Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2018

Montecristi vive ante el contundente triunfo del SI

Alberto Acosta
Rebelin


El triunfo del SI fue contundente. Sin marginar el anlisis que habr que hacer en algunos resultados provinciales y considerar detenidamente las diferencias entre el SI y el NO en las diversas preguntas, no cabe duda que el pronunciamiento del pueblo ecuatoriano es categrico. Basta comparar los magros mrgenes que obtuvo el corresmo en la consulta popular del 7 de mayo del 2011.

Sin minimizar para nada este pronunciamiento, no debe entenderse como la culminacin de un perodo nefasto para el pas, sino como la seal de partida de un nuevo proceso. El pueblo intuye cules son los caminos. Por eso se manifest en forma afirmativa, aunque los contendidos aprobados en la consulta sean insuficientes y hasta confusos para trazar una ruta segura.

Los resultados de la consulta popular no constituyen por s solos una solucin para los problemas del pas. Ms bien pueden ser la llave para abrir las puertas que el Ecuador tiene al frente para definir su futuro. La opcin transformadora depende tanto de la voluntad poltica del gobierno como de la capacidad de las fuerzas sociales que intervienen en las diputas por el poder.

No podemos continuar en el pantanoso territorio de la ambigedad, de la postergacin indefinida de las grandes decisiones. El reino de la tibieza mantendr la inercia del autoritarismo y la corrupcin del anterior rgimen. Es el camino cierto del fracaso. Y en ese escenario continuar el manejo econmico del corresmo, que ha favorecido a los grupos ms privilegiados de la sociedad, bajo del manto de un inexistente socialismo. Tampoco sera aceptable que el gobierno de Lenn Moreno caiga presa de los cantos de sirena del neoliberalismo, cuyos apologistas quieren una vez ms asaltar el control del Estado.

Luego del triunfo en las urnas, el presidente Moreno debe abrir la puerta de la democracia, de la reconstruccin institucional y de la recuperacin del tejido social. Implica el ingreso al prolfico campo de la participacin social, del debate abierto, del respeto a las libertades y derechos, de la construccin colectiva del futuro. Debe entender el mensaje profundo del pueblo ecuatoriano e incluso ir mucho ms all de la letra de las preguntas aprobadas.
La defensa de la Naturaleza no se restringe al texto de las preguntas 5 y 7, relativas a la minera y al Yasun. Es necesario avanzar hacia un modelo de economa que supere el extractivismo como principal fuente de generacin de ingresos fiscales y que nos mantiene atados a una modalidad de acumulacin primario exportadora que explica el rentismo econmico, el clientelismo social y el autoritarismo poltico.

Tampoco la democratizacin del poder se resuelve con la aprobacin de las preguntas 2 y 3, relacionadas con la reeleccin indefinida y el Consejo de Participacin Ciudadana y Control Social. La prohibicin de la reeleccin indefinida para todas las autoridades de eleccin popular, como se estableci en Montecristi, es una gran oportunidad para democratizar profundamente los partidos y movimientos polticos, liberndolos de las ataduras caudillistas. Mientras que la designacin de las principales autoridades de la Funcin de Transparencia, empezando por el Consejo de Participacin Ciudadana y Control Social, es un reto mayor que debe responder al legtimo anhelo de transparencia, honestidad y probidad de la ciudadana; recuperar la confianza perdida en las instituciones de control es fundamental parea garantizar la convivencia social.

El presidente Moreno debe acoger aquellas propuestas surgidas desde los movimientos y organizaciones sociales para integrar el Consejo de Participacin Ciudadana y Control Social transitorio, y evitar el juego de intereses y presiones particulares o los acuerdos de trastienda. Por su parte, el Consejo de Participacin Ciudadana y Control Social deber aplicar mecanismos de seleccin de autoridades que superen el viejo reparto de cuotas, y que atienda a los requisitos de rectitud, profesionalismo, independencia y compromiso social que exigen esas funciones. La inhabilitacin poltica para los corruptos, aprobada en la pregunta 1, tampoco resuelve un problema estructural que atae a la exclusin de las organizaciones sociales de la fiscalizacin pblica. Sin injerencia ciudadana en los asuntos de Estado es imposible combatir la corrupcin. El presidente Moreno tiene la gran oportunidad de rehabilitar todos los espacios, mecanismos e instancias de participacin social como son las veeduras ciudadanas- que fueron maosamente desarticulados por el correato con el nico fin de allanar la va al monumental saqueo de fondos pblicos operado durante una dcada.

Igualmente, el combate a los delitos sexuales no se solventa nicamente con la aprobacin de la pregunta 4. Es fundamental la prevencin de la violencia contra nios, nias, adolescentes y mujeres, iniciando con el reconocimiento y la necesidad de cambio de la sociedad machista en la que vivimos. La violencia, en todas sus manifestaciones, es producto de un sistema que deforma los comportamientos.

Una democracia autentica exige condiciones de equidad y oportunidad para todos y todas, de manera que la convivencia se asiente en la solidaridad antes que en la competencia despiadada. nicamente as se previenen los abusos como respuesta individual a los conflictos.

Ratificamos nuestro compromiso con el pas, insistiendo, una vez, en la necesidad de profundizar un proceso de permanente radicalizacin de la democracia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter