Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2018

Regreso a la Doctrina Monroe?

Lenin Bandres
Rebelin


La actual visita del Secretario de Estado de los Estados Unidos por algunos pases de Amrica Latina es digna de una especial atencin y de un detenido anlisis, no solo por los objetivos e intereses que esta visita busca concretar, sino tambin por el contexto actual en el cual se encuentra la regin latinoamericana a nivel poltico, econmico y social.

La visita de Tillerson, la cual comenz en Mxico y que se extiende por Argentina Per y Colombia, fue precedida de un discurso en la Universidad de Texas, en el cual resalta lo que podra entenderse como la poltica exterior de la administracin de Trump hacia Amrica Latina. A saber, un retorno a la sempiterna y conservadora doctrina Monroe, o lo que es lo mismo, una vuelta a la postura paternalista y colonialista que ha caracterizado por casi dos siglos la poltica exterior estadounidense hacia Amrica Latina.

Dicha postura fue evocada por Tillerson cuando en un sintomtico acto de posesividad, advirti sobre la amenaza que representa para nuestros valores democrticos la presencia comercial de China y de Rusia en la regin, afirmando Latin America does not need new imperial powers that seek only to benefit their own people. Chinas state-led model of development is reminiscent of the past. It doesnt have to be this hemispheres future () Russias growing presence in the region is alarming as well, as it continues to sell arms and military equipment to unfriendly regimes who do not share or respect democratic values.

Tal postura fue adems confirmada en la sesin de preguntas y respuesta en donde el Secretario de Estado afirm explcitamente I think its as relevant today as it was the day it was written, refirindose a la Doctrina Monroe.

Lo primero que llama la atencin de las cnicas declaraciones del Secretario de Estado es que su mencin a la Doctrina Monroe se realiza en defensa de una hipottica comunidad de valores existentes entre los pases de nuestro hemisferio, la cual se resumira en la trada seguridad, libertad y prosperidad. Estos principios liberales seran vehiculados a travs de la institucionalidad de la libertad democrtica y de la ya globalizada libertad de mercado, cuyo custodio y defensor universal seran los propios Estados Unidos. Por otro lado, en la otra orilla moral se encontraran pases como China y Rusia, cuyas visiones, por el contrario, seran imperialistas, proteccionistas y no democrticas.

La hipocresa del discurso maniqueo de Tillerson contrasta con las propias acciones que el gobierno de EEUU ha empleado actualmente en contra de los pases de Amrica Latina en materia de migracin, de seguridad y de comercio intraregional.

Ser necesario recordarle al jefe de la diplomacia estadunidense la infame poltica migratoria que ha impulsado la administracin Trump, la cual incluye la construccin y el financiamiento de un muro en la frontera con Mxico, la supresin de los permisos de residencia a los inmigrantes de origen latino, las expulsiones de menores centroamericanos, la contratacin de 10.000 agentes policiales antimigratorios y la presin financiera en contra de las llamadas ciudades santuarios? Habr que volver sobre la amenaza lanzada por Trump en agosto de 2017 de una posible solucin militar a la crisis venezolana, la cual no solo tendra consecuencias nefastas para ese pas, sino tambin para toda la regin suramericana? A propsito de la venta de armas de Rusia a pases de Amrica Latina, Ser necesario recordar el lucrativo y creciente negocio de provisin de armas, de equipos militares y de entrenamiento militar que EEUU ha desplegado en la regin centroamericana, en Colombia y en Mxico, bajo el pretexto de llevar a cabo una supuesta lucha contra el narcotrfico? En fin acaso habr que recordar que la doctrina Monroe tuvo como correlato las mltiples y continuas intervenciones militares de los EEUU en Mxico, Centroamrica y el Caribe a partir de la segunda mitad del siglo XIX y a travs de toda Suramrica durante el siglo XX?

La retrica moralista del jefe de la diplomacia estadounidense contrasta grotescamente con las acciones que su propia administracin ha llevado a cabo en contra de la poblacin hispana residente en los Estados Unidos y en contra de gobiernos de la regin como el de Mxico, Venezuela, El Salvador y Cuba. No obstante y ms all de lo obsoleto e inadecuado que parezca la narrativa restauradora de la doctrina Monroe,, lo que parece aun ms alarmante es la evidente incapacidad de los gobiernos latinoamericanos de poder consolidar un espacio de dilogo y de entendimiento comn capaz de brindar respuestas conjuntas a los mltiples desafos que enfrenta la regin. Pues a pesar de la existencia de diversos foros y mecanismos de integracin regionales y subregionales, la mayora de estos han sido incapaces de responder de manera slida y continua a las prioridades polticas, econmicas y sociales de Amrica Latina.

En el ao 2017, la impotencia de la Organizacin de Estados Americanos (OEA) para conseguir una salida a la crisis poltica venezolana, as como su indiferencia frente a la crisis poltica brasilea, fue una fiel muestra del impasse institucional y de la falta de credibilidad que atraviesa este mecanismo de integracin hemisfrica. Por su parte, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), siendo el espacio natural para responder a los mltiples desafos polticos regionales sin la agobiante intervencin de los EEUU, tampoco se encuentra en condiciones de responder a las urgencias de Amrica Latina, desde que un grupo de pases (el Grupo de Lima, integrado por una docena de pases latinoamericanos ms Estados Unidos y Canad) zanj las tensiones existentes entre los pases miembros del foro, a travs de la instrumentalizacin ideolgica de la crisis poltica venezolana. Por su lado, la Unin de Naciones del Sur (UNASUR), la cual se encuentra desde hace un ao sin direccin ejecutiva, tambin se muestra dramticamente inoperante para dar respuesta a los mltiples desafos que afectan la regin suramericana, debido por un lado a la desconfianza recproca existente entre sus miembros, y por otro lado a la ausencia de mecanismos flexibles de toma de decisiones que le permita trascender institucionalmente las diferencias internas..

Finalmente, ningn mecanismo de integracin econmica subregional, desde el SICA hasta el Mercosur han logrado consolidar la integracin econmica-comercial de sus miembros. En algunos casos ni siquiera se ha logrado conformar una unin aduanera entre los pases participantes y la dinmica comercial ha contribuido muy parcialmente a incrementar el flujo de intercambio intrarregional, siendo que actualmente la mayor parte del comercio de America Latina se realiza extrazona

Frente a este panorama de lamentable frustracin en materia de integracin, los EEUU muy oportunistamente aprovechan la ocasin para profundizar an ms la fractura regional, a travs de la atomizacin ideolgica y de la penetracin agresiva y unilateral de mercados. En este contexto, la VIII Cumbre de las Amricas que tendr lugar en Lima, el prximo 13 y 14 de abril, no tendr otro objetivo que el de avanzar hacia la consolidacin de una agenda hemisfrica en la que la preeminencia diplomtica y comercial de los EEUU - bajo las premisas del America first de la administracin Trump- termine por imponerse como nica e ineluctable alternativa vis--vis de la inoperancia de los diversos mecanismos de integracin regional de Amrica Latina. Tal escenario no solo representara un franco y trgico retroceso en el proceso de integracin latinoamericano, sino tambin un signo de debilidad y de subordinacin poltica en un contexto de reconfiguracin global de las principales potencias mundiales y de sus zonas geogrficas de influencia.

El mejor escenario para Amrica Latina frente a esta realidad emergente, sera el de una participacin con voz y representacin propia ante los principales foros y organismos de gobernanza mundial. Para ello es necesaria la construccin de un consenso a partir de un mnimo denominador comn que permita trascender las diferencias internas que hoy horadan la cohesin regional. Ante esta trgica realidad sera preciso interrogarse Ser la rehabilitacin de la doctrina Monroe por parte de la poltica exterior de los EEUU, una ocasin propicia para suscitar la creacin de un frente comn ante los peligros que esta poltica representa?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter