Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-02-2018

PwC: Acabar con el sindicalismo

Adolfo Muoz, Txiki
Rebelin


Sin un cambio en el mapa sindical Euskadi perder competitividad. Lo dice un informe de la consultora empresarial PwC. La consejera Tapia, presente en el acto en que PwC presentaba su informe, defendi ese objetivo. No es la primera vez que el Gobierno Vasco, con absoluta falta de equilibrio, coincide con las posiciones ms reaccionarias de la patronal. La derecha econmica, logradas las reformas laborales que privilegian su posicin, sita el siguiente objetivo: acabar con el sindicalismo que se opone a sus pretensiones. O el sindicalismo se disciplina o se le disciplina.

Quieren hacer intil nuestra intervencin colectiva para que la gente vaya evolucionando y prescinda del sindicato. Los nuevos tiempos demandan que las empresas puedan hacer lo que les venga en gana con nuestra gente. Nos quieren de uno en uno y ponen de ejemplo Asia porque all... no hay sindicatos. ELA considera muy grave que un Gobierno democrtico haga suyos esos objetivos. Defender un objetivo pre-constitucional (quitar de en medio al sindicato) se debera considerar una intromisin intolerable en favor de la patronal. El Gobierno no guarda ni las apariencias. Es duro que la patronal se atreva a verbalizarlo y ms duro que, para apoyarles, acudan al acto en que se presentan esas conclusiones dos consejeras del Gobierno de Urkullu y los mximos lderes del PNV. El Gobierno, desgraciadamente, hace tiempo que respecto al hecho sindical perdi el sentido del equilibrio. Lo perdi cuando apoy que la minora sindical suplante en la negociacin colectiva a la mayora elegida por los y las trabajadoras; lo perdi cuando quit importancia al intento de Confebask de ilegalizar a ELA y LAB porque, entre otras cosas, hablbamos de fiscalidad. Lo perdi cuando la consejera Tapia dijo que haba que cambiar la representacin sindical en nuestro pas.

El Gobierno se posiciona as bsicamente por dos razones; la primera, porque representa ideolgicamente a la derecha econmica que no quiere sindicatos, como Margaret Thatcher; y la segunda, porque cree que esa forma de actuar no tiene coste poltico. Corren vientos favorables en el mundo para intentarlo. Es curioso. A la derecha poltica no le molestan las reformas laborales y la precariedad, le molestamos los sindicatos y no duda en ayudar a la patronal para dejarnos sin instrumentos de defensa. Quieren liderar una sociedad donde todos y todas aceptemos la disciplina que impone el miedo. Este viaje, advertimos, tiene muchos peligros.

S, PwC elabora un discurso ideolgico cuando la derecha insiste en que ya no hay ideologas. Dicen que la estrategia de confrontacin laboral va contra las personas que trabajan en Euskadi.... Qu poca vergenza! Que se lo pregunten, por ejemplo, a las mujeres de las residencias de Bizkaia, que han tenido que hacer 370 das de huelga para lograr un salario de 1.200 . Ah, dndoles apoyo y solidaridad, estuvo el sindicato. Eso es lo que no toleran.

A quin dirige PwC sus exigencias? A ELA no. Saben que no vamos a renunciar a la autonoma sindical que hemos ganado a pulso. Qu delito hemos cometido para que nos sancione de esta manera? Acaso nos inventamos la precariedad laboral y social que afecta a mucha gente? Nuestro delito es simple: trabajamos para dar perspectiva, autoestima, organizacin y capacidad de lucha. No hemos perdido la esperanza. Eso les molesta.

Un dato. Javier Urizarbarrena, que fue diputado de Hacienda de Bizkaia con el PNV, forma parte hoy de la direccin de PwC. No nos preguntamos qu defiende ahora Urizarbarrena porque es evidente. Nos preguntamos a quin defenda cuando era Diputado de Hacienda de Bizkaia. l se fue a PwC, pero tuvo dignos sucesores en la Diputacin para seguir bajando los impuestos a los empresarios. Es otro ejemplo de las puertas giratorias vascas, que las hay, y muchas.

La derecha se crece cuando la izquierda se diluye. Y la izquierda no es ntida. Hoy en Europa los ejemplos de izquierda poltica que reconstruyen su poder no eluden el debate ideolgico con la derecha. Ante la decisin del Gobierno Vasco de ayudar a la patronal para debilitar al movimiento sindical la izquierda poltica se debera plantar. Sin embargo, construyen un carril central imaginario en la sociedad vasca en el que, precisamente, colocan dentro a quienes quieren destruir el sindicalismo.

Nos combaten imponiendo un modelo social precario y, adems, apoyan a la patronal para quitarnos de en medio. Quienes hacen eso no forman parte del proceso en el que nosotros creemos. ELA no cree en eso. No es peccata minuta porque afecta a nuestro derecho a decidir. El de los y las trabajadoras vascas. El carril central en el mbito institucional vasco es, desgraciadamente, neoliberal y, en nuestra opinin, es urgente plantear el debate ideolgico a la derecha.

Hace falta, como dice Ken Loach, liderazgo y voluntad para definir un programa alternativo. Existe otra alternativa que ya ha experimentado su utilidad en toda Europa: la de seguir los consejos del sistema que exige a la izquierda que rompa su conexin con el movimiento sindical y que culmine el trnsito hacia su papel estrictamente institucional para normalizarse. Es lo que hizo Tony Blair. Ese camino ha sido un fracaso para la izquierda porque una izquierda sin sindicalismo est coja y un sindicalismo sin izquierda poltica alternativa, tambin.

ELA insiste en la necesidad de construir poder sindical. Nos parece que es una aportacin genuina al soberanismo social en el que creemos. Ese poder sindical explica la diferencia entre sufrir la precariedad de forma resignada y poder levantar la cabeza con dignidad. A Emilio Botn le sustituy su hija por derecho de herencia. El capital funciona as, se hereda. El poder del dinero se hereda, el poder sindical no. El sindicalismo hay que construirlo da a da para que obtenga su legitimidad en la clase trabajadora. Ni la ley, ni estos gobiernos tan dciles con el poder econmico, nos van a garantizar el futuro. El sistema tiene empresas como PwC para irradiar pensamiento neoliberal. Lo que debemos hacer depende de nosotros y nosotras. A PwC le decimos que estamos orgullosos por desempear esta funcin social, y que lo vamos a seguir haciendo.

Adolfo Muoz "Txiki", Secretario General del sindicato ELA

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter