Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2018

La exigua, desigual y menguante financiacin de la universidad pblica espaola (2009-2015)

Vera Sacristn
Sin Permiso


Cambios de gran calado

En Espaa, la crisis econmica originada por la crisis financiera que se inici en 2007-2008 se caracteriza por una duracin y una intensidad sin precedentes prximos, y por unas consecuencias de gran alcance y persistencia, no slo en el mbito estrictamente econmico, sino tambin en cuanto a la prdida de derechos sociales y polticos causada por las prioridades y las decisiones polticas de los gobiernos central y autonmicos. Los recortes presupuestarios y los cambios legislativos han dejado sentir sus efectos en mbitos muy diversos. El reciente informe Quin financia la Universidad? del Observatorio del Sistema Universitario aporta datos que permiten evaluar su impacto en las universidades pblicas espaolas.

El informe se refiere a la etapa 2009-2015, en la cual la administracin central y las autonmicas adoptaron en el marco de la crisis las principales medidas presupuestarias y normativas con relacin a la universidad: recortes presupuestarios substanciales, no reposicin de las jubilaciones y, en 2012, un cambio en la regulacin de los precios de matrcula que en la prctica ha significado la libertad de las comunidades autnomas para aumentarlos.

Entre 2009 i 2015, en euros constantes, la financiacin pblica de las universidades cay un 27,7% en el conjunto de Espaa. Por comunidades autnomas, los recortes variaron entre el 17,0% de Aragn y el 38,2% de Castilla-La Mancha. El estudio constata, adems, que las diferencias entre comunidades autnomas no respondieron a comportamientos diferentes ni en el nmero de estudiantes ni en la riqueza de las distintas comunidades, medida en trminos de su Producto Interior Bruto (PIB).

La mayora de comunidades autnomas, con alguna excepcin, compensaron parcialmente su reduccin de la financiacin pblica con un aumento de las tasas y precios pblicos. As, en el mismo perodo, los ingresos por tasas y precios pblicos aumentaron un 31% en trminos reales (pese a una disminucin del 4,62% del nmero de estudiantes, lo que implica que el aumento por estudiante super el 37%). Por comunidades, la variacin de los ingresos por precios pblicos de 2009 a 2015 se situ entre el -15,9% de Galicia y el 67,6% de Catalua.

De todo ello resultan tres cambios destacados:

  1. Una reduccin real del 20,2% del total de ingresos de las universidades pblicas espaolas, reduccin que en algunas comunidades supera el 25% (Cantabria, Comunidad Valenciana) e incluso el 30% (Castilla-La Mancha).
  2. Una modificacin significativa de la estructura de los ingresos de las universidades. En el conjunto de Espaa, la financiacin pblica ha pasado de constituir el 78,4% del total de ingresos de las universidades al 71,1% (60,2% en Catalua), y los ingresos por tasas y precios pblicos han pasado del 10,9% al 17,9% del total de ingresos (25,3% en Catalua, 23,6% en la Comunidad de Madrid).
  3. La financiacin de los sistemas universitarios pblicos de las distintas comunidades autnomas es (de hecho, ya lo era en 2009) mucho ms heterognea de lo que podra hacer suponer la habitual retrica sobre la igualdad de todos los ciudadanos enmarcada en el respeto a la pluralidad de todos los pueblos de Espaa.

Espaa empeora posiciones y se sita muy por debajo de Europa y la OCDE

Segn recoge el Public Funding Observatory de la European University Association, entre 2008 y 2016 algunos pases de nuestro entorno intensificaron su gasto en universidades. La financiacin pblica de las universidades aument incluso por encima del PIB en pases tan distintos como Austria (+26% de incremento en trminos reales), Alemania (+36%), Dinamarca (+23%), Luxemburgo (+87%), Noruega (+25%), Polonia (+20%) y Portugal (+6%), y aument tambin, aunque por debajo del crecimiento del PIB, en Francia (+5%) y Suecia (+31%), mientras que en Espaa (-24%) cay an ms de lo que lo hizo el PIB.

En consecuencia, Espaa ha perdido posiciones en comparacin con el resto de pases de la UE y de la OCDE. En 2014 (ltimo ao del que se dispone de datos pblicos de toda la OCDE), Espaa destin a sus universidades el 1,77% del total de gasto pblico, frente al 2,43% de media de los pases de la UE y el 2,72% de los de la OCDE. Mientras en 2009 la estructura de ingresos de la enseanza terciaria indicaba que la proporcin de financiacin pblica en Espaa (79,1%) era superior a la media de los pases de la UE (75,8%) y de los de la OCDE (67,4%), cinco aos ms tarde haba cado ms de 10 puntos porcentuales, hasta el 68,5%, situndose por debajo no slo de la media de la UE (77,6%, haba subido casi 2 puntos) sino incluso por debajo de la de la OCDE (69,0%, haba subido ms de 1,5 puntos).

En relacin con el PIB, de los 34 pases de la OCDE Espaa (0,96%) es el 8 pas que menos financiacin pblica dedica a su enseanza terciaria (incluye la universitaria adems de los ciclos formativos de grado superior, lamentablemente, la OCDE no ofrece datos ms desagregados). De los 22 pases de la UE que tambin pertenecen a la OCDE, es el 6 que menos dedica. Cinco comunidades autnomas se sitan por debajo de todos los pases de la OCDE sin contar el caso excepcional de Luxemburgo (pese a que dedica grandes sumas a la enseanza terciaria y, en particular, a la universidad, stas resultan ser una proporcin inusualmente pequea de su altsimo PIB). Estas comunidades son Baleares, Navarra, Castilla-La Mancha, La Rioja y Catalua. Andaluca es la nica que supera las medias de la UE y la OCDE.

Como consecuencia, las universidades espaolas estn claramente infrafinanciadas en relacin con las de los pases de nuestro entorno. Concretamente, a paridad de poder adquisitivo, el gasto total por estudiante universitario en Espaa ha pasado de 14.191 dlares en 2009 a 13.468 en 2014, quedando as muy por debajo de la media de la OCDE (15.485 sin Luxemburgo, 16.189 incluyendo Luxemburgo) y de la UE22 (16.189 sin Luxemburgo, 16.674 con Luxemburgo).

En otros trminos: el gasto total en universidades en Espaa representa el 1,08% del PIB, y nos sita como el 6 pas de la OCDE (5, si excluimos Luxemburgo) que menos dedica. De nuevo, cinco comunidades autnomas se sitan por debajo de todos los pases de la OCDE (sin contar Luxemburgo): Baleares, Navarra, Castilla-La Mancha, La Rioja y el Pas Vasco. Slo la Comunidad Valenciana y Andaluca alcanzan la media de la UE22 (1,27% incluyendo Luxemburgo) y, de hecho, tambin la de la OCDE (1,37% con Luxemburgo).

Por qu debemos reaccionar

La baja prioridad presupuestaria otorgada a la enseanza superior en Espaa contrasta con la usual salmodia sobre la sociedad del conocimiento, puesta ltimamente un tanto en sordina, tal vez por su manifiesta contradiccin con la realidad de la pobreza, el paro y la precariedad laboral.

Las universidades pblicas han seguido trabajando y, en muchos casos, mejorando resultados. Ello es meritorio, pero tambin es, en cierto modo, un espejismo, porque algunos de los parmetros con que se valora la actividad universitaria (por ejemplo, el nmero de artculos publicados) son ms un reflejo del pasado reciente que del presente. Con una financiacin que se ha reducido, partiendo de valores ya insuficientes, no cabe esperar que nuestras universidades pblicas alcancen y se mantengan en altos niveles de calidad.

Los recortes, la imposibilidad de reponer el personal que se ha ido jubilando y las limitaciones en las estabilizaciones y promociones han implicado la precarizacin de las plantillas, a travs de contratos temporales y a tiempo parcial, y el desaliento del personal ante la falta de expectativas (desaliento que se manifiesta, por ejemplo, en un incremento de jubilaciones voluntarias). A medio plazo, la consecuencia ms grave es la prdida para la universidad pblica de jvenes con capacidad y motivacin para la docencia y la investigacin que, desde hace ya casi 10 aos, las universidades no han podido retener. La docencia universitaria y la investigacin en Espaa se resentirn sin duda de esta carencia si no se produce, de forma inmediata, una rectificacin radical de las polticas actuales.

Las matrculas universitarias han pasado de ser relativamente baratas a situarse entre las ms caras de la UE. El precio de un curso en Espaa (1.412 de media) es, en muchas comunidades autnomas, similar e incluso superior al salario medio en Espaa, que en 2016 fue de 1.878,1 euros brutos al mes. Esto dificulta el acceso a la universidad pblica, castiga las economas familiares y, de paso, favorece la competitividad de las universidades privadas. Se tiende as a ahondar las diferencias en el acceso a la universidad, en la que los colectivos menos favorecidos econmicamente ya estn infrarrepresentados, con la prdida que ello supone de lo que podran aportar a la sociedad muchas personas capacitadas.

A diferencia de otras crisis, las medidas adoptadas en el marco de esta ltima han inducido cambios que no parecen reversibles a corto plazo. Nuestras universidades pblicas se encuentran infrafinanciadas. Tanto la reduccin de la financiacin pblica como el incremento de los precios de matrcula han sido substanciales, produciendo un cambio en la estructura de los ingresos de las universidades pblicas espaolas. Todo ello, claro est, no es bueno para el estudiantado ni para el personal de la universidad. Pero, sobre todo, no es bueno para la sociedad espaola y su futuro, porque un pas que quiera ser avanzado cultural, social y econmicamente necesita una universidad de calidad, de cuya docencia pueda beneficiarse quien tenga la capacidad y la motivacin para hacerlo y cuya investigacin contribuya al aumento de la productividad, el bienestar y la sostenibilidad.

No hay sntomas de que las formaciones polticas con posibilidades de gobernar tengan intenciones de corregir esta situacin. Y el conjunto de la sociedad no parece haber tomado todava conciencia de sus graves consecuencias. As las cosas, recae sobre la propia comunidad universitaria, sus rectoras y rectores, los sindicatos que representan a su personal y las asociaciones y delegaciones estudiantiles la responsabilidad de movilizarse para enderezarla.

La autora agradece a Albert Corominas su paciencia y sus sugerencias durante la elaboracin de este artculo y le exime de cualquier error que pueda contener.

Vera Sacristn es profesora de matemtica aplicada de la UPC y miembro del Observatorio del Sistema Universitario. Colabora habitualmente en SinPermiso, particularmente en temas de poltica universitaria.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/la-exigua-desigual-y-menguante-financiacion-de-la-universidad-publica-espanola-2009-2015



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter