Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-02-2018

La banca vota S en la consulta popular
A qu costo?

Andrs Chiriboga T.
Rebelin


La Consulta Popular de este 4 de febrero es mucho ms que siete preguntas puntuales con sus respectivos anexos (que pocos habrn visto!). Tambin es mucho ms que un maniqueo enfrentamiento entre morenismo y corresmo, aunque es indudable que la campaa electoral ya ha tomado ese matiz. Es importante entender que, en la rauda y controvertida convocatoria a la Consulta Popular reposa la urgencia del Presidente Moreno de abrirse un mayor margen de apoyo poltico despus de su apretado triunfo electoral de Abril de 2017 . El Presidente pudo ampliar su margen de maniobra recomponiendo relaciones con sectores sociales de izquierda que se alejaron de la Revolucin Ciudadana. Y no se puede decir que no lo ha hecho. Sin embargo, desde los primeros dilogos de su mandato, Moreno abri ms la cancha sobre todo para dar grandes seales a aquellos actores que fueron sus grandes opositores de la campaa presidencial y desconocieron su triunfo. La Consulta Popular acelera esta estrategia: guia el ojo a las organizaciones sociales, juega con el sentido comn de las grandes mayoras con preguntas a las que es difcil decir No pero, esencialmente, contenta a la oposicin de derecha. Detrs del populismo penal y la demagogia ambiental que apelan a los sentidos comunes de la gente (los y las votantes dirn: cmo oponerse a penalizar a los violadores, corruptos y a defender el medio ambiente?) existen temas cuya aprobacin empata con los intereses de lo grandes grupos econmicos del pas. Es importante que los electores y electoras hagan una reflexin al respecto de cara a consignar su voto este domingo:

La pregunta 7 parecera invocar desinteresadamente a la conciencia ambiental. Sin embargo, al limitarse a discutir las dimensiones del rea de explotacin y proteccin del Yasun no critica y ms bien refrenda el modelo de acumulacin basado en el extractivismo. Cmo defender una profundizacin de la trasformacin productiva o replantear la necesidad de romper con el insostenible uso de combustibles fsiles cuando el pueblo ecuatoriano, en las urnas, se ha pronunciado por sostener un modelo econmico primario extractivo de una manera light y pseudo-ambientalista?

Por su parte la Pregunta 6, sin sustanciales argumentos ms all que los cacareos de los especuladores inmobiliarios, echa tierra encima de la Ley de Plusvala. Es ciertamente un instrumento susceptible de mejora, sin embargo: por qu enterrarlo y dejar al pas sin una herramienta clave para pelear contra la concentracin de riqueza, para reducir histricos abusos y desigualdades en el negocio inmobiliario ? Ante esto, el Presidente Moreno dice que habr que hacer una nueva Ley. Una afirmacin que nuevamente muestra que una reforma o una nueva norma es algo que pudo haber hecho meses atrs cuando la polarizacin con su propia bancada, que fue acelerada por la Consulta Popular, no era un inconveniente. Hoy en da, a los especuladores inmobiliarios les conviene que el SI gane en la pregunta 6, ya que derogada la ley ser difcil que la Asamblea Nacional, en su descomposicin de fuerzas actual, promulgue norma alguna, no se hable de una ms progresista. En este punto podramos decir que bastar que Moreno sea firme y coherente, enve un proyecto de ley que podra promulgarse a falta de trmite o gracias a su poder de veto. Sin embargo, las lites econmicas, quienes han dejado claro que son partcipes del eventual triunfo del SI presionarn fuertemente por la ausencia de norma o la construccin de una que les beneficie.

As mismo, interesa a la lites el proceso de evaluacin y recambio de las autoridades de control que se desencadenar en caso que el SI gane en la Pregunta 3. Desde hace meses van atrs de la cabeza del Superintendente de Bancos y no han abandonado la cacera a Patricio Rivera, ex Ministro de Correa, ex Consejero del Presidente Moreno y ahora Superintendente de Economa Popular y Solidaria. El punto aqu no es, de ningn modo, oponerse a la rendicin de cuentas y el control poltico. Pero esto debe hacerse sin soslayar el Estado de Derecho (como lo hace la propuesta de la Pregunta 3) y sin hacer eco de las vendettas polticas de las tradicionales lites econmicas y polticas del pas.

El triunfo del SI en la Consulta Popular tendr como consecuencia el reposicionamiento de la oposicin de derecha y de las lites econmicas. Estos sectores ya han dejado claro al Presidente que el triunfo del SI es triunfo suyo. Lo mismo lo dicen de manera ms amable algunos y lo grita a viva voz el banquero Guillermo Lasso. Y a cambio pedirn un giro de modelo econmico. Lo dems son detalles insignificantes. De hecho, no ha faltado que llegue la Consulta Popular para que los tradicionales grupos econmicos y sus corifeos hagan ya sus primeros reclamos. No les bast que ruede la cabeza de Patricio Rivera del entorno presidencial y piden a gritos que Moreno elimine cualquier rezago del equipo econmico del rgimen anterior. En la misma lnea se ha formado, y con algunos miembros de esa misma lite incluidos, el denominado Foro de Economa y Finanzas Pblicas para manifestarle al Presidente que la mejor manera de manejar la economa del pas es la contraccin del Estado, la flexibilizacin laboral, la desregulacin de los mercados y lo que parecera ser la privatizacin del sistema previsional y de pensiones jubilares. No debe sorprendernos este conjunto de pedidos si miramos las credenciales de este selecto grupo: fueron autoridades o asesores del frente econmico en los aos que precedieron la crisis financiera de 1999 y algunos son banqueros de larga data. Adems, muchos de ellos no solo impulsaron y expidieron normas para facilitar la fuga de capitales del pas sino que ellos mismo han constituido empresas en parasos fiscales y tienen sus recursos fuera del Ecuador . Con estas credenciales y calidad moral hablan de Patria y buen manejo de la economa?

Si bien no debera sorprendernos lo que estos caballeros proponen, s debe preocuparnos su capacidad de llegada al poder. Le han dejado claro a Moreno y sus allegados que ellos son parte del equipo del SI . Ese SI no es una proclama gratuita. La banca votar SI, llamar a votar SI y exigir medidas en su favor al Presidente con quien ya lograron sus primeros triunfos sin corresponsabilidad alguna. Esta vez quiz se tardarn menos en ser recibidos en el Palacio Presidencial ( la vez anterior la respuesta favorable a recibirlos tard solo unas horas ) para apremiar al primer mandatario por el retorno del modelo econmico que, dcadas atrs, llev al pas a la crisis, pobreza y profundizacin de las desigualdades. Un contrapeso a las presiones de las voces que claman por el retorno de la ortodoxia econmica es urgente. Un voto reflexivo y crtico, consciente de esta nueva matriz de poder, es fundamental.

Andrs Chiriboga T.: Foro de los Comunes/Observatorio de la Dolarizacin (artculo escrito antes de la consulta popular del 4 de febrero)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter