Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2018

Ya se saba

Rodolfo Bueno
Rebelin


En Ecuador, hasta los gatos callejeros conocan desde hace mucho los resultados de la consulta popular y, ms o menos, con los resultados porcentuales. Por eso, nadie se sorprendi y las explicaciones a posteriori que los politlogos han dado son un poco jaladas de los cabellos, por eso la gente vot y se fue a esperar que su presuncin se confirmara, por eso cada cual, a su manera, se siente triunfador en esta eleccin.

Ecuador podra ser definido, en broma, como un pas donde nunca pasa nada. No es que por ac no se muevan las frutas, lo que pasa es que se mueven, pero con calma. Cuando ramos nios, en las escuelas se enseaba que al da siguiente de la Batalla del Pichincha, que sell la independencia del pas, cuando una multitud vivaba el fin del gobierno desptico espaol, en las paredes de la ciudad de Quito se escriba: ltimo da de despotismo y primero de lo mismo. No eran realistas lo que esto escriban sino ecuatorianos que traen de nacimiento la afamada sal quitea.

Este es un pas donde cualquier ciudadano est enterado hasta el dedillo de lo que se teje entre telones, porque no falta el confidente informal que cuente con lujo de detalle cmo se dieron las cosas. Cuando el tirano Garca Moreno fue asesinado por Faustino Rayo, nuestro insigne escritor Juan Montalvo escribi: Mi pluma lo mat, pese a que todos conocan y conocen que fue un lo de faldas. El mismo Garca Moreno, inteligente, estricto y honrado a carta cabal, es acusado de tirano pese a que durante los casi tres lustros que administr el pas se ajustici a menos ciudadanos que los que cualquier dictadura del cono sur asesin en un da y se desarroll la educacin, la ciencia y el conocimiento como en pocas ocasiones en Amrica Latina. Y no es que en Ecuador no hubiera dictaduras y tiranas, lo que pasa es que nunca fueron tan tremebundas como en otros lares. Cuando un ecuatoriano escucha hablar de que en Colombia ha habido ms de medio milln de vctimas como consecuencia de la guerra civil que asola a ese pas, no lo puede concebir y llama a nuestras dictaduras dictablandas.

No se equivocan, el rgimen ecuatoriano ms represivo que ac se conoce fue el gobierno constitucional de Carlos Alberto Arroyo del Ro, cuya mano dura no es justificada ni siquiera porque administr el pas durante la Segunda Guerra Mundial. Todava se recuerda la existencia de listas negras, de campos de concentracin y sobre el control absoluto, todo impuesto a gusto y paladar de nuestros aliados de EEUU, que los mantenan a diestra y siniestra contra sus propios ciudadanos, no se diga, contra los ajenos. Sin embargo, las vctimas mortales de este gobierno represivo pueden ser contadas con los dedos de la mano, lo mismo se puede decir de todas las dictaduras que Ecuador ha tenido, que han sido muchas a lo largo de su corta historia.

Arroyo del Ro fue arrojado del poder por un movimiento popular encabezado por las Fuerzas Armadas y organizado por todos los partidos polticos del pas, incluido el partido liberal al que perteneca, y falleci mucho despus en su ciudad natal, Guayaquil, como Dios manda, en su propio lecho, y sin necesidad de haberse exiliado, como hacen los tiranos. Luego de su derrocamiento se promulg la Constitucin de 1945, una de las ms progresistas de esa poca, y se recuperaron para la nacin las bases norteamericanas de las Islas Galpagos y Salinas, algo que cerca de cien pases del mundo quisieran hacer ahora mismo, sin saber cmo.

Cuando el hroe nacional, el Comandante Luis Vargas Torres, fue condenado a ser fusilado, el gobierno de entonces tena ms miedo de ejecutar la condena, que el valiente luchador liberal de enfrentar a sus verdugos. Tan fue as, que la noche anterior a su ejecucin sus carceleros dejaron las puertas de la crcel abiertas y sin ningn custodio para que pudiera escapar. Vargas Torres no se fug porque saba que era inocente y exiga ser indultado, no quera escapar como si fuera culpable de delito alguno. Todo ecuatoriano recuerda su valor al enfrentar la muerte.

A finales de la dcada de los sesenta, el pas entero viva con temor. En ese entonces, cada ecuatoriano conoca -porque en Ecuador se conoce todo, incluso el monto y las cantidades repartidas entre los desfalcadores, lase ladrones de los fondos pblicos- que el Ministro de Defensa, sobrino del presidente Jos Mara Velasco Ibarra, preparaba un golpe de Estado de corte fascista. El temor era generalizado y bien justificado, porque hasta la cara del mentado personaje haca temblar. Un buen da, to y sobrino fueron a un acto oficial en el Colegio Militar Eloy Alfaro, donde estudian los futuros oficiales de las Fuerzas Armadas del Ecuador. De repente, la noticia se expandi como reguero de plvora, el director del mentado colegio haba capturado al presidente de la repblica y al ministro de defensa y los tena presos mientras no renunciara a su cargo el aspirante a dictador. Poco despus, el general que dirigi el operativo se dirigi al pas y sostuvo que Ecuador es democrtico por naturaleza propia y sus fuerzas armadas jams permitiran la implantacin de un rgimen de corte fascista. Luego de que el ministro capturado presentara su renuncia, liber a los dos detenidos y l mismo fue nombrado agregado militar en un pas amigo; fin de la pelcula con cero gotas de sangre derramada.

Este episodio no es nico. Cuando el Presidente Len de Febres Cordero, conocido por su mano dura y por ser un buen administrador, captur por haberse insubordinado a su compadre, Frank Vargas Pasos, Comandante General de la Aviacin nacional, el pueblo pidi su libertad, y el presidente, en sus treces, se negaba a concedrsela. Pero, un buen da asisti a un acto oficial en la base de Taura, all fue capturado con todo su squito; incluso, un comando de fuerzas especiales, que se hizo famoso con el mote de Zambo Colorado, puso su arma en la nunca del presidente, la rastrill y amenaz con apretar el gatillo si el mandatario no firmaba en ese momento el decreto de liberacin de su comandante. Vargas Pasos qued libre, aunque ese da s se derram algo de sangre.

El tirano Juan Jos Flores, valiente militar venezolano que fue el primer presidente del Ecuador y fund al Partido Conservador Ecuatoriano, aunque no fuera ni tan tan tirano ni tan conservador como debi ser por la fama que le preside hasta ahora, despus de ganar una batalla de la guerra civil su contra y de capturar a don Vicente Rocafuerte, ilustre y poderoso dirigente poltico de la oposicin, lo visit en la crcel y, para evitar que se derramara intilmente la sangre ecuatoriana, le ofreci la presidencia de la repblica. Don Vicente acept la propuesta y Juan Jos Flores fue su mano derecha durante uno de los mejores gobiernos que ha tenido el pas.

Se ha recordado unos pocos, y digo muy pocos, episodios de la vida poltica nacional para que se vea que por lo menos en eso, de no derramar intilmente sangre de inocentes, el mundo tiene mucho que aprender del Ecuador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter