dicho tal cosa, como quien muestra la sensacin de fracaso que asalta a grandes hombres. As le pas a Bolvar, a quien no lo mat la tisis, sino la ignorancia ulterior de su siembra; a Malcolm X, a quien aparte del FBI y el Dpto. de Estado, musulmanes como Louis Farrakhan, ayudaron a la represin gringa a eliminarlo; a MLK, a quien tambin le pareci haber arado en el viento. Pero no hay fracaso, no puede haberlo en quien con su ejemplo y sin buscarlo dio la mejor leccin, al dejar una profunda huella de su sentido de humanidad. Adems, antes de considerar a la obra de Gandhi y a l mismo un fracaso, cmo no recabar en la voz de Tarkovski: El apasionamiento absolutamente personal, que es lo que hace a un genio, el estar posedo por una idea individual creadora condiciona no solo su grandeza, sino tambin su fracaso. Pero aquello que no queda englobado orgnicamente en la visin del mundo, se puede denominar fracaso? El genio no es libre. Thomas Mann escribi una vez, ms o menos, esto: Libre es solo lo impasible. Lo que tiene carcter no es libre, sino que est marcado por el propio sello, condicionado y preso (2005: 76)

A lo largo de 1947 Nehru intent evitar la particin de India, pero no pudo impedir la fundacin de Pakistn. Antes de obtener su independencia el 15/ago/1947 India comprenda los actuales estados libres de Pakistn; Bangladesh, Birmania (hoy Myanmar) y Ceiln (hoy Sri Lanka). Tras el abandono definitivo de los ingleses y el establecimiento en India de un autogobierno miembro de la Commonwealth (victoria final del movimiento Swaraj de Gandhi), Nehru fue elegido primer ministro. Continu ocupando ese cargo, cuando la Constitucin de 1950 estableci un rgimen republicano/democrtico/federal, hasta su muerte en Nueva Delhi, el 27/may/1964. Sobrevivi a Gandhi pero jams lo pudo superar.

La dignidad de una bala

Aunque al final de su vida y al constatar cmo estaba India, haya dicho que era una bala gastada, hoy podra sostenerse que en su lucha contra el imperio ingls, fue una bala no tan gastada. Podra ser caso de debilidad quien super la pugna entre religiones para llegar a decir soy cristiano e hind y musulmn y judo? No es eso paradigma de tolerancia y dignidad? Podra ser acaso ejemplo de vergenza quien ya viejo era menos conservador, esto es, cuyo opuesto es lo usual entre los hombres? Recurdese la maniquea frase de Churchill que parece de la Thatcher, y no por mujer sino por fascista: Quien a los 20 aos no es revolucionario, no tiene corazn; quien a los 40 sigue sindolo, no tiene cerebro. Pues bien, Gandhi, quien hacia 1920 y 30 abogaba por los regalos voluntarios de tierra de latifundistas a campesinos, una dcada despus, aunque abandon el mtodo voluntario, adopt una poltica ms drstica: Los campesinos debieran apoderarse de la tierra, seal cuando Fischer le pregunt cul era su programa agrario para una India libre e insisti sobre si los terratenientes tendran alguna compensacin: No. Sera imposible desde el punto de vista fiscal (en Colombia sera posible desde la ptica del Fiscal), concluy Gandhi, en un acto de elocuente consecuencia poltica y de denodado amor por su pueblo.

Aunque crea an poder ganar la batalla junto a su pueblo, se dejaba arrastrar por la duda del fracaso, el que no le atae, si adems de Tarkovski, se recuerda lo que de Gandhi vivo escribi Tagore: Acaso no logre el xito. Acaso fracase como fracas Buda y como fracas Cristo en apartar al hombre de sus iniquidades. Pero siempre se le recordar como aqul que hizo de su vida una leccin para todos los tiempos por venir. (1982: 250). Sin embargo, aun as, segua siendo el karma yogui que muchos aos antes, tras leer el Gita, defini as: l no disfruta de los placeres sensuales y se mantiene ocupado con aquellas actividades que ennoblecen el alma. Esa es la va de accin. Karma yoga es el medio que libra al alma de la esclavitud impuesta por el cuerpo y en l no hay cabida para la inmoderacin. (bid.: 28) En otras palabras, el hombre siempre activo, en movimiento, en pos de un objetivo concreto: la liberacin de su pas. La que obtuvo con las armas menos esperadas por el invasor, pero tambin con las menos usadas por los polticos: la verdad (God is Truth, reza su ms clebre foto); la ahimsa, no dao a ningn ser viviente; la resistencia activa y provocadora, ya no pasiva; la desobediencia civil, incluida la fiscal; en fin, la debilidad que, a veces, vence a la fuerza: s, a la fuerza, a la fuerza. Y se habla de debilidad aparente pues debe recordarse a Nietzsche: Lo fuerte siempre se tiene que defender de lo dbil, un ments a la versin contraria de la mayora. Lo que es as si se nota que el dbil, tan pronto se queda sin argumentos, deviene agresivo: necesita la mscara de la fuerza en su afn por no ser descubierto. El dbil Imperio mantuvo al fuerte Gandhi en prisin, creyendo que as lo hara desistir de y en su empeo libertario e independentista.

El 11/ene/1908 Gandhi fue por primera vez a la crcel y en 1944 sali de ella por ltima ocasin. En una intermedia, el 18/mar/1922, predic paz, no violencia, sufrimiento pues era un convencido de la disensin, no de la adulacin, como factor de cambio personal y lo alentaba: sus adversarios se quedaban tranquilos al saber que era capaz de retractarse incluso respecto a la ms relevante cuestin, con el fin de conceder a la disyuntiva poltica un juicio justo. Su ejemplo, respecto al abuso ingls, demuestra lo que Xingjian advierte: Se puede violar a un ser humano, con violencia fsica o violencia poltica, pero no se le puede poseer por completo. De ah la impotencia del Imperio frente a su debilidad. Gandhi podra decirle al invasor, en cabeza de Lord Mountbatten (16), lo que en El libro de un hombre solo aparece: Se puede estrangular a un hombre, pero, sea cual sea su debilidad, no se puede estrangular su dignidad. [] La dignidad es la conciencia de la existencia, ah se encuentra la fuerza individual de los hombres dbiles. (2003: 483/84) En esto el Imperio fue ciego frente a Gandhi: enemigo de los aliados de la muerte y amigo de todo lo que la vida, en tanto blanda y flexible, como su pas, representa: Los britnicos jams han logrado descifrar el palimpsesto que es la India. Se limitaron a leer la descripcin que haba en la superficie: La India era un pas dbil, sucio y atrasado. Con algunos hermosos monumentos, sin lugar a dudas, y ciertos cerebros superiores. (1982: 113) Ese prejuicio no es solo ingls: se extendi hasta hoy, entre ciertas castas de corte mesinico y nobelesco.

Su historia es muestra de cunto puede lograr un hombre cuando se lo propone: muestra de que tambin un indio hubiera podido ser Nobel de Paz, si este premio se diera hoy a seres ajenos a la guerra y exentos de soberbia y vanidad; muestra de que al opresor no se le debe temer sino enfrentar porque, en ltimas, no hay nada que haga temblar ms al presunto poderoso, y que ms le guste, que el valor desafiante del supuesto dbil. Ser que cifra su fuerza en la dignidad, virtud en la que radica tanto su conciencia de la vida como su valor individual a la postre colectivo; tambin, que el opresor puede poseer el cuerpo del oprimido pero jams ganar su conciencia, lo que Gandhi saba. De ah lo que el profesor Gilbert Murray (Oxford) escribi sobre quien combate la injusticia, sin motivos materiales y empeado en hacer prevalecer el inters general sobre el particular: Tened cuidado cuando tratis con un hombre que no se interesa por los placeres sensuales, la comodidad, los elogios o el medro personal pues su nica preocupacin es hacer simplemente lo que estima justo. l es un enemigo peligroso e incmodo porque su cuerpo, que podris conquistar siempre, os dar muy pocos asideros para ganar su alma. (1982: 80)

Es probable que ah radique la verdadera tragedia de Gran Bretaa con respecto al personaje al que le neg la libertad de forma reiterada/sistemtica; y a Godse, el radical que quizs no asesin a Gandhi sino que, simplemente, se suicid. Como el dbil Imperio ingls, del que siempre tuvo que defenderse ese hombre menudo, enjuto, casi famlico y desdentado, apodado lo que era, un alma grande: Mahatma, por su conciencia, su voluntad de poder y, por encima de todo, su dignidad: la de una bala no tan gastada. Por lo contrario, el smbolo de una bala que, cada vez que se d una injusticia, habr necesidad de gastar.

A Valentina, practicante natural e inocente de la satyagraha.

A Santiago, avezado defensor de la ahimsa.

Y a Marthica, gandhifila hasta la muerte, eso s, sin ayunar.

NOTAS:

(1) Fischer, Louis. Gandhi: su vida y su mensaje a la humanidad, Ediciones B, 2000, Bs. Aires, 272 pp., es francamente deplorable por mutilada y mal traducida. Se recomienda, en cambio, la biografa Gandhi, de Robert Payne, Editorial Torres de Papel, Barcelona, 2015, 540 pp.

(2) A las mujeres, en general, ni les gusta ni aprecian el arte, y no tienen ningn talento. Pueden alcanzar el xito en labores insignificantes que solo requieren superficialidad y un poco de gusto, y, a veces, lgica... Sus escritos son tan vacos y bellos como ellas mismas y contienen el ingenio que uno quiera ponerles, pero carecen por completo de profundidad. No saben cmo describir o sentir el amor. Rousseau, hoy sera molido a golpes de Ramona, j.

(3) Rev. Arcadia (14/mar/2013): Con el alma en las neuronas, Entrevista con Rodolfo Llins, por Rodrigo Restrepo.

(4) O como sostena Nietzsche, que no existe ni un bien ni un mal en s mismos, sino que ellos son lo que hagamos de ellos, de ah el conflicto con la filosofa de Scrates, para quien haba un bien universal al que el hombre aspira o al que tiende de una manera natural.

https://www.elespectador.com/opinion/las-heridas-de-la-mente-columna-735585

http://www.significado-nombres.com/nombre/nombre-XANTHUS.html

(5) Hay un filme llamado as, Samsara (2001), de Pan Nalin, hablado en tibetano, en el que su protagonista Tashi se hace un duro cuestionamiento entre la vida mundana, cuando conoce a la bella Pema, y la vida monacal que ahora lleva en el monasterio. A propsito de la lujuria gandhiana, en Samsara puede verse cmo cuando el anciano le muestra a Tashi las figuras del Kama Sutra en ella la lujuria tiene tambin el rostro de la muerte.

(6) Hubo dos guerras de los Bers o Beres, o del Transvaal , entre el imperio britnico y colonos neerlandeses u holandeses.   La primera, del 16/dic/1880 al 23/mar/1881; y la segunda, del 11/oct/1899 al 31/may/1902. Arthur Conan Doyle, el clebre creador del tambin clebre detective Sherlock Holmes escribi, en 1900, su libro ms largo: La guerra de los Bers . Y se han hecho tres filmes: Majuba, de Surfrica, I Guerra Ber; El joven Winston , captura y fuga de Churchill durante la II GB; y Breaker Morant (1979) o Consejo de guerra de Bruce Beresford.

http://major-reisman-cine-belico.blogspot.com.co/2008/05/consejo-de-guerra-breaker-morant.html

(7) La similitud de los ejemplos es evidente: Pitri en snscrito; pater en griego y en latn; father en ingls; padre en espaol. Matri en snscrito; meter en griego; mater en latn; mother en ingls; mat en ruso; madre en espaol.

(8) Algunos hindes se complacen en pensar que al volver a nacer seguirn siendo miembros de la misma familia, aun cuando su parentesco se pueda alterar: quien fueron marido y mujer pueden reencarnar en hermano y hermana o al revs; las mujeres con tendencias varoniles pueden convertirse en hombres; una persona con instintos sanguinarios y crueles puede volverse un animal. En otros trminos, la conducta altera la herencia, pero una vez que en cualquier encarnacin haya quedado establecido el rasgo de casta, se convierte en destino. Segn esa doctrina, un intocable solo est cumpliendo con su penitencia; si se interrumpe elevando su condicin, le estn arrebatando la posibilidad de alcanzar una casta ms elevada en la siguiente reencarnacin.

(9) Se entiende como racismo la defensa del sentido racial de un grupo tnico, especialmente cuando convive con otros, as como designa la doctrina antropolgica o la ideologa poltica basada en este sentimiento. Otra definicin: Ideologa que defiende la superioridad de una raza frente a las dems y la necesidad de mantenerla aislada o separada del resto dentro de una comunidad o un pas, la que se antoja problemtica por cuanto la supuesta superioridad de una raza frente a las dems supone, mal, la existencia de muchas razas, cuando la verdad hay una sola: la Humanidad. Google, agrega: El racismo se refleja, adems de en las agresiones contra negros y asiticos, en discriminaciones en el sistema judicial y en el empleo. Cabe agregar, el racismo se refleja, histricamente, contra todo grupo minoritario (judo, gitano, gay, etc.) y especialmente en contra de la diferencia, de ah que sea tan importante hablar a la vez que de racismo de intolerancia y de la necesidad irrenunciable del respeto por la diferencia, para establecer puentes comunes entre todos: la familia, los barrios, las ciudades, los pueblos y la comunidad estudiantil de todas las naciones. Racismo como el que se vio entre los aos 1963/66 y 1967/75 en EE.UU tal como lo muestra este documental del sueco Gran Hugo Olsson sobre los Black Panthers. https://archive.org/details/11e471c6bc.480#

(10) Collo, Paolo y Sessi, Frediano. Diccionario de la tolerancia . Norma, Vitral, 2001, 402 pp.: 215 a 225.

(11) Existen autores que proponen distinguir entre racismo en sentido amplio y racismo en sentido restringido. En el amplio, se tratara de una actitud etnocntrica o sociocntrica que separa el grupo propio del ajeno, y que considera a ambos constituidos por esencias hereditarias e inmutables que hacen de los otros, los ajenos, seres inadmisibles y amenazadores. Esta concepcin de los otros conducira a su segregacin, discriminacin, expulsin o exterminio y podra apoyarse en ideas cientficas, religiosas o en meras leyendas o sentires tradicionales. Afirma tambin la superioridad intelectual y moral de unas razas sobre otras, la que se mantiene con la pureza racial y se arruina con el mestizaje. Este tipo de racismo, cuyo modelo es el nazi y occidental en general, conduce a defender el derecho natural de razas superiores a imponerse sobre inferiores. En cambio, el racismo en sentido restringido sera una doctrina cientfica que afirma la determinacin biolgica hereditaria de las capacidades intelectuales y morales del individuo, y la divisin de los grupos humanos en razas, diferenciadas por caracteres fsicos asociados a los intelectuales y morales, hereditarios e inmutables. Doctrina cientfica por supuesto apcrifa o sea falsa.

(12) May It Please Your Honour o Por favor, Seora http://www.vijayvaani.com/ArticleDisplay.aspx?aid=365

(13) Camus, Albert. El primer hombre, Tusquets, Barcelona, 1995, 5 Edicin, 299 pp.: 158.

(14) Algo impensable en el hombre comn, ms en el poderoso, en quien es tan frecuente ese explosivo coctel violencia/erotismo: violencia razonable, dira Handke con irona, hacia el sbdito; erotismo hedonista para s.

(15) La automtica obediencia de la mayora de los hindes a Gandhi le causaba a Nehru una sensacin de rechazo. Adquira un sentimiento de independencia dicindole No al indiscutido maestro: la resistencia le proporcionaba la sensacin de la fuerza. Sus accesos pblicos de clera y sus fulminantes retos oratorios eran asimismo refuerzos psicolgicos para un humano que los necesitaba. En ese sentido, se pareca extraamente a la India y era distinto de Gandhi. Nehru quera aprovechar la fuerza. Un hombre dbil y una nacin dbil hacan los movimientos y los sonidos de los fuertes. El fuerte Gandhi prestaba su fuerza a los dbiles. (2000: Eds. B: 212)

(16) ltimo virrey de India, asesinado por el IRA, 1979.

Bibliografa:

Autobiografa de Gandhi. La historia de mis experimentos con la verdad. Monte vila Eds., Caracas, 1971, 483 pp.

Collo, Paolo y Sessi, Frediano. Diccionario de la tolerancia . Norma, Vitral, 2001, 402 pp.: 215 a 225.

Fischer, Louis. Gandhi. Plaza & Jans, Barcelona, 1982, 364 pp.

Fischer, Louis. Gandhi: su vida y su mensaje a la humanidad, Ediciones B, 2000, Bs. Aires, 272 pp.

Forjadores del mundo contemporneo, Tomo 2. Planeta, Bogot, 1986, pp. 341 a 354.

Payne, Robert. Gandhi. Editorial Torres de Papel, Barcelona, 2015, 540 pp.

Tarkovski, Andrei. Esculpir en el tiempo. Ediciones Rialp, Madrid, 2005, 273 pp.

Thoreau, Henry David. Walden o mi vida en los bosques El deber de la desobediencia civil. Cbala, 1990, 371 pp.

Xingjian, Gao. El libro de un hombre solo. Planeta, Barcelona, 2003, 540 pp.

Luis Carlos Muoz Sarmiento (Bogot, Colombia, 1957) Padre de Santiago & Valentina. Escritor, periodista, crtico literario, de cine y de jazz, catedrtico, conferencista, corrector de estilo, traductor y, por encima de todo, lector. Estudios de Zootecnia, U. N. Periodista, INPAHU, especializado en Prensa Escrita, T. P. 8225. Profesor Fac. de Derecho U. N. (2000-2002). Realizador y locutor de Una mirada al jazz y La Fbrica de Sueos: Radiodifusora Nacional, Javeriana Estreo y U. N. Radio (1990-2014). Fundador y Dir. Cine-Club Andrs Caicedo. Colaborador de El Magazn de EE. Ex Director del Cine-Club U. Los Libertadores y ex docente Transversalidad Hum-Bie (2012-2015). XXIV FILBO: Invitado por MinCultura a presentar el ensayo Arnoldo Palacios: Matar, un acto excluido de nuestras vidas (MinCultura, 2011), en Pabelln Colsubsidio (13/may/11). Invitado al V Congreso Int. de REIAL, Nahuatzn, Michoacn, Mxico, con Roberto Arlt: La palabra como recurso ante la impotencia (22-25/oct/12). Invitado por El Teatrito, de Mrida, Yucatn, para hablar de Burgess-Kubrick y Una naranja mecnica (27/oct/12). Invitado por Le Monde Diplomatique y Desde Abajo a entrevistar a Ignacio Ramonet (Dir. LMD, Espaa), Retrospectivas: Un recorrido por el Cine Latinoamericano http://www.youtube.com/user/periodicodesdeabajo?feature=results_main (5.XI.12). Invitado al II Congreso Int. de REIAL, Cap. Colombia, Izquierdas, Movimientos Sociales y Cultura Poltica en Colombia, con el ensayo AP: Matar, un acto excluido de nuestras vidas, U. N., Bogot, 6-8/nov/2013. Invitado por UFES, Vitria, Brasil, al I Congreso Int. Modernismo y marxismo en poca de Pos-autonoma Literaria, ponente y miembro del Comit Cientfico (27-28/nov/2014). Invitado a la XXXIV Semana Int. de la Cultura Bolivariana con la charla-audicin El Jazz y su influencia en la literatura: arte que no entiende de mezquindades, CI G. L. Valencia, Duitama (28/may-1/jun/2015). Invitado al III Festival Int. LIT con el Taller Cine & Literatura: el matrimonio de la posible convivencia, Duitama (15-22/may/2016). Invitado al XIV Parlamento Int. de Escritores de Cartagena con Jack London: tres historias distintas y un solo relato verdadero (24-27/ago/2016). Invitado a la 36 Semana Int. de la Cultura Bolivariana con Los Blues. Msica y memoria del pueblo y para el pueblo y Leonard Cohen: Como un pjaro en un cable, Duitama (21/jul/2017). Invitado al Encuentro de Escritores en Lorica, Crdoba, con La casa grande: estamos derrotados? (10-12/ago/2017). Invitado al II Encuentro Int. de Escritores Aguachica tiene la palabra (25/28/oct/2017) Invitado por el peridico Desde Abajo a entrevistar a Yuri Buenaventura, Bogot (11/nov/2017) https://www.youtube.com/watch?v=I8ev47G9qxw Escribe en: www.agulha.com.br www.argenpress.com www.fronterad.com www.auroraboreal.net www.milinviernos.com Corresponsal www.materika.com Costa Rica. Co-autor de los libros Camilo Torres: Cruz de luz (FiCa, 2006), La muerte del endriago y otros cuentos (U. Central, 2007), Izquierdas: definiciones, movimientos y proyectos en Colombia y Amrica Latina, U. Central, Bogot (2014), Literatura, Marxismo y Modernismo en poca de Pos autonoma literaria, UFES, Vitria, ES, Brasil (2015) y Guerra y literatura en la obra de J. E. Pardo (U. del Valle, 2016). Autor ensayos publicados en Cuadernos del Cine-Club, U. Central, sobre Fassbinder, Wenders, Scorsese. Autor del libro Cine & Literatura: El matrimonio de la posible convivencia (2014), U. Los Libertadores. Autor contracartula de Los bigotes del silencio y otros cuentos (2008), de M. Valenzuela (Xpress Estudio Grfico y Digital, 2008) y de la novela Trashumantes de la guerra perdida (Pijao, 2016), de J. E. Pardo. Espera la publicacin de sus libros El crimen consumado a plena luz (Ensayos sobre Literatura), La Fbrica de Sueos (Ensayos sobre Cine), Msicos del Brasil, La larga primavera de la anarqua Vida y muerte de Valentina (Novela), Grandes del Jazz, La sociedad del control soberano y la biotanatopoltica del imperialismo estadounidense, en coautora con Lus E. Soares. Su libro Ocho minutos y otros cuentos fue lanzado en la XXX FILBO (7/may/2017), Coleccin 50 Libros de Cuento Colombiano Contemporneo (Pijao Editores). Hoy, autor, traductor y, con LES, coautor de ensayos para Rebelin. E-mail: [email protected] 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter