Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2018

Crtica a Bhm-Bawerk (5)
Lo que nos queda despus de abstraer de la mercanca su valor de uso

Francisco Umpirrez Snchez
Rebelin


Segn Bhm-Bawerk, Marx confunde la abstraccin de una circunstancia en general con la abstraccin de las modalidades especiales bajo las que esta circunstancia se manifiesta. Y a este propsito en las pginas 116-117 dice lo siguiente: Tambin en la relacin de cambio de las mercancas se hace abstraccin de la modalidad especfica bajo la que el valor de uso de las mercancas puede presentarse, del hecho de que la mercanca sirva para la alimentacin, para el vestido, para la vivienda, etc., pero no, ni mucho menos, del hecho de que desempee funciones de valor de uso en general. Que no se puede hacer abstraccin, pura y simplemente, de esta cualidad habra debido deducirlo el propio Marx del hecho de que no puede existir valor de cambio donde no existe valor de uso; hecho que el propio Marx se ve obligado a reconocer reiteradas veces.

Aqu Bhm-Bawerk se luce. Su formacin lgico-filosfica es baja. Podemos hablar de los conceptos y de todos los individuos que cubren el concepto. Pero Bhm-Bawerk habla de la modalidad especfica y de la modalidad general del concepto de valor de uso. Dicho de forma ms precisa: El economista austriaco habla del valor de uso como gnero y de las sillas, el suelo, los bolgrafos, los vestidos, el calzado y de todo lo que pueden ver nuestros santos ojos como especies de valor de uso. Empleemos su conceptualizacin. El gnero valor de uso debe incluir todas las especies de valor de uso. De hecho todas las especies de valor de uso constituyen la extensin del concepto de valor de uso. Si al gnero valor de uso le restamos o hacemos abstraccin de todas sus especies, qu nos queda? Pues nada. Es como si a la especie ser humano les resto todos los individuos que la constituyen. No queda nada. As que cuando el economista austriaco afirma que si en el proceso de intercambio hacemos abstraccin de la modalidad especfica del valor de uso, esto es, de la totalidad de especies de valor de uso, no implica que en el intercambio el valor de uso siga desempeando su papel en su modalidad general, comete un error lgico-filosfico de bulto. As que repito, si al gnero le restamos las especies, no queda nada. El gnero sin las especies que la constituyen es igual a cero.

A continuacin Bhm-Bawerk aade lo siguiente: Que no se puede hacer abstraccin, pura y simplemente, de esta cualidad habra debido deducirlo el propio Marx del hecho de que no puede existir valor de cambio donde no existe valor de uso; hecho que el propio Marx se ve obligado a reconocer reiteradas veces. Al anterior error aade uno nuevo o arrastra en la nueva afirmacin el error anterior. La interdependencia entre valor de uso y valor nada tiene que ver con el hecho de que en el proceso de intercambio se haga abstraccin del valor de uso. Esta objecin me parece de lo ms superficial y poco argumentado por parte del economista austriaco.

Y as llegamos a lo que podemos considerar la perla del arte lgico-terico de Bhm-Bawerk. Despus de aquella afirmacin aade esta serie de afirmaciones y preguntas: Pero an ms grave es el siguiente paso de la argumentacin. Si se prescinde del valor de uso de la materialidad de las mercancas dice Marx, solo queda en pie una cualidad, la de ser producto del trabajo. De veras? Lo pregunto hoy como hace doce aos: solo una cualidad? No les queda adems, por ejemplo, otra cualidad cmo, la de su rareza en relacin con la demanda? O la de ser objeto de demanda y oferta? O la de haber sido apropiadas por el hombre? O la de ser productos de la naturaleza?... Y no es tambin comn a los valores de cambio aquella propiedad que tiene de provocar gastos a un productor, propiedad que el propio Marx recuerda con tanta precisin en el tercer volumen?. Aqu Bhm-Bawerk no solo carece del ms elemental rigor terico, sino tambin le falta seriedad. Cuando Marx llega a la conclusin de que lo que hay de comn entre las mercancas es el gasto de fuerza de trabajo sin tener en cuenta la forma de su gasto, lo hace tras llevar a cabo un proceso de abstraccin absolutamente riguroso, tras realizar una cadena de razonamientos de lo ms estricto. Mientras que Bhm-Bawerk se limita a enumerar un conjunto de posibilidades y las presenta como simples afirmaciones en forma de preguntas.

Pero entremos en detalle. Afirma Bhm-Bawerk que esa comn puede ser la rareza en relacin con la demanda. Lo de rareza supuestamente hay que entenderlo aqu como escasez. La escasez como la abundancia son determinaciones cuantitativas de los valores de uso. No son, por tanto, determinaciones internas del valor de uso. Por otro lado, la escasez y la abundancia son trminos relativos. Los ricos son personas que viven en la abundancia, mientras que los pobres viven en la escasez. Adems, la escasez o la abundancia de un bien est determinado temporalmente, en los periodos de burbuja puede haber escasez de viviendas, y en los periodos de crisis puede haber exceso de viviendas en relacin con la demanda. Pero repito: la rareza es una determinacin cuantitativa del valor de uso. As que si de la mercanca resto el valor de uso, debo en consecuencia retarle su determinacin cuantitativa. As que muy poca seriedad encontramos en esta primera posibilidad de la que nos habla el economista austriaco.

Nos dice Bhm-Bawerk a continuacin que la cualidad comn podra ser que la mercanca es objeto de demanda y oferta. La oferta es la cantidad de bienes y servicios que sus propietarios ponen a la venta. Luego, la oferta es tambin una determinacin cuantitativa de los valores de uso, esto es, una determinacin externa. Por otro lado, del lado de la oferta estn los vendedores y por el lado de la demanda estn los compradores. Luego estamos hablando del proceso de intercambio, de la relacin externa entre mercanca y dinero, entre vendedores y compradores. As que carece de sentido prctico y terico afirmar que el rasgo comn de las mercancas puede ser que son objetos de la demanda y de la oferta. Dicho de forma conclusiva: oferta y demanda no son determinaciones internas del valor de uso sino determinaciones externas.

Aade despus Bhm-Bawerk que ese rasgo comn podra ser igualmente que las mercancas han sido apropiadas por el hombre. Qu falta de nivel terico! La propiedad es una relacin externa entre personas y cosas. As que no puede ser presentado como un rasgo inmanente a las mercancas.

Y sigue lucindose el afamado economista austriaco. Afirma ahora que el rasgo comn a las mercancas podra ser tambin que son productos de la naturaleza. En esta afirmacin se nota su falta de rigor y que no ha estudiado con la atencin debida los conceptos de Marx. Casi al inicio de El Capital se elabora el concepto de valor de uso. Segn Marx un valor de uso es una cosa que por sus propiedades puede ser til al ser humano en distintos sentidos. Luego forma parte de su valor de uso las propiedades naturales. Si de la mercanca abstraemos su valor de uso, debemos abstraer las propiedades naturales. Cmo puede decir entonces Bhm-Bawerk que el elemento comn, lo que queda en las mercancas despus de restar el valor de uso y donde debemos incluir las propiedades naturales, es una parte constitutiva del resto que nos queda? La respuesta es clara: no es nada riguroso.

Por ltimo, se pregunta Bhm-Bawerk si no es tambin un rasgo comn a los valores de cambio aquella propiedad que tienen de provocar gastos a un productor. Esto es ya para rerse. Todo lo que nosotros gastamos en producir un determinado valor de uso forma parte del valor de dicho valor de uso. Es decir, cuando nos quedamos con el valor una vez restamos el valor de uso de las mercancas, en ese valor est contenido todo lo que el capitalista ha gastado en medios de produccin y salarios. As que es un sinsentido lgico el que aqu comete Bhm-Bawerk. Le doy una alegra al lector: solo queda una entrega.

Segn Bhm-Bawerk, Marx confunde la abstraccin de una circunstancia en general con la abstraccin de las modalidades especiales bajo las que esta circunstancia se manifiesta. Y a este propsito en las pginas 116-117 dice lo siguiente: Tambin en la relacin de cambio de las mercancas se hace abstraccin de la modalidad especfica bajo la que el valor de uso de las mercancas puede presentarse, del hecho de que la mercanca sirva para la alimentacin, para el vestido, para la vivienda, etc., pero no, ni mucho menos, del hecho de que desempee funciones de valor de uso en general. Que no se puede hacer abstraccin, pura y simplemente, de esta cualidad habra debido deducirlo el propio Marx del hecho de que no puede existir valor de cambio donde no existe valor de uso; hecho que el propio Marx se ve obligado a reconocer reiteradas veces.

Aqu Bhm-Bawerk se luce. Su formacin lgico-filosfica es baja. Podemos hablar de los conceptos y de todos los individuos que cubren el concepto. Pero Bhm-Bawerk habla de la modalidad especfica y de la modalidad general del concepto de valor de uso. Dicho de forma ms precisa: El economista austriaco habla del valor de uso como gnero y de las sillas, el suelo, los bolgrafos, los vestidos, el calzado y de todo lo que pueden ver nuestros santos ojos como especies de valor de uso. Empleemos su conceptualizacin. El gnero valor de uso debe incluir todas las especies de valor de uso. De hecho todas las especies de valor de uso constituyen la extensin del concepto de valor de uso. Si al gnero valor de uso le restamos o hacemos abstraccin de todas sus especies, qu nos queda? Pues nada. Es como si a la especie ser humano les resto todos los individuos que la constituyen. No queda nada. As que cuando el economista austriaco afirma que si en el proceso de intercambio hacemos abstraccin de la modalidad especfica del valor de uso, esto es, de la totalidad de especies de valor de uso, no implica que en el intercambio el valor de uso siga desempeando su papel en su modalidad general, comete un error lgico-filosfico de bulto. As que repito, si al gnero le restamos las especies, no queda nada. El gnero sin las especies que la constituyen es igual a cero.

A continuacin Bhm-Bawerk aade lo siguiente: Que no se puede hacer abstraccin, pura y simplemente, de esta cualidad habra debido deducirlo el propio Marx del hecho de que no puede existir valor de cambio donde no existe valor de uso; hecho que el propio Marx se ve obligado a reconocer reiteradas veces. Al anterior error aade uno nuevo o arrastra en la nueva afirmacin el error anterior. La interdependencia entre valor de uso y valor nada tiene que ver con el hecho de que en el proceso de intercambio se haga abstraccin del valor de uso. Esta objecin me parece de lo ms superficial y poco argumentado por parte del economista austriaco.

Y as llegamos a lo que podemos considerar la perla del arte lgico-terico de Bhm-Bawerk. Despus de aquella afirmacin aade esta serie de afirmaciones y preguntas: Pero an ms grave es el siguiente paso de la argumentacin. Si se prescinde del valor de uso de la materialidad de las mercancas dice Marx, solo queda en pie una cualidad, la de ser producto del trabajo. De veras? Lo pregunto hoy como hace doce aos: solo una cualidad? No les queda adems, por ejemplo, otra cualidad cmo, la de su rareza en relacin con la demanda? O la de ser objeto de demanda y oferta? O la de haber sido apropiadas por el hombre? O la de ser productos de la naturaleza?... Y no es tambin comn a los valores de cambio aquella propiedad que tiene de provocar gastos a un productor, propiedad que el propio Marx recuerda con tanta precisin en el tercer volumen?. Aqu Bhm-Bawerk no solo carece del ms elemental rigor terico, sino tambin le falta seriedad. Cuando Marx llega a la conclusin de que lo que hay de comn entre las mercancas es el gasto de fuerza de trabajo sin tener en cuenta la forma de su gasto, lo hace tras llevar a cabo un proceso de abstraccin absolutamente riguroso, tras realizar una cadena de razonamientos de lo ms estricto. Mientras que Bhm-Bawerk se limita a enumerar un conjunto de posibilidades y las presenta como simples afirmaciones en forma de preguntas.

Pero entremos en detalle. Afirma Bhm-Bawerk que esa comn puede ser la rareza en relacin con la demanda. Lo de rareza supuestamente hay que entenderlo aqu como escasez. La escasez como la abundancia son determinaciones cuantitativas de los valores de uso. No son, por tanto, determinaciones internas del valor de uso. Por otro lado, la escasez y la abundancia son trminos relativos. Los ricos son personas que viven en la abundancia, mientras que los pobres viven en la escasez. Adems, la escasez o la abundancia de un bien est determinado temporalmente, en los periodos de burbuja puede haber escasez de viviendas, y en los periodos de crisis puede haber exceso de viviendas en relacin con la demanda. Pero repito: la rareza es una determinacin cuantitativa del valor de uso. As que si de la mercanca resto el valor de uso, debo en consecuencia retarle su determinacin cuantitativa. As que muy poca seriedad encontramos en esta primera posibilidad de la que nos habla el economista austriaco.

Nos dice Bhm-Bawerk a continuacin que la cualidad comn podra ser que la mercanca es objeto de demanda y oferta. La oferta es la cantidad de bienes y servicios que sus propietarios ponen a la venta. Luego, la oferta es tambin una determinacin cuantitativa de los valores de uso, esto es, una determinacin externa. Por otro lado, del lado de la oferta estn los vendedores y por el lado de la demanda estn los compradores. Luego estamos hablando del proceso de intercambio, de la relacin externa entre mercanca y dinero, entre vendedores y compradores. As que carece de sentido prctico y terico afirmar que el rasgo comn de las mercancas puede ser que son objetos de la demanda y de la oferta. Dicho de forma conclusiva: oferta y demanda no son determinaciones internas del valor de uso sino determinaciones externas.

Aade despus Bhm-Bawerk que ese rasgo comn podra ser igualmente que las mercancas han sido apropiadas por el hombre. Qu falta de nivel terico! La propiedad es una relacin externa entre personas y cosas. As que no puede ser presentado como un rasgo inmanente a las mercancas.

Y sigue lucindose el afamado economista austriaco. Afirma ahora que el rasgo comn a las mercancas podra ser tambin que son productos de la naturaleza. En esta afirmacin se nota su falta de rigor y que no ha estudiado con la atencin debida los conceptos de Marx. Casi al inicio de El Capital se elabora el concepto de valor de uso. Segn Marx un valor de uso es una cosa que por sus propiedades puede ser til al ser humano en distintos sentidos. Luego forma parte de su valor de uso las propiedades naturales. Si de la mercanca abstraemos su valor de uso, debemos abstraer las propiedades naturales. Cmo puede decir entonces Bhm-Bawerk que el elemento comn, lo que queda en las mercancas despus de restar el valor de uso y donde debemos incluir las propiedades naturales, es una parte constitutiva del resto que nos queda? La respuesta es clara: no es nada riguroso.

Por ltimo, se pregunta Bhm-Bawerk si no es tambin un rasgo comn a los valores de cambio aquella propiedad que tienen de provocar gastos a un productor. Esto es ya para rerse. Todo lo que nosotros gastamos en producir un determinado valor de uso forma parte del valor de dicho valor de uso. Es decir, cuando nos quedamos con el valor una vez restamos el valor de uso de las mercancas, en ese valor est contenido todo lo que el capitalista ha gastado en medios de produccin y salarios. As que es un sinsentido lgico el que aqu comete Bhm-Bawerk. Le doy una alegra al lector: solo queda una entrega.

Segn Bhm-Bawerk, Marx confunde la abstraccin de una circunstancia en general con la abstraccin de las modalidades especiales bajo las que esta circunstancia se manifiesta. Y a este propsito en las pginas 116-117 dice lo siguiente: Tambin en la relacin de cambio de las mercancas se hace abstraccin de la modalidad especfica bajo la que el valor de uso de las mercancas puede presentarse, del hecho de que la mercanca sirva para la alimentacin, para el vestido, para la vivienda, etc., pero no, ni mucho menos, del hecho de que desempee funciones de valor de uso en general. Que no se puede hacer abstraccin, pura y simplemente, de esta cualidad habra debido deducirlo el propio Marx del hecho de que no puede existir valor de cambio donde no existe valor de uso; hecho que el propio Marx se ve obligado a reconocer reiteradas veces.

Aqu Bhm-Bawerk se luce. Su formacin lgico-filosfica es baja. Podemos hablar de los conceptos y de todos los individuos que cubren el concepto. Pero Bhm-Bawerk habla de la modalidad especfica y de la modalidad general del concepto de valor de uso. Dicho de forma ms precisa: El economista austriaco habla del valor de uso como gnero y de las sillas, el suelo, los bolgrafos, los vestidos, el calzado y de todo lo que pueden ver nuestros santos ojos como especies de valor de uso. Empleemos su conceptualizacin. El gnero valor de uso debe incluir todas las especies de valor de uso. De hecho todas las especies de valor de uso constituyen la extensin del concepto de valor de uso. Si al gnero valor de uso le restamos o hacemos abstraccin de todas sus especies, qu nos queda? Pues nada. Es como si a la especie ser humano les resto todos los individuos que la constituyen. No queda nada. As que cuando el economista austriaco afirma que si en el proceso de intercambio hacemos abstraccin de la modalidad especfica del valor de uso, esto es, de la totalidad de especies de valor de uso, no implica que en el intercambio el valor de uso siga desempeando su papel en su modalidad general, comete un error lgico-filosfico de bulto. As que repito, si al gnero le restamos las especies, no queda nada. El gnero sin las especies que la constituyen es igual a cero.

A continuacin Bhm-Bawerk aade lo siguiente: Que no se puede hacer abstraccin, pura y simplemente, de esta cualidad habra debido deducirlo el propio Marx del hecho de que no puede existir valor de cambio donde no existe valor de uso; hecho que el propio Marx se ve obligado a reconocer reiteradas veces. Al anterior error aade uno nuevo o arrastra en la nueva afirmacin el error anterior. La interdependencia entre valor de uso y valor nada tiene que ver con el hecho de que en el proceso de intercambio se haga abstraccin del valor de uso. Esta objecin me parece de lo ms superficial y poco argumentado por parte del economista austriaco.

Y as llegamos a lo que podemos considerar la perla del arte lgico-terico de Bhm-Bawerk. Despus de aquella afirmacin aade esta serie de afirmaciones y preguntas: Pero an ms grave es el siguiente paso de la argumentacin. Si se prescinde del valor de uso de la materialidad de las mercancas dice Marx, solo queda en pie una cualidad, la de ser producto del trabajo. De veras? Lo pregunto hoy como hace doce aos: solo una cualidad? No les queda adems, por ejemplo, otra cualidad cmo, la de su rareza en relacin con la demanda? O la de ser objeto de demanda y oferta? O la de haber sido apropiadas por el hombre? O la de ser productos de la naturaleza?... Y no es tambin comn a los valores de cambio aquella propiedad que tiene de provocar gastos a un productor, propiedad que el propio Marx recuerda con tanta precisin en el tercer volumen?. Aqu Bhm-Bawerk no solo carece del ms elemental rigor terico, sino tambin le falta seriedad. Cuando Marx llega a la conclusin de que lo que hay de comn entre las mercancas es el gasto de fuerza de trabajo sin tener en cuenta la forma de su gasto, lo hace tras llevar a cabo un proceso de abstraccin absolutamente riguroso, tras realizar una cadena de razonamientos de lo ms estricto. Mientras que Bhm-Bawerk se limita a enumerar un conjunto de posibilidades y las presenta como simples afirmaciones en forma de preguntas.

Pero entremos en detalle. Afirma Bhm-Bawerk que esa comn puede ser la rareza en relacin con la demanda. Lo de rareza supuestamente hay que entenderlo aqu como escasez. La escasez como la abundancia son determinaciones cuantitativas de los valores de uso. No son, por tanto, determinaciones internas del valor de uso. Por otro lado, la escasez y la abundancia son trminos relativos. Los ricos son personas que viven en la abundancia, mientras que los pobres viven en la escasez. Adems, la escasez o la abundancia de un bien est determinado temporalmente, en los periodos de burbuja puede haber escasez de viviendas, y en los periodos de crisis puede haber exceso de viviendas en relacin con la demanda. Pero repito: la rareza es una determinacin cuantitativa del valor de uso. As que si de la mercanca resto el valor de uso, debo en consecuencia retarle su determinacin cuantitativa. As que muy poca seriedad encontramos en esta primera posibilidad de la que nos habla el economista austriaco.

Nos dice Bhm-Bawerk a continuacin que la cualidad comn podra ser que la mercanca es objeto de demanda y oferta. La oferta es la cantidad de bienes y servicios que sus propietarios ponen a la venta. Luego, la oferta es tambin una determinacin cuantitativa de los valores de uso, esto es, una determinacin externa. Por otro lado, del lado de la oferta estn los vendedores y por el lado de la demanda estn los compradores. Luego estamos hablando del proceso de intercambio, de la relacin externa entre mercanca y dinero, entre vendedores y compradores. As que carece de sentido prctico y terico afirmar que el rasgo comn de las mercancas puede ser que son objetos de la demanda y de la oferta. Dicho de forma conclusiva: oferta y demanda no son determinaciones internas del valor de uso sino determinaciones externas.

Aade despus Bhm-Bawerk que ese rasgo comn podra ser igualmente que las mercancas han sido apropiadas por el hombre. Qu falta de nivel terico! La propiedad es una relacin externa entre personas y cosas. As que no puede ser presentado como un rasgo inmanente a las mercancas.

Y sigue lucindose el afamado economista austriaco. Afirma ahora que el rasgo comn a las mercancas podra ser tambin que son productos de la naturaleza. En esta afirmacin se nota su falta de rigor y que no ha estudiado con la atencin debida los conceptos de Marx. Casi al inicio de El Capital se elabora el concepto de valor de uso. Segn Marx un valor de uso es una cosa que por sus propiedades puede ser til al ser humano en distintos sentidos. Luego forma parte de su valor de uso las propiedades naturales. Si de la mercanca abstraemos su valor de uso, debemos abstraer las propiedades naturales. Cmo puede decir entonces Bhm-Bawerk que el elemento comn, lo que queda en las mercancas despus de restar el valor de uso y donde debemos incluir las propiedades naturales, es una parte constitutiva del resto que nos queda? La respuesta es clara: no es nada riguroso.

Por ltimo, se pregunta Bhm-Bawerk si no es tambin un rasgo comn a los valores de cambio aquella propiedad que tienen de provocar gastos a un productor. Esto es ya para rerse. Todo lo que nosotros gastamos en producir un determinado valor de uso forma parte del valor de dicho valor de uso. Es decir, cuando nos quedamos con el valor una vez restamos el valor de uso de las mercancas, en ese valor est contenido todo lo que el capitalista ha gastado en medios de produccin y salarios. As que es un sinsentido lgico el que aqu comete Bhm-Bawerk. Le doy una alegra al lector: solo queda una entrega.


Blog del autor: https://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com.es/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter