Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2018

[Crnicas sabatinas] Contra la creencia de que el Estado (Generalitat) y Catalua soy yo (Puigdemont) y mi gente
La olla secesionista hierve pero no estallar por el momento

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para el doctor Jock McCulloch , ilustre historiador del drama-tragedia del asbesto. In memoriam et ad honorem

Para Mercedes Iglesias Serrano, que se alegr lo indecible al conocer la reflexin de su admirado Ken Loach.


 Lo que es problemtico que se genere es nacionalismo y lo que genera ms nacionalismo es el nacionalismo contrario. La generacin de nacionalismo cataln ya est a tope, lo que se viene produciendo en esta ltima fase del proceso es un a intensa generacin de nacionalismo espaol. Otra cosa es la defensa de la identidad espaola y de la identidad catalana; no creo que haya ninguna superioridad en ninguna de ellas y no hagamos trampas con la historia porque vamos a encontrar barbaridades hechas en nombre de ambas (por sus nacionalismos respectivos). Y en la misma lnea, si aceptamos que existe un catalanismo no nacionalista -y yo acepto que ha existido y sobrevive; es un catalanismo que se ha expresado polticamente en trminos federales-, por qu ese empeo en negar un espaolismo no nacionalista? Espaolismo democrtico no nacionalista era el de Negrn, el de Azaa o el del Frente Popular en guerra, y solo el complejo de inferioridad de la izquierda ante los nacionalismos -el choque de los nacionalismo s -, impide reivindicar plenamente ese espaolismo democrtico -el equivalente al republicanismo francs, no en sentido restrictivo institucional- y permite que la defensa del espaolismo quede en manos de la derecha y de los nacionalistas de su bando.

Jos Luis Martn Ramos (2018)


El hndicap para una estrategia nacional-integradora y social-progresista es que el proceso de confrontacin nacional de los dos polos dominantes subordina lo social, favorece la hegemona de ambas derechas y el continuismo neoliberal y regresivo y perjudica la agenda social real y la convivencia inter-identitaria. O sea, para activar y dar credibilidad a una opcin democrtica y popular es necesario combinar el giro social en confrontacin con los poderosos con la tercera opcin en la pertenencia nacional: superacin de la brecha identitaria, profundizacin del autogobierno y resolucin democrtica y pactada del conflicto nacional, irresoluble por la imposicin autoritaria o la unilateralidad. Y con mayor apoyo cvico y democrtico, contrapesar los dficits de poder econmico e institucional respecto de los otros dos bloques de poder.

Antonio Antn (2018)

 

Me resulta difcil ver el programa social en los independentistas La verdad es que no lo veo claro. Yo creo que la clase trabajadora de una regin, nacin, una zona, o como quiera llamarse, tiene unos intereses iguales que en otras zonas de la Pennsula Ibrica, o de Europa, que no son otros que tener una vivienda, un sueldo digno, salud, una pensin, escuelas y seguridad.

Ken Loach (2018)

 

Si no tienen mucho tiempo o estn cansados de tanto artculo (y de tanta sabatina), lean cinco o seis veces la cita de Ken Loach (que dijo ms cosas ciertamente) y tal vez sea suficiente por hoy. Les parece? Al or a Loach, me vino a la memoria unos versos de Antonio Gamoneda muy citados por Francisco Fernndez Buey: Una pas slo no es una patria,/ una patria es, amigos, un pas con justicia (el autor los elimin en la versin de 2003 del poema -Ferrocarril de Matallana- de 1960. Pueden verse sus razones en: https://farogamoneda.wordpress.com/2017/11/11/y-una-patria-es-amigos-un-pais-con-justicia-gamoneda/)

Ya us, no lo he olvidado, la cita del historiador Jos Luis Martn Ramos la semana pasada. Repito. Conviene repetir lo esencial, lo ms importante, especialmente cuando las izquierdas espaolas (y catalanas) no prestan suficiente atencin.

La cita de Antonio Antn navega por las mismas aguas que la del profesor de la UAB. Eso s: cmo se consigue, como conseguimos la superacin de la brecha identitaria y la profundizacin del autogobierno y resolucin democrtica y pactada de lo que el autor llama conflicto nacional? No es fcil responder tal como estn las cosas y tal como parece que estarn en un futuro prximo . La pulsin nacionalista-idenditaria no cesa ni piensa cesar. Pensar lo contrario, por ahora, es soar y el sueo de la razn ya sabemos lo que suele producir. Para algunos, que no son pocos, el dilema parece ser: la secesin (el Ser) o la nada (y el vaco existencial) Cmo intervenir en esas condiciones con temperanza y resultados ? Pues ni idea la verdad, ms all de sealar que urge generar cultura federalista, aqu y en cualquier otro rincn de Espaa, y que todos debe ra mos ponernos en ello y en construir un proyecto renovado e ilusionante de pas.

La tercera cita, vuelvo a ella, vale su peso en perspectiva y posicin de izquierdas. La pregunta: y cmo es que el camarada Ken no consigue que sus amigos espaoles trotskistas tomen nota de su sensatez, de su elementalidad enrojecida? Qu duda hay de que esa es la perspectiva, nuestra ms bsica concepcin del mundo concretada ? Dnde est la duda? Gracias maestro.

El tema de la semana: el secesionismo y sus partidos arden (no por las prdidas). La lucha por el poder contina casi a la vista y la olla puede hervir controladamente. La unidad secesionistas de pas estn por encima de pequeas o grandes diferencias.

Unas observaciones breves. El tema es conocido y sabido:

1. Puigdemont no asisti el pasado martes, el da de la aplazada sesin de investidura en el Parlamento cataln, al acto con los nacionalistas flamencos. Comn s; fue all donde le pillaron las imgenes de los mviles.

Recordamos qu tipo de nacionalistas son esos flamencos nacionalistas? Una nota sobre ellos: "Aunque el N-VA no se define como un partido xenfobo, el secretario de Estado de Migracin y Asilo, Theo Francken, ha sido objeto de duras crticas y acusaciones de xenofobia por comentarios impropios en redes sociales y su mano dura contra los refugiados. Nada ms llegar al Gobierno, Francken asisti a un homenaje a Bob Maes, un conocido colaborador nazi. Esto le vale al nuevo Gobierno federal una primera controversia. Ms recientemente habl de limpiar las calles de Blgica de extranjeros, por lo que fue dejado en evidencia por el propio primer ministro, Charles Michel".

2. Conviene recordarlo: el partido ganador de las elecciones en Catalua el 21D fue Ciudadanos. Ni Junts per Catalunya! (menudo nombrecito!) ni ERC. Y recordemos: muchos votantes del partido de Arrimadas no tienen nada que ver con ideologas neoliberales ni con nacionalismos espaoles. Votaron lo que votaron para defenderse del nacionalismo hegemnico hoy en Catalua y para tocarles el moo.

3. La salida protegida del Parlamento de los diputados de Ciudadanos el pasado martes 30 de enero, a los gritos de fascistas! y botiflers!, dice mucho de la revol ta dels somriures, la revolucin de las sonrisas, de la que nos hablaron mil veces y una ms. A los diputados de Ciudadanos les dedicaron este hermoso lema: Fuera la chusma del Parlament. Y las crticas y descalificaciones, esta vez se hicieron extensivas a Xavier Domnech de los Comunes (e incluso a Sergi Sabri, el portavoz de ERC) . Tomaron nota?

4. Por si fuera necesario (sin serlo): I) .Puigdemont fue candidato de una formacin poltica: Junts per Catalunya. Las otras formaciones tenan otros candidatos. ERC, por ejemplo, tena el suyo, Oriol Junqueras. Tambin la CUP. II) Junts per Catalunya perdi las elecciones. Le separaron muchos miles de votos del partido vencedor. III) El presidente de la Generalitat lo escoge el Parlamento entre los diputados, no los ciudadanos directamente. No existen elecciones a la presidencia de l Generalitat de Catalua. IV) En las elecciones del 27S, Artur Mas fue el cuarto de la candidatura Junts pel S (al 3%). Era, decan, el candidato escondido pero evidente . Dio un paso al lado y sali elegido Puigdemont que en absoluto era candidato a la presidencia de la Generalitat (l mismo Puigdemont movi ficha para que fuera elegido alcalde/ desa de Gerona alguien que tampoco estaba destinado para ello ) . V) Alguien seal que la eleccin final de Puigdemont era una estafa impuesta por agentes exteriores? Si fue as entonces, por qu no puede obrarse ahora de forma similar?

5. Recuerdo innecesario: el secesionismo tiene mayora en el Parlamento cataln pero no tiene mayora de voto. No habla, no puede hablar, en nombre del pueblo cataln. No es cierto que el pueblo cataln quiera la independencia, la secesin o la destruccin de Espaa.

6 . De los mensajes: 1. "El plan de Moncloa triunfa. Solo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la crcel porque si no, el ridculo histrico, es histrico". 2. No s lo que me queda de vida (espero que mucha!), pero la dedicar a poner en orden estos dos aos y a proteger mi reputacin. Me han hecho mucho dao con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo comn. Esto ahora ha caducado y me tocar dedicar mi vida a la defensa propia. Ridculo histrico, proteger mi reputacin, dedicar la vida a la defensa propia Son palabras de Puigdemont (que por cierto se ha cambiado de casa y no se ha cortado un pelo en el cambio. De dnde sacan tanta pasta? Quines les financian?).

7. Buenas noticias, aleluya! Los secesionistas se pelean en Catalunya Rdio, mircoles 31 de enero, 11:30: https://politica.e-noticies.cat/el-sobiranisme-es-baralla-davant-els-microfons-de-catalunya-radio-115435.html. Por ah, por ah aunque su unidad nacional-patritica, lo tienen muy claro por el momento, est siempre en el puesto de mando y en posicin central.

8. Rizan el rizo: Junqueras plantea combinar una presidencia de la Generalitat simblica con otra efectiva. El ex vicepresidente rechaza unas nuevas elecciones y dice que una presidencia desde Blgica o desde la crcel tiene las mismas dificultades. https://elpais.com/ccaa/2018/02/01/catalunya/1517480987_093621.html. Buscan salidas, parece que el principio de realidad se impone y que hablan de una legislatura larga. Sea como fuere, cmo se mantendrn crematsticamente esas presidencia simblicas y sus colaboradores? Y, desde luego, su lucha secesionista no desfallecer. Muchos piensan a medio y largo plazo. La batalla contina. La lucha contra los nacionalismos debe continuar.

Y eso s, mientras el secesionismo y sus partidarios (y tambin nosotros, los otros , yo mismo soy un ejemplo) sigue n y siguen y protagoniza n titulares, artculos, espacios televisivos y sabatinas incluso, nos olvidamos de otros temas y se van escondiendo bajo las alfombras asuntos como las siguientes (hay ms ejemplos desde luego ) :

1. Los trabajadores catalanes, segn un estudio de CCOO, hicieron en 2017 unas 35 millones de horas extraordinarias. El 40% sin remuneracin o compensacin en tiempo. Ese tiempo extra de trabajo, de no realizarse en esas condiciones, permitira la creacin de unos 18 mil puestos de trabajo.

2. Una informacin de Alfonso L. Congostrina: Los ncleos de barracas vuelven a crecer en Barcelona https://elpais.com/ccaa/2018/01/28/catalunya/1517166429_174670.html.

Los ltimos datos del Ayuntamiento, de octubre de 2017, contabilizan 71 asentamientos en los que malviven 443 personas. Son diez ncleos de barracas ms que en 2016, con unas 30 personas ms. Una mujer de mediana edad limpia a mano cada da ropa en un barreo y la cuelga al sol mientras miles de coches pasan a sus pies por la Ronda Litoral. Hace unas semanas construyeron chabolas dentro del puente. Han ganado algo de intimidad. Los integrantes de este asentamiento son de pocas palabras. La mujer explica en un castellano con acento del Este: No tenemos nada.

Otro frente son las personas sin hogar que tambin viven en la calle pero no llegan a construir chabolas. El nmero de sin techo se mantiene constante en cerca de 3.000 desde hace aos en la ciudad de los prodigios. Un ejemplo. Juan (nombre ficticio, no quiere dar pistas sobre su identidad). Asegura que lleva 15 aos viviendo en la calle mientras se deja los ojos solucionando la sopa de letras de una revista que ha rescatado de algn contenedor. Llevo encima todo lo que tengo, dice y seala un carrito colapsado de trastos. Junto a l, sus tres perros. Este tiene 12 aos. Me ha acompaado mucho todo este tiempo, acaricia a un chucho de bigotes canosos... Junto a l, otros indigentes que guardan sus propiedades en carritos. Cmo se sobrevive en la calle? Vamos tirando, con un poco de chatarra siempre consigues cuatro pesetas, se esperanza un compaero de Juan.

3. La informacin es de Enrique Mller: Los fabricantes de coches alemanes, acusados de pagar experimentos con humanos y monos. Volkswagen, BMW y Daimler financiaron ensayos para demostrar que las emisiones de los gases de sus motores no eran dainas. El Gobierno alemn -se lo creen, nos lo creemos?- tacha de "repugnantes" esas prcticas empresariales (no hay precedentes?, cmo han obrado en otros momentos?). https://elpais.com/economia/2018/01/29/actualidad/1517237965_024764.html.

No vamos a hacer nada? Esta ciudad de la rosa de fuego no va a organizar una campaa contra Volkswagen, BMW y Daimler, las tres marcas de automviles ms emblemticas de Alemania? Alguien habl de un capitalismo germnico con rostro y prcticas humanas?

4. Sobre las privatizaciones de l dueto Mas y Mas-Colell. De Oriol Sol Altamira: El Supremo decide a partir de este martes si tumba la mayor privatizacin de la historia de la Generalitat http://www.eldiario.es/catalunya/politica/Supremo-decide-partir-privatizacion-Artur_0_734577263.html. El TSJC anul todo el procedimiento de la Generalitat en 2012 para adjudicar Aiges Ter-Llobregat a Acciona por vulnerar los principios de la contratacin pblica. Lo recordamos? No eran el mejor gobierno de tcnicos y expertos y de fa nticos neoliberales? Vamos a seguir con la cansina historia de que el seor catedrtico Mas-Colell es de lo mejor de lo mejor? Aiges Ter-Llobregat es la empresa pblica que presta el servicio de abastecimiento de agua "en alta" (desde las cuencas de los ros hasta los depsitos municipales) a Barcelona y su rea metropolitana. Abastece a unos 4,5 millones de personas.

Los ejemplos, como deca, se amontonan. Cambio de tercio.

A fines de diciembre de 1922, ya invlido, Vladimir Lenin (L.) dict desde la cama una carta al XIII Congreso del PCUS. Se considera su testamento poltico (Lenin, 31.XII.22, Taquigrafiado por M. V. http://www.elviejotopo.com/topoexpress/). Inclua en esta carta unas notas sobre el tema de las nacionalidades. Es un texto importante, esencial, sagrado (es broma, es broma!) para los defensores del derecho de autodeterminacin de .Cat. Veamos de qu va; unas breves observaciones:

En mis obras acerca del problema nacional, seala L., he escrito ya que el planteamiento abstracto del problema del nacionalismo en general no sirve para nada. Vale, de acuerdo, no vale. Concrecin. Es necesario distinguir entre el nacionalismo de la nacin opresora y el nacionalismo de la nacin oprimida, entre el nacionalismo de la nacin grande y el nacionalismo de la nacin pequea. Conviene hacerlo, claro est, en todo caso si existe tal distincin. Catalua es a da de hoy una nacin oprimida? En qu? Por quin?

Con relacin al segundo nacionalismo, nosotros, L. de nuevo, los integrantes de una nacin grande, casi siempre somos culpables en el terreno prctico histrico de infinitos actos de violencia; e incluso ms todava: sin darnos cuenta, cometemos infinito nmero de actos de violencia y ofensas. Acto de violencia si los hubiere. En el caso de Catalua fue el franquismo? Vale, de acuerdo tambin. Pero, el franquismo no persigui y oprimi a todos los ciudadanos, tambin a los ciudadanos de la nacin grande?

L. pone un ejemplo de esa opresin: No tengo ms que evocar mis recuerdos de cmo en las regiones del Volga tratan despectivamente a los no rusos, de cmo la nica manera de llamar a los polacos es polichishka, de que para burlarse de los trtaros siempre los llaman prncipes, al ucraniano lo llaman jojol, y al georgiano y a los dems naturales del Cucaso los llaman hombres del Cpcaso. Aqu se dio llamar a los catalanes, polacos por ejemplo Se sigue usando ese termino en la actualidad? Por parte de quin? Cuntos? Por el 1 por 100.000 de la poblacin espaola?

Por lo dems, y mirndose el propio ombligo, aqu en .Cat, en mbitos secesionistas, se sigue hablando, en ocasiones y no por todos, de xarnegos, murcianos y botiflers (e incluso de espaoles de merda fosca). La mayora de esos xarnegos son, somos, gente trabajadora de orgenes campesinos-obreros.

Por eso, de nuevo L., el internacionalismo por parte de la nacin opresora, o de la llamada nacin grande (aunque slo sea grande por sus violencias, slo sea grande como lo es un esbirro) no debe reducirse a observar la igualdad formal de las naciones, sino tambin a observar una desigualdad que de parte de la nacin opresora, de la nacin grande, compense la desigualdad que prcticamente se produce en la vida. Quien no haya comprendido esto, concluye el autor de El Estado y la revolucin, no ha comprendido la posicin verdaderamente proletaria frente al problema nacional; en el fondo sigue manteniendo el punto de vista pequeoburgus, y por ello no puede por menos de deslizarse a cada instante al punto de vista burgus. Tal vez sea as, bien visto. Es aplicable lo sealado al caso de Catalua. Recordemos la concrecin leninista, y el conjunto de Espaa? Desigualdad que se produce en la vida? Aqu, en .Cat, por parte de Espaa? Por lo dems, obsrvese, L. no niega la importancia de la igualdad formal de las naciones sino que aade consideraciones complementarias.

Qu es importante para el proletario, para los trabajadores se pregunta L. a continuacin. Su respuesta: Para el proletario es no slo importante, sino una necesidad esencial, gozar, en la lucha proletaria de clase, del mximo de confianza por parte de los componentes de otras nacionalidades. Vale, tomamos nota, aunque lo podamos formular en otros trminos. Qu hace falta para eso vuelve a preguntarse. Para eso hace falta algo ms que la igualdad formal. Para eso hace falta compensar de una manera o de otra, con su trato o con sus concesiones a las otras nacionalidades, la desconfianza, el recelo, las ofensas que en el pasado histrico les produjo el gobierno de la nacin dominante. De acuerdo tambin si hubo tales ofensas y no hay relatos ficcionales interesados.. Cuando L. se expresa en esos trminos, est pensando en una situacin similar a la que se ha dado a lo largo de estos ltimos 35 aos en Catalua o est pensando en situaciones de opresin o de dominio nacional-imperial muy distintos, que nadie tienen que ver con lo aqu vivido?

L. crea que no hacan falta ms explicaciones ni entrar en ms detalles tratndose de bolcheviques, de comunistas. Crea que en este caso, con relacin a la nacin georgiana, de esa situacin est hablando, tenemos un ejemplo tpico de cmo la actitud verdaderamente proletaria exige de nuestra parte extremada cautela, delicadeza y transigencia. El georgiano que desdea este aspecto del problema, que lanza desdeosamente acusaciones de social-nacionalismo (cuando l mismo es no slo un social-nacional autntico y verdadero, sino un basto esbirro ruso), ese georgiano lastima, en esencia, los intereses de la solidaridad proletaria de clase. Tiene de nuevo razn el revolucionario sovitico si se desdea ese aspecto del problema y se lanzan acusaciones infundadas. Ciertamente nada retarda tanto el desarrollo y la consolidacin de esta solidaridad como la injusticia en el terreno nacional, y para nada son tan sensibles los ofendidos componentes de una nacionalidad como para el sentimiento de la igualdad y el menoscabo de esa igualdad por sus camaradas proletarios, aunque lo hagan por negligencia, aunque la cosa parezca una broma. La duda: alguien aqu, en Catalua, abona cualquier trayectoria que ataque, que menosprecia esa igualdad a la que hace referencia Lenin en su reflexin? Que hay que hermanarnos, aproximarnos y conocernos ms? De acuerdo.

Por eso en este caso, prosigue el autor del Qu hacer, es preferible exagerar en cuanto a las concesiones y a la suavidad para con las minoras nacionales, que pecar por defecto. Por eso, aade, "el inters vital de la solidaridad proletaria, y por consiguiente de la lucha proletaria de clase, requiere que jams miremos formalmente el problema nacional, sino que siempre tomemos en consideracin la diferencia obligatoria en la actitud del proletario de la nacin oprimida (o pequea) hacia la nacin opresora (o grande). Puede admitirse esa diferencia cuando se hable realmente de naciones oprimidas. Remarco: tomemos en consideracin la diferencia obligatoria en la actitud del proletario de la nacin oprimida hacia la nacin opresora! Si suponemos, pero no admitimos, que .Cat es una nacin oprimida, sin serlo, cul es la actitud de los trabajadores de Catalua respecto a Espaa? Estn por la ruptura, por el alejamiento, por el nuevo muro, por la desafeccin?

Qu medidas prcticas se deben tomar en esta situacin, en el caso georgiano, que es el que comenta. Las siguientes: Primera, hay que mantener y fortalecer la unin de las repblicas socialistas; sobre esto no puede haber duda. Lo necesitamos nosotros lo mismo que lo necesita el proletariado comunista mundial para luchar contra la burguesa mundial y para defenderse de sus intrigas. Conviene destacarlo mil veces: mantener y fortalecer la unin de repblicas.

La segunda remite a la situacin del aparato de Estado sovitico. La tercera -hay que castigar ejemplarmente al camarada Ordzhonikidze (digo esto con gran sentimiento, porque somos amigos y trabaj con l en el extranjero, en la emigracin)..- es relativa a la situacin georgiana.

La cuarta: hay que implantar las normas ms severas acerca del empleo del idioma nacional en las repblicas de otras nacionalidades que forman parte de nuestra Unin, y comprobar su cumplimiento con particular celo. No hay duda que, con el pretexto de unidad del servicio ferroviario, con el pretexto de la unidad fiscal, etc., tal como ahora es nuestro aparato, se deslizar un sinnmero de abusos de carcter ruso puro. Ms incluso: Para combatir esos abusos se necesita un especial espritu de inventiva, sin hablar ya de la particular sinceridad de quienes se encarguen de hacerlo. Har falta un cdigo detallado, que slo tendr alguna perfeccin en caso de que lo redacten personas de la nacionalidad en cuestin y que vivan en su repblica.... Ciertamente: con espritu de inventiva, contra cualquier abuso y sin quitar presencia alguna a lengua alguna. Alguien sostiene lo contrario?

Algo ms adelante seala L: Una cosa es la necesidad de agruparse contra los imperialistas de Occidente, que defienden el mundo capitalista. En este caso no puede haber dudas, y huelga decir que apruebo incondicionalmente estas medidas. Vale agrupacin, unin. Otra cosa es cuando nosotros mismos caemos, aunque sea en pequeeces, en actitudes imperialistas hacia nacionalidades oprimidas, quebrantando con ello por completo toda nuestra sinceridad de principios, toda la defensa que, con arreglo a los principios, hacemos de la lucha contra el imperialismo. Por supuesto, toda actitud imperial o de dominio es criticable, inadmisible. El maana de la historia universal, concluye, ser el da en que se despierten definitivamente los pueblos oprimidos por el imperialismo, que ya han abierto los ojos, y en que empiece la larga y dura batalla final por su emancipacin.

Pueblos contra el imperialismo, no pueblos contra otros pueblos. Ni divisiones ni separaciones. Nada que ver con la situacin que vivimos en .Cat

Las recomendaciones de la semana. Una breve seleccin:

1. Para liarla ms un poco ms, otra de las ideas geniales del mundo secesionista: Boicot a los productos de fuera de Catalua y a las empresas que se fueron. Hay que hacer una campaa de no comprar el fresn de Huelva, as les devolvemos su 'a por ellos o, o'", es solo uno de los mensajes que circulan por internet. https://www.elconfidencial.com/espana/cataluna/2018-01-27/boicot-campana-contra-productos-espanoles-empresas-salieron-cataluna_1512243/

2. Un artculo que, en mi opinin, toca mucha realidad (y conviene transitar por ella): de Alberto Garzn: Por qu las clases populares no votan a la izquierda y qu hacer para corregirlo. Cmo es posible que los estratos sociales ms bajos, las clases populares e incluso la clase obrera tradicional, est optando por polticas de derechas como solucin a sus problemas? https://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2018-01-27/por-que-las-clases-populares-no-votan-a-la-izquierda-y-que-hacer-para-corregirlo_1512294/. Una de sus reflexiones:

Lo primero que cabe advertir es que este no es un fenmeno que se circunscriba solo a nuestro pas. En el ao 2016 el politlogo Luis Ramiro public un estudio sobre la izquierda radical europea en el que se pona de relieve que no existe una relacin directa entre pertenecer a un estrato social desfavorecido y votar a un partido radical de izquierdas. O, dicho claramente, que los partidos de la izquierda radical europea dicen representar a las clases populares pero e stas no se sienten representadas. Este estudio, y muchos otros, han demostrado que el votante medio de la izquierda radical europea no tiene nada que ver con el perfil del votante tpico de los partidos de extrema derecha que estn ganando peso en Europa y Estados Unidos. Como hemos explorado en otro lugar, el perfil de ese votante es el de una persona desempleada, poco cualificada, muy expuesta a la competencia econmica internacional y con sentimientos nacionalistas que se realzan como una forma de proteccin ante esa situacin general de vulnerabilidad. El problema general, por lo tanto, es que la izquierda no est siendo capaz de atraer a las personas ms afectadas por la crisis y por la globalizacin neoliberal, y ese lugar lo estn ocupando los partidos de derechascuyos proyectos, adems, tienen en muchos casos un espritu reaccionario, racista y antidemcrata.

Sus palabras de cierre:

En la actualidad, cuando nuestro pas y toda Europa ha iniciado una tendencia hacia las condiciones laborales del siglo XIX, conviene tener muy presente estas enseanzas. Y recordar, sobre todo, que la funcin esencial de una organizacin poltica es convertirse en una sociedad alternativa, algo que se consigue siendo parte del tejido social y no solo tratando de representarlo. Si somos inteligentes en la izquierda europea, comprenderemos que la mejor manera de combatir a la extrema derecha, de ganar las elecciones y de poner en marcha un nuevo proyecto de pas es precisamente a travs del despliegue prctico y material de nuestra organizacin en todos los espacios de socializacin. Y quizs todo empiece por preguntarnos si realmente nuestro objetivo es representar a las clases populares o ser las clases populares

3. Una aproximacin de Jos Antonio Zarzalejos, sbado 27 de enero, donde demuestra que es un hombre agudo y ledo, aunque sea de centro, de centro derecha o centro de izquierda muy moderada. https://blogs.elconfidencial.com/espana/notebook/2018-01-27/quiere-ser-president-unas-horas-unos-dias-y-luego-dejarlo_1512211/

4. De Gregorio Morn, En el oasis y con sus camellos https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/sabatinas-intempestivas-gregorio-moran/oasis-camellos_116789_102.html. Una de sus observaciones (vale la pena, no se la salten por favor, tal vez no lo recuerden)

Pero en 1976 an pareca posible un periodismo digno, avalado, aunque con muchas reticencias, por unas empresas que se dedicaban a eso, fundamentalmente a eso. Y en nuestra modesta estatura provinciana, con el miedo an en el cuerpo, se poda atender a unos lectores vidos de informaciones sin manipular en exceso. Me desternillo de risa cuando escucho a esas clases medias bendecidas por el erario de la Generalitat, o a sus hijos, haciendo de guardianes de la contrarrevolucin parental, gritar "prensa espaola, manipuladora!". Pacficamente, por supuesto, slo rompindote la cara o los cristales. Saben estos guardias blancos que el presidente Pujol, el primer corruptor de mayores de la comunidad del oasis, enviaba a los diarios -catalanes, por supuesto- sus entrevistas con las preguntas y las respuestas que l se haba hecho, incluyendo el da que deban ser publicadas en primera, a ser menester despus de asistir a misa dominical, para que sirviera como una prolongacin del sermn mesinico? Empezaban aquellos interminables aos en los que de tica y moral slo tena derecho a hablar l y su infausta familia.

5. De un ciudadano al que tenemos que agradecerle muchas cosas: Carlos Jimnez Villarejo, Puigdemont no ser 'president' https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/puigdemont-no-president_116783_102.html. Lleva fecha de 27 de enero de 2018. Uno de sus comentarios:

Por otra parte, no es la primera vez que presidentes u otros cargos pblicos electos han sido sometidos a la actuacin de los tribunales penales. Varios casos lo acreditan. Berlusconi, diputado o senador desde 1994 a 2013, estuvo bajo la jurisdiccin penal en cuatro procesos hasta que en 2013 fue expulsado del Senado por una condena por fraude fiscal. En Espaa, hay numerosos ejemplos: Maria Antnia Munar y Jaume Matas, en Baleares; Ignacio Gnzalez y Francisco Granados, en Madrid; Chaves y Grin, en Andaluca. Y en Catalua, Xavier Crespo, de CiU, y Daniel Fernndez, del PSC, ya condenados y Oriol Pujol, pendiente de juicio oral. Ninguno de ellos ha invocado su condicin de electo, porque, en efecto, es absolutamente irrelevante para responder, incluso en la fase indiciaria, de los delitos que se le atribuyen. Mxime si, como ocurre con Puigdemont, "se encuentra prfugo de la justicia tras su furtiva salida de nuestro pas" (Auto del TS de 22/1/2018). Y, en consecuencia, pendiente de su inmediata privacin de libertad. Resulta igualmente tan turbador como grotesco que pretenda una supuesta investidura desde su actual residencia en Bruselas. Por cierto: con qu fondos estn mantenindose all el expresident y los cuatro exconsellers? Prfugos que, es de esperar, un da respondern econmicamente de esa tan injusta como cmoda estancia. Al igual que lo ha hecho el dimitido Artur Mas.

6. Sobre Puigdemont y el uso de la palabra Gerona para hablar de la ciudad del Ter. De cuando era alcalde de la ciudad. Una ancdota ms que significativa: Javier Cercas, Franco, Franco, Franco. https://elpais.com/elpais/2018/01/22/eps/1516640732_716772.html. Las palabras de cierre:

Eso fue todo: esa es la mnima ancdota. La verdad es que, cuando ocurri, no me inquiet en absoluto, es posible incluso que el argumento de mi anfitrin me pareciera una simptica excentricidad; pero ahora, cuando todo ha cambiado tanto en Catalua y Puigdemont es quien es y su forma de ver el mundo y de razonar parece haberse generalizado, ya no puedo pensar de la misma manera. En Qu est pasando en Catalua escribe Eduardo Mendoza que en los ltimos tiempos, especialmente en Catalua, la figura de Franco y su dictadura se sacan en procesin para justificar actuaciones o invalidar las del contrario y que Franco se ha convertido en un referente al que se puede atribuir todo o casi todo cuanto sucede y cuya invocacin justifica ideas, sentimientos y acciones. Es decir, Franco es una excusa perfecta para no pensar, o, si se prefiere, para pensar sin la ms mnima lgica: para pensar, por ejemplo, que una injusticia histrica se puede corregir fomentando un disparate lingstico. La pregunta es qu ocurre en una sociedad en que se vuelve comn y corriente un tipo de pensamiento que prescinde del vnculo con lo racional, o en el que tal vnculo se vuelve secundario o anecdtico. Y la respuesta es, me temo, que en ese lugar no existe el menor motivo para el optimismo.

7. La Guardia Civil debe haber calculado mal en esta ocasin: Oriol Sol Altimira: La Guardia Civil cifra en un milln de euros las comisiones que cobr Convergncia entre 2008 y 2013. "Existe otro tipo de pagos vinculados a las adjudicaciones como entradas a partidos de futbol, viajes, alojamientos de hotel y caceras", aade el informe de la Guardia Civil. http://www.eldiario.es/catalunya/politica/Guardia-Civil-calcula-Convergencia-comisiones_0_734576755.html. El tema conocido:

El 3% persigue a Convergncia. Tras la sentencia del caso Palau, que prob por primera vez que el partido nacionalista cobr comisiones a cambio de obra pblica del ltimo gobierno de Jordi Pujol, un informe de la Guardia Civil aportado al juez de El Vendrell que investiga la financiacin ilegal de CDC descubre nuevas mordidas en tiempos ms recientes. En concreto, de 1,04 millones de euros, cobrados presuntamente entre 2008 y 2013 ya con Artur Mas en la presidencia del partido y de la Generalitat a cambio de 24 obras pblicas.

Por la misma senda, lo que ustedes ya se imaginaban, lo que es de dominio pblico desde hace dcadas, el latrocinio ininterrumpido .Cat: Marta Clar, La corrupcin en Convergncia i Uni, un verdadero saco sin fondo. Las investigaciones por el 3% continan. El caso Palau no es ms que la punta del iceberg. Cada da siguen apareciendo nuevos casos de corrupcin que salpican al conjunto de los partidos del rgimen y como no poda ser de otro modo, tambin a la antigua CDC. http://www.izquierdadiario.es/La-corrupcion-en-Convergencia-i-Unio-un-verdadero-saco-sin-fondo?id_rubrique=2653. Una de sus consideraciones:

Los ltimos datos que presentan las investigaciones es que la financiacin irregular no se limit a los diez aos comprendidos entre 1999 y 2009, sino que funcion hasta hace muy poco entrando ya en la etapa de gobierno de Artur Mas (Sorpresa!). S, el mismo al que las penas le parecan excesivas... por qu ser? Segn las ltimas informaciones entre 2008 y 2013, las mordidas ascendieron hasta ms de un milln de euros. Entre esos aos distintas empresas realizaron ostentosas donaciones a fundaciones relacionadas con el partido entre las que se encuentran Fundaci Frum de Barcelona, CatDem y Fundaci Privada mnium. Adems de otros sobornos para los principales representantes del partido. Es el caso de Rosell, antiguo director de Infrastructures.cat, que fue invitado en varias ocasiones por la empresa Oproler al palco del S.Bernabeu para ver partidos de ftbol. Evidentemente esta empresa despus gan varias adjudicaciones, como no poda ser de otra forma. Este mecanismo se repeta continuamente y en la larga lista de polticos que hacan negocio con las adjudicaciones de obras pblicas encontramos mltiples cargos del partido, ya fuese de la Generalitat como del Ayuntamiento, incluyendo el periodo en el que estaba presidido por el convergente Xavier Trias.

8. De Pau Luque: Figurar en la historia. El Pas-Catalua, 1 de febrero de 2018, p. 2. Sin negar ni rechazar ideas y argumentaciones del autor, no estoy seguro que Puigdemont est comprometido con una causa como no lo est nadie ahora mismo en Europa: su causa es l mismo. En todo caso, sea o no el nico caso en la Europa actual, parece que la cosa va por ah. As se infiere de unos de los mensajes del pasado martes:

No s lo que me queda de vida (espero que mucha!), pero la dedicar a poner en orden estos dos aos y a proteger mi reputacin. Me han hecho mucho dao con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo comn. Esto ahora ha caducado y me tocar dedicar mi vida a la defensa propia.

9. Sobre sistemas y leyes electorales: Alberto Penads, Mal de muchos. El Pas, 1 de febrero de 2018, p. 14.

10. En El Viejo Topo de febrero (n. 361) dos artculos de inters: Jos M. Roca, La izquierda y la autodeterminacin, y Martn Alonso, Nacionalismo, democracia y educacin, pp. 4-11 y 12-19 respectivamente.

11. Noticia financiera de inters: La Cooperativa Catalana de Serveis Financers, conocida como Caixa Catalana, se ha dirigido a sus socios para anunciarles que est a punto de subir la persiana para operar como cooperativa de crdito. Indican que se proponen dar servicios bancarios a las clases bajas y medias de la repblica catalana. Efectivamente, se trata de un proyecto independentista. Al frente del proyecto de caja catalana estn Joan Oliv , empresario ya jubilado, y el abogado y economista Jordi Ferrs, exdirectivo de la editorial Tusquets y ex teniente de alcalde de Sant Cugat del Valls. Es un destacado militante del Pdecat. Cuentan con el asesoramiento de Jaume Terribas, exinspector del Banco de Espaa, que es el padre de la periodista Mnica Terribas y del banquero Christian Terribas , director territorial del BBVA en Catalua. https://www.economiadigital.es/directivos-y-empresas/caja-caixa-catalana-cooperativa-serveis-financers-febea_533429_102.html

Hasta la semana que viene y disculpas de nuevo por la extensin. Abuso un poco ms.

PS. Sobre la situacin de la clase obrera europea, asunto directamente relacionado con nosotros: Carlos Torralba, Dos polacos por el sueldo de un francs. https://elpais.com/internacional/2018/01/26/actualidad/1516992987_892079.html. Tambin: Rosa Guevara Landa, Explotacin y desigualdades insoportables. La pobreza sigue teniendo nombre de mujer y de los condenados de la tierra. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=237376

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter